Cómo pasear a un perro con correa

Chica paseando a dos perros con correa por el prado, un buen lugar para empezar

Para enseñar a tu perro a pasear con correa, necesitarás paciencia e incluir este aprendizaje en vuestras sesiones de adiestramiento. Es muy importante que tu perro aprenda a caminar tranquilamente a tu lado, sin dar tirones a la correa ni salir corriendo tras cualquier estímulo.

Esto implica un aprendizaje que ayude al perro a mantener el control sobre la situación y mantener su estado cognitivo alerta para obedecer tus órdenes inmediatamente. Este adiestramiento debe ser divertido y progresivo. Siguiendo una serie de pautas, verás que no resulta difícil acostumbrar a tu perro a pasear con correa.

Qué necesito para pasear a mi perro con correa

Lo primero que debes hacer es habituar a tu perro a llevar collar o arnés y una correa. Dale a oler el collar/arnés antes de colocárselo y deja que se habitúe a él.

Posteriormente, deja que huela la correa en casa. Haz esto de vez en cuando durante un par de días antes de proceder a atársela. Es mejor que la correa no sea extensible ni demasiado larga, para que no pueda separarse mucho de ti.

Pasea con tu perro dentro de casa

Antes de sacar a tu perro fuera con la correa, practica en casa paseándolo por el pasillo y entrenando las órdenes que utilices para que se siente, se levante, se detenga y camine. Camina a su lado y si tira, detente y oblígale a detenerse también. Utiliza el refuerzo positivo.

El primer paseo con correa en el exterior

Es importante que tu perro esté tranquilo antes de salir, aunque probablemente se muestre nervioso durante la salida. Emplea los mismos recursos que has utilizado en casa. Si tu perro da tirones a la correa, detente y oblígale a detenerse. Cuando lo haga, dale una golosina.

Ten en cuenta que se trata de un proceso de aprendizaje largo. Unos perros tardan un mes en caminar adecuadamente y otros pueden tardar unos cuantos meses. Lo importante es mantener el entrenamiento y las rutinas y obligarle a colocarse a tu lado siempre que se adelante, se atrase o se aleje demasiado.

Cuando empezar a pasear a un cachorro con correa

Foto de un perro con la correa en la boca mientras está dentro de casa. Este es un gran truco para empezar a pasear a un cachorro

Una vez que tu cachorro se encuentre desparasitado y con sus primeras vacunas obligatorias puestas, está listo para salir a explorar el mundo. Esto sucede a los 3 ó 4 meses de edad.

Si tu cachorro se ha acostumbrado al collar o arnés y a la correa en casa, se mostrará menos asustado cuando salga al exterior. El arnés es recomendable porque evita que tu cachorro pueda dañarse el cuello si pega demasiados tirones.

Antes de la salida, procura que tu cachorro esté calmado. Colócale el arnés y utiliza una correa fija, ya que será más fácil de controlar que con una extensible. No olvides las bolsas para recoger los excrementos y alguna golosina para premiarle cuando haga las cosas bien.

Antes de salir de casa, es recomendable hacer que tu cachorro, que debe estar tranquilo, se siente. Abre la puerta y sal tú primero. El debe salir y entrar de casa siempre detrás de tí. Si no lo hace, vuelve atrás. Cuando lo haga bien, dale una golosina.

Recuerda que se trata de un cachorro en proceso de aprendizaje, no pretendas que lo haga perfecto las primeras veces.

Durante el paseo, detente cada vez que pegue tirones o no obedezca, obligándole a detenerse a tu lado hasta que se calme. Dale una golosina y retoma el paseo. Repite este proceso cada vez que lo haga mal. Rápidamente aprenderá como debe hacerlo.

Los primeros paseos del cachorro deben ser cortos, no más de 10 minutos, ya que se cansan enseguida y aún no tienen sus músculos preparados para realizar grandes caminatas. Si tu cachorro se niega a caminar, no lo fuerces. Intenta animarlo a base de mimos y juegos. Asimismo, dale una golosina cada vez que haga sus necesidades en el lugar adecuado.

Poco a poco, tu cachorro incorporará estas pautas a su rutina y los paseos con correa se convertirán en algo muy agradable.

Paseo con correa de un perro adulto

Si tu perro, tenga la edad que tenga, nunca ha caminado con correa, tendrá que aprender a hacerlo. Hay muchos lugares por los que es obligatorio llevar a los perros atados, además de ser importante para garantizar su seguridad.

Las pautas para que un perro adulto aprenda a pasear con correa no son muy diferentes de las de un cachorro. Si aún no sabe hacerlo, puede ser buena idea que le lleves primero a algún lugar seguro donde pueda correr y agotar su energía. Así, estará más receptivo para el aprendizaje. También es buena idea entrenar estos paseos en casa.

No utilices una correa extensible ni demasiado larga para enseñar a tu perro a pasear a tu lado. Una de un metro es suficiente para poder permitir que se aleje y aprenda a acercarse. Haz que tu perro se siente antes de colocarle la correa y comienza a caminar. Si vais a salir de casa, debes salir tú delante de tu perro.

Cuando comience el paseo, vete a un paso normal, ni demasiado rápido ni demasiado lento. La correa debe ir sin tensión. Si tu perro se adelanta, llegará un momento en que tirará de la correa. Detente en seco y deja que vuelva a tí. Si no lo hace al principio, ordénaselo. Cuando la correa vuelva a estar floja, continúa la marcha. Deberás repetir esto hasta que tu perro entienda que cuando la correa está tensa no se camina.

Si a pesar de frenar en seco, tu perro sigue tirando, prueba a girar 180º y continuar el paseo en dirección contraria. Repítelo hasta que tu perro te siga, preste atención y gire contigo.

Puedes combinar estos ejercicios con golosinas. Coge una (trozo de salchicha, chuches para perros…) en tu mano y asegúrate de que tu perro sabe que la llevas. Cuando camine junto a tí, dásela y pon otra golosina en tu mano. Repite el procedimiento varias veces. Pronto tu perro caminará a tu lado pendiente de tu mano. Vete alargando el tiempo que tardas en darle la golosina (cuando camine dos metros, cinco…) hasta que aprenda a caminar a tu lado sin adelantarse ni pegar saltos.

Este y otros tipo de entrenamientos caninos los puedes encontrar es cualquiera de estos libros de entrenamiento canino.

Algunos trucos para que mi perro no tire de la correa

  • Existen collares especiales para impedir que tu perro tire de la correa. Uno que da muy buenos resultados es el Haití, que también hace función de bozal. En este collar antitirones, la correa se coloca bajo el hocico. Funciona bien porque el perro tiene menos fuerza para tirar.
  • También los arneses que rodean el pecho del perro son buenos para disminuir la fuerza del tirón.
  • Pasear por casa con el collar y la correa puestos ayuda a que el perro se acostumbre a llevarlos.
  • Cuánto más tranquilo esté, menos tirones dará. Si puedes dejarle correr primero un rato, el paseo con correa será mucho más fácil.
  • Pasea a tu perro varias veces al día y haz que los paseos sean largos.
  • Camina con tranquilidad y detente o gira cada vez que tu perro tire.

Conclusiones

  • Enseñar a tu perro a pasear con correa requiere altas dosis de tiempo y paciencia.
  • Habitúa a tu perro a su collar o arnés y correa antes de sacarlo a pasear con ellos.
  • Practica en casa para que vaya aprendiendo a no dar tirones.
  • Es importante que el perro esté tranquilo y salga y entre a casa detrás tuyo.
  • No saques a tu cachorro hasta que tenga todas sus vacunas obligatorias.
  • Tanto para pasear a un cachorro como a un perro adulto, necesitarás que el perro esté calmado y aprenda a no dar tirones.
  • Existen collares antitirones que te ayudarán en el aprendizaje.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo