Los mejores juguetes para calmar a perros jóvenes cuando están solos en casa

Juguetes para perros
Los Mejores Juguetes Para Calmar A Los Perros Adolescentes Cuando Están Solos En Casa

La adolescencia canina es una etapa inevitable en la vida de todo perro. Algunos perros tendrán un comportamiento más racional, mientras que otros se volverán locos y harán todo lo posible por desafiar las reglas. 

Todo lo que les has enseñado hasta ahora, parece que se le ha olvidado de la noche a la mañana y puede que empieces a sentir cada vez más desesperación.

Dejarlo solo en casa supone todo un reto y el regreso puede estar cargado de sorpresas, ya sea por encontrar el sofá destrozado, ya sea porque tu perro se te echa encima como si no te hubiera visto en siglos. 

Si tú también te encuentras en una situación similar, no dudes en seguir leyendo este artículo para conocer mejor a tu joven cachorro, y poder solucionar de manera efectiva cualquier salida de tono.

En el mercado puedes encontrar multitud de juguetes, aunque debes saber cuáles son los mejores para tu perro dependiendo de sus gustos y necesidades particulares. A continuación encontrarás un lista con nuestro Top 10 juguetes y otros objetos que recomendamos para los perros jóvenes cuando están solos en casa.

1# - Juguetes dispensadores de comida

El kong es la opción clásica a la hora de escoger los juguetes con los que dejar a los perros solos. 

Se trata de un objeto de alargado con un agujero en su interior. La funcionalidad del agujero es servir como depósito de comida. Ya sean chuches o cremas, tu perro tardará un buen rato en sacar todo el contenido de su interior.

La goma dura con la que está fabricado el kong permite que los perros lo muerdan de mil formas diferentes sin que esto afecte su forma e integridad.

Sin embargo, si consideras que tu perro no le hace demasiado caso debido a su dureza del material, puedes adquirir el kong especial para cachorros, que no presenta tanta resistencia a la hora de ser masticado.

La ventaja de este fabricante es que ofrece productos adaptados a las necesidades de todo tipo de perros, desde perro pequeños, hasta perros gigantes.

2# - Juguetes para morder

Las pelotas de Dewel están creadas especialmente para satisfacer las necesidades de morder de los perros jóvenes. Se trata de un producto elástico y resistente.

Incluye dos pelotas fabricadas con caucho natural, no tóxico y que desprende un agradable olor a menta.

El material suave ayuda a masajear las encías del perro, a la par que ayuda a fortalecer los músculos de su mandíbula.

Gracias a las lamelas repartidas por toda la superficie de la pelota, tu perro mantendrá una buena higiene bucodental, previniendo la aparición de sarro.

Si quieres hacer del juego un momento mucho más atractivo para tu perro, puedes incluir también algunas chuches, tal como se muestra en la foto.

3# - Pelotas para perros

La pelota multicolor es el producto ideal para estimular los cinco sentidos de tu perro adolescente.

  • El exterior está diseñado con colores vivos y brillantes que atraen la atención de perro y le incitan a jugar con ella incluso cuando no hay nadie más en casa.
  • Cuando se acerque a ella, tu perro sentirá el olor de carne de vaca. 
  • Las sorpresas siguen cuando al empezar a morderla, tu perro note también el sabor de la carne.
  • Dentro de la pelota hay escondido un cascabel que emite un sonido cuando tu perro juega con ella.
  • La textura es un extra que estimula el sentido táctil del perro.

4# - Peluches para morder

Eetoys ofrece un juguete de peluche  bueno para perros jóvenes. 

La forma de animal de este juguete creará en tu perro la sensación de estar acompañado incluso cuando no estás en casa. Idealmente los perros deberían usarlo para dormir con él, sin embargo, y para tu tranquilidad, este juguete está creado a prueba de perros.

Tu perro puede jugar con este peluche mordiéndolo y sacudiéndolo, satisfaciendo así sus instintos predadores. El sistema de relleno mínimo permite que tu perro lo muerda con total tranquilidad, ya que incluso si lo rompe, tu casa no quedará hecha un desastre.

El sonido estimula y atrae a tu perro para que siga jugando. Las diferentes texturas de este juguete estimulan los sentidos. Y por último, la goma reforzada del centro del juguete está creada para resistir los fuertes mordiscos de cualquier perro adolescente.

El fabricante de este producto ofrece muchas variante de este tipo de juguete, por lo que puedes escoger entre varios colores y formas, adquiriendo el que mejor se adapte a las necesidades de tu perro.

5# - Cuerdas para perros

Surtido de 10 juguetes, principalmente de cuerda, diseñados para resistir a las mordidas de los perros.

El trenzado de las hebras de estos juguetes ayuda en el mantenimiento de la limpieza dental  de tu perro

En este práctico pack encontrarás juguetes interactivos, que chirrían o rebotan, para mantener a tu perro ocupado hasta tu regreso.

Los colores brillantes y variados atraen la atención de tu perro y le incitan a jugar.

Materiales naturales (nylon y algodón), no tóxicos, seguros y resistentes.

6# - Juguetes interactivos (sonido)

Pack de 6 bolas con pinchos para perros. Cada una de las pelotas tiene un color brillante, siendo distintas entre ellas.

Se trata del juguete interactivo perfecto, ya que al morderlas, cada una de las pelotas enciende la luz de su interior y empieza a emitir un sonido. Además, su material permite que reboten bien, lo cual encantará a tu perro.

La goma suave, no tóxica es ideal para permitir que tu perro muerda cuando cambia los dientes sin que se haga daño en las encías.

7# - Juguetes de inteligencia

Divertido juego de inteligencia para perros con mucha energía.

Este juguetes está compuesto por un contenedor de comida, un muelle y una ventosa.

El dispensador de comida es transparente, para permitir al perro ver las piezas de pienso en el interior. Cuando el juguete es movido, se encienden unas luces, que se alternan de rojo a azul, y suena un pequeño cascabel que hay en su interior. El conjunto de todo ello atrae a la mascota y le incita a buscar la manera de sacar los premios.

El muelle, fabricado con acero inoxidable, es elástico y resistente, sin embargo, el perro deberá golpear con un poco de fuerza el juguete para que se mueva y suelte algunos trozos de comida.

La ventosa es fácil de instalar, perfecta para suelos lisos, azulejos, madera o paredes de vidrio. Agarre extra fuerte.

La ventaja de este tipo de juguetes, además de entretener a los perros cuando no estás en casa, es que reduce su velocidad de ingesta, lo cual evita el ahogo y ayuda a tener una buena digestión. Por lo tanto, se trata de un juguete perfecto para perros con problemas digestivos, como gastritis, o para mascotas con algo de sobrepeso.

Para asegurarte de que tu perro sabrá usar correctamente este tipo de juguetes, las primeras veces que los dejes a su disposición, debes guiar el juego y hacer entender cuál es su propósito.

8# - Alfombras olfativas

Las alfombras olfativas son una excelente manera para permitir que tu perro adolescente se mueva y se relaje incluso estando en casa. 

Never-hu ofrece varias opciones de alfombras olfativas, con diferentes colores y tamaños, para elegir la que mejor se adapte a los requerimientos de tu perro. Esta alfombra en concreto mide 100 x 70 cm, lo que la hace perfecta para todos los perros. Sin embargo, si prefieres otro tamaño, también lo puedes encontrar.

Está compuesta por múltiples compartimentos. Su principal cometido es albergar pequeñas chuches que tu perro ha de encontrar utilizando su nariz. Gracias a esta práctica, las mascotas entrenan y agudizan su sentido olfativo, siendo estimulado de esta manera también su instinto de búsqueda.

Tu perro estará ocupado un buen rato buscando todos los premios que hayas escondido en la alfombra.

Hecho con vellón polar anto-bolitas. Puede ser lavado tanto a mano como en la lavadora.

Por poner un contra, necesitaría algún material antideslizante en la parte baja.

9# - Lanzador automático de pelotas

El lanzador automático de pelotas es un aparato útil y sencillo de utilizarLo único que tienes que hacer es escoger la distancia de lanzamiento y (tras entrenar a tu perro), dejar que juegue con él mientras estás fuera de casa.

El funcionamiento es sencillo, tu perro solo debe dejar caer la pelota en el orificio que hay en la parte superior del aparato. Cuando la pelota toca la paleta que hay en la parte baja, es disparada hasta 3 metros de distancia. En ese momento, otro mecanismo suelta unas cuantas bolitas de pienso*, que refuerzan el buen comportamiento del perro. 

Gracias a su sistema que utiliza la gravedad y el peso de la pelota, no es necesario el uso de electricidad.

Incluye una pelota de tenis de 6 centímetros de diámetro. Sin embargo, te recomendamos utilizar otras pelotas que sepas que son adecuadas para la nueva dentadura de tu perro.

*Las bolitas de pienso no vienen incluidas en la compra de este artículo.

10# - Rampa para perros

La rampa para perros es una herramienta ideal para ayudar a tu perro adolescente a subir y bajar de los sofás y camas sin que se caigan. 

Aunque no lo parezca, tu perro también lo puede utilizar como un juguete, ya que en las innumerables carreras de los jóvenes, la rampa puede ser un buen obstáculo que añada más diversión al juego.

La estructura cuenta con tres alturas ajustables. Es muy ligera y compacta, pero aguanta el peso de un perro de hasta 40kg.

Cuando no la uses puedes plegarla y guardarla fácilmente.

¿Qué es la adolescencia canina?

La adolescencia de los perros, al igual que en los seres humanos, es solo una etapa de desarrollo más en la vida de tu mascota. Esta suele ser la edad más difícil de los perros, dada su falta de autocontrol repentina

Los propietarios no suelen comprender el por qué del comportamiento de sus perros. Es desconcertante ya que físicamente, el perro es un adulto, sin embargo, su faceta emocional y su comportamiento todavía siguen siendo los de un cachorro.

En cuanto al tiempo que dura la adolescencia canina, depende del tamaño de tu perro. Por lo general, a más pequeño el perro, antes llega a la madurez. Para que lo comprendas mejor, los perros grandes, tardan más tiempo en desarrollar completamente sus huesos, de ahí la prolongación de la etapa adolescente en su caso.

Por ello, las razas de perros pequeñas suelen comenzar antes su periodo de pubertad, hacia los 5 meses, y ya hacia los 8 ser completamente maduros. En perros grandes, la adolescencia llega entre los 6-8 meses y dura hasta los 12-18 meses de vida. Sin embargo, no existe una cronología exacta y cada perro tiene su propio ritmo.

Aunque hasta ahora el crecimiento de tu perro te haya parecido muy rápido, cuando acabe esta etapa el proceso de envejecimiento se ralentizará. A partir de los dos años tu perro comenzará a relajarse, adoptando un comportamiento más calmado. Además, si sabes manejar bien los contratiempos durante la adolescencia, es más que probable que tu perro sea un ejemplar sano, en todos los sentidos.

La adolescencia suele ser la etapa más problemática de los perros. El cachorro ya no será esa bolita de pelo tierna e inocente, que te sigue a todas partes y se desvive por hacerte feliz. 

En el cuerpo de tu perro está teniendo lugar una revolución hormonal, que conlleva consigo cambios fisiológicos y psicológicos. No tiene por qué darse con la misma intensidad en todos los casos, sin embargo, sí que hay importantes cambios de comportamiento (generalmente problemáticos), incluso en el caso de perros muy tranquilos.

Durante estos meses, tu perro desarrollará su personalidad y su carácter, por ello, el desafío constante y la puesta en duda de todo lo que les rodea a completamente normal. Es importante que tengas cuidado y refuerces los comportamientos positivos, para transmitir confianza y seguridad a tu perro, de esta manera, tendrá un desarrollo sano y adecuado. 

En el caso de que su comportamiento se salga de control y no sepas cómo reaccionar, es mejor que acudas a un veterinario, que sabrá darte consejo profesional y adaptado a tu caso. Casi todos los problemas tienen una base emocional. No dejes de prestarles atención, ya que su manifestación durante esta etapa es clave para determinar cómo será el comportamiento de tu perro el resto de su vida.

Por lo tanto, el cambio hormonal, el desequilibrio emocional y la falta de autocontrol son los principales factores que influyen en la radical transformación de la conducta habitual de tu perro. Recuerda estos datos para saber qué está ocurriendo con tu perro en cada momento. Intenta entender y comprender a tu perro, y, sobre todo, no te crees falsas expectativas.

Los perros son animales que viven pocos años en comparación con los seres humanos, por lo que la duración de sus etapas vitales son proporcionales. La adolescencia de los perros no suele llegar a durar más de un año. Ten paciencia y atiende bien las necesidades de tu perro. Al final todo pasará y con el tiempo tu perro volverá a tener un comportamiento normal.

¿Cómo es el comportamiento de los perros jóvenes?

Los perros jóvenes sufren frecuentes problemas de comportamiento que los lleva a tener conductas poco deseables. Incluso los perros más mansos suelen mostrar parte del potencial de su incipiente carácter y ser impertinentes en algunas ocasiones.

Algunos de los problemas de comportamiento más frecuentes que tienen los perros durante su etapa adolescente son:

Destructividad

Los perros adolescentes ya han alcanzado el punto máximo de su madurez física, sin embargo, aún no saben controlar con exactitud sus extremidades. Sus movimientos son torpes, sin embargo, la fuerza es mucho mayor que cuando eran cachorros y no saben controlarla del todo. 

Ya sea por accidente, ya sea por voluntad propia y teniendo como excusa su instinto exploratorio, los perros utilizan sus habilidades mejoradas para destruir todo lo que se encuentra en su camino. 

Frena los excesos, pero no impidas a tu perro que siga explorando. Deja que descubra sus propios límites. Para ello puedes utilizar diferentes juguetes con los que tu perro podrá medir su fuerza, y así, ambos saldréis ganando.

Las principales herramientas de investigación de tu can son la boca y las garras. Los perros, especialmente durante su adolescencia aman morder y arañar el suelo, las puertas, el sofá o cualquier otro objeto que les llame la atención. Es muy habitual que el Síndrome de pica aparezca en estas situaciones, sobre todo en perros que tienen que estar solos en casa cuando sus propietarios van a trabajar.

Una posible explicación de la obsesión que tienen los perros jóvenes por morderlo todo puede ser el reciente cambio de dientes, con el consiguiente comezón en las encías. Para aliviar su dolor, el instinto los lleva a morder y masticar cualquier cosa que esté a su alcance.

Hiperactividad

El exceso de energía en los perros jóvenes es la característica imprescindible de esta etapa. Correr descontroladamente de un lado a otro está a la orden del día. Los pequeños accidentes por falta de coordinación entre las patas o por calcular mal las distancias también son de lo más común.

Es normal que tu perro siga teniendo mucha energía, aún saliendo varias veces al día. Conductas como echar carreras sin sentido por la casa o saltar a lugares absurdos no debe sorprenderte.

Es muy probable que cuando vuelvas a casa después de estar fuera varias horas, tu perro te salta encima, muerde tu ropa o ladra sin parar. Relájate y haz caso a tu perro solamente cuando esté más calmado. Generalmente, tu perro actúa en consecuencia de los estados de ánimo que le transmites. Si tú mantienes un comportamiento relajado, tu perro se comportará igual.

Es importante que sepas cómo manejar este tipo de comportamientos, ya que si no se corrigen a tiempo, pueden derivar en un trastorno, y llegar a convertirse en ansiedad por separación crónica, que es realmente difícil de tratar. 

Agresividad

Los comportamientos bruscos como tirar de la corea, ladrar a la gente o atacar a otros perros suelen comenzar a manifestarse durante la adolescencia. La irritabilidad y el mal humor también suelen hacer acto de presencia.

La reactividad será más frecuente y tu perro saltará a la mínima. Generalmente los machos suelen ser los que más presentan estos cambios de conducta, aunque algunas hembras no se quedan atrás. 

En la mayoría de los casos la agresividad suele aparecer con la intención inconsciente de demostrar quién es el más fuerte, y por lo tanto, el que merece dominar el lugar. La necesidad de protección de los recursos suele ser la responsable de impulsar este comportamiento territorial. Sin embargo, los miedos, ya sea por falta de socialización o a causa de malos tratos, también conducen a comportamientos agresivos.

La llegada de los cambios hormonales y del desarrollo sexual hace que tu perro tienda a buscar relacionarse con otros miembros de su misma especie. Los enfrentamientos con los amigos del mismo sexo o la conquista de los perros del sexo contrario se convertirá en una rutina cada vez que salgáis a la calle. Para permitir el correcto desarrollo de tu perro, debes permitir este tipo de relaciones, además de fomentar la socialización de tu can a diario.

Este nuevo estado hace que tu perro tenga apetito sexual y quiera montar todo lo que pase por su camino, desde otros perros, hasta piernas humanas, pasando por peluches y almohadas. Esta fase forma parte de su desarrollo y es normal que quiera experimentar y buscar satisfacer sus necesidades.

En caso de que sus deseos sexuales no queden satisfechos, es probable que tu perro desarrolle un trastorno conocido como satiriasis. Esto puede ser un problema bastante molesto e impúdico, que consiste en la manifestación constante del apetito sexual, irrefrenable y exagerado. 

Falta de obediencia

El desarrollo de la personalidad y del carácter hacen que el perro empiece a poner en duda todo lo que estaba claro hasta entonces. Su comportamiento se vuelve más terco y desafiante. 

Durante esta etapa, los jóvenes dejan de hacer caso siempre que se les dice algo, para obedecer solamente cuando lo consideran conveniente. De repente “olvida” comandos que hasta entonces ejecutaba sin pensar. 

La concentración ya no se encuentra entre sus habilidades. Hacer que te escuche será toda una odisea, ya que para tu perro hay asuntos más importantes que atender, como perseguir el reflejo de tu móvil o ladrar a las palomas.

El orgullo que tu perro desarrolla durante esta etapa, le lleva a querer más independencia, esto a su vez, conducirá a tu perro a tener conductas de evasión, queriendo alejarse de ti o escapar cada vez que se le presente la ocasión. No te exasperes y déjales su espacio para conocerse mejor a sí mismos y al mundo que les rodea, pero sin dejar de vigilar sus acciones. Una vez que pase esta etapa, el comportamiento de tu perro de estabilizará.

Falta de autocontrol

La mayor condición física y la autoestima que les proporcionan las hormonas, hacen que los perros se sientan muy seguros de sus actos. De esta manera, no piensan dos veces antes de hacer algo. 

Controlar los impulsos ya no está entre sus prioridades. Dan rienda suelta a sus instintos. Aún sabiendo que no deben hacer algo, lo hacen y punto. 

Volver a hacer sus necesidades en casa o morder de repente el mando es algo habitual. Tal vez debas salir más tiempo con tu perro o proporcionale más ejercicios para que gaste el exceso de energía. 

Otros problemas de comportamiento

Olvidar de repente dónde tiene que hacer sus necesidades es algo habitual. Los perros suelen defecar u orinar en casa seguramente con la intención de marcar su territorio. 

Sus nuevos hábitos, que cambian de la noche a la mañana hace a los perros adolescentes seres impredecibles que pondrán a prueba tus nervios y tu autocontrol en más de una ocasión.

Las alteraciones químicas y físicas que experimentan los perros durante su juventud, afecta a su forma de ser, al menos hasta que consiguen sentar las bases de una conducta equilibrada y saludable. Para ello tienes que ayudarle y apoyarle en todo momento, incluso cuando no estás en casa.

En ninguno de estos casos lo castigues, ya que tu perro no lo comprenderá y las cosas solo se pondrán peor. Intenta calmarte y transmitirle tu calma. Si no sabes qué hacer, busca lo antes posible la ayuda de un profesional especializado en etología canina, sus conocimiento sobre el comportamiento animal te ayudarán a resolver los problemas de conducta de tu perro. Si tomas a tiempo las medidas necesarias, conseguirás prevenir y evitar posibles problemas de comportamiento graves.

El abandono nunca es una solución. Es normal que en algunos momentos sientas desesperación ante el comportamiento de tu perro, pero siempre hay una solución si estás dispuesto a ser empático y a intentar comprender por lo que está pasando tu perro.

¿Cómo mantener el buen comportamiento de un perro joven cuando se queda solo en casa?

Teniendo en cuenta que los perros jóvenes son un terremoto rebosante de energía, mezclado con rebeldía en su máximo esplendor, no puedes pretender encontrar tu casa impoluta si lo has dejado varias horas solo.

Aunque parezca una misión imposible criar a un perro joven, y más difícil aún, estar tranquilo cuando tu perro se queda solo en casa, en realidad sí que hay múltiples formas y soluciones para impedir que tu perro se vuelva “loco”.

Paseos de calidad

Salir con el perro varias veces al día es un requisito imprescindible para todo tutor de mascotas que se precie. Los paseos, en el caso de los perros jóvenes deben ser frecuentes y de calidad. Para ello no vale simplemente con sacarlo a la calle para que haga sus necesidades, sino que es necesario que le dediques tiempo y también le ofrezcas espacio para explorar el mundo libremente.

Tu cachorro adolescente no debería llegar a estar más de 6 horas encerrado en casa sin salir. En algunos lugares como Barcelona, dejar a un perro solo en casa durante 12 horas seguidas es motivo de sanción y puede costarte una multa de entre 600 y 6.000€. Para evitar semejante sorpresa, si sabes que vas a estar fuera de casa más tiempo, puedes contratar una persona o pedir a un conocido que te ayude con tu perro.

Los momentos de paseo son beneficiosos desde muchos puntos de vista, tanto para tu perro como para ti. En primer lugar, si los paseos son largos y el perro puede hacer todas las deposiciones que necesite, tu casa estará a salvo de defecaciones y orines.

Permite que tu perro explore. Tanto si lo llevas con correa, como si lo dejas suelto en parque especiales para perros, tu perro podrá descubrir nuevos olores, agudizando así su sentido olfativo.

Encontrarse con otros perros le permitirá socializar y aprender de sus congéneres. Relacionarse con otros miembros de su misma especie le proporciona una buena base para mantener el equilibrio mental que tienen los perros sanos.

Es recomendable que cambies las rutas de paseo cada poco tiempo. Así tu perro conocerá a más perros y personas, acostumbrándose a socializar también con desconocidos y no inhibirse cuando se trata de relacionarse con gente nueva.

Además, si pueden estar sueltos, los perros correrán unos detrás de otros, poniendo a prueba sus capacidades físicas. Gracias a esto gastarán muchísima energía y luego estarán más tranquilos en casa. Pasando gran parte de su tiempo descansando y durmiendo para reponer fuerzas. Un perro cansado es menos propenso a dar problemas en casa.

Jugar con otros perros ayudará a tu perro a reforzar sus habilidades referentes al lenguaje canino, además de permitirle aprender a controlar su mordida a través de los límites que impondrán los otros perros. Como consejo, te recomendamos que busques compañeros de juegos más cercanos a la edad de tu perro. Los perros más mayores suelen ser menos tolerantes con los cachorros y sus castigos serán más severos en caso que tu perro se pase de la raya. Sin embargo, sus lecciones son de vital importancia para que tu perro aprenda a controlarse y a respetar el espacio de los demás.

En el caso de que visites algún lugar en el que no haya otros perros, debes ser tú el que juegue con el pequeño peludo. Estos momentos son ideales para fortalecer el vínculo afectivo que existe entre vosotros. Aunque esto no significa que si se encuentra con otros perros no debas prestarle atención. Tu perro necesita dedicación constante y no debes pensar que por ser mayor no necesita tanto cariño ni tantos mimos. Es normal que cambien los requerimientos de tu adolescente, sin embargo, debes seguir invirtiendo tiempo de calidad para mantener una buena relación con tu perro.

Mediante el juego es como tu perro aprenderá a confiar en ti y a hacerte caso sin que tengas que insistir demasiado. Pasar tiempo con el perro también te permitirá a ti conocerlo y descubrir de primera mano los cambios que está experimentando.

Si prestas atención a sus reacciones, a las posturas de su cuerpo y las situaciones que le hacen responder, podrás estar alerta y buscar una solución antes de que aparezca un problema que comprometerá la convivencia del perro en familia.

Entrenamiento

Para enseñar a un perro a estar solo en casa sin que tenga comportamientos inadecuados, puedes entrenarle a soportar mejor la soledad. Sí, has leído bien. A los perros se les puede educar para que estén solos manteniendo el equilibrio emocional hasta tu regreso a casa.

Es preferible que mantengas la rutina de adiestramiento desde que tu perro es cachorro, y si hasta ahora no lo has hecho, es el momento exacto para que comiences a hacerlo. Recuerda que el aprendizaje es una carrera de fondo que debes atender todos los días.

Sin embargo, has de tener en cuenta que los perros adolescentes necesitan estímulos constantes, por lo que la mejor manera de mantener su atención concentrada en ti, es preferible que las sesiones de entrenamiento no duren más de 10 minutos cada una.

Otra técnica para hacer más divertido el momento formativo, es que aproveches los tiempos de juego, así tu perro estará relajado, por lo que la recepción de las órdenes será más efectiva. En nuestra “Guía para entretener a mi perro en casa cuando me voy a trabajar” te explicamos paso a paso lo que tienes que hacer para enseñar a tu perro a estar solo.

Soluciones artificiales

La rebeldía que demuestran los perros durante su adolescencia saca de quicio a más de un propietario. Por ello, muchas personas deciden tomar decisiones más drásticas que vas más allá de intentar hacer al perro entrar en razón.

La castración es el método más conocido. No debes confundir con la esterilización, que al ser menos invasiva y no afecta tanto a la producción hormonal. 

La castración consiste en la extirpación de los testículos o de los ovarios mediante una intervención quirúrgica. Con ello se elimina también la producción de las hormonas sexuales. 

En machos, el cese de la producción de la testosterona tiene efectos directos sobre su apetito sexual y sobre su carácter dominante. La agresividad se reduce drásticamente y los comportamientos de autosatisfacción, como la monta de almohadas o piernas humanas deja de ser un problema.

En hembras también hay multitud de beneficios a nivel orgánico, como la prevención de tumores mamarios, la eliminación de la pseudogestación (también conocido como embarazo psicológico), o, la desaparición completa del celo. Además de una mejora considerable del carácter.

La parte negativa de la castración reside en una mayor predisposición a padecer obesidad o la posible aparición de hipotiroidismo, además de otros problemas derivados de estas enfermedades. Por otra parte, es mejor que dejes que tu perro complete su desarrollo físico y emocional antes de castrarlo. Las hormonas juegan un papel fundamental en este proceso, por lo que si pretendes castrar a tu perro, es mejor que esperes a que llegue a la etapa adulta. 

El uso de feromonas artificiales es otro método al que recurren las personas que no disponen del tiempo o de la paciencia suficiente para educar a los perros. 

De forma resumida, las feromonas sintéticas son una copia hecha de las hormonas que producen las perras durante el periodo de lactancia. Su principal objetivo es apaciguar a los cachorros, reduciendo su ansiedad y haciendo que se calmen.

El efecto de las feromonas artificiales funciona tanto en cachorros como en perros adultos. En el caso de los perros adolescentes, esta sustancia es un tratamiento complementario para situaciones de ansiedad, estrés, miedos, agresividad o trastornos relacionados con la separación.

Otra importante ventaja del uso de feromonas es la completa ausencia de efectos secundarios. También sirve para prevenir posibles problemas de comportamiento, en el feliz caso de que tu perro no tenga malos hábitos. Además, se trata de una solución de fácil aplicación que no suponen ningún esfuerzo por parte del propietario, ni tampoco molestias para el perro.

Es importante que sepas que las feromonas por sí mismas no tienen ningún efecto milagroso sobre el comportamiento de tu perro. Se trata más bien de un complemento que ayuda a acelerar los procesos de reeducación del perro.

Te recomendamos que intentes encontrar algún hueco en tu agenda para dedicarlo a la educación de tu perro. Los métodos artificiales son solo una manera de maquillar los malos comportamientos, pero el problema sigue estando latente.

Enriquecimiento ambiental

Si tu perro va a estar mucho tiempo solo en casa, es mejor que prestes atención al ambiente que lo rodeará durante tu ausencia.Algunos aspectos importantes que debes tener en cuenta son los que se detallan en los siguientes párrafos.

Dejar una temperatura adecuada. Si ronda unos 20ºC, tu perro estará más que contento. Intenta dejar una buena ventilación. Y si tienes terraza, asegúrate de dejarle un acceso libre, pero siempre que puedas asegurar la barandilla para que tu perro no la sobrepase. En ningún caso debes dejar a tu perro encerrado en la terraza, ya que es muy probable que llegue a sufrir un golpe de calor.

Asegúrate de que tu adolescente tenga agua a su disposición en todo momento para evitar posibles deshidrataciones. Los dispensadores automáticos de agua son muy buena opción para asegurarte de que tu perro tiene agua fresca y limpia.

La comida tampoco debe faltar, aunque has de estar alerta y vigilar la conducta de tu perro. Si dejas demasiado alimento y tu perro tiene mucho apetito, como suele ocurrir con razas grandes, es probable que tu perro llegue a sufrir por causa del sobrepeso, o, incluso de obesidad. Por otra parte, en caso de que tu perro sufra ansiedad por separación, puede darse el caso de que no coma nada mientras no estás. Busca las causas de este comportamiento y corrígelo antes de que tu perro llegue a sufrir a causa de una anorexia.

Para evitar que tu perro se sienta extremadamente solo, puedes dejar encendida la radio o la televisión. Siempre a un volumen adecuado. El sonido de fondo ayudará a mitigar la soledad y a hacerla más llevadera. Unas luces encendidas también le puede tranquilizar, dándole la impresión de que hay alguien más con él.

Para asegurarte de que tu perro no sufra atragantamiento o asfixia, pon en un lugar seguro los objetos pequeños que puedan estar al alcance de tu can. Los cables durante esta etapa son todo un manjar para los perros. Escondelos y evitarás problemas de electrocución.

Generalmente, los perros que están más cansados y tienen un comportamiento adecuado, suelen dormir o descansar mientras tú estás fuera de casa. Proporciona a tu perro una cama adecuada a sus necesidades, ni demasiado abultada, para no agobiarle, pero tampoco muy fina, para prevenir que el frío del suelo llegue hasta él.

El sembrado, que significa repartir chuches por la casa es una buena técnica para hacer que tu perro se mueva y explore por la casa, entrenando su olfato y manteniendo un buen comportamiento a la vez. 

Otra manera para estimular la inteligencia de tu perro adolescente y ofrecerle nuevos ambientes de exploración, es moviendo pequeños elementos de mobiliario de su sitio. Por ejemplo, puedes cambiar de sitio las sillas, traer butacas de otras habitaciones o cualquier objeto que tengas por casa. Tu perro estará un buen rato entretenido explorando la nueva distribución de la casa.

La adolescencia suele ser la peor etapa de los perros. El descontrol y la destrucción de los objetos de casa es muy habitual. Los juguetes mordedores son de gran ayuda para prevenir este tipo de comportamientos. 

Toma las precauciones necesarias

No castigues a tu perro, ya que la cabezonería propia de los adolescentes puede volverse en tu contra. La manera de enseñarle cómo debe comportarse es a través del refuerzo positivo, premiando las buenas conductasEso sí, intenta evitar dentro de lo posible las chuches para prevenir un perro con ansiedad, sobreexcitación y tensión. La mejor manera de hacer entender a tu perro que ha hecho algo bien es a través de caricias y palabras cariñosas

Disfruta junto con tu perro de la etapa de la adolescencia, al fin y al cabo, tan solo es un periodo más del ciclo de la vida. Si sabes manejar con calma y paciencia la situación, el vínculo con tu perro no puede más que mejorar. En caso de que pierdas la paciencia y no sepas cómo tratar a tu perro de la manera adecuada, es muy probable que la relación con tu perro se deteriore gravemente. Tú decides.

También debes ser capaz de comprender las razones que causan el nuevo comportamiento de tu perro. Sobre todo, debes saber evitar crear falsas expectativas. No demandes a tu perro comportamientos que debido a su corta edad es incapaz de comprender. Deja que tu perro siga siéndolo, pero controlando sus actos en todo momento, para evitar excesos. La experimentación de primera mano es lo que les permite crear su propia personalidad, aprender autocontrol y tener un comportamiento sano en la edad adulta.

Es mejor que tomes las medidas cautelares a tiempo antes de que no haya vuelta atrás. Si no sabes qué hacer en determinadas situaciones, ya que los problemas de comportamiento suelen ser difíciles de corregir, siempre puedes pedir ayuda a los profesionales. Existen educadores caninos, etólogos especializados en comportamiento animal o el mismo veterinario al que sueles ir para poner las vacunas anuales a tu perro. 

¿Por qué es importante el juego para los perros jóvenes?

El juego es imprescindible para los perros a lo largo de toda su vida. A través de las actividades lúdicas los perros reciben un desarrollo adecuado tanto físico como mental. Para asegurarte de que tu perro tiene una vida sana, debes proporcionarle al menos una ración diaria de juego.

Hay varios tipos de juego, para que el perro pase el tiempo en solitario, juegos para estar con otros perros o juegos que puedes compartir con tu perro. 

También debes tener en cuenta cuál es el objetivo final de cada juego para saber cuál es mejor para cada situación. Algunos son destinados a la estimulación mental y al desarrollo de la inteligencia del perros; otros están pensados para que el perro haga ejercicio físico y descargue toda la energía que acumula durante las horas que está en casa sin hacer nada; mientras que ciertos juegos pretenden incitar a los perros a utiliza su olfato para agudizarlo. 

Gracias a los juegos, puedes aprovechar los momentos de diversión y entretenimiento para educar al perro. Al creer que tus comandos son parte del juego, tu perro te obedecerá siempre y cuando las órdenes sean acordes a su capacidad de comprensión. Estos momentos también son ideales para fortalecer la relación que existe entre vosotros.

La estimulación que proporcionan las actividades recreativas para los perros es ideal para prevenir el desarrollo de posibles malos comportamientos. Si tu perro está entretenido, es menos probable que encuentres tu casa destrozada al volver de un salida.

Por lo que puedes ver, el juego tiene multitud de beneficios tanto para ti como para tu perro. No prives a tu mascota de unos momentos de diversión al día, independientemente de su edad. Si se trata de un perro jóven, la necesidad de juego se hace más imperiosa aún. La falta de juego puede tener consecuencias nefastas sobre la conducta de tu perro.

¿Por qué son importantes los juguetes para perros?

Los juguetes para perros tienen un papel importante, especialmente si tu perro se encuentra solo en casa y no estás tú para jugar con él. Son un buen enriquecimiento ambiental para que tu perro no caiga en depresión.

El propósito principal de los juguetes es entretener y hacer el momento de ocio más divertido para los perros. Otro tanto muy valorado es su poder de mantener ocupados a los perros, tiempo en el cuál tu casa estará a salvo. También son ideales para acompañar a tu perro hasta tu regreso. 

Los juguetes, además, desarrollan la inteligencia y los sentidos de tu perro. Los juegos interactivos estimulan el intelecto de tu can, desafiándolo. Tu perro tendrá que encontrar la manera de mover piezas del juguete para llegar finalmente al premio que se encuentra en su interior.

No escatimes en juguetes específicos para tu mascota. Un buen juguete puede marcar la diferencia en el camino hacia el buen comportamiento. 

¿Cómo elegir el mejor juguete para un perro joven?

Elegir el juguete adecuado no es tarea fácil. Debes conocer los gustos de tu perro y las aptitudes físicas que más le gusta entrenar. También debes conocer su forma de jugar y sopesar el grado de destructividad del que es capaz.

En el caso de los perros adolescentes, debes tener en cuenta que están en la peor etapa de la vida. Son muy destructivos y aman morder todo lo que se pone delante de ellos. Por otra parte, todavía no controlan la potencia de su mordisco, por lo que es muy probable que apliquen toda su fuerza en cada mordida que dan. 

Teniendo esto en cuenta, los mejores juguetes que puedes elegir para tu perro son aquellos destinados a ser mordidos y masticados. El material con el que estén fabricados debe ser resistente y no romperse con facilidad. Puede que vaya siendo hora de sustituir los peluches viejos por otros más capaces de resistir las embestidas de tu pequeña fiera.

Los juguetes que proporciones a tu perro deben ser específicos para él. Ten cuidado ya que no cualquier objeto es adecuado para tu perro. La diferencia entre juguetes específicos y juguetes para niños o botellas de plástico, reside en el diferente grado de resistencia de estos.

Un juguete que no está diseñado especialmente para la fuerza que tiene la mandíbula de un perro, quedará hecho pedazos en pocos segundos. Si los perros no tuvieran el Síndrome de pica no pasaría nada. El problema es que los perros, al menos, la gran mayoría, tienen la necesidad de tragarse cualquier objeto o sustancia que esté a su alcance, incluso sabiendo que no son comestibles.

Debes prestar atención a la dureza de los juguetes que escoges para tu perro adolescente. Ten en cuenta que tu perro está cambiando los dientes, por lo tanto, no sabe utilizarlos completamente. Busca juguetes que sean adecuados para masajear sus encías y proteger sus dientes. Evita pelotas de tenis, que están compuestas por fieltro sintético, el cual tiene un efecto de lija sobre los dientes de tu perro.

El tamaño de los juguetes es otro factor importante. Dependiendo de la raza de tu perro, este puede ser enano o gigante. Ten cuidado y sentido común. Si un juguete es demasiado grande para tu perro, es muy probable que no sea capaz de jugar con él, y consiguientemente lo habrás comprado para nada. En el caso de que un juguete sea muy pequeño, es posible que tu perro se lo trague, ya sea de manera intencionada o accidentalmente. No te arriesgues a que tu perro sufra un episodio de asfixia. Compra juguetes que tengan el mismo tamaño que la boca de tu perro.

También es importante que prestes atención a que los materiales utilizados para los juguetes sean naturales, dentro de lo posible,  y no sean tóxicos. Para más información sobre este tema, puedes consultar nuestro artículo: “Juguetes malos para perros: todo lo que debes saber”.

Cómo mantener activo el interés de tu perro adolescente por los juguetes cuando no estás en casa

Debido a los vertiginosos cambios que están ocurriendo en el cuerpo de tu perro, es normal que su concentración esté alterada y no preste demasiada atención a los juguetes que le des. El aburrimiento suele aparecer rápidamente. 

Los juguetes con sonido, varias texturas e incluso varios colores son perfectos para entretener a tu perro por un tiempo. Si estos juguetes incluyen además chuches, puedes estar seguro de que tu perro adolescente no les quitará el ojo, o mejor dicho, la boca de encima.

Un truco útil es tener varios juguetes que puedes rotar cada pocos días. De esta manera, los juguetes que no estaban disponibles se convertirán en una novedad cada vez que tu adolescente los vea.

Conclusiones

La adolescencia canina no es más que otra etapa en la vida de los perros. Puede que sea menos llevadera que las demás debido a los repentinos cambios de comportamiento de tu perro. Sin embargo, no debes desesperarte, ya que sobre los dos años tu perro ya entrará en una etapa más relajada.

Los principales problemas que suelen dar los perros adolescentes son destrozos y falta de obediencia. Estudiando tu caso concreto, tu veterinario sabrá qué recomendarte para ayudar a tu perro a volver a tener una conducta sana.

Existen muchas soluciones para salvaguardar la integridad de tu casa mientras dejas a tu joven adolescente solo. Dar paseos de calidad, enseñarle a estar solo o invertir en enriquecimiento ambiental. Las precauciones no están de más. Como último remedio puedes acudir a la castración, aunque es recomendable que esperes a que tu perro se desarrolle completamente antes. 

El juego es imprescindible en la vida de los perros por un sinfín de motivos. Los juguetes aseguran que tu perro se entretenga jugando hasta tu regreso a casa.

Para elegir los mejores juguetes, debes conocer a tu perro y sus necesidades. Los perros adolescentes necesitan principalmente juguetes para morder, por lo que el material del que deben estar fabricados sus juguetes ha de ser resistente a la par que cuidar la salud de la nueva dentadura de tu perro. 

Rotando los juguetes de tu perro varias veces a la semana, conseguirás mantener su atención alerta y evitar que se aburra de ellos.

Para facilitarte la búsqueda, aquí te proponemos 10 juguetes y objetos que puedes utilizar para entretener a tu perro joven mientras no estás en casa.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

3 comentarios

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo