Guía para entretener a mi perro en casa cuando me voy a trabajar

Cuidados del Perro

Dejar a tu perro solo en casa es una situación que no podemos evitar todo el tiempo. Normalmente, algunas horas al día no suelen ser perjudiciales para el perro, sin embargo, hay ocasiones en las que una soledad mal gestionada por parte de tu mascota puede llegar a causar estragos.

Debes tener en cuenta que dejar a tu perro solo en casa durante demasiado tiempo puede tener graves consecuencias, tanto legales, como a nivel emocional y médico en el caso de la salud de tu mascota.

Si tu perro tiene problemas de comportamiento o no sabe controlar sus impulsos, es muy probable que te encuentres con un circo cada vez que vuelves a casa.

Desde Redcanina te presentamos un artículo completo con trucos y consejos para ayudarte a entender y solucionar los problemas de comportamiento que aparecen en tu perro cuando se queda solo en casa.

Top 6 juguetes más populares para perros cuando están solos en casa

#1 - Juguetes interactivos

Los juguetes interactivos, con sonido o luces son perfectos para acompañar a los perros que peor llevan estar solos en casa.

El sonido que incorporan muchos de estos juguetes fomenta el instinto natural de los perros por cazar, además les incita para seguir jugando.

Cualquier perro amará jugar con un juguete así.

#2 - Juguetes dispensadores de comida

El kong es la opción más común a la hora de hablar de juguetes dispensadores de comida. Se trata de una especie de pelota de goma con un hueco en su interior. Su principal función es ser rellenado con chucherías para perros. 

Los perros, al morderlos, sacan los chuches, por lo que al mismo tiempo que gastan energía, también son recompensados

Esta cualidad hace perfectos estos juguetes para los perros con falta de apetito. Si tu perro considera la comida como parte del juego, la tomará sin problemas.

 

La misma característica también es genial para los perros con un problema totalmente contrario. Los canes que tengan muchas ansias por comer, pueden sufrir atragantamientos por accidente, por ello, este juguete, que dosifica la comida es genial para controlar el exceso de apetito de tu perro.

Este tipo de juguetes son muy resistentes, por lo que puedes dejar que tu perro los muerda tranquilamente, sin tener que preocuparte de que se rompan en pedazos con los que tu perro se pueda atragantar.

El material del que está fabricado el kong hace que este juguete rebote de manera irregular, lo cual sorprende a los perros y los hace disfrutar mucho más.

La marca kong es reconocida también por ofrecer multitud de variantes del mismo juguete, de tal manera que sus juguetes son aptos tanto para cachorros como para perros gigantes.

#3 - Juguetes de inteligencia

Los juguetes de inteligencia están pensados para estimular el intelecto de los perros. Existen diferentes niveles para que tu perro pueda aprender a usarlos poco a poco. Comienza con los niveles más fáciles y aumenta la dificultad gradualmente, a medida que el perro vaya superando los desafíos con soltura.

La idea de estos juguetes es que el perro siga una serie de pasos para poder acceder a los premios que están escondidos en las diferentes aberturas.

Es importante que enseñes a tu perro a jugar con este tipo de artículos. Si no saben como funciona y no consiguen el resultado deseado, los perros se frustran, y se logra el efecto contrario a lo que se pretendía resolver.

#4 - Juguetes de peluche

Los juguetes de peluche son el acompañante perfecto para perros tranquilos y para cachorros cuando están solos en casa. 

En el caso de los cachorros, también sirve para que no lloren por las noches, ya que suelen tener problemas de ansiedad por separación, incluso cuando estás en otra habitación.

El peluche o la felpa son materiales perfectos para ser mordidos por cachorros, pues sacian sus ganas de masticar, a la vez que masajean sus encías y permiten un correcto desarrollo de la dentición.

Escoge peluches con costuras fuertes o con funda doble, lo cual otorgará una mayor vida útil a este tipo de juguetes.

#5 - Juguetes para morder de cuerda

Los juguetes de cuerda son perfectos para que tu perro muerda si se aburre. Además, la forma de este tipo de juguetes ayuda a mantener una correcta higiene bucodental de tu perro, gracias a que elimina el sarro y los restos de comida. 

Debes revisar periódicamente el estado de las hebras de la cuerda. Cuando observes que se empiezan a desgastar, debes deshacerte de él y reemplazarlo por otro sin defectos. 

Es muy importante no dejar que tu perro juegue con cuerdas rotas o desgastados, ya que si traga alguna hebra puede llegar a haber graves complicaciones de salud.

#6 - Alfombras olfativas

Las alfombras o mantas olfativas son juguetes especialmente creados para estimular el sentido olfativo de los perros e incitarle a entrar en un juego de búsqueda.

Se trata de un trozo de tela que tiene encima otros componentes dispuestos de diferentes maneras. El objetivo es que el perro utilice su nariz para encontrar los diferentes premios escondidos entre los pliegues de la alfombra.

Como consejo, puedes mezclar varios tipos de snacks y chucherías para perros. Esto supone más diversidad de olores, y, por consiguiente, más diversión.

Tiempo máximo que un perro puede estar solo en casa

El tiempo que un perro puede estar sin compañía encerrado en casa depende de varios factores:

  • Edad: en general, los cachorros y los perros ancianos, debido a su necesidad constante de afecto, son los que menos tiempo pueden estar solos en casa.
  • Estado de salud: los perros enfermos que necesitan tomar sus medicinas, no pueden estar demasiado tiempo sin compañía, pues la soledad podría agravar más aún su estado.
  • Raza: los perros de razas más nerviosas y propensas a la ansiedad, como los Chihuahua, llevan peor estar encerrados en casa, en comparación con perros de razas grandes, como por ejemplo, el Pastor Alemán.
  • Problemas emocionales y de comportamiento: perros que han sufrido situaciones traumáticas, como asustarse con el ruido de los cohetes al estar solos, o perros maleducados que no controlan sus impulsos, necesitan más supervisión y atención. 
  • Carácter del perro: existen perros más autosuficientes, con una forma de ser más independiente, lo cual los ayuda a soportar mejor las horas en las que no hay nadie más con ellos en casa.
  • Tiempo que el perro lleva viviendo en casa: normalmente, con el paso del tiempo, los perros se acostumbran a estar en casa y se sienten seguros y confiados, por lo que estar unas cuantas horas solos, para ellos no es ningún tipo de problema, siempre y cuando el tiempo de espera sea razonable. Sin embargo, los perros recién llegados van a sentirse extraños y asustados, por lo que estar demasiado tiempo solos les causa mucho más estrés de lo normal.

Como norma general, un perro no puede estar más de 8 horas solo en casa sin salir. 

Ten en cuenta la vejiga de tu perro

Estar solo en casa, también significa no poder salir a la calle, lugar en el que tu perro hace sus necesidades. Para que puedas comprender por qué es importante no dejar a tu perro demasiado tiempo solo, piensa que le estás privando de “ir al baño”.

Generalmente, los perros necesitan salir, como norma, entre 3 y 5 veces al día. Estas salidas son más frecuentes para cachorros, perros con algún problema de salud que necesitan tomar medicamentos (como la insuficiencia renal), o perros mayores.

Aquí te dejamos unos datos más detallados sobre los tiempos de salida recomendados para perros según su edad:

  • Para los cachorros, hasta los 8 meses de edad, puedes tener como referencia los meses de vida para saber las horas que pueden estar sin salir. Por ejemplo, los cachorros de un mes, han de salir cada hora; aquellos con tres meses, deberán salir cada tres horas y así sucesivamente.
  • Los perros adultos deberían salir, al menos, una vez cada 8 horas. 
  • Para los perros ancianos, mayores de 10 años, las frecuencias de sus paseos pueden variar en función de su estado de salud. Normalmente, podrían esperar entre 3 y 6 horas para hacer pequeñas caminatas.

Toma muy en serio las salidas de tu perro, ya que si lo obligas a aguantar la orina durante mucho rato, estará más predispuesto a contraer una infección del tracto urinario, además de estar constantemente en un continuo malestar.

Tiempo máximo que un cachorro puede estar solo en casa

Los cachorros son seres más sensibles y necesitados de afecto. Ten en cuenta que hace poco tiempo llegaron a una casa nueva, donde no está ni su madre ni sus hermanos. 

El cambio brusco de estar en su camada a estar completamente solo puede afectar negativamente la actitud de tu perro. Por ello el tiempo que tu cachorro pasa sin compañia debería ser mínimo.

Al principio, cuando tu cachorro acaba de llegar a casa, no debería estar sin vigilancia en casa durante más de 2 horas, y 4 de forma muy concreta en la que no tengas elección.

Si cuentas con la ayuda de algún familiar o vecino que pueda ir a pasear a tu cachorro cada pocas horas, estará contento y el impacto de la soledad no será tan fuerte. 

En caso de que no se ofrezca nadie a ayudar, existen personas encargadas de pasear perros en sus ratos libres. Contrata a una persona de confianza, o, a unas malas, compra una cámara de seguridad para perros que también te permita controlar si esa persona cumple con su función.

De forma gradual, cuando ya tenga hacia 6 meses y sepa controlar sus impulsos para hacer sus necesidades en la calle, puedes alargar el tiempo de espera a hasta 6 horas.

Tiempo máximo que un perro adulto puede estar solo en casa

Los perros adultos, mayores de un año, pueden estar solos en casa durante un intervalo de tiempo entre 6 y 8 horas

De forma excepcional, el tiempo de espera puede alargarse a 10 horas si se trata de perros tranquilos. 

Aún así no es recomendable estirar el tiempo de las salidas de manera reiterada, esto podría afectar el carácter del perro, cambiando su comportamiento y causando graves problemas emocionales y de salud.

Hay que tener en cuenta que cada caso es un mundo. Por ejemplo, no son lo mismo 8 horas cuando vuelves a casa un par de horas a mediodía, o que esas horas sean de noche, cuando el perro pasa la mayor parte del tiempo durmiendo, lo cual hace su espera más llevadera.

Por lo tanto, la solución más rápida y eficaz para evitar los problemas de comportamiento que causa la soledad en los perros, consiste en limitar las horas que el perro se queda solo en casa, o en dividir los espacios de espera en fragmentos de pocas horas.

Para perros adoptados durante su etapa adulta, los expertos aconsejan no dejarlos solos en casa más de 3 o 4 horas, sobre todo al principio, y especialmente en casos en los que el perro haya pasado por alguna situación traumática.

Tiempo máximo que un perro mayor puede estar solo en casa

Generalmente, el comportamiento de los perros suele cambiar cuando se hacen mayores. Su forma de ser se acentúa, es decir, si antes era independiente, ahora se vuelve mucho más autónomo, siendo más reacio a recibir caricias y mimos. Por otra parte, si tu perro fue cariñoso de joven, ahora pedirá toda tu atención. También pueden darse excepciones en las que el comportamiento del perro cambie radicalmente.

Sean del grupo que sean, los perros mayores suelen tener más problemas de incontinencia, por lo tanto, el tiempo que pueden estar solos no debería sobrepasar las 4 horas.

Dejar a un perro solo: más desventajas que beneficios

La gente cuando sale, prefieren dejar a sus perros en casa, muchas veces por comodidad. Así no tienen que estar pendientes constantemente de su mascota si van a visitar a un familiar o si salen a una terraza. Sin embargo, dejar a un perro solo en casa puede tener más desventajas que beneficios.

Si dejas a tu perro en casa, no tienes que estar pendiente de si los perros están o no permitidos. Tampoco tendrás que mantenerte atento para ver si tu perro tiene sed, hambre o cualquier otra necesidad. Hasta ahí las principales ventajas de dejar a tu mascota en casa.

Sin embargo, la lista con las desventajas de dejar a un perro solo en casa es muchísimo más extensa.

Resumidamente, para el perro, estar solo le provoca ansiedad, estrés o tristeza, entre muchos otros problemas que detallaremos más adelante.

Para la persona que lo cuida, dejar al perro solamente puede derivar en problemas de comportamiento de difícil solución y con múltiples efectos secundarios, como puede ser destrozar la casa o ladrar excesivamente.

En algunas ciudades como Barcelona o Alicante, se ha establecido en la normativa de bienestar animal, que los perros no pueden estar más de 12 horas solos en casa. Si alguien denuncia esta situación, las sanciones con las que te podrías ver sorprendido oscilan entre los 600 y los 6.000€ dependiendo de la gravedad de cada caso.

Así que ya sabes, no dejes nunca a tu perro solo en casa más de 8 horas.

¿Qué sienten los perros cuando están solos en casa?

Los perros, cuando se quedan solos, experimentan diferentes sentimientos, principalmente aburrimiento y tristeza.

Según un estudio, los perros muestran hacia su dueño un comportamiento parecido al de un niño pequeño hacia su madre. Quedando así evidente un vínculo parecido paterno-filial entre perro y dueño. 

Cuando los perros estaban con sus dueños, su comportamiento era más social, dirigido hacia la exploración y el juego.

Sin embargo, cuando los perros se encontraban en presencia de un extraño o, cuando estaban solos, su comportamiento se volvió mucho más miedoso e inseguro, pues la persona en la que más confiaban estaba ausente.

De esta manera queda demostrado que para tu perro tú eres la persona más importante, que te quiere más que a nada en el mundo y cuando se queda solo en casa solo piensa en ti y en cuando volverás.

Al estar solo, el perro comienza a creer que se trata de una forma de castigo, lo cual le lleva a desarrollar sentimientos de abandono, es decir, cree que su dueño se ha ido para no volver. Esta situación desemboca en otros sentimientos como miedo, estrés y en casos extremos, incluso depresión.

¿Cómo afecta la soledad a los perros cuando se quedan encerrados en casa?

En la mayoría de los casos, los perros no manifiestan el malestar que sienten cuando se quedan solos. Sin embargo, en muchos otros casos, sí que aparecen consecuencias de la soledad a la que están expuestas las mascotas diariamente.

La soledad afecta a los perros principalmente a nivel emocional. Debes saber que los perros son animales sociales que aman estar en presencia de otros seres vivos, y si se trata de su cuidador, la situación es ideal. 

Sin embargo, si tu perro se queda solo en casa durante varias horas, cada día, su comportamiento podría y se verá afectado negativamente debido a la privación relaciones sociales adecuadas.

El estrés constante, se va acumulando y finalmente se manifiesta mediante problemas de salud, tanto físicos como mentales.

El principal trastorno que aparece es la ansiedad por separación. Se trata de un grave trastorno comportamental, que se manifiesta mediante problemas de conducta en ausencia del propietario. Los principales síntomas son destructividad, eliminación inadecuada o vocalización excesiva.

La ansiedad por separación es un problema complicado de tratar que afecta aproximada al 15% de los perros de todo el mundo. Para ponerle fin con eficacia, suele ser necesaria la consulta de un veterinario especializado en comportamiento animal, también conocido como etólogo.

Por otra parte, como estar encerrado en casa también supone no salir a tiempo para hacer sus necesidades, el ciclo corporal del perros podría verse afectado. La presencia de orina acumulada en la vejiga durante muchas horas es el lugar perfecto para la creación de bacterias, lo cual causa molestas y dolorosas infecciones urinarias para tu perro.

Por otra parte, el estrés continuo también puede afectar a la flora intestinal. De esta forma el perro estará más predispuesta a sufrir graves enfermedades como:

Los tratamientos de cualquiera de estas afecciones es sumamente costoso, y, en algunas ocasiones ni siquiera existe tratamiento. 

Qué hacen los perros cuando no estás en casa

Los perros que están solos en casa, no suelen causar grandes problemas, sin embargo, si pasan demasiadas horas desde que te has ido de casa, tu perro puede volverse loco y hacer verdaderas barbaridades.

Inmediatamente después de que salgas por la puerta, tu perro permanecerá un buen rato mirándola, con la esperanza de que vuelvas a por él. También suelen mirar por la ventana o por el balcón.

Tras un rato de espera, y si has dado un buen paseo con tu perro, este se resignará a la nueva situación e irá a dormir para descansar, con la ilusión de que esta vez, al despertar, sí que estés de vuelta. 

Si te has asegurado de darle a tu perro una buena dosis de ejercicio, es más que seguro que nada más salir de casa, tu mascota caiga rendida. Es más, los momentos de mayor tranquilidad son los que mejor aprovechan los perros para echarse una buena siesta.

Cuando despierta, puede jugar con los juguetes específicos para perros que has dejado a su disposición, y sacar algún premio, si aún queda alguno.

Tras hacer todas las actividades que dejaste programado para él, y si aún no has vuelto a casa, tu perro comenzará a aburrirse, y es ahora cuando empiezan las travesuras: destrucción del mobiliario casero, lloriqueos o ladridos.

Los perros que llegan a esta etapa son aquellos que sufren ansiedad por separación. Suele ser un problema común, aunque, afortunadamente, en general, un mismo perro no presenta todos los síntomas. Los perros que no sufren este trastorno volverán a jugar con sus juguetes, a mirar por la ventana, o se echarán otra siesta.

Problemas de comportamiento de los perros cuando se quedan solos en casa

Los perros que mayores problemas dan cuando se quedan solos en casa son aquellos que sufren ansiedad por separación. Aunque tu perro no tenga este trastorno, no lo dejes demasiado tiempo solo en casa, ya que es un problema que puede aparecer en cualquier momento de la vida de tu mascota.

Causar estropicios en la casa o hacerse daño a sí mismos es un frecuente quebradero de cabeza para los dueños de perros ansiosos. En importante determinar los síntomas de este trastorno y tratarlo antes de que se vuelva crónico o empeore.

Generalmente, cada perro muestra tan solo algunos síntomas, aunque no son pocos los casos en los que el perro presenta todos los problemas que detallamos a continuación:

Vocalización excesiva

Se trata seguramente del problema más común al que se han enfrentado alguna vez en la vida todos los propietarios de perros.

Ya sean lloriqueos, aullidos o ladridos excesivos, el perro utiliza la voz descontroladamente para alertar de su presencia y quejarse de su soledad.

En general serán los vecinos los que más padezcan a causa de este comportamiento. Pero si no quieres recibir una denuncia a causa del ruido causado por tu perro, puedes instalar en casa unas cámaras espía que te permitan vigilar el comportamiento de tu perro y corregirlo a tiempo.

En el mercado existen muchas soluciones eficaces, como los collares antiladridos. Hay varios tipos, y, si los usas correctamente, tu perro corregirá su comportamiento en poco tiempo.

Destructividad

Los perros que no soportan la soledad, ya sea porque se aburren o porque creen que no vas a volver, destrozan cosas de la casa para demostrar su frustración y liberar el estrés.

Un perro aburrido suele tener problemas de hiperactividad, y si encima no ha dado un paseo de calidad, busca una forma de gastar toda la energía que tiene mordisqueando todo lo que pilla a su paso.

Este comportamiento suele ser más común en cachorros y perros jóvenes, pues mordiendo es una de las formas predilectas que tienen para conocer el entorno.

Normalmente, los perros prefieren romper cosas de la casa,  bien sean puertas, patas de mesas y de sillas, zapatillas o cualquier otro objeto que estén a su alcance y que llame su atención.

Para solucionar este problema, en el mercado existen sprays que puedes rociar sobre las superficies que tu perro es aficionado a morder. El olor desagradable los mantedrá alejados de los objetos que quieres proteger. Es importante tomar cartas en el asunto para no encontrarte con sorpresas al volver a casa. 

Mantener al perro ocupado cuando no estás no es tan difícil como parece. Hay juguetes específicos para distraer a los perros que están solos en casa. Se trata principalmente de juguetes dispensadores de comida. Tu perro puede morderlos cuanto quiera, ya que están fabricados con material súper resistente que satisface las necesidades de los perros, a la par que mantiene a salvo las cosas de tu hogar.

Síndrome de pica

Se trata de un trastorno relacionado con la destructividad que vimos en el apartado anterior. Consiste en el deseo inevitable de ingerir cualquier tipo de sustancias no comestibles.

Si este comportamiento se da en cachorros, es algo normal que forma parte de su conducta exploratoria. Con que estés alerta y atento para no dejar a su alcance productos y objetos que podrían ser perjudiciales para su salud, es suficiente.

Sin embargo, el problema aparece cuando el síndrome de pica se da en perros adultos. En un descuido tu perro podría acabar envenenado con algún producto de limpieza, o intoxicado por haber alcanzado el cubo de la basura. No dejes que esto ocurra y ve al veterinario antes de que ocurra una desgracia.

Eliminación inadecuada

Que los perros hagan sus necesidades en casa, es un comportamiento que tienes que observar muy de cerca, ya que puede tener varios motivos. En función de la gravedad del problema, la solución puede ser más o menos fácil.

Algunas de las principales causas de una eliminación inadecuada pueden ser:

  • En cachorros es normal que no aprendan a hacer sus necesidades correctamente hasta los 8 o 10 meses de edad. Sin embargo, si lo sacas cada a tiempo, puede que ya no tengas estos problemas.
  • En perros adultos, puede aparecer debido al trastorno relacionado con la ansiedad por separación. Puede que tu perro orine y defeque en casa. A tu llegada suele ser más común. En este caso su intención es llamar tu atención para que le hagas caso y que no te vuelvas a ir. Contacta con un veterinario etólogo para solucionar este problema lo antes posible.
  • En perros de edad más avanzada, puede tratarse a patologías del tracto urinario o insuficiencias renales. Visita a tu veterinario urgentemente para poder establecer un diagnóstico y solucionar este problema lo antes posible.

Comienza a descarta posibles causas que provoquen la eliminación inadecuada de tu perro. Si no sabes de qué se puede tratar, consulta con tu veterinario para encontrar juntos la solución adecuada a este problema.

Anorexia

La tristeza que sienten los perros cuando están solos, puede derivar en una importante falta de apetito. Este problema suele pasar inadvertido a los propietarios y causar muchos otros problemas de salud derivados.

Como consejo para evitar esta enfermedad, puedes controlar periódicamente el peso de tu perro. Los juguetes dispensadores de comida son muy útiles. Pues el perro considera que los premios que saca de la pelota forman parte del juego, por lo que es más fácil que se coma su pienso.

Además, si observas que la comida sigue donde la ha dejado, no dude en consultar con un veterinario para poner fin a esta situación lo antes posible.

Otros problemas

Algunos perros muestran su frustración por estar solos saltando por las paredes, corriendo como locos de un lado a otro o subiéndose a las camas y a los sofás (en el caso de aquellos perros que saben que no deben hacerlo). 

Las secuelas de estas conductas podrían derivar en problemas con los vecinos, por lo que no dude en buscarles un remedio lo antes posible.

Otros perros, que no soportan estar encerrados, buscan desesperadamente la manera de salir. Algunos lo logran, pero suelen ser los que menos. El problema puede ser muy grave si esto ocurre, ya que si salen a la calle, corren el riesgo de ser atropellados o de hacerse daño de cualquier manera.

 

Cuando sepas que vas a estar más horas fuera de casa, instala una cámara para observar el comportamiento de tu perro, muchas personas no son conscientes de lo que ocurre con su mascota hasta que la situación se vuelve muy grave.

Si detectas que tu amigo peludo tiene uno de estos síntomas, acude con él a tu veterinario de confianza, él sabrá asesorarte de manera personalizada y prevenir otras situaciones más difíciles de tratar.

Dónde dejar al perro solo

El lugar en el que dejes a tu perro cuando se queda solo, ha de ser seguro y confortable, un lugar donde tu mascota pueda sentirse relajada y feliz.

Algunos consejos importantes:

  • Asegúrate de que el cubo de basura está fuera del alcance del perro. La ingestión de algún tipo de alimento malo para los perros podrían resultar en una intoxicación con resultados fatales.
  • Lo mismo debes hacer con los medicamentos y con los productos de limpieza.
  • También es de suma importancia esconder todos los cables de aparatos electrónicos que estén enchufados a la corriente. Morder uno de estos objetos podría acabar en una electrocución para tu amigo peludo.
  • No dejes a la vista ningún objeto pequeño con el que tu perro podría atragantarse en caso de querer morderlo y tener un accidente. La muerte por asfixia es evitable, por lo que intenta prevenir al máximo esta situación.
  • Determina las estancias a las que el perro tiene acceso. Cierra puertas y ventanas en caso de ser necesario. Si tienes cachorros, es mejor dejarlos en un parque para perros pequeños.
  • Si vas a dejar que el perro pueda acceder al balcón, lo cual es muy recomendable, toma las precauciones pertinentes para que tu perro no pueda sufrir ningún accidente. Los perros tienen la inteligencia de un niño pequeño, por lo que al intentar cazar una paloma, por ejemplo, podría caer y tener un accidente.
  • Dejar que entre luz natural en casa es una buena idea para evitar que tu perro se sienta encerrado. Procura también cuidar la temperatura de tu hogar, idealmente debería rondar en torno a unos 20ºC.

Dejar al perro en el jardín

Como ya hemos dicho en incontables ocasiones en Redcanina, los perros son animales sociales, por lo que para ellos, el mejor sitio para estar es donde también estés tú.

También has de tener en cuenta el comportamiento de tu perro y sus preferencias, aunque en general, la mayoría de los perros prefiere el aire fresco del exterior.

Por lo tanto, cuando te vas de casa por varias horas, si tienes la opción de dejar a tu perro en el jardín, acertarás.

Tanto si es verano como si es invierno, los perros son animales resistentes, que en la naturaleza viven en la intemperie. Por lo tanto, su morfología les permite soportar temperaturas extremas, dentro de los límites de tolerancia de cada raza. Por ejemplo, dependiendo de la longitud de pelo o de las capas de grasa que acumulan bajo la piel, los perros estarán dentro de uno u otro rango de resistencia.

Si optas por dejar a tu perro fuera de casa, asegúrate de que tenga una caseta, o en su defecto un lugar con tejado donde se pueda cobijar y esconder en caso de que el clima se vuelva hostil.

Aclimata la caseta en función de la estación del año en la que te encuentres. 

  • Si es verano, con una esterilla refrigerante en la base de la caseta basta. Los requisitos principales en este caso son la sombra y agua fresca y accesible para evitar golpes de calor.
  • En invierno, un colchón más grueso es perfecto para prevenir una hipotermia.

Si aún así, no quieres dejar a tu perro fuera de la casa mientras está solo, sigue los consejos que te damos a continuación y tu perro estará tranquilo hasta que regreses.

Dejar al perro en la terraza o en el balcón

Si no eres propietario de una casa con jardín, pero tienes en cambio una terraza, debes saber que ese no es para nada el lugar adecuado para tu perro.

Dejar a un perro encerrado en la terraza puede ser sumamente agobiante para él, dado el reducido espacio que tienen estas estancias en un apartamento. 

Además, si vas a estar muchas horas fuera, es inevitable que durante algún momento del día dé el sol directamente a esa zona de tu casa, lo cual podría resultar en una insolación para tu peludo.

Sin embargo, no es mala idea que el perro pueda salir a la terraza mientras tú no estás, siempre y cuando pueda volver a entrar en casa si siente la necesidad de hacerlo.

De esta manera, podrá observar a gente paseando por la calle, oirá ruidos y, en consecuencia, se mantendrá entretenido hasta tu regreso.

Sin embargo, debes asegurarte de que tu perro estará seguro y no puede saltar por encima de la barandilla. Para ello existen productos específicos para perros, como mallas o redes de seguridad para terrazas, que permiten a tu mascota ver a través de ellas, pero sin poder atravesarla.

Agua y comida

El agua y la comida son necesidades básicas indispensables para tu perro. Cuando salgas de casa, asegúrate de que tu mascota tenga a su disposición las cantidades justas de estos suministros.

Para garantizar que tu perro no se queda sin agua, en el mercado existen multitud de ejemplares de bebederos automáticos. Escoge el más apropiado en función de la capacidad de agua que puedan contener o dependiendo del tamaño de tu perro. De esta manera evitarás la deshidratación y tu perro estará satisfecho.

En el caso de la comida, también es importante dejar a tu perro bien atendido. El hambre puede llevar a tu perro a querer mordisquear objetos de la casa más intensamente que si tuviera la barriga llena. 

Para asegurarte de encontrar todo tal como lo dejaste al salir, también puedes adquirir un dispensador de comida automático para tu perro. Lo puedes programar para que suelte una determinada cantidad de comida a una hora concreta. Así no alterarás los horarios de comida de tu mascota.

Puedes complementar la dieta de tu perro con chuches y premios que puedes esconder en los juguetes que le dejas antes de irte. 

Debes saber que los perros no controlan la cantidad de comida que ingieren. Ya sea por causas biológicas, ya sea debido a la memoria genética, los perros suelen comer todo lo que tienen delante. Por ello es importante que sepas equilibrar la cantidad de chuches con las raciones de comida que tu perro recibe. No lo sobrealimentes y evitarás tener un perro con sobrepeso, o peor aún, con obesidad

Salidas y llegadas

Recibir unos cuantos lametones por parte de tu perro al volver a casa es normal, es su forma de saludar y decir que te han echado de menos. Sin embargo, si estos comportamiento se vuelven excesivos, será mejor que vigiles de cerca esta situación.

Los perros que sufren ansiedad por separación, suelen actuar de manera descontrolada antes de tu partida y a tu llegada. Entre los problemas más comunes están:

Para evitar estos problemas de conducta, debes normalizar el acto de salir y llegar a casa. Hazlo como si no fuera nada importante. Simplemente sal sin mirar atrás.

Si te despides de tu perro, le acaricias y le das besitos como si el mundo se fuera a acabar, tu perro actúa en consecuencia. Piensa que te vas a ir para no volver e intenta hacer todo lo posible para retenerte o para convencerte de que le lleves contigo. 

Si eliminas el drama y las miradas de pena antes de irte por la puerta, tu perro no tendrá tiempo a desplegar sus hábitos de mal comportamiento. De esta manera tu perro entenderá tus salidas como algo normal y no como un problema.

También es importante evitar hacer los diferentes rituales que llevas a cabo cada día justo antes de salir. Los perros recuerdan estas cosas y las asocian con tu salida, poniéndose nervioso cada vez que te vea cogiendo tu chaqueta o perfumándote, por ejemplo. Cambia tu rutina. Haz lo que normalmente harías para salir, pero no vayas a ninguna parte. Cuando tu perro se haya calmado ya puedes salir. 

Al volver a casa, una pequeña caricia a modo de saludo es suficiente. Cuando se haya calmado, puedes sacarle a dar un paseo y pasar tiempo con él.

Entrena a tu perro para quedarse solo en casa

Cuando los perros se quedan solos, experimentan diferentes sentimientos, principalmente aburrimiento y tristeza. Sin embargo, esto no significa que tengas que estar las 24 horas del día con tu perro.

Los perros necesitan aprender a estar separados de los humanos sin que ello les cause graves problemas emocionales y de autoestima. Es más, incluso sus madres, cuando son cachorros, los dejan solos en determinados momentos.

Para enseñarle a ser más independiente, déjale espacio para estar a solas incluso cuando tú estás en casa. No dejes que esté en tus brazos todo el tiempo y no interrumpas tus actividades por prestarle atención.

Siempre y cuando atiendas bien las necesidades básicas de tu perro, no debería aparecer ningún problema significante en su comportamiento.

Si aún así tu perro presenta problemas de conducta al estar solo en casa, debes empezar a adiestrarlo para corregir sus malos hábitos. Tener paciencia, afecto y empatía es fundamental para lograr unos resultados exitosos. El refuerzo positivo es la clave de un buen entrenamiento.

Pasos para enseñar a un cachorro a quedarse solo sin llorar

En general, los cachorros, antes de dejar a su madre, nunca has experimentado la soledad. Hasta que llegan a su nueva casa, los cachorros siempre están en presencia bien de su madre, bien de sus hermanos.

El adiestramiento debería esperar unos días hasta que el cachorro se acomode a su nuevo entorno. También es esencial fortalecer primero el vínculo afectivo perro-persona, requisito previo para unos mejores resultados.

Debes empezar poco a poco, pero manteniendo una rutina diaria. Puedes comenzar con ejercicios cortos y sencillos e ir aumentando paulatinamente la dificultad y el tiempo de los mismos, siempre después de que haya superado correctamente el nivel en el que está. Respeta su ritmo. 

NIVEL 1: Cuando tu cachorro está entretenido con un juguete o con una chuche, déjalo solo durante un minuto. Repite esto varias veces durante las primeras sesiones para que el pequeño comprenda que siempre volverás y conciba como natural la sensación de estar solo.

NIVEL 2: El siguiente nivel consiste en salir de la habitación por un máximo de dos minutos, pero esta vez el cachorro no debe estar distraído.

NIVEL 3: Cuando tu perro no llore si se queda solo en una habitación, cuando tú estás en casa, ha llegado el momento de enseñarle a quedarse solo incluso cuando no estás. Deja a tu peludo solo durante tres minutos y sal por la puerta principal. Trabaja este ejercicio desde varias perspectivas: sal con chaqueta, sin ella, llévate una mochila, etc, intenta simular la salida durante un día cualquiera.

Aumenta poco a poco el tiempo que vas a estar fuera. Deben seguir siendo salidas cortas, pero tu vuelta debe ser impredecible, así el cachorro se acostumbrará a la flexibilidad de tiempos. 

Si el cachorro se queja cuando no estás, reduce un poco el tiempo de espera para el próximo entrenamiento. También puedes proporcionarle una actividad alternativa para entretenerse mientras no estás. Nunca le consueles inmediatamente, ya que así echarás por tierra todos los avances conseguidos hasta el momento. Para fortalecer un comportamiento adecuado, puedes premiarle dándole una chuche.

Mientras estás fuera, puedes dejar un juguete específico para cachorros cuando están solos en casa, de esta manera se mantendrá entretenido hasta tu regreso.

Siempre que vuelvas a entrar donde está tu perro, hazlo de manera relajada. Tu perro siente tu estado de ánimo, si tú estás calmado, tu perro también lo estará.

No hagas este entrenamiento cuando tu cachorro está dormido.

Pasos para enseñar a un perro adulto a quedarse solo sin tener mal comportamiento

Si en tu caso, tu perro no ha llegado a casa desde cachorro, sino que lo has adoptado siendo ya adulto, debes enseñarle a comportarse correctamente y a saber estar solo sin sufrir.

Puedes empezar con salidas de 3 a 5 minutos de duración. Puedes incluir algún elemento que proporcione entretenimiento al perro mientras estás fuera, como un juguete específico para perros o un snack.

Realiza estas salidas varias veces al día durante varios días.

Repite los ejercicios aumentando el tiempo de espera gradualmente, pero siempre poco a poco, hasta conseguir normalizar la situación y lograr que tu perro tenga una conducta equilibrada incluso en tu ausencia.

Refuerza la conducta correcta con caricias y chuches, pero sin llegar a exagerar. Puedes utilizar una cámara de vigilancia para asegurarte de que el comportamiento de tu perro es el adecuado.

Establecer una rutina

Aunque es mejor que tu perro esté acostumbrado a aceptar diferentes intervalos de tiempo a solas, te recomendamos que intentes establecer una rutina.

Los perros son animales de costumbres y una rutina les ayuda a combatir la ansiedad por separación y a reducir el estrés. Respetar los horarios de las diferentes actividades de día permiten a tu perro adaptarse mejor a la vida en familia y saber esperar pacientemente su turno.

Da paseos de calidad, al menos una vez al día

Pasear todos los días es una necesidad básica del perro, sin embargo, debes asegurarte de que al menos uno de los paseos que dais es de mejor calidad. Con esto nos referimos a:

  • Que el perro tenga tiempo de olisquear tranquilamente.
  • Procura que el paseo sea lo suficientemente duradero como para que el can gaste su energía, a la par que pueda socializar con otros miembros de su especie.
  • Visita lugares nuevos para que tu perro pueda percibir nuevos olores y explorar fuera de su zona de confort. Estimula sus sentidos.
  • Ve a parques para perros donde tu can pueda correr libremente y jugar con otros perros sin que haya ningún riesgo ni para ellos ni para otras personas. Es importante que haga todo el ejercicio posible para gastar energía y estar tranquilo en casa.

Básicamente, un paseo de calidad supone dedicar tiempo al perro para que pueda hacer muchas más cosas que solo orinar y defecar.

Es recomendable dar este tipo de paseos poco antes de marcharte de casa, así tu perro estará agotado, y nada más irte no tendrá ganas de hacer otra cosa más que tumbarse en su cama y descansar.

Pasa tiempo de calidad con tu perro

El vínculo afectivo que existe entre tu perro y tú es algo muy especial que debes cuidar y fortalecer siempre que tengas algo de tiempo para pasar con tu perro. Los beneficios son enormes, ya que tu perro se sentirá protegido y amado, lo cual le permite ser más independiente al saber que si algo sale mal, siempre tendrá a quién acudir para consolarle. 

Además, una buena relación entre perro y persona permite a la mascota tener más confianza en sí mismo y tolerar mejor el desapego social, siendo más resistente a la soledad y sabiendo gestionar mejor sus sentimientos cuando no hay nadie con quien pasar el tiempo.

Es importante evitar los extremos. No abuses de la independencia de tu perro, pero tampoco lo atosigues con tu amor infinito, ya que esto creará un perro dependiente que no sabrá reaccionar correctamente cuando ya no estás.

Fomentar la relación con tu mascota no significa solo estar en la misma habitación que ella, sacarle a pasear tres veces al día o darle de comer. Para conservar una relación fuerte, debes jugar con tu perro, acariciarle y darle mimos. Debes educarlo y retroalimentar las conductas positivas de tu mascota.  

Cuando estás con tu perro, procura que sea tiempo de calidad, es decir, cuando estás con él no hagas otra cosa, toda tu atención ha de estar centrada solo en él.. 

Puedes hacer un montón de actividades cuando estás con tu perro. Cuando estáis en casa, puedes apostar por fortalecer la conducta tranquila dándole relajantes masajes o estimulando su inteligencia mediante juegos mentales que no necesitan demasiado espacio para poder desarrollarse.

Cuando estáis fuera de casa, puedes aportar por las actividades físicas, que ayudan a tu perro a liberar endorfinas, ayudándolo a promover la sensación de felicidad, además de gastar parte de la energía que tiene.

En el mercado hay numerosos juguetes para ayudarte con esta tarea. Entre los juguetes más populares se encuentran las pelotas, los discos voladores o las cuerdas de tiro.

Enriquecimiento ambiental

Para ayudar a tu perro a guardar un buen comportamiento mientras no estás en casa, puedes acomodar la casa de tal manera que tu perro se sienta seguro y cómodo.

Primero asegurate de que las necesidades básicas de tu perro estén atendidas: procura que tu can tenga agua limpia y fresca todo el tiempo; la comida también es muy importante, aunque es mejor que sea la cantidad justa y que aparezca en el momento adecuado (los dispensadores automáticos de comida facilitan mucho esta tarea).

Tu perro también necesita compañía, pero si no hay nadie disponible para ir a pasar tiempo con él, una buena opción es dejar la radio o la televisión encendidas. Los sonidos de fondo le dará la sensación de compañía.

La función de acompañamiento también la puede desempeñar un juguete de peluche especial para perros. Sin embargo, este tipo de juguetes es más recomendable para cachorros y perros tranquilos. Los juguetes con sonido también son una buena opción.

Para perros menos cuidadosos puedes optar por dejar a su disposición mordedores o juguetes dispensadores de comida. Para hacer mucho más entretenido el juego, puedes adquirir juegos de inteligencia, que prueban la agudeza mental del perro, al mismo tiempo que fortalecen sus habilidades cognitivas y estimulan su sentido olfativo.

Si dispones de un espacio amplio en el lugar en el que dejas a tu perro, puedes dejar para él un juego de sembrado. Es decir, esconder chuches por toda la casa. El can debe buscarlas, lo cual le proporciona entretenimiento y recompensas al mismo tiempo.

Para mantener activa la atención de tu perro hacia los juguetes puedes intentar adquirir varios de ellos y rotarlos cada pocos días. También es importante que tu perro sepa usarlos para que su interés no decaiga cuando ya no estés tú para dirigir el juego.

Evita que tu perro se atragante con algún juguete, comprando juguetes resistentes a los mordiscos y fabricados con materiales no tóxicos. 

Asegúrate de que los juguetes que compras están fabricados especialmente para las condiciones de tu perro. La edad y el tamaño del perro son las principales características por las que te puedes guiar a la hora de comprar el juguete adecuado.

Soluciones para no dejar a tu perro muchas horas solo en casa

El tiempo que el perro está solo en casa nunca debe extenderse a un día entero, menos aún un fin de semana o una semana completa. Si vas a ir de vacaciones existen multitud de sitios en los que se empiezan a aceptar mascotas. Las compañías aéreas ofrecen muchas facilidades para viajar con mascotas. Además, cada vez son más los apartamentos de vacaciones y los hoteles que permiten el alojamiento con animales de compañía.

Evalúa tus posibilidades y el tiempo libre que tendrá para dedicarle a tu mascota. Toma una decisión responsable a la hora de acoger a un perro en tu casa. Debes tener en cuenta que dependerá de ti totalmente. Si eres una persona ocupada, que trabaja muchas horas fuera de casa, deberías reconsiderar tu decisión de tener una mascota.

Si se trata de una salida que haces de forma puntual, existen guarderías u hoteles para perros donde puedes dejar a tu mascota, estando tranquilo de que se encuentra en buenas manos.

Para bolsillos con menos presupuesto, puedes pedir a algún familiar o vecino de confianza, que se acerque a pasar unas horas al día con tu perro.

También existen paseadores de perros. Busca a uno de confianza, que se lleve bien con tu perro para que lo saque varias veces al día. Para asegurarte de que todo va bien, puedes instalar alguna cámara de seguridad para perros, a través de la cual podrás controlar que todo está en orden.

Las cámaras interactivas también son una excelente opción para perros que pasan muchas horas solos en casa. Gracias a ellas puedes observar el comportamiento de tu perro, y si su conducta ha sido la deseada, lo puedes premiar de manera remota, con chuches que se esconden en un depósito de la cámara.

Precauciones

Evita que tu perro se quede realmente solo. Si te ocurre algo mientras estás fuera de casa, asegúrate de que alguien esté informado de que tu perro se encuentra encerrado en tu hogar.

Para no alargar demasiado el tiempo de espera de tu perro, en caso de que a ti te ocurra un accidente, puedes llevar siempre en la cartera la siguiente tarjeta:

En ella se indica que tienes en casa un perro y el nombre y el número de teléfono de una o dos personas de confianza, que tengan las llaves de tu apartamento y que sepas que van a poder encargarse de tu perro hasta que todo vuelva a la normalidad.

Lleva siempre esta tarjeta contigo, y tu perro estará a salvo.

Conclusiones

Los perros son animales sociales que aman estar en compañía de sus propietarios. Sin embargo, debido a diferentes compromisos del día a día, no podemos estar con ellos a todas horas.

Para evitar que tu perro destroce la casa mientras estás fuera, sigue estos consejos y puede que el mal comportamiento de tu perro cambie, o, si no lo tiene, evitarlo:

  • No dejes a tu perro solo más de 8 horas seguidas. Si se trata de un cachorro, el tiempo máximo que puede pasar solo depende de sus meses de vida.
  • Los perros que están solos en casa, suelen sentir tristeza y aburrimiento. Esto, si se repite diariamente puede afectar al comportamiento del perro y llegar a convertirse en un grave trastorno, como es la ansiedad por separación.
  • Si tu perro llega a tener problemas de comportamiento cuando no estás en casa, sus acciones se volverán excesivas y molestas. Destructividad, vocalización excesiva o eliminación inadecuada suelen ser los más comunes.
  • Si tienes la posibilidad de dejar a tu perro en el jardín, puede que tu perro esté mejor que en casa. 
  • Si tienes terraza también es recomendable dejar un acceso abierto para que tu perro tome aire fresco y se entretenga mirando a la gente pasar por la calle. Nunca debes encerrar a tu perro en el balcón. Para evitar posibles accidentes, asegura la zona con mallas que impidan que tu perro salte la barandilla.
  • No te olvides de dejar agua y comida frescas para tu perro. La deshidratación o el hambre pueden influir negativamente en el comportamiento, y sobre todo, en la salud de tu mascota.
  • El comportamiento de los perros es el reflejo de los malos hábitos de los dueños. No dramatices al salir o al volver a casa. Si tú mantienes la calma, tu perro se mantendrá tranquilo, y, por ende, su reacción de cara a la soledad mejorará significativamente.
  • Entrena a tu perro para que aprenda a controlar sus emociones y sepa gestionar la soledad. Nunca es tarde para adiestrar a un perro.
  • Aunque está bien que tu perro sea flexible ante cambios de horario, es mejor seguir una rutina. Seguir las mismas actividades todos los días da seguridad al perro, reduciendo el estrés y las malas conductas derivadas del mismo.
  • Antes de irte de casa, cansa a tu perro. Da paseos de calidad, que puedes aprovechar para pasar tiempo con él.  Así tu perro tan solo querrá descansar al volver a casa, y tú podrás irte tranquilo, sabiendo que en casa te esperará todo en orden.
  • Dale una vuelta al enriquecimiento ambiental. Deja la tele o la radio encendidas para que el sonido acompañe a tu perro. Esparce los juguetes favoritos de tu perro por la casa, cuando se aburra, podrá jugar con ellos en vez de tomarla con los muebles.
  • Investiga cuáles son los mejores tipos de juguetes para perros cuando están solos en casa. Prueba para ver cuáles son los artículos que gustan más a tu perro. Una vez que los tengas, no dudes en dejarlos a disposición de tu mascota para que se entretenga con ellos hasta tu regreso.

Como precaución importante, puedes llevar siempre en la cartera una tarjeta en la que se especifique que en casa te espera tu perro, y a quién pueden contactar en caso de que te ocurra una desgracia.

Si aún siguiendo todos estos pasos, tu perro sigue teniendo malos hábitos, tal vez sea hora de consultar con un etólogo, el veterinario especialista en comportamiento animal.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

5 comentarios

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo