Antiinflamatorios para perros. ¿Son seguros? ¿Son efectivos?

Cuidados del Perro
Antiinflamatorios para perros. ¿Son seguros? ¿Son efectivos?

Los perros también pueden sufrir inflamaciones dolorosas. A veces, incluso se ven paralizados por el dolor. En estos casos, los medicamentos antiinflamatorios, tanto esteroideos (corticoides) como no esteroideos (AINEs), pueden aliviar los síntomas.

En este artículo, haremos un breve recorrido por los antiinflamatorios existentes para perros, sus características y efectividad.

Sin embargo, nunca deberías administrar medicamentos a tu perro sin que te los recete tu veterinario. Como todas las drogas, pueden causar efectos secundarios graves, y su administración debe ser segura y con conocimiento de sus riesgos.

¿Por qué utilizamos antiinflamatorios no esteroideos?

Los antiinflamatorios no esteroideos, también conocidos como AINEs, son los analgésicos más utilizados por los veterinarios para el tratamiento del dolor crónico asociado a las inflamaciones.

Estos medicamentos se dirigen a los mediadores del dolor en el sistema nervioso central y periférico del perro.

La eficacia de este tipo de antiinflamatorios se debe a varias causas:

  • Son efectivos como antiinflamatorios, analgésicos y antipiréticos.
  • Alivian el dolor agudo y el crónico.
  • Presentan una alta capacidad de fijación de proteínas, por lo que se adhieren bien al tejido diana.
  • Sus efectos comienzan a sentirse rápidamente (entre 30 y 60 minutos después de su administración) y duran hasta 24 horas.
  • No tienen efectos inmunosupresores, por lo que pueden utilizarse a largo plazo.

Los antiinflamatorios no esteroideos actúan sobre la enzima ciclooxigenasa (COX), que es una proteína producida por el cuerpo, esencial para el desempeño de distintas funciones. La enzima COX estimula la producción de varias sustancias, entre ellas la prostaglandina, la cual:

  • Contribuye al dolor, la inflamación y la fiebre
  • Protege el revestimiento del estómago y los intestinos
  • Ayuda a mantener el flujo sanguíneo a los riñones
  • Interviene en la coagulación de la sangre

Muchos AINEs actúan bloqueando la COX, por lo que se producen menos prostaglandinas. Esto implica la reducción del dolor y la inflamación, pero también es la causa de los efectos secundarios observados en la administración de estos medicamentos. Dichos efectos secundarios pueden ser graves, e incluyen vómitos, pérdida de apetito, letargo y diarrea, que puede ser sanguinolenta.

También pueden aparecer úlceras estomacales o intestinales, perforaciones, insuficiencia renal o hepática e incluso la muerte del animal.

Si tu perro presenta alguno de estos síntomas, interrumpe la medicación y acude a tu veterinario.

¿Los corticoesteroides, o antiinflamatorios con esteroides, son peligrosos para mi perro?

En algunos casos, la utilización de un antiinflamatorio con esteroides, más conocido como corticoesteroide,  puede ser recomendable. Los esteroides se utilizan para tratar la inflamación, las alergias y las enfermedades autoinmunes. Sin embargo, estos medicamentos pueden presentar efectos secundarios negativos, por lo que es muy importante administrarlos siempre bajo prescripción veterinaria.

Los corticoesteroides más utilizados en medicina veterinaria son :

  • Prednisona
  • Prednisolona
  • Temaril-P
  • Neopredef
  • Dexametasona
  • Metilprednisolona
  • Triamcinolona

De estos, los más frecuentes en los medicamentos recetados por los veterinarios son, probablemente, la Prednisona y la Prednisolona. La Prednisolona se genera en el cuerpo a partir de la Prednisona, pero a veces se recetan medicamentos en los que ya está sintetizada.

Los esteroides ejercen su actividad en el cuerpo de muchas maneras y afectan a todos los sistemas, por lo que es recomendable una supervisión veterinaria regular del perro mientras dura el tratamiento.

Como antiinflamatorios, los esteroides actúan reduciendo la liberación de glóbulos blancos de la médula ósea. Por ello, son muy efectivos en el tratamiento de la enfermedad del disco invertebral (hernia discal).

Aunque las dosis utilizadas sean bajas, tienen efectos secundarios, que incluyen, entre otros, vómitos, diarrea, curación lenta de las heridas o úlceras.

¿Cuáles son los antiinflamatorios comerciales más utilizados para perros?

Los antiinflamatorios para perros más utilizados, aprobados por la FDA y otros organismos competentes, contienen uno de los siguientes ingredientes activos:

  • Carprofeno. Se comercializa bajo diversos nombres comerciales. El más conocido es el RIMODYL.
  • Deracoxib. DERAMAXX, DOXIDYL
  • Firocoxib. PREVICOX
  • Ketoprofeno. ANKOFEN, KETOFEN
  • Meloxicam. MELOXIDYL, MELOXIC, METACAN
  • Prednisona. PREDNI-ZOO
  • Prednisolona.

No administres nunca a tu perro un antiinflamatorio sin antes consultar a tu veterinario.

¿Puedo administrar paracetamol o ibuprofeno a mi perro?

Los antiinflamatorios y analgésicos para personas no deben ser administrados a los perros. Únicamente los antiinflamatorios aprobados para su uso veterinario ofrecen las garantías de seguridad y eficacia para la especie indicada.

En algunos casos, los veterinarios utilizan ibuprofeno para tratar los procesos inflamatorios y dolores del perro, pero hay que tener en cuenta que es peligroso exceder la dosis y hay otros antiinflamatorios específicamente diseñados para ellos.

La aspirina es, en principio, segura para los perros, pero debe ser administrada por indicación veterinaria, ya que los efectos secundarios son frecuentes.

El Paracetamol es tóxico para los perros.

Por esa misma razón, no debes dar a tu gato un antiinflamatorio recetado para tu perro. Por ejemplo, de los AINE que hemos señalado, únicamente el Meloxicam es apto para gatos, y no para un uso prolongado.

Ten en cuenta que los efectos secundarios de los antiinflamatorios pueden ser muy perjudiciales para tu perro, incluso letales. Nunca deberías administrar un medicamento a tu perro sin control veterinario.

El uso del Carprofeno como antiinflamatorio canino

En 1997, Pfizer introdujo el Carprofeno como antiinflamatorio para los perros. Comercializado bajo diferentes marcas comerciales, Rimadyl®, es posiblemente la más conocida.

El Carprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo que se utiliza en el tratamiento de la osteoartritis y el dolor postquirúrgico en los perros. Alivia el dolor y aumenta la movilidad de los perros con artritis y se ha convertido en uno de los medicamentos veterinarios más recetados.

Pero aunque se trata de un medicamento seguro, se observan los efectos secundarios comunes a los AINEs.

La eficacia del Carprofeno es alta y por lo general, es bien tolerado por el perro. Sin embargo, su uso está contraindicado en caso de el perro sea alérgico a este ingrediente activo, a la aspirina o a algún otro antiinflamatorio no esteroideo.

Se recomienda que el perro sea sometido a un examen físico completo, incluyendo análisis de sangre, antes de que se le administre este medicamento. Asimismo, es recomendable que el veterinario realice un seguimiento periódico durante el tiempo que el perro tiene que tomar el medicamento.

Si a tu perro le han recetado algún antiinflamatorio cuyo ingrediente activo es el Carprofeno y presenta alguno de los síntomas negativos, interrumpe el tratamiento y acude a tu veterinario.

¿Qué es el Deracoxib y cómo afecta a mi perro?

El Deracoxib es un AINE que se utiliza en los perros tras una intervención quirúrgica, para el tratamiento de la osteoartritis y también en el caso de otras afecciones o lesiones dolorosas.

Su efectividad se manifiesta en una o dos horas y es importante administrar las dosis a las horas indicadas por el veterinario.

Los efectos secundarios son los típicos de cualquier AINE. Es importante controlar al perro, interrumpir la medicación y comentar rápidamente con el veterinario cualquiera de estos síntomas.

Se trata de un medicamento de acción moderada, por lo que su efecto debería desaparecer en unos pocos días, aunque en el caso de enfermedad hepática o renal, puede prolongarse.

No debe ser utilizado en perros con hipersensibilidad a las sulfamidas, que presenten reacción alérgica a este principio activo, a la aspirina o a otros AINE, que padecen una enfermedad hepática o renal o que están criando, embarazadas o amamantando.

Algunos medicamentos interactúan con el Deracoxib, así como algunas vitaminas, suplementos o terapias herbales.

El Meloxicam y su utilización como antiinflamatorio para perros

El Meloxicam es otro de los ingredientes activos más utilizados en los antiinflamatorios caninos. Se utiliza para tratar la inflamación provocada por la osteoartritis, además de otros trastornos óseos y musculares.

El Meloxicam actúa reduciendo las hormonas del cuerpo que causan el dolor y la inflamación, y se trata de un antiinflamatorio sin esteroides. El Meloxicam se utiliza frecuentemente tras una cirugía o lesión reciente, y es importante ajustar bien la dosis, ya que su uso excesivo puede provocar vómitos, mareos, desmayos, convulsiones o paro cardíaco, entre otros efectos secundarios graves.

Si observas heces negras, diarrea con sangre, vómito con sangre, reacción alérgica o alguno de los síntomas negativos descritos para los AINEs, interrumpe el tratamiento y acude a tu veterinario.     

El Firocoxib y su uso como antiinflamatorio canino

El Firocoxib es el ingrediente activo de marcas como Previcox®. Es un AINE utilizado para tratar la artritis y el dolor tras una cirugía o traumatismo. También se utiliza en el tratamiento de algunos carcinomas. Comienza a surtir efecto a partir de 1 ó 2 horas después de su administración.

Sus efectos secundarios son los habituales en cualquier AINE. No debe utilizarse en perros que presenten reacción alérgica a éste un otros AINE, perros con úlceras o enfermedades renales, hepáticas o cardíacas.

Puede interaccionar con otros medicamentos y también con vitaminas, suplementos y tratamientos naturales con hierbas.

¿Es peligroso usar Ketoprofeno como antiinflamatorio para perros?

El Ketoprofeno se utiliza para el tratamiento del dolor moderado y la inflamación. En los Estados Unidos, no está aprobado su uso para animales pequeños, pero en Europa y Canadá se utiliza en formulaciones orales y parenterales.

El Ketoprofeno es un inhibidor no selectivo de la enzima COX y actualmente se utiliza en caballos, pero no suele utilizarse en perros y gatos, ya que existen AINEs con menos efectos secundarios.

Su administración debe ser siempre bajo control veterinario.

¿Qué son la Prednisona y la Prednisolona y cómo afectan a mi perro?

La Prednisona y la prednisolona son corticoesteroides que se utilizan como agentes antiinflamatorios. Ambos tienen las mismas funciones esenciales.

La Prednisona se convierte en Prednisolona en el hígado. En el caso de que el perro tenga alguna enfermedad hepática, el veterinario podría recetar algún medicamento que tuviera ya la Prednisolona como principio activo.

Suelen prescribirse para el tratamiento de la enfermedad de Addison (lesión en las glándulas suprarrenales), donde la producción de hormonas esteroides es insuficiente. Asimismo, son efectivas en el tratamiento de enfermedades autoinmunes y para combatir las reacciones alérgicas, debido a su efecto inmunosupresor (suprimen las respuestas del sistema inmunológico).

También son utilizadas en el tratamiento de algunos cánceres, artritis, asma, enfermedades intestinales o dermatológicas, entre otras cosas.

Son medicamentos seguros, aunque deben ser prescritos por un veterinario. Entre sus posibles efectos secundarios, se encuentran:

En caso de uso prolongado, el perro también podría sufrir diabetes, úlceras en el aparato digestivo, enfermedad de Cushing, caída del pelo, distensión abdominal o problemas cardíacos.

El medicamento debe dejar de administrarse gradualmente.

Antiinflamatorios naturales para perros

Si tu perro sufre un proceso inflamatorio que le provoca dolor, es imprescindible acudir al veterinario, ya que puede deberse a alguna causa que requiera un tratamiento inmediato.

Nunca deberías suministrar antiinflamatorios a tu perro sin consultar primero a tu veterinario.

En cuanto a los antiinflamatorios naturales, es cierto que existen sustancias que pueden tratar la inflamación de forma efectiva sin los efectos secundarios de los medicamentos. No obstante, consulta a tu veterinario acerca de su utilización, ya que pueden tener efectos secundarios y algunos interaccionan con los ingredientes activos de diversos fármacos.

Entre los antiinflamatorios naturales más comunes que son inocuos para los perros, se encuentran:

  • Árnica. Existen cremas específicas para perros, y también se presentan en cápsulas. Es un buen antiinflamatorio tópico.
  • Cúrcuma. La cúrcuma es muy efectiva, ya que posee un alto poder antiinflamatorio. Puedes añadirla a la comida del perro (una cucharada de café es suficiente). La mejor es la orgánica, ya que contiene mayor proporción de curcumina, su ingrediente activo. La curcumina tiene un elevado poder antioxidante, lo que actúa sobre los radicales libres y disminuye la inflamación. Debes tener en cuenta que también es anticoagulante, por lo que es recomendable consultar al veterinario acerca de su utilización.
  • Canela. La canela también tiene propiedades antiinflamatorias y su consumo es seguro para el perro. Para un perro de unos 20 kilos, basta con ¼ de cucharadita (de las de café) de canela en polvo añadida a la comida, dos veces al día durante dos semanas. Si tu perro va a ser sometido a un proceso quirúrgico, debes suspender su administración unas semanas antes, ya que puede aumentar el riesgo de hemorragia.
  • Espino blanco. El espino blanco es muy utilizado para aliviar la artritis, ya que ayuda al cuerpo a estabilizar el colágeno. Sin embargo, puede interferir con algunos medicamentos, por ejemplo, los utilizados para tratar enfermedades cardíacas en perros, por lo que resulta esencial que consultes primero a tu veterinario.
  • Consuelda. La consuelda es una planta de flores moradas que tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Puedes dársela a tu perro con la comida o aplicarla en forma de cataplasma. Ten precaución, porque contiene pirrolizidina, que en altas dosis puede causar problemas hepáticos.
  • Boswellia serrata. Se extrae de la resina del Olibano, o árbol del incienso de la India. Es eficaz contra el dolor y la inflamación y a menudo se combina con la cúrcuma en la medicina ayurvédica. En principio, no tiene efectos adversos, aunque en algunos casos provoca episodios de diarrea y flatulencia.
  • Omega 3. Los suplementos de Omega 3 son muy efectivos como agente antiinflamatorio.

Existen más antiinflamatorios naturales. Siempre te recomendamos utilizarlos tras haber leído cuidadosamente sus propiedades, teniendo en cuenta sus posibles efectos adversos y con autorización de tu veterinario.

Conclusiones

  • Existen muchos tipos de antiinflamatorios para tratar el dolor de tu perro.
  • Los antiinflamatorios más utilizados son los denominados AINE (No Esteroideos).
  • Los antiinflamatorios AINE son muy efectivos y tienen además una gran capacidad antipirética y analgésica.
  • También existen antiinflamatorios esteroideos, conocidos como corticoesteroides.
  • Todos ellos pueden presentar efectos secundarios.
  • No debes suministrar nunca un antiinflamatorio desarrollado para seres humanos a tu perro.
  • Los antiinflamatorios deben ser recetados por un veterinario.
  • También es importante realizar un seguimiento del perro durante el tratamiento.
  • Los antiinflamatorios naturales pueden ser muy efectivos, pero a veces presentan efectos secundarios.
  • Consulta también a tu veterinario acerca de la posibilidad de administrar un antiinflamatorio natural a tu perro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

2 comentarios

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo