10 remedios caseros para el cuidado de tu perro que no sabías

Cuidados del Perro

Cuando tienes un perro, a veces se producen situaciones inesperadas. En un momento, puede comerse un trozo de chocolate, ser picado por una abeja, pelearse con otro perro, verse afectado por una reacción alérgica o sufrir síntomas de envenenamiento.

Los imprevistos que pueden desencadenarse son innumerables, y aunque en muchas ocasiones es necesario acudir urgentemente al veterinario, en otras se trata de situaciones que no revisten mayor importancia y pueden solucionarse con algún remedio casero.

Los remedios caseros pueden ser una buena herramienta para realizar los primeros cuidados de tu perro, mientras contactas con tu veterinario y acudes a su consulta, o también pueden ser utilizados como complemento de un tratamiento veterinario.

¿Cuándo podemos utilizar remedios caseros con nuestro perro?

Los remedios caseros no deben ser considerados como un sustituto del veterinario, sino como un botiquín de primeros auxilios antes de acudir a su consulta. En algunos casos, incluso tu veterinario podría recomendarte algún tratamiento casero para complementar la acción de los medicamentos.

También pueden ser una manera de resolver situaciones de menor importancia que no requieren de asistencia veterinaria y que nos serán muy útiles para ofrecer a nuestro perro los cuidados que necesita.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que los remedios caseros no son milagrosos, por lo que si crees que tu perro podría estar en peligro, presenta síntomas de alguna enfermedad o tienes alguna duda sobre las posibles consecuencias de aplicar un remedio casero determinado, es importante que consultes previamente a tu veterinario.

#1 Remedios caseros para los cortes y llagas en la piel del perro.

Agua salada

El agua salada es uno de los mejores desinfectantes que existen, ya que actúa eliminando el agua de diversos tipos de bacterias. Esto se debe a que se produce un proceso de ósmosis, en el que el agua sale de la bacteria para equilibrar la concentración de sal a cada lado de sus membranas celulares. Al perder agua, las proteínas bacterianas no pueden funcionar y la bacteria muere.

Por ello, si tu perro tiene un pequeño corte, puedes aplicar una solución salina, que prepararás añadiendo una cucharadita de sal a dos tazas de agua tibia.

Sin embargo, algunas bacterias son halotolerantes, es decir, pueden tolerar la sal. Dentro de este grupo se encuentran algunas cepas de estafilococos responsables de infecciones. Estos patógenos utilizan moléculas similares a una esponja, evitando la pérdida de agua.

Por ello, siempre es interesante consultar al veterinario antes de utilizar un remedio casero o comentarle qué remedio has utilizado en los primeros auxilios de tu perro.

Clorhexidina

No utilices jabón, champú, alcohol, yodo o agua oxigenada u otros productos para limpiar una herida abierta a no ser que te lo indique tu veterinario, ya que podrían ser tóxicos o retardar la curación.

Como alternativa a estos productos, es recomendable tener siempre digluconato de clorhexidina en el botiquín de tu perro, ya que es un excelente desinfectante.

La clorhexidina es eficaz contra las bacterias gram-positivas, las gran-negativas y los hongos. Los destruye rompiendo su membrana celular. La mejor manera de utilizarlo es en spray, después de haber limpiado la herida y repitiendo la aplicación en cada cura.

También existen microorganismos patógenos resistentes a la clorhexidina, por lo que es muy importante comentar el caso con tu veterinario.

Miel

La miel también tiene propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias. Por ello, es utilizada como apósito para la curación de las heridas.

Está demostrado que la miel produce una mejor cicatrización de las heridas, además de aliviar el dolor y reducir la inflamación. De hecho, es muy posible que tu veterinario te recomiende aplicar miel en las heridas severas de tu perro.

La miel acelera el proceso fisiológico de curación de la herida, sin efectos adversos debidos a alergias o a toxicidad.

Posiblemente se trate del material de vendaje más antiguo conocido para el hombre y los estudios en laboratorio han demostrado que la miel estimula la liberación de citoquinas por parte de los leucocitos.

Las citoquinas son responsables del proceso de reparación de los tejidos. Además, estimula la respuesta inmunológica a la infección, al contribuir a la proliferación de linfocitos y estimula la acción de los fagocitos. Es decir, la miel estimula la producción de anticuerpos.

Su actividad antibacteriana es de amplio espectro.

Aceite de lavanda

El aceite de lavanda es un aceite esencial con propiedades antimicrobianas y analgésicas, y es lo suficientemente suave como para poder ser aplicado directamente sobre la piel. De hecho, existen varios tipos de hierbas y aceites esenciales que tienen propiedades larvicidas, fungicidas, analgésicas y antiinflamatorias.

El aceite de lavanda ha demostrado ser efectivo contra el virus del herpes simple tipo 1, así como para tratar úlceras, quemaduras y cicatrices difíciles de curar.

Tiene poder antiséptico contra cepas resistentes a los antibióticos, como el Staphylococcus aureus o la E.Coli, al alterar la permeabilidad de su membrana externa. Las bacterias Gram-negativas son más sensibles a la acción de los aceites esenciales que las Gram-positivas.

Si tu perro tiene un corte o una herida, puedes aplicar una fina película sobre ella, cubriendo luego la herida con una venda, para protegerla de posibles infecciones y ayudar a cicatrizar las llagas. Si la herida es grave o se debe a una mordedura, acude a tu veterinario, ya que es posible que tu perro necesite antibióticos o incluso una cirugía.

#2 Remedios caseros para los problemas gastrointestinales de mi perro.

Yogur

Si tu perro tiene problemas gastrointestinales que le hacen vomitar y sufre diarrea, es importante que le administres probióticos. Para ello, puedes añadir un poco de yogur a su comida, ya que contiene bacterias que están presentes en la flora intestinal. Asegúrate de que no lleva azúcares añadidos ni edulcorantes artificiales, como el xilitol, que es tóxico para ellos.

El yogur natural griego tiene niveles más bajos de lactosa, por lo que es mejor opción que el yogur natural “normal”.

Sin embargo, si tu perro sufre intolerancia a la lactosa, es mejor que busques otras opciones.

Además, si los vómitos son persistentes, es importante que acudas al veterinario, ya que puede tratarse de algo grave.

Calabaza

La calabaza es otro alimento que puede ayudar a un perro con problemas intestinales, estimulando el crecimiento de bacterias beneficiosas en los intestinos. Es baja en calorías y alta en fibra, además de constituir una buena fuente de carbohidratos. Por otra parte, la calabaza es rica en carotenoides, vitamina E, hierro y potasio. Su consumo ayuda a tu perro a fortalecer su sistema inmunológico, le aporta antioxidantes y es rica en calcio.

Se trata de un alimento con muchas propiedades beneficiosas para tu perro.

Raíz de jengibre

La raíz de jengibre también es excelente para todo tipo de problemas digestivos, además de resultar muy efectivo contra las náuseas.

Aunque su uso más común es para tratar las náuseas y los vómitos, también resulta eficaz como antiinflamatorio, antioxidante y estimulante circulatorio.

El jengibre se utiliza para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia, los problemas de memoria y la osteoartritis. También se han realizado estudios que indican que podría ser eficaz para reducir la microfilaria del gusano del corazón en la sangre.

Su administración se considera segura y con pocos efectos secundarios, entre los que se encuentran reacciones alérgicas o dolor de estómago, acidez, diarrea y gases.

Debe utilizarse con precaución en perros que sean alérgicos a él y también en aquellos que sufran un trastorno hemorrágico.

Consulta a tu veterinario antes de dar jengibre a tu perro.

#3 Remedios caseros para las picaduras de abeja.

Bicarbonato de sodio y vinagre de manzana

Lo primero que debes hacer es quitar un aguijón, con unas pinzas y mucho cuidado.

A continuación, aplica sobre la zona afectada una cataplasma hecha con una cucharadita de bicarbonato de sodio, agua fría y vinagre, déjala durante 10 minutos y a continuación, enjuaga con agua. Si tu perro presenta hinchazón, urticaria o cualquier otra reacción alérgica, acude urgentemente al veterinario.

El bicarbonato de sodio y el vinagre de manzana, tanto combinados como por separado, neutralizan el veneno de las abejas.

Miel

La aplicación de miel a la picadura también es muy adecuada, ya que ha demostrado ser muy efectiva en la curación y cicatrización de heridas, además de actuar contra el dolor. Aplica una pequeña cantidad en la zona afectada, cubre con una venda y déjala actuar durante una hora.

#4 Remedios caseros para el estreñimiento de mi perro.

Alimentos con fibra

La calabaza puede ayudar con el estreñimiento, ya que es rica en fibra y vitaminas A, C y E, así como en potasio y hierro. La fibra añade volumen a las heces del perro, absorbiendo mucha del agua que contiene. También puedes añadir otras verduras que aporten fibra a su alimentación, como el brócoli. Las ciruelas pasas también han demostrado ser efectivas contra el estreñimiento.

Hidratación

La deshidratación puede empeorar el estreñimiento, por lo que es importante que te asegures de que tu perro beba mucha agua.

Si el estreñimiento dura más de un día o dos, acude a tu veterinario, ya que podría ser un síntoma de algo más grave.

#5 Remedios caseros para la piel seca de los perros

Manzanilla

Para calmar la picazón persistente, la manzanilla puede ser efectiva. La flor de manzanilla contiene aceites esenciales y flavonoides. Tiene propiedades antibacterianas, antioxidantes, antiinflamatorias y antisépticas.

Su capacidad para neutralizar los agentes irritantes de la piel la convierte en una herramienta efectiva para tratar la piel excesivamente seca.

También se ha demostrado que es efectiva para el tratamiento de trastornos gastrointestinales, aliviando las náuseas y la acidez.

Prepara la infusión introduciendo una bolsita de manzanilla en un vaso de agua (la cantidad de agua depende de lo concentrada que quieras la manzanilla). A continuación, déjala enfriar y viértela en una botella de spray para utilizarla. Puedes guardarla en la nevera durante 3 a 5 días.

Avena

Un emplasto realizado con un poco de agua y harina de avena molida muy fina también puede ser efectivo. Aplícalo sobre la piel durante 10 minutos y a continuación enjuaga con agua tibia.

La harina de avena se ha utilizado durante siglos como bálsamo para la piel seca o irritada, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Si tu perro tiene la piel seca y con picor, no le bañes con frecuencia, ya que eliminarás los aceites naturales de su piel, resecándola aún más.

También es una buena idea añadir a su dieta algún alimento rico en omega 3.

#6 Remedios caseros para la halitosis canina

Por lo general, el mal aliento en los perros proviene de caries y acumulación de sarro. Si a tu perro le huele mucho el aliento, es importante que acudas al veterinario, ya que puede ser síntoma de una caries que requiera tratamiento o de alguna enfermedad.

Aceite de menta o hierbabuena

Puedes añadir un par de gotas de aceite de menta o hierbabuena en su cuenco de agua para refrescar su aliento.

Zanahorias

Las zanahorias también les ayudan a limpiar su dentadura, además de ser un buen complemento para su dieta.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana ha demostrado ser efectivo para la halitosis, y también es adecuado para prevenir problemas digestivos o como antiinflamatorio.

Media cucharadita en su cuenco de agua puede cortar la placa y dejar su aliento con un olor más fresco.

Manzanas

Las rodajas de manzana sin la piel son una golosina para tu perro que puede ayudarle a prevenir la formación de placa dental, evitando así el mal aliento.

Cepillado de dientes

También es importante que cepilles los dientes de tu perro, con un cepillo diseñado para él y un dentífrico formulado específicamente para perros.

Los mordedores diseñados para limpiar sus dientes son muy efectivos para mantener a tu perro entretenido al tiempo que cuidas sus dientes y sus encías.

#7 La cola de caballo es un remedio casero para muchas cosas

La cola de caballo es conocida por sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, antimicrobianas, antioxidantes, coagulantes, demulcentes (protectoras de las mucosas) y astringentes.

Es utilizada en el tratamiento de los problemas de retención de líquidos, obesidad, artritis, hemorroides o problemas de ácido úrico, entre otros muchos.

También ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de las enfermedades de la piel, por sus propiedades curativas y calmantes. Si das cola de caballo a tu perro, pronto observarás que su pelo está más fuerte y brillante.

Cuando hay tejidos óseos en mal estado, fruto de traumatismos o descalcificación, es recomendable consumir cola de caballo, porque contiene silicio, que ayuda a fijar el calcio, por lo que los huesos y tendones se fortalecen. El silicio también ayuda a que el pelo crezca más fuerte y sano.

#8 Remedios caseros para las almohadillas secas de mi perro

Las almohadillas de tu perro son muy delicadas, ya que reciben golpes, calor del asfalto, cortes debidos a cristales del suelo, espinas clavadas, etc. Aplicar aceite de coco o vitamina E en las almohadillas de tu perro puede ayudar a mantenerlas en perfecto estado. El aceite de coco es antibacteriano y acelera la curación de las heridas.

El aceite de coco también es adecuado para la nariz seca y agrietada, ya que es un buen humectante. No obstante, acude a tu veterinario para conocer la causa de la sequedad y tratarla convenientemente.

Además de hidratar la piel, el aceite de coco actúa como un bálsamo, protegiendo las patas y nariz de tu perro de heridas e irritaciones. También puede utilizarse para tratar la piel seca de tu perro.

Por otra parte, el aceite de coco es un probiótico natural, que puede ayudar a calmar el sistema digestivo de tu perro.

#9 Remedios caseros para las quemaduras del sol

Si tu perro se ha quemado por el sol, el aloe vera es un remedio natural efectivo. Aplica un gel de aloe vera en su piel cuando esté rosada a causa del sol o cuando se presenten puntos calientes o picores. El aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, por lo que actúa como calmante.

Además, el aloe vera contiene mucopolisacáridos, que ayudan a retener la humedad en la piel, contribuyendo a su hidratación.

También contiene ácido salicílico, que actúa como antiinflamatorio y como antiséptico, aliviando el dolor y previniendo las infecciones.

Las vitaminas A,C y E son antioxidantes y neutralizan los radicales libres, disminuyendo el daño causado por el sol.

Utiliza una crema desarrollada específicamente para uso canino, para asegurarte de que no es tóxica para tu perro. Consulta a tu veterinario en caso de duda.

#10 Remedios caseros para los gases de tu perro

Con frecuencia, los escapes gaseosos de tu perro se deben a su dieta o a que come demasiado deprisa.

Si las flatulencias son muy frecuentes, es importante acudir al veterinario, ya que la causa podría ser una alergia o intolerancia alimentaria, o incluso un problema de mala absorción.

Para aliviar el problema puedes incluir probióticos y enzimas digestivas en su comida, añadiendo yogur natural bajo en grasa a su dieta habitual. Antes de administrar algún suplemento de probióticos o enzimas digestivos, consulta a tu veterinario.

Los probióticos son microorganismos esenciales para tu perro, ya que restauran el equilibrio entre las bacterias y promueven una digestión saludable. Cuando el sistema digestivo funciona bien, se producen menos gases.

Añadir probióticos a la dieta de tu perro es una solución efectiva y segura, ya que apenas tiene efectos secundarios.

Cuando tu perro comienza a tomar probióticos, la actividad intestinal aumenta, por lo que al principio puede parecer que los gases y problemas digestivos empeoran, pero en un plazo de 2-3 semanas comienzan a verse los resultados. El perro comienza a tener menos flatulencias y respirar mejor.

Existen varios alimentos que contienen probióticos naturales para tu perro, como el yogur, los plátanos o la miel. Si tu perro tiene intolerancia a la lactosa, no le des yogur.

Las zanahorias ralladas con jengibre también son muy efectivas. Consulta a tu veterinario para administrar un probiótico natural a tu perro de forma segura.

Conclusiones

  • Los remedios caseros pueden ayudar a tu perro a resolver problemas menores.
  • También son un buen complemento de algunos tratamientos veterinarios, o una opción segura para aplicar los primeros auxilios.
  • Los remedios caseros para el cuidado de tu perro no sustituyen en ningún caso a los medicamentos que tu veterinario haya recetado.
  • Consulta a tu veterinario antes de aplicar un remedio casero a tu perro, porque en algunos casos podría ser contraproducente.
  • La consulta veterinaria también es recomendable para averiguar el trastorno que sufre tu perro y darle el tratamiento adecuado.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo