Qué vitaminas son apropiadas para un perro

Alimentacion del perro
Qué vitaminas son apropiadas para un perro

Al igual que los seres humanos, los perros necesitan consumir vitaminas en su dieta. Las vitaminas son necesarias para que tu perro tenga una vida sana. Le ayudan a mantener la piel y el pelo sanos, fortalecer sus huesos y dientes y disponer de suficiente cantidad de energía para desarrollar la actividad física que necesitan.

Si tu perro sigue una dieta completa y equilibrada, posiblemente no necesite ningún suplemento vitamínico adicional, ya que su alimento incluirá todos los nutrientes que que necesita. Sin embargo, en algunos casos, tu veterinario podría observar algún tipo de carencia y recomendar algún suplemento.

Es importante que tengas en cuenta que las vitaminas destinadas a consumo humano no son adecuadas para tu perro, ya que sus necesidades son diferentes a las nuestras.

Consulta siempre a tu veterinario antes de dar vitaminas a tu perro, ya que un exceso de las mismas también podría ser perjudicial. Además, este profesional podrá ayudarte a seleccionar el suplemento vitamínico más adecuado para tu caso, ya que conoce las necesidades específicas de tu perro.

Las mejores vitaminas para tu perro

Aniforte Complejo vitamínico natural

Complejo vitamínico en polvo, con levadura de cerveza, polvo de hierba de cebada, harina de algas marinas, acerola en polvo, polvo de acai (fruto de una palmera) y harina de pescado. Se trata de una fuente de vitaminas a través de alimentos naturales de alta calidad. El producto ha sido desarrollado por veterinarios y especialistas en nutrición animal. Los perros suelen tomarlo sin problemas. Si tu perro sufre una carencia vitamínica importante, es posible que necesites un suplemento vitamínico más fuerte.

Animigo Complejo vitamínico

Suplemento vitamínico en forma de comprimidos masticables, con sabor a hígado de pollo. Incluye vitaminas A, grupo B, D3, E y K. Además, lleva ácidos grasos Omega, glucosamina y condroitina. Este complejo protege el sistema inmunológico de tu perro y sus articulaciones, además de favorecer el buen funcionamiento de su sistema digestivo. También protege a las células del estrés oxidativo.

Best Paw Complejo vitamínico

Complejo vitamínico con vitaminas A, grupo B, colina, D3, E y K. Viene en forma de comprimidos masticables.

CaniComplete Complejo vitamínico

Complejo vitamínico con glucosamina y condroitina. También lleva MSM (compuesto orgánico de azufre que se encuentra en las articulaciones, pelo, piel y uñas). Incluye las vitaminas del grupo B, C, E y K1. Están fabricado y certificado en Alemania. Lleva ingredientes naturales y aminoácidos importantes para tu perro.

Lamberts Complejo vitamínico

Complejo vitamínico que incluye las vitaminas A, grupo B, C, D, E y colina. También incluye diversos minerales. Se presenta en forma de comprimidos con sabor a carne, que pueden romperse para que tu perro los ingiera mejor. Algunos perros no disfrutan de su sabor. En ese caso, tendrás que obligarles a comerlos echando su cabeza hacia atrás o escondiéndolos entre su comida.

NaturVet Complejo vitamínico

Complejo vitamínico con vitaminas A, grupo B y D3. Incluye también una mezcla de ácidos grasos omega, glucosamina y condroitina. Con estas vitaminas, ayudarás a tu perro a tener un sistema digestivo, piel y pelo saludables. La glucosamina y condroitina previenen los problemas de cadera y articulaciones. Se presenta en forma de comprimidos masticable y tienen sabor a hígado de ternera.

Uploria Complejo vitamínico

Complejo vitamínico que incluye las vitaminas A, grupo B, C, D3, E, K1 y colina. Se presenta en comprimidos con sabor a pollo y está formulada por veterinarios.

VitaPaws Complejo vitamínico

Complemento de vitaminas y minerales para tu perro, además de otros ingredientes beneficiosos para su salud. Incluye vitaminas A, grupo B, C, D3 y E. La fórmula ha sido desarrollada por expertos en nutrición animal y busca cubrir un amplio espectro de vitaminas, minerales y aminoácidos. Se trata de una fórmula exclusiva para perros y no está indicada para cachorros. Siempre es importante consultar a un veterinario antes de dar un suplemento vitamínico o de cualquier otro tipo a tu perro, pero hazlo especialmente si se trata de una perra embarazada, que está en período de lactancia para sus cachorros o que se encuentra bajo supervisión veterinaria.

Zesty Paw Complejo vitamínico

Complejo vitamínico para perros, con vitaminas A, vitaminas del grupo B, C D3 y E. También incluye glucosamina, condroitina y OptiMSM. Este complejo vitamínico favorece la salud de la piel y el pelo de tu perro, de sus articulaciones y de su sistema inmunológico, además del sistema cardiovascular y la energía celular. También lleva probióticos, para cuidar la flora intestinal de tu perro. No lleva cereales ni conservantes o aromas artificiales. Está cocinado a baja temperatura, para conservar las propiedades de sus ingredientes. Se trata de un complejo vitamínico muy completo. Se presenta en comprimidos masticables y tiene sabor a pollo.

¿Qué son las vitaminas y cuáles necesita mi perro?

Las vitaminas son sustancias que el cuerpo necesita para un crecimiento y desarrollo adecuados. Cuando se administran en las dosis adecuadas, contribuyen al correcto funcionamiento fisiológico del perro. La mayoría de las vitaminas esenciales no son elaboradas por el organismo y deben ser consumidas a través de los alimentos que las contienen.

Las vitaminas que necesita tu perro son:

Vitamina A.

Es una vitamina liposoluble, responsable del crecimiento, el desarrollo fetal, la función inmunológica y la función celular. Es importante para la visión e interviene en el funcionamiento de diversos órganos (corazón, pulmones, riñones, etc.).

La vitamina A puede ser de dos tipos:

  • Vitamina A preformada, que está presente en las carnes, aves, pescado y productos lácteos.
  • Provitamina A, que se encuentra en las frutas y verduras. El tipo de provitamina A más frecuente en los alimentos y en los suplementos vitamínicos es el betacaroteno.

La falta de vitamina A puede conducir a enfermedades graves y ceguera. Pero un exceso de esta vitamina puede provocar deshidratación, dolor en las articulaciones o daños en los vasos sanguíneos de tu perro.

El exceso de vitamina A suele producirse cuando el perro come carne de órganos en exceso, especialmente hígado, o cuando consume demasiado aceite de hígado de bacalao.

Al ser liposoluble, el exceso de vitamina A no se elimina en la orina, acumulándose en los tejidos grasos del perro.

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B son un grupo de 8 vitaminas hidrosolubles, por lo que su exceso se elimina a través de la orina (hasta cierto límite). Estas vitaminas son muy importantes para el desarrollo de tu perro y son:

  • Vitamina B1 (tiamina). Ayuda a regular el metabolismo de la energía y los carbohidratos y participa en el funcionamiento del sistema nervioso, contribuyendo también al funcionamiento del corazón y los músculos. Se encuentra en alimentos como la levadura de cerveza, huevos, frutos secos, legumbres, carne de vaca y de cerdo, germen de trigo, productos lácteos, soja, pescado y ajo. Se destruye con la temperatura. Su déficit puede provocar debilidad y alteraciones neurológicas. No se conoce toxicidad por exceso.
  • Vitamina B2 (riboflavina). Facilita la función de las enzimas. Interviene en la transformación de los alimentos en energía, al favorecer la absorción de las proteínas, las grasas y los carbohidratos. También es importante para el desarrollo del embrión, el crecimiento corporal y la producción de glóbulos rojos. Se destruye por la luz. La vitamina B2 se encuentra en varios alimentos, como carne, pescado, huevos, champiñones, quesos grasos, legumbres o cereales. La deficiencia de vitamina B2 se traduce en problemas dermatológicos y de las mucosas, problemas oculares y anemia. No se conoce toxicidad por exceso.
  • Vitamina B3 (niacina). Facilita la función de las enzimas. Interviene en el metabolismo energético de las células y en la reparación del ADN, así como en el funcionamiento del sistema digestivo y nervioso. También es importante para la piel y el pelo de tu perro. Se encuentra en la levadura de cerveza, el salvado, los frutos secos, hígado de ternera, carne de ave, pescado, germen de trigo, arroz integral o setas, entre otros alimentos. Su déficit se produce en estados de desnutrición, y puede ocasionar dermatitis, diarrea y demencia. Su exceso causa daños en el hígado, erupciones cutáneas y úlcera.
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico). Es una vitamina muy importante para el metabolismo del perro e interviene en la síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas. Se encuentra en alimentos como la levadura de cerveza, carne, carne de vísceras, yema de huevo, pescado, productos lácteos, legumbres, patatas o cereales integrales. Su déficit ocasiona problemas de dermatitis, somnolencia o infecciones, entre otros. Su exceso puede ocasionar diarrea.
  • Vitamina B6 (piridoxina). La vitamina B6 es importante para la salud de tu perro ya que es responsable de la generación de glucosa, participa en la actividad de los glóbulos rojos y del sistema nervioso, la regulación hormonal, la respuesta inmunológica, la síntesis de vitamina B3 y la activación de los genes, además de mantener una función cerebral saludable. Es difícil que tu perro consuma B6 en exceso, ya que se trata de una vitamina soluble en agua, por lo que dicho exceso se excretará a través de la orina. Aunque la mayoría de los alimentos que contienen proteínas tienen vitamina B6, esta puede descomponerse en el proceso de cocción del alimento, por lo que tu veterinario podría recomendarte que complementaras la dieta de tu perro con un suplemento que lleve esta vitamina. Se encuentra en alimentos como el pescado azul, los frutos secos, legumbres, carne de pollo, plátanos, huevos y granos integrales.
  • Vitamina B7 (biotina). También denominada vitamina H. Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y aminoácidos. Ayuda a mantener la salud de la piel y el pelo de tu perro, a una formación muscular adecuada, un crecimiento normal y una buena digestión, además de intervenir en el funcionamiento de la tiroides y el tracto reproductivo, entre otras cosas. Se trata de una vitamina esencial para que el perro pueda desarrollar las funciones más importantes de su cuerpo. Su déficit provoca lesiones en la piel, sequedad del pelo, letargo, diarrea o problemas de crecimiento, entre otros problemas. Se encuentra en muchos alimentos, como yema de huevo, hígado, carnes y pescado, frutas, hortalizas o verduras de hoja verde, entre otros.
  • Vitamina B9 (ácido fólico). Juega un papel importante en el metabolismo de los aminoácidos y los nucleótidos, así como en la síntesis de proteínas mitocondriales. Es importante para prevenir malformaciones del sistema nervioso. Se encuentra en frutos secos, frutas, verduras de hoja verde, vísceras de animales y cereales. Su déficit puede provocar retrasos en el crecimiento, úlceras, anemia y diarrea. Su consumo excesivo no genera daños.
  • Vitamina B12 (cobalamina). Facilita la función de las enzimas y es imprescindible para la formación de los glóbulos rojos. Se encuentra en los huevos y los productos lácteos, entre otros alimentos. Su mecanismo de absorción es complicado y se acumula en el hígado, por lo que es necesario estar mucho tiempo sin consumirla para que se produzca un déficit. Si se produce, dicho déficit puede ocasionar problemas diversos, como anemia, dificultades para respirar o pérdida de apetito.

Entre las vitaminas del grupo B suele incluirse también la colina, un nutriente esencial soluble en agua. La colina es un componente necesario de la membrana celular fosfolípida.

Contribuye al desarrollo cerebral y a un buen funcionamiento del hígado. La colina juega un papel fundamental en la absorción del calcio y se encuentra en pequeñas cantidades en alimentos como la yema de huevo, el hígado o las habas. 

En algunas ocasiones se utiliza como parte del tratamiento de los perros con epilepsia. Es importante durante el embarazo y la lactancia y se relaciona con mayor capacidad visual y de aprendizaje en la vida adulta del perro.

Vitamina C.

La vitamina C es un antioxidante importante, que ayuda a reducir los radicales libres, así como la inflamación y el envejecimiento cognitivo.

Los perros pueden sintetizar la vitamina C en el hígado, pero si están enfermos o estresados, pueden sufrir un déficit de la misma. En estos casos, es recomendable suplementarla.

Su exceso puede provocar diarrea. Muchos suplementos de vitamina C utilizan ascorbatos, ya que son más fáciles de absorber que el ácido ascórbico (forma natural de la vitamina C).

La vitamina C está presente en muchos alimentos, como cítricos, tomates, fresas, coles de Bruselas, brócoli, melón, kale…

Vitamina D.

La vitamina D, presente en el sol, permite que el organismo del perro absorba los minerales, como el fósforo o el calcio, muy importantes para el crecimiento óseo.

La vitamina D es liposoluble, por lo que se almacena en los tejidos grasos del perro. Las vitaminas liposolubles suponen un mayor riesgo para la salud que las hidrosolubles, ya que estas últimas pueden eliminarse por la orina, con lo que es más difícil que se produzca una sobredosis.

En el caso de la vitamina D, su exceso puede ocasionar insuficiencia renal o incluso la muerte.

Esta vitamina se encuentra en alimentos como el pescado graso (atún, caballa, salmón…), el hígado de carne de vaca, el queso o la yema de huevo.

Vitamina E.

La vitamina E es una vitamina liposoluble, esencial para el desarrollo muscular de tu perro, así como para su sistema circulatorio e inmunológico.

Se trata de un importante antioxidante, que protegerá las células del perro de los daños causados por los radicales libres, y juega un importante papel en el metabolismo de las grasas.

Su déficit es raro en los perros, pero cuando se produce puede provocar visión deficiente, problemas neurológicos, disfunciones reproductivas y mal funcionamiento del sistema inmunológico.

Se encuentra en diversos aceites, como el de oliva, girasol, soja o maíz. También aparece en diversos alimentos, como los huevos, el salmón o las espinacas.

La toxicidad por exceso de vitamina E es poco frecuente.

Vitamina K.

La vitamina K es una vitamina liposoluble que participa en la coagulación de la sangre del perro.

Un déficit de vitamina K puede conducir a hemorragias e incluso la muerte.

Es difícil que se produzca un exceso de vitamina K a través de los alimentos, pero si tu perro toma un exceso de esta vitamina a través de suplementos, podría tener diversos problemas, ya que interfiere con algunos antioxidantes, y también puede provocar una coagulación sanguínea irregular, ictericia o problemas hepáticos, entre otros.

Esta vitamina se encuentra de forma natural en alimentos como el brócoli, la soja, el aceite de soja, la zanahoria o la calabaza, entre otros.

¿Mi perro necesita suplementos vitamínicos?

En principio, tu perro obtiene sus vitaminas de los alimentos. Si le alimentas con una dieta etiquetada como “completa y equilibrada”, quiere decir que ha sido formulada para contener todas las vitaminas, minerales y nutrientes que necesita.

Los alimentos desarrollados para diferentes etapas de la vida del perro, como son las dietas específicas para cachorros, para perros adultos, de edad avanzada, esterilizados, con algún problema de salud, etc, contienen diferentes proporciones de nutrientes, minerales y vitaminas, dependiendo de los requisitos de tu perro en esa situación.

Por tanto, si tu perro sigue una dieta completa y equilibrada, no debería requerir ningún suplemento vitamínico, a no ser que tu veterinario recomiende lo contrario. Aunque las vitaminas son esenciales para tener una vida saludable, su exceso puede ser peligroso para tu perro.

Si tu perro sigue una dieta casera, consulta a tu veterinario para asegurarte de que recibe todos los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita. De lo contrario, quizás debas modificar su dieta o administrarle algún suplemento (siempre bajo la supervisión de tu veterinario y siguiendo sus indicaciones).

Aunque todos los perros pueden verse beneficiados por el consumo de un multivitamínico en algún momento de su vida, algunos se beneficiarán más que otros. Por ejemplo, los perros de edad avanzada podrían necesitar un suplemento que les ayudara a combatir la artritis y la ceguera.

Los cachorros también pueden beneficiarse del consumo de un suplemento vitamínico, hasta que establezcan una base nutritiva saludable.

En algunos casos, tu veterinario podría recomendar la administración de un suplemento vitamínico a un perro adulto sano y alegre, para evitar trastornos en el futuro.

Cómo elegir el mejor suplemento vitamínico para mi perro

La mejor manera de seleccionar un buen suplemento vitamínico para tu perro es consultar a tu veterinario, para saber qué vitaminas necesita y cuál es la dosis apropiada. Cuando selecciones un suplemento para tu perro, consulta también con tu veterinario, para que compruebe que el suplemento elegido por ti es adecuado.

El suplemento vitamínico elegido debe estar formulado específicamente para perros y debes comprobar la etiqueta para asegurarte de que tiene la cantidad de vitaminas que necesita tu perro.

Es posible que, en lugar de un suplemento vitamínico, tu veterinario te recomiende complementar la dieta de tu perro con alimentos específicos (frutas, verduras, legumbres, carnes…).

Al comprar un suplemento vitamínico para tu perro, debes tener en cuenta algunas características importantes:

Ingredientes.

Es importante que eches un vistazo a la lista de ingredientes del suplemento, para asegurarte de que contiene las vitaminas que necesitas. Si tienes dudas, consulta a tu veterinario, para que te confirme si el suplemento que has elegido es adecuado para tu perro. No dudes en cambiar de suplemento en caso necesario.

Sabor.

El sabor del suplemento vitamínico es importante. Algunos perros no tienen problemas en comer cualquier cosa, mientras que otros son más exquisitos con respecto a determinados sabores. Si este es tu caso, infórmate acerca del sabor del suplemento y lee los comentarios de otros clientes, para saber si sus perros lo comen con facilidad o no.

Comprimidos masticables.

Si los comprimidos son masticables, los perros los comen con más facilidad. Sin embargo, si tu perro no los quiere comer y tienes que esconderlos entre su comida, es posible que prefieras un suplemento en forma de pastilla.

Recomendaciones de tu veterinario.

Aunque lo pongamos en último lugar, es probablemente uno de los aspectos más importantes a considerar. Algunas vitaminas y nutrientes pueden ser perjudiciales para tu perro si se consumen en exceso.

Por tanto, es indispensable que consultes a tu veterinario antes de dar un suplemento vitamínico a tu perro, ya que es el profesional que conoce mejor sus necesidades específicas.   

Conclusiones

  • Las vitaminas son esenciales para que tu perro goce de un excelente estado de salud.
  • Las vitaminas ayudan al crecimiento y desarrollo adecuado de tu perro.
  • Participan en diversas actividades del organismo e intervienen en el funcionamiento de los distintos sistemas del perro.
  • Las vitaminas liposolubles se acumulan en los tejidos grasos y son difíciles de eliminar, por lo que su consumo en exceso es más peligroso que en el caso de las vitaminas hidrosolubles.
  • El exceso de las vitaminas hidrosolubles se elimina a través de la orina (hasta cierto punto).
  • Si tu perro tiene una dieta completa y equilibrada, probablemente no necesite tomar ningún suplemento vitamínico.
  • No des nunca un suplemento vitamínico a tu perro sin consultar previamente con tu veterinario, ya que el exceso de vitaminas puede ser perjudicial para él.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2020-10-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo