Qué hacer si mi perro no quiere tomar agua

Cuidados del Perro
Qué Hacer Si Mi Perro No Quiere Tomar Agua

Por lo general, los perros beben suficiente cantidad de agua y se mantienen bien hidratados por sí mismos. Al igual que nosotros, los perros necesitan beber agua todos los días, para evitar el riesgo de deshidratación.

Es muy importante que tu perro beba suficiente cantidad de agua todos los días. Pero si no lo hace, necesitarás averiguar porqué y tomar las medidas pertinentes.

¿Cuánta agua necesita beber un perro?

La cantidad de agua que necesita tomar un perro depende de su raza, peso, tamaño y nivel de actividad. Como regla general, puedes estimar que un perro necesita beber unos 60 mililitros de agua por kilogramo de peso corporal.

Los cachorros beben pequeñas cantidades de agua más a menudo. Se recomienda que beban cada dos horas, aproximadamente.

La alimentación de tu perro también influye en la cantidad de agua que necesita. Si su dieta se basa en pienso seco, necesitará más agua que un perro que se alimente con comida húmeda o natural.

Ten en cuenta que un perro puede beber un poco menos de las cantidades de agua recomendadas y ser algo normal, especialmente si no ha estado muy activo o hace más frío de lo habitual. Pero si bebe mucho menos de lo que le corresponde, es señal de que algo va mal.

Algunos signos de deshidratación en los perros son:

  • Ojos hundidos.
  • Jadea o babea más de lo normal.
  • Letargo.
  • Boca seca.
  • Encías rojas, pegajosas o secas.
  • Problemas de coordinación.
  • Piel seca y con poca elasticidad.
  • Orina oscura y con fuerte olor.
  • Depresión.

¿Qué pasa si mi perro se deshidrata?

Cuando el cuerpo pierde más líquido del que está tomando, se produce la deshidratación. El agua es imprescindible para que las células del cuerpo absorban todos los nutrientes que necesitan, así como para el buen funcionamiento de órganos y articulaciones. La correcta lubricación de las articulaciones, el funcionamiento de los órganos internos, la digestión y la regulación de la temperatura corporal de tu perro dependen de que consuma las cantidades de agua que necesita.

Es perfectamente normal que el cuerpo de un perro gane y pierda agua a lo largo del día. Jadear, respirar, orinar, defecar y la evaporación a través de las glándulas sudoríparas que tienen en las almohadillas de los pies, contribuyen a la pérdida normal de agua.

Pero cuando la ingesta normal de líquidos no compensa la pérdida de agua que se produce, el flujo sanguíneo y el volumen de los fluidos se reducen. Esto implica un menor suministro de oxígeno a los órganos y tejidos de tu perro.

La deshidratación en los perros también provoca una pérdida de electrolitos, como el sodio, el cloruro y el potasio. Estos minerales son muy importantes, ya que regulan el pH del cuerpo, transportan los nutrientes a las células y regulan el funcionamiento muscular y del sistema nervioso.

En los casos más graves de deshidratación canina, el perro puede sufrir pancreatitis, insuficiencia renal y de otros órganos e incluso la muerte.

Por ello, los perros severamente deshidratados requieren atención urgente. Es posible que necesiten ser rehidratados mediante administración intravenosa de fluidos. De lo contrario, podrían entrar en shock.

Cuando el fluido corporal de un perro desciende un cinco por ciento, comienzan a observarse signos de deshidratación. En caso de deshidratación grave, los ojos del perro pueden aparecer hundidos en el cráneo.

Los signos de shock incluyen ritmo cardíaco acelerado, pulso débil, encías y mucosas de color rojo brillante, debilidad, escalofríos, apatía, inconsciencia y, en casos extremos, la muerte.

Para saber si tu perro está correctamente hidratado, puedes realizar las siguientes pruebas:

  • Comprueba la elasticidad de su piel. Pellizca suavemente la piel entre los hombros, levantándola entre 2 y 5 cm. Cuando la sueltes, la piel debería retraerse inmediatamente. A medida que pierde humedad, la piel pierde capacidad de retracción.
  • Revisa sus encías. Levanta el labio de tu perro y observa el color de las encías. A continuación, presiona la encía con un dedo hasta que se vea blanca. Suelta el dedo y observa la rapidez con que vuelve el color inicial (la velocidad a que se rellenan los capilares de las encías). En el caso de un perro en perfecto estado lo hacen inmediatamente. Si el perro está deshidratado, las encías tardarán unos segundos en recuperar el color.

¿Cómo puedo prevenir la deshidratación de mi perro?

  • Asegúrate de que tu perro tiene un suministro constante de agua fresca y limpia, incluso cuando estéis fuera de casa.
  • Dependiendo del clima y la temperatura, y del nivel de actividad y ejercicio que realice tu perro, necesitará distintas cantidades de agua. Si tu tienes sed, es probable que tu perro también la tenga.
  • Ofrece abundantes líquidos a tu perro y asegúrate de que tiene fácil acceso a ellos. Si tiene dificultades para acercarse al cuenco de agua, por ejemplo, porque es un perro con problemas motrices, coloca varios cuencos por toda la casa para que pueda beber cuando quiera.
  • Lleva un tazón portátil y agua embotellada cuando salgas a pasear con tu perro.
  • Después de realizar ejercicio intenso, ofrécele agua en pequeñas cantidades. Es mejor que beba poca cantidad cada pocos minutos que mucha de golpe, ya que esto último podría provocarle vómitos.

¿Cómo puedo hacer para rehidratar a mi perro en caso de deshidratación?

  • Si tu perro presenta una deshidratación severa, llama inmediatamente a tu veterinario. Probablemente te pedirá que le lleves a la clínica para rehidratarlo con fluidos intravenosos.
  • Hasta que llegues a la clínica, ofrece pequeñas cantidades de agua a tu perro cada pocos minutos.
  • Puedes proporcionarle trozos de hielo para que los lama. No le administres demasiada agua muy rápido para no provocar el vómito, ya que esto agravaría la deshidratación. Sigue las recomendaciones de tu veterinario.

¿Por qué mi perro no quiere beber agua?

Es posible que tu perro se niegue a beber agua por las siguientes razones:

  • Lesiones en la boca. En muchos casos, la negativa a beber está relacionada con una lesión en la boca del perro o cerca de ella. A los perros les encanta morder cosas y no es difícil que se generen pequeños cortes y rasguños con trozos de madera o plástico. Esto puede ocasionar que tu perro deje de beber, ya que resulta doloroso. Los dientes dañados también pueden provocar esta situación. Si tu perro tiene alguna lesión bucal, es importante que acudas a un veterinario especializado, ya que un diente roto puede desencadenar una infección grave y derivar en una septicemia si no se trata adecuadamente.
  • Inactividad o falta de ejercicio. Si tu perro hace menos ejercicio de lo normal y además el clima es fresco, es normal que no tenga tanta sed y beba menos de lo habitual. No es un motivo de preocupación, a no ser que se niegue a tomar agua persistentemente. En ese caso, consulta a tu veterinario. Recuerda que no es conveniente que tu perro pase más de un día sin agua.
  • Cambios en el agua. Incluso pequeñas diferencias en el sabor y olor del agua pueden hacer que tu perro se sienta incómodo con ella y deje de beber. Tenlo en cuenta, por ejemplo, si te vas de viaje. Puedes intentar llevar una garrafa de agua de tu casa y mezclarla con la nueva para ayudarle a acostumbrarse.
  • Enfermedades. Algunas enfermedades pueden hacer que la sed de tu perro disminuya. Es el caso de la diabetes, las enfermedades renales y las infecciones de vejiga o del tracto urinario. Acude a tu veterinario si tu perro no bebe agua. Es buena idea anotar la conducta de consumo de agua de tu perro para informar al veterinario cuando llegues a la clínica.
  • Edad. Los perros mayores hacen menos ejercicio y no tienen tanta sed como los jóvenes. Además, es posible que llegar al agua requiera demasiado esfuerzo para él. Sin embargo, los perros senior también necesitan mantenerse bien hidratados, por lo que es importante que busques una solución. Los alimentos húmedos podrían ayudar a tu perro a mantenerse hidratado. Consulta a tu veterinario antes de cambiar su dieta. Si tu perro es geriátrico, es importante que facilites su acceso al agua y supervises a tu perro para asegurarte de que bebe. Cómprale un cuenco elevado para que no tenga que agacharse tanto. Si tienes un bidet en el baño, puede ser una buena idea ponerle el agua ahí, ya que no tendrá que agacharse para tomarla. Asegúrate de limpiar el bidet y cambiar el agua regularmente.
  • Nervios y ansiedad. Los nervios y la ansiedad también pueden causar una disminución en la sed de los perros. Estas emociones pueden estar relacionadas con un cambio en el entorno o en el estilo de vida, incluyendo un nuevo hogar, nuevos animales o nuevas personas en la casa. Un miembro de la familia ausente también puede causar una cantidad significativa de estrés. En la mayoría de los casos, los perros se aclimatan rápidamente a estos cambios por sí mismos, haciendo que su deseo de comer y beber regrese después de unos días. Sin embargo, los perros particularmente sensibles pueden necesitar ayuda adicional para calmarse y recuperarse.
  • Miedo o experiencias negativas. Si tu perro experimenta miedo o dolor o ha tenido una mala experiencia mientras bebía agua, es posible que asocie esos sentimientos negativos con el acto de beber. Por ejemplo, si alguien le pisa accidentalmente mientras bebía de su cuenco, quizás deje de utilizarlo porque asocie el cuenco a un momento doloroso. Utilizar un cuenco nuevo o cambiarlo de sitio podría ser una solución.

Independientemente de la causa por la que tu perro deje de beber, especialmente si la situación se prolonga, es importante que comentes el caso con tu veterinario. Tal vez desee hacer un chequeo al perro para determinar las causas y buscar una solución. Esfuérzate para mantener a tu perro hidratado hasta que el veterinario pueda examinarlo.

Foto de un perro viejo

Si mi perro no bebe agua, ¿puedo darle leche?

Durante el período de lactancia, los cachorros producen una enzima denominada lactasa, que es responsable de la descomposición de la lactosa en glucosa y galactosa. Pero cuando termina este período, muchos perros pierden esta enzima y ya no son capaces de metabolizar la lactosa. En este caso, se produce una intolerancia a la lactosa, que por lo general es inofensiva, pero presenta síntomas desagradables, como dolor de estómago, diarrea, flatulencias o malestar.

A menudo, los perros que presentan intolerancia a la lactosa no pueden consumir leche, pero sí productos fermentados como quesos o yogures, ya que durante la fermentación, las bacterias probióticas degradan este azúcar y su concentración es menor.

No se recomienda dar leche a los perros, pero si tu perro no manifiesta intolerancia a la lactosa, no hay problema en que se la des. También puedes optar por leches sin lactosa. Sin embargo, no es conveniente que sustituyas completamente el agua por leche.

¿Qué puedo hacer para que mi perro beba agua?

  • Cambia la localización del cuenco de agua. A veces, con esto es suficiente para lograr que tu perro beba.
  • Mantén siempre el agua fresca y limpia. Además de una cuestión de salubridad, a algunos perros les gusta que su agua esté en perfectas condiciones. Para evitar que el agua se contamine, asegúrate de lavar su cuenco y rellenarlo con agua limpia al menos una vez al día
  • Mezcla la comida de tu perro con agua. Es posible que la beba mejor cuando está mezclada con la comida.
  • Dale comida húmeda a tu perro para aumentar su hidratación hasta que vuelva a beber las cantidades adecuadas.
  • Hazle un caldo con trozos de pollo o carne fresca. Recuerda que debes evitar la cebolla, el ajo y otros ingredientes que sean peligrosos para tu perro.
  • Utiliza golosinas acuosas. A los perros les encantan los cubitos de hielo. Algunas frutas, como la sandía, los arándanos o las manzanas, son muy buenas para tu perro y contienen una cantidad considerable de agua. También las zanahorias y los pepinos pueden ayudarte a hidratar a tu perro. Infórmate primero acerca que frutas y verduras son adecuadas para tu perro, ya que algunas, como las uvas o las cebollas, son muy tóxicas para ellos.
  • Consulta a tu veterinario si la situación se prolonga, ya que puede ser un síntoma de un problema más grave.

Conclusiones

  • Es importante que tu perro beba suficiente cantidad de agua todos los días.
  • Como regla general, un perro bebe aproximadamente 60 mililitros de agua por kilogramo de peso.
  • La deshidratación puede acarrear graves problemas a tu perro.
  • Presta atención a los síntomas de deshidratación y toma las medidas pertinentes.
  • Comprueba la elasticidad de la piel de tu perro y revisa el estado de sus encías.
  • Asegúrate de que tu perro tiene acceso a agua fresca y limpia en todo momento.
  • Lleva agua cuando salgas a pasear con tu perro o cuando vaya a realizar ejercicio intenso.
  • Si tu perro está deshidratado, llama a tu veterinario y trata de rehidratarlo.
  • Tu perro puede negarse a beber agua por diferentes razones.
  • Las lesiones en la boca, cambios en el agua o la rutina, enfermedades, edad, nivel de ansiedad, etc., pueden hacer que tu perro no beba el agua que necesita.
  • Consulta a tu veterinario para descartar problemas graves.
  • Acude a tu veterinario en caso de deshidratación grave o si tu perro entra en estado de shock.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

8 comentarios

  1. Mia 29 noviembre, 2020 a las 02:26 Responder

    Tengo una yorkie llevas dos semana que no ha perdido el apetito pero no quiere tomar agua he cambiado envases pero nada. Le doy por jeringuilla pero con dificultad. Y ha estado con problema de estreñimiento. La lleve al veterinario le hicieron pruebas de lab. Le encontraron un infección y con un poco de inflamación. Me le dieron. Lactulose, Doxycyline 10mg, Prednisone 5mg. Pero lleva casi dos días sin evacuar. Le he estado dando también aceite mineral. No la llevo a emergencia pq es muy costoso y no tengo el dinero suficiente. Orando al Señor que no le pase nada de aquí al lunes para volverla a llevar. Si me pueden algunos consejos

  2. Roberto 27 septiembre, 2020 a las 11:20 Responder

    Mi perrita de 4 años está medicada para problemas estomacales uno quiere tomar agua su veterinaria está cerrada hoy que puedo darle si me responden se lo agradeceria

  3. Anónimo 18 septiembre, 2020 a las 04:49 Responder

    Hola tengo una duda mi perro no quiere tomar agua no sé si sea normal xq apenas ayer lo mordió un Pitbull y l mi perro es un maltés a tomado muy poquito en todo el día alguien me puede ayudar en esto

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo