Juguetes malos para perros: todo lo que debes saber

Juguetes para perros
Juguetes malos para perros: todo lo que debes saber

El juego es fundamental en la vida de todo perro. Para mejorar la calidad de la rutina de juego, mucha gente utiliza distintos accesorios, desde pelotas de tenis, juguetes que no son específicos para perros e incluso peluches viejos que encuentran por casa.

Sin embargo, escoger el juguete ideal para tu perro es una tarea a la que debes poner mucha atención, pues existen características de algunos objetos que se utilizan a modo de juguetes que pueden resultar dañinos para la salud de tu perro. 

Escoge con cuidado para evitar posibles contratiempos y visitas innecesarias al veterinario. Sigue leyendo para conocer todos los detalles sobre los juguetes no recomendables para perros.

El juego en los perros es una necesidad básica de los perros y es importante para fomentar su bienestar físico y emocional, así evitan la depresión y todos los efectos secundarios de este trastorno mental.  

A través del juego nuestros amigos peludos desarrollan habilidades sociales, a la vez que entrenan para poder sobrevivir en su vida adulta. 

Esto se debe a un comportamiento instintivo heredado de los ancestros salvajes de los perros, los lobos. Es decir, jugar a modo de entrenamiento.

Según la veterinaria y etóloga, Rosana Álvarez Bueno, a través del juego, los perros “aprenden a adoptar las posturas agonísticas (dominancia y sumisión), a controlar la mordida, las conductas sexuales, la conducta de caza, además de cómo coordinar los movimientos, saltos y caídas.”

El hecho de que el comportamiento juguetón en perros se mantenga incluso en su vida adulta, se debe a que, para la domesticación de los perros hace miles de años, las personas preferían aquellos individuos que eran más propensos a jugar, lo cual los hace más sociales y menos agresivos.

A modo de curiosidad, este fenómeno se denomina neotenia, y se caracteriza por el mantenimiento del comportamiento juvenil incluso durante la vida adulta.

Las distintas razas de perros tienen diferente grado de neotenia. Por ejemplo, el golden terrier, el dálmata o el yorkshire terrier tienen un comportamiento más infantil y juguetón. Sin embargo, razas como el pit bull, el american staffords o el rottweiler aunque también tienen un comportamiento juguetón, en su vida adulta desarrollan un comportamiento mucho más agresivo.

Otra de las funciones más importantes del juego es fortalecer el vínculo afectivo que existe entre perro y persona. Además, los momentos de juego son ideales para dedicar un rato al adiestramiento y a la educación del perro, enseñándole órdenes básicas y buenas conductas.

Si un perro no ha jugado durante su infancia, es muy probable que sufra Síndrome de Privación Sensorial. Esto deriva en problemas de comportamiento cuando el perro es adulto, como ataques a otros perros o ladridos injustificados a las personas.

¿Por qué son importantes los juguetes para perros?

Los perros, al igual que los seres humanos, necesitan entretenimiento para hacer su rutina más llevadera. Hay veces en las que no necesitan ningún tipo de objeto para jugar, pues se divierten al jugar con otros perros o con personas. 

Sin embargo, en ocasiones, utilizar algún juguete puede enriquecer el juego y convertirlo en un pasatiempo mucho más divertido y atractivo para el perro. 

También sirven para estimular el desarrollo mental y físico del perro, ya que activan y desarrollan su inteligencia. Además, ciertos juguetes como las cuerdas para tiro son ideales para la limpieza bucal del perro, pues las hebras de este tipo de juguete funcionan como un hilo dental.

Los juguetes también son muy importantes para entretener al perro cuando este no tiene con quien jugar. Si tú estás ocupado con otra cosa, o si no estás en casa, tu perro podrá pasar el tiempo jugando con alguno de los juguetes que hay a su disposición. 

Así superará mejor la ansiedad por separación y el estrés que asola a tantos perros en el mundo. Además, tú salvarás los muebles de casa y seguirán manteniendo una buena relación con tus vecinos, puesto que al estar entretenido con los juguetes, tu perro no ladrará desconsoladamente.

Tener algo que morder aliviará el estrés de tu perro y le ayudará a tranquilizarse. Es más, muchos veterinarios y expertos en el tema recomiendan adquirir diferentes tipos de juguetes específicos para perros, para ver cuáles son los que más agradan a tu perro, y así ayudar a mejorar un comportamiento compulsivo que perjudica a la convivencia con el can.

Pero hay que tener en cuenta que no todos los objetos sirven como juguetes. Además de considerar las características específicas para cada perro, como juguetes para cachorros o juguetes específicos para una determinada raza, es importante tener buena información sobre las características especiales de los juguetes para saber cuáles son las mejores opciones para tu perro.

Aparte de elegir bien los juguetes, también es muy importante que sepamos jugar con el perro, para así, dar salida a sus instintos naturales y fortalecer el vínculo afectivo entre persona y perro.

¿Por qué es necesario que los juguetes sean específicos para perros?

Los juguetes específicos para perros están pensados para ser duraderos y resistentes, prácticamente indestructibles. Su propósito es que los perros puedan morderlos y arañarlos sin que se rompan en pedacitos que se pueden tragar, causando perforaciones estomacales o atragantamientos que se podrían evitar.

Además, si un perro es activo y propenso a aburrirse fácilmente, puede que tome cualquier objeto del hogar para jugar con él. Para ello es importante que tenga a su disposición juguetes específicos para él, con los que pueda jugar sin destrozar la casa y sin dañarse a sí mismo a la vez.

Características a tener en cuenta para elegir un juguete

Los principales parámetros que has de seguir al comprar cualquier juguete son:

  • Que sea un juguete que le guste a tu perro.
  • Que no sea perjudicial para su salud. Este criterio es muy importante, pues la ingesta de un trozo de juguete de mala calidad puede resultar en graves problemas para la salud de tu perro, además, de poder obstruir los intestinos, pudiendo llegar a causar la muerte.

Saber interpretar la etiqueta del juguete

Para saber si un producto es el adecuado para tu perro, tienes que aprender a leer las etiquetas de los juguetes. La etiqueta contiene toda la información relacionada con el producto y detalla datos importantes.

El texto de las etiquetas de los juguetes ha de ser claro y conciso. Además, la información proporcionada ha de ser veraz y suficiente para ofrecer todos los datos necesarios para hacer una buena compra.

La información a la que debes prestar atención es:

  • Para qué tipo de animal es el juguete, ya que no es lo mismo un juguete para gatos que uno para perros. Para asegurarse de que se trata del producto correcto, en la etiqueta debe especificar que se trata de un juguete para perros.
  • La edad para la que se recomienda el producto, ya que un juguete perfecto para cachorros puede ser peligroso para un perro adulto.
  • También has de prestar atención al material con el que están fabricados los juguetes. Más adelante te daremos más detalles importantes sobre este punto.
  • Aunque en las etiquetas no se suela especificar el tamaño de perro al que va dirigido el producto, has de tener muy en cuenta este factor. Para una correcta elección, busca juguetes que sean del mismo tamaño o más grandes que la boca de tu perro.
  • Lo más importante, es que sepas cuáles son los juguetes con los que el perro puede jugar por sí solo, aquellos cuyo uso necesita supervisión o los juguetes para los que también es necesaria tu participación.

Edad del perro y la elección de un juguete

Para saber escoger el juguete idóneo, debes tener en cuenta la edad de tu perro. Las diversas etapas de la vida del perro suponen varias características implícitas que difieren de cachorros a adultos. 

Por ejemplo, un cachorro será mucho más activo y tendrá un comportamiento mucho menos agresivo que un adulto. Mientras tanto, un perro mayor de dos años, tendrá más resistencia a la hora de jugar y te exigirá que le dediques mucho más tiempo.

Los juguetes para cachorros tienen una función específica y es la apoyar al perro en su correcto desarrollo psicomotor, además de fomentar su comportamiento social. 

También son esenciales para su desarrollo físico, pues proporcionan las condiciones adecuadas para un buen desarrollo de la dentadura. Además son el complemento perfecto para que los perros aprendan a morder solo lo que se les permite.

En el caso de los perros adultos, un juguete puede tener múltiples funciones. En primer lugar entretenerlo, lo cual es muy importante sobre todo cuando el perro está solo. Así evitas que tu perro desarrolle ansiedad por separación. Juguetes dispensadores de comida, como el kong, son perfectos en estos casos.

Ten en cuenta también los gustos de tu mascota y seguro que acertarás. Algunos perros prefieren correr detrás de una pelota o de un disco volador. Otros, son más sedentarios y prefieren estar más cerca de ti, por lo que unos mordedores con mangos o unas cuerdas son las ideales.

Materiales de calidad para juguetes de perros

El material del que están hechos los juguetes de tu perro es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de adquirir uno. La calidad del material determina la duración de su vida útil, además de garantizar la seguridad de tu perro.

Los juguetes se pueden clasificar en 5 grupos principales en función del material:

  • Peluche, felpa o nylon
  • Látex
  • Caucho, goma o silicona
  • Vinilo (PVC)

Cada uno de estos materiales tiene diversas ventajas e inconvenientes, conoce a tu perro para saber cuál es el material que mejor se adapta a su forma de juego.

Juguetes de peluche, felpa o naylon:

Los juguetes de peluche son ideales para cachorros debido a su suavidad, característica perfecta para permitir el correcto desarrollo de la dentadura canina.

Los peluches también tienen otra función importante para los cachorros y es la de acompañar a tu mascota y darle seguridad durante la noche, sobre todo las primeras semanas de entrar en una casa desconocida tras separarse de su manada.

Gracias a la compañía de un peluche tu cachorro aprenderá a estar tranquilo y a no llorar por la noche.

Muchos de los peluches de calidad, están fabricados en mayor proporción por algodón que, en caso de ser ingerido, no suponen mucho peligro para el perro pues, al ser maleable no obstruye el intestino y, segundo, al ser un material natural, puede ser expulsado fácilmente por los perros. 

El principal inconveniente de los juguetes de felpa para perros reside también en su extremada suavidad, lo cual los hace poco adecuados para perros poco cuidadosos o más agresivos, que en un abrir y cerrar de ojos destrozan el juguete sin miramientos.

Juguetes de peluche para cachorros

  • 5 juguetes de felpa no tóxica y algodón.
  • Tacto suave.
  • Perfecto para acompañar a los cachorros mientras duermen o para que los mordisqueen mientras están despiertos.
  • Perfectos para apoyar el correcto desarrollo de la dentición.
  • Dimensiones entre 12 y 15 cm.
  • Ideal para cachorros o perros pequeños.
  • No apto para perros medianos y grandes.

Juguetes de látex:

Los juguetes de látex para perros son algo más resistentes que los juguetes de peluche. Recomendamos su uso para cachorros o para perros más tranquilos. 

La ingestión de juguetes fabricados 100% con látex no supone problemas para la salud de tu perro.

Pelotas de látex con sonido

  • Pelota de látex con sonido.
  • Disponible en 3 modelos diferentes.
  • Látex suave, duradero y no tóxico.
  • Perfectas para todo tipo de perros.
  • Ideal para jugar tanto en casa como en el parque.

Juguetes de caucho, goma o silicona:

Los juguetes de caucho, generalmente suelen tener un tacto áspero y ser bastante pesados. Estas mismas características son las que garantizan una mayor durabilidad del producto, gracias a que no son fáciles de romper o deformar

Sin embargo, también existen juguetes que utilizan este material de manera que el producto final sea ligero. Así los juguetes de caucho también se pueden utilizar en juegos de búsqueda, de esta manera la dentadura de los perros no sufre ningún daño al coger una pelota o un disco al vuelo.

Los juguetes de caucho son ideales para perros nerviosos, que se pasan el día mordisqueando. Además, son mejores para la etapa adulta del perro que para los cachorros.

La desventaja de estos productos, es que la mayor parte de los juguetes de caucho están fabricados con materiales sintéticos, lo cual podría suponer un verdadero peligro en caso de ser ingerido por tu perro. 

Para evitar cualquier inconveniente, asegúrate de que los juguetes que adquieras para tu perro son de caucho 100% natural. 

Es muy fácil diferenciar un buen caucho del caucho mezclado con sustancias artificiales, pues el caucho no natural huele a neumático.

Pelotas de goma para masticar

  • 2 bolas interactivas especiales para perros.
  • Resiste mordidas y arañazos.
  • Perfecto para que los perros juegue cuando están solos.
  • En su interior se pueden esconder premios.
  • También sirve para limpiar los dientes del perro.
  • Si lo prefiere, también puede lanzarla para que el perro la recoja.

Juguetes de vinilo (PVC):

Los juguetes de vinilo son los que presentan mayor calidad y resistencia frente a los presentados anteriormente. 

Se trata de juguetes muy pesados, lo cual los hace perfectos para perros grandes. 

Aunque podrían resultar muy dañinos para la salud de tu perro en caso de ser tragados, la resistencia de estos juguetes es tal que es prácticamente imposible desgarrarlos.

Pelotas de vinilo para perros activos

  • Pelota de vinilo para perros medianos y grandes.
  • Diseñado para un fácil agarre.
  • Resistente a mordeduras.
  • Alta durabilidad.
  • Diámetro de 19,5 cm y un peso de 240 gramos.

Aunque el material principal de los juguetes sea peluche o vinilo, por ejemplo, busca juguetes que también contengan fibra.

La fibra es un material maleable y resistente, y que además, tiene memoria. Con esto nos referimos a que por mucho que el perro mordisquee el juguete de mil maneras diferentes, el juguete siempre vuelve a su forma original, manteniendo así su utilidad durante mucho más tiempo. 

La fibra perfecta para el relleno de juguetes es el poliéster. Se trata de un material ligero, que vuelve rápidamente a su forma y además resulta neutra para los perros en caso de ingestión.

Juguetes malos para los perros

Juguetes para niños o para gatos

Muchas personas aprovechan la presencia de niños o gatos en casa, y con ellos, sus juguetes para proporcionar nuevas formas de entretenimiento a los perros. 

Sin embargo, los juguetes no específicos para perros pueden llegar a causar graves problemas a tu amigo peludo, principalmente por su poca resistencia a mordeduras.

Por ejemplo, un peluche para niños se puede romper fácilmente en la boca de un perro, partiéndose en trozos con los que tu perro se puede atragantar o puede intoxicarse.

En el caso de productos para gatos, como por ejemplo los juguetes con plumas, pueden llegar a ser peligrosos tanto para el perro como para la persona que juega con él. En caso de que el perro tire con demasiada fuerza de la pluma, tanto el palo como la cuerda elástica podrían romperse y rebotar con fuerza hacia alguna zona sensible, como los ojos, causando daños importantes.

Para evitar posibles problemas de comportamiento, aquí tienes unas listas con las mejores razas de perros para convivir con niños y con gatos.

Juguetes pequeños o con accesorios

Peluches con ojos de botón, juguetes con cascabeles o cualquier otra cosa que tu perro pueda arrancar fácilmente y tragar.

Evitar dejar que tu perro juegue con juguetes pequeños, como canicas, pelotas de golf, o cualquier otro juguete que no sea acorde a su tamaño, así te asegurarás de que no tragará nada.

Juguetes gastados

Muchos perros tienen juguetes viejos de los que se han encariñado, y los dueños, por considerarlos tiernos deciden no deshacerse de ellos.

Sin embargo, el paso del tiempo y el uso de los juguetes los desgasta y los hace más propensos a soltar trozos que el perro puede tragarse. Por ejemplo, los peluches, aunque en su día hayan sido de buena calidad y sean especiales para perros, hay que revisarlos periódicamente para asegurarse de que no tienen desgarros o les falte algún trozo.

Por otra parte, los juegos de tiro, como las cuerdas, son productos propensos a soltar hebras que el perro puede tragarse con facilidad.

Sin embargo, pueden darse casos en los que el hilo se queda enredado en el intestino del perro, provocando problemas para defecar, además de otros síntomas como vómitos, falta de apetito y malestar general.

Si observas un empeoramiento repentino en la salud de tu perro, no dudes en acudir al veterinario, ya que puede ser necesaria una extracción de urgencia.

Para evitar este tipo de incidencias, estate atento al estado de los juguetes de tu perro. Si detectas cualquier desperfecto, no dudes en retirar ese juguete en concreto y reemplazarlo por otro nuevo.

Juguetes pintados

Pelotas de colores vistosos o cuerdas con pintura superficial son artículos relativamente frecuentes en el mercado. Se trata de productos importados de China, pintados con plomo o con otro tipo de materiales que se desgastan a los pocos usos.

Este es un tema muy serio, pues la pintura que se quita del juguete acaba en el estómago del perro. La gravedad del asunto radica en la toxicidad de los elementos que componen esta pintura.

Se trata de un problema que todavía no está reglamentado para el uso en mascotas. Por ello has de tener mucho cuidado y comprar juguetes culos elementos sean completamente de un solo color.

Discos voladores o frisbees de plástico

El plástico es uno de los materiales más comunes actualmente y lo podemos encontrar en casi cualquier objeto. Sin embargo, cuando se trata de los juguetes de tu perro has de tener cuidado y evitarlo siempre que sea posible.

Los juguetes de plástico son malos para los perros, no tanto por romperse, sino porque su dureza puede acabar desgastando los dientes del perro. 

Tan solo piensa en el golpe que recibe el perro en los dientes cuando coge el disco volador en el aire. Ese impacto, puede causar multitud de problemas como sensibilidad dental o fisurar el esmalte de los dientes.

Pelotas de tenis

Muchas personas optan por comprar para sus perros pelotas de tenis por tener más resistencia a los mordiscos.

Esta decisión es errónea, pues la composición principal de este tipo de pelotas es fibra de vidrio, que actúa como una lija sobre los dientes del perro.

No esperes a que tu perro se quede sin una parte de su dentadura antes de tiempo. Esto podría acarrear graves problemas dentales, que dificultan la alimentación, obligando a pasar a dietas blandas y a llevar una higiene bucodental más exhaustiva.

Si la pelota de tenis es la preferida de tu perro, debes tomar medidas lo antes posible y sustituirla por otra más adecuada a sus necesidades.

Objetos de casa

Muchos perros prefieren jugar con lo que encuentran por casa en vez de usar sus juguetes. Así es como los dueños encuentran sus zapatillas mordisqueadas, el sofá descolchado y los muebles raídos. 

Otro problema muy común es cuando los perros, al no tener entretenimiento y estar sin vigilancia, hurgan en la basura y comen restos de comida. Puede ser que encuentren restos de cebolla u otros alimentos, que, aunque sea en porciones pequeñas, si lo come de forma repetida puede acabar en intoxicación.

Los pesticidas también son muy comunes, sobre todo en los pisos bajos de los edificios y en las casas. Para evitar que tu perro se intoxique con matarratas, guarda este tipo de productos fuera de su alcance. 

Ten en cuenta que algunos de estos productos los puede tragar y pueden resultar tóxicos o causar algún problema de salud para tu perro. 

Antes que nada, debes buscar una manera de solucionar esta conducta, pues de trata de un comportamiento problemático que hay que corregir. 

Intenta adiestrarlo desde el refuerzo positivo. Aquí tienes una lista con los mejores libros de adiestramiento canino.

Si aún así no sabes cómo debes hacerlo, no dudes en contactar con un veterinario especializado en etología, que sabrá asesorarte dependiendo de las particularidades de tu caso.

Piedras y palos

En muchas ocasiones salimos con prisa de casa y nos olvidamos de coger un juguete para nuestra mascota. Una vez en el parque optamos por coger el primer palo o una piedra que encontramos en nuestro camino que usamos a modo de juguete.

Pero tanto palos como piedras pueden ser objetos realmente peligrosos para la salud del perro.

En el caso de las piedras, si las usamos para un juego de búsqueda, es posible que el perro las coja al vuelo y se haga daño en las encías o incluso puede romperse un diente. También puede darse el caso de que se trague la piedra si es una demasiado pequeña.

Con los palos pasa más de lo mismo. Aparte de achatarse los dientes, los palos sueltan astillas que los perros pueden tragarse llegando a causar algunos problemas intestinales. 

Además, si los tiramos para que el perro los traiga, es muy probable que no calcule bien las vueltas que dará el palo en el aire, chocándose con él y pudiendo hacerse mucho daño. 

Procura llevar contigo siempre algún juguete apto para perros, así evitas tener que improvisar.

Puntero láser

Los perros, al igual que sus parientes lejanos, los lobos, son depredadores por naturaleza. Por ello, los juegos de caza estimulan esta conducta natural. 

En la naturaleza, aunque no siempre, los lobos consiguen la presa por la que han derramado tanto esfuerzo. Sin embargo, con el láser, esa recompensa nunca llega, lo cual crea frustración y ansiedad en nuestra mascota. 

Este “juguete“ en concreto puede llegar a ser muy peligroso para la salud emocional y mental de las mascotas, pues en los casos más graves puede llegar a generar una conducta compulsiva que deriva en ansiedad crónica.

El uso del puntero láser puede tener otros efectos secundarios como:

  • Cambios en el comportamiento del perro.
  • Daños en la retina si se apunta por accidente directamente hacia el ojo del perro.
  • Accidentes domésticos, derivados de una conducta compulsiva por imaginar luces y sombras que en realidad no existen.

Huesos de carnaza

Para algunas personas los huesos de carnaza son considerados juguetes. En cierta manera, este tipo de huesos es incluso beneficioso, pues ayuda a mantener limpia la boca del perro. Sin embargo, su composición puede ser dañina para la salud de tu mascota.

Los huesos de carnaza pueden provocar ahogamiento si tu perro come con mucha ansia y se traga un trozo grande. 

Además, al entrar en contacto con los jugos gástricos del estómago, el metanal, que se encuentra en la composición de la carnaza, se ablanda y aumenta su volumen, convirtiéndose en una masa pegajosa y espesa. 

La tripa de tu perro se hinchará, pudiendo aparecer un bloqueo digestivo. Cuanto peor sea la calidad de la carnaza, más acusadas serán estas características.

Si tu perro ama este tipo de chuche, asegúrate de comprar una carnaza de calidad. Evita aquellos huesos que son demasiado blancas y con un aroma artificial, ya que son las que más componentes químicos llevan. Entre los elementos de la carnaza también suelen incluirse ingredientes extremadamente venenosos, como arsénico o formaldehido.

Otra opción mucho más sana y que tu perro seguro que apreciará serán los huesos de costilla de cerdo, pero no los cocines, ya que serán más duros y difíciles de digerir.

Cables y enchufes

Enseña a tu perro desde el primer día que los cables y los enchufes no son un juguete

Más que tragarse algún trozo del cable, el peligro inminente en este caso es la electrocución.

Asegúrate de que los cables no estén al alcance de tu perro hasta que aprenda a no tratarlos como un juguete. Cuando tengas tiempo para vigilarlo, deja que los olisquee y si hace el amago de morderlos ordenale “NO”. Repite esto hasta que el perro comprenda lo que le quieres decir.

Conclusiones

  • El juego es una necesidad básica del perro y lo ayuda a crecer sano y a tener un comportamiento adecuado.
  • Los juguetes estimulan su desarrollo y diversifican la rutina, haciendo del juego un momento divertido y relajante.
  • En primer lugar, nunca adquieras productos de mala calidad. Asegúrate de que los juguetes de tu perro están fabricados con materiales 100% naturales.
  • Siempre que sea posible vigila a tu perro mientras juega. Si tienes que dejarlo solo, asegúrate que los juguetes que tiene a su disposición son adecuados para la situación. Los juguetes dispensadores de comida, como los kong, son ideales.
  • Intenta jugar cada día con tu perro, aunque solo sea un rato. Así mantendrá el vínculo afectivo y tu perro será feliz.
  • Nunca permitas a tu perro jugar con un juguete desgastado o con objetos que no están pensados específicamente para él.
  • Lleva siempre un juguete contigo, así no tendrás que improvisar y ofrecer a tu perro cosas que no son juguetes adecuados para él.
  • Si sospechas que tu perro se ha tragado cualquier trozo de juguete, no dudes en acudir rápidamente al veterinario, la vida de tu amigo peludo puede estar en peligro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo