Adiestramiento del perro

Cómo pasear a un perro sin correa y que no escape

Foto de un perro paseando sin correa junto a su dueña

Los paseos en compañía de tu perro son un momento muy agradable para ambos. Ayudan a que el perro gestione el estrés y esté tranquilo, lo mantienen saludable y son muy importantes en su adiestramiento. Además, se crea un vínculo muy fuerte entre los dos.

Aunque por la ciudad la ley establece que los perros deben ir con correa, a menudo saldréis por lugares dónde te gustará soltarle, para que haga más ejercicio, además de entrenarle a caminar a tu lado sin salir corriendo. Todo esto se logra con un buen adiestramiento canino.

Las órdenes básicas que tu perro debe conocer antes de pasear sin correa

Antes de soltar a tu perro, deberás haberle enseñado algunas órdenes básicas, entre ellas:

  • Sentarse
  • Levantarse
  • Detenerse
  • Acudir a tu llamada

Si tu perro aún no tiene bien asimiladas estas órdenes, no lo sueltes, ya que podría salir corriendo o escaparse y si no acude a tu llamada, quizás te resulte difícil recuperarlo.

Antes de pasear a tu perro sin correa, debes acostumbrarlo a hacerlo con ella

El uso de la correa en los primeros paseos es fundamental para que tu perro se acostumbre a pasear a tu lado, sin dar tirones y sin que se escape. Mediante el uso de la correa, le enseñarás a no prestar atención a los diferentes estímulos que se encontrará por el camino, así como a obedecer tus órdenes y pasear a tu altura, parando, sentándose y caminando cuando tú se lo ordenes. No lo sueltes hasta que camine sin dar tirones a la correa.

Las primeras veces que lo sueltes, hazlo en algún lugar seguro y tranquilo, como un parque con poco ajetreo y sin muchas distracciones. Al principio, llévalo con una correa de entrenamiento, que puedas alargar para que tu perro note que se afloja la tensión y aprenda a controlar la situación. Déjale que se aleje y oblígale a volver a tu lado hasta que lo haga naturalmente. Posteriormente, podrás soltar la correa.

Cuando se aleje de ti, déjale que lo haga sin perderlo de vista y a continuación, llámalo. Cuando te obedezca, ofrécele un refuerzo positivo, como una golosina. Al principio, dásela siempre. Al cabo de un mes, vete reduciendo las veces que se la das, hasta que el perro vuelva ante la orden sin esperar nada a cambio.

Poco a poco, podrás ir ampliando el espacio y llevarlo a lugares con más gente y con otros perros. No le quites la correa a no ser que estés en un espacio seguro.

Mi perro se escapa cuando lo suelto, ¿qué puedo hacer?

Perro sentado en la hierba despues de oir la orden de su dueña para que se siente

Si tu perro se escapa cuando lo sueltas, es que no lo has adiestrado bien. Es fundamental practicar primero las órdenes básicas para asegurarte de que puedes pasear con tu perro sin correa y sin peligro. Hay artículo, videos y libros que te pueden enseñar lo básico del adiestramiento canino.

Tu perro debe obedecer automáticamente órdenes como sentarse, quedarse quieto o acudir a tu llamada antes de que te arriesgues a llevarlo suelto. Recuerda que es más difícil que un perro obedezca las órdenes en el exterior, donde se encuentra con infinidad de estímulos, que en casa. Por ello, tras lograr la asimilación del adiestramiento en casa, deberás practicar fuera con una correa larga, en un lugar tranquilo, y con golosinas para premiar a tu perro cuando lo haga bien.

Las primeras veces que lo sueltes, hazlo en un entorno vallado y seguro, dónde puedas controlarlo, y practica las órdenes sin la correa, felicitándole cuando obedezca tus órdenes. Practica mucho el “quieto” y el “ven”.

Si aún así se escapa, no corras tras él, pues lo considerará un juego y correrá aún más. Quédate quieto y llámalo con una voz fuerte, sin gritar. Utiliza las órdenes “quieto” y ven”, no le llames veinte veces por su nombre, porque acabará por no hacer caso. Si se para y no vuelve, date la vuelta y haz que te vas, sin perderle de vista. Generalmente, te seguirá. No le riñas ni le pegues cuando vuelva a ti, ya que interpretará la vuelta a tu lado como algo que ha hecho mal. Vuelve a ponerle la correa e inténtalo nuevamente en algún lugar vallado. Si tienes problemas para reconducir su conducta, acude a un adiestrador canino.

La ley y los perros sin correa

Cada municipio tiene sus propias normas, así que debes acudir a tu ayuntamiento para saber cuáles son las que te atañen. Generalmente, si paseas con tu perro por la ciudad, debes llevarlo con correa. Esto es importante tanto por la seguridad de tu perro como por la de los demás (imagínate que tu perro cruza la carretera en un momento de circulación densa). Además, las multas suelen ser elevadas.

Cada vez existen más parques, zonas verdes o espacios delimitados para pasear con tu perro sin correas ni peligro. Si ir más lejos, en esta web tenemos la mejor recopilación de playas que admiten perros de España aunque si buscas playas que admiten perros a nivel internacional tienes otras alternativas.

Por zonas rurales, tranquilas o poco transitadas, generalmente podrás llevar a tu perro suelto, a no ser que sea de raza potencialmente peligrosa, en cuyo caso estás obligado a llevarlo con correa y bozal y además también estas obligado a contratar un seguro de responsabilidad civil por tratarse de un perro potencialmente peligroso. Asegúrate de que obedece cualquier orden que le des. Tal vez tengas que llamarlo ante la presencia de ganado, otros perros, alguien que le tenga miedo… Aún así, infórmate acerca de la normativa del lugar.

Si tu perro está acostumbrado a pasear a tu lado sin correa, hazlo siempre que puedas y mantén el entrenamiento para que no pierda la costumbre de acudir a tu llamada. Acostúmbralo a seguir tu ritmo. Si se adelanta, párate y dile que pare. Debe acostumbrarse a ir a tu pie, ligeramente detrás. Prémiale cuando lo haga, para que se sienta feliz de ir a tu lado.

Algunos consejos para que tu perro acuda a tu llamada

  • No le llames en tono enfadado. Tu perro tiene que interpretar la llamada como algo divertido. Obedecerte debe suponer algo agradable para él. Sólo así dejará cualquier cosa que esté haciendo para volver a tu lado.
  • Llama a tu perro y cuando te mire, sal corriendo en dirección opuesta. Su instinto le hará perseguirte. Cuando te alcance, prémiale.
  • Juega a esconderte, llámalo y espera a que te encuentre. Le encantará y contribuirá a que esté siempre atento a tu presencia. De otra manera, lo que conseguirás es que tu perro acuda solamente cuando él quiera acudir.
  • Siempre que le llames y te obedezca, prémiale.
  • No repitas “ven” varias veces. Hazlo únicamente una y si no obedece, ten paciencia y sigue practicando todos los días, hasta que la respuesta sea inmediata.
  • No le llames únicamente para volver a casa, ya que interpretará la llamada como el fin de la diversión.
  • Aprovecha las salidas para jugar con él y llamarle numerosas veces, dándole una golosina, una caricia o jugando con él, para luego dejarle irse de nuevo.
  • Nunca dejes de entrenar. Practica estas órdenes y juegos siempre, para que tu perro no deje de obedecer.

Conclusiones

  • Los paseos con tu perro son muy importantes y una buena base para el entrenamiento.
  • Antes de soltar a tu perro en el exterior, practica las órdenes básicas.
  • No sueltes a tu perro hasta que camine a tu lado con correa y sin dar tirones.
  • Las primeras veces, suéltalo en un lugar seguro.
  • Practica las órdenes “quieto” y “ven”.
  • Si se escapa, no grites ni le persigas. Cuando vuelva, átalo y sigue con el entrenamiento.
  • En caso de dificultad, acude a un adiestrador canino.
  • Infórmate acerca de la normativa de tu zona para pasear perros sin correa.
  • No lo sueltes en lugares que no sean seguros.
  • Adiéstralo con juegos y refuerzo positivo y mantén el entrenamiento toda su vida.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Posts relacionados:

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo