Remedios caseros para el vómito de mi perro

Cuidados del Perro

Si tu perro está vomitando, lo primero que tendrás que valorar es si debes llamar al veterinario o si se trata de algo que puedes resolver en casa.

Hay algunas causas de los vómitos o náuseas del perro que puedes tratar de aliviar a partir de remedios caseros, pero otras pueden indicar la presencia de alguna enfermedad o afección grave y requieren un diagnóstico profesional.

Si tu perro se ve sano, no muestra ningún otro síntoma y tienes la seguridad de que no se trata de nada grave, hay algunos tratamientos naturales que puedes aplicar, como los que te indicamos a continuación.

¿Cuándo debo acudir al veterinario y cuándo puedo actuar por mi cuenta?

Es razonable que actúes por tu cuenta cuando:

  • Tu perro ha vomitado una o dos veces y después de eso no se repiten los episodios.
  • Los vómitos no progresan ni parecen empeorar.
  • Tu perro tiene la piel brillante, está activo y no parece presentar síntomas de enfermedad.

En cambio, deberías acudir al veterinario si:

  • Tu perro vomita repetidamente.
  • Tu perro intenta vomitar repetidamente, pero no sale nada.
  • Está aletargado.
  • Hay sangre en las heces o tiene diarrea profusa y acuosa.
  • Babea excesivamente.
  • Sufre pérdida de apetito.
  • No bebe.
  • El perro es de edad avanzada.
  • Tiene alguna enfermedad que puede hacer que no soporte un ataque normal de vómitos.
  • Los vómitos continúan después de 24 horas.
  • Los vómitos vuelven a aparecer a pesar de haber cambiado la dieta.
  • El perro tiene fiebre.

¿Es lo mismo vomitar que regurgitar?

Los perros vomitan a menudo, pero también es frecuente que regurgiten su comida.

  • La regurgitación tiene lugar cuando la comida no digerida vuelve a la boca desde el esófago. Cuando el perro regurgita, la comida no digerida está cubierta por mucosidad. La comida regurgitada no suele oler mal. Este proceso es rápido, es decir, no se producen episodios repetidos, y es muy probable que el perro vuelva a comerse el alimento regurgitado, que ahora estará en trozos más pequeños, por lo que es probable que esta vez sí lleguen al estómago. Es decir, el propósito de la regurgitación es ajustar el tamaño de la comida a trozos más fáciles de digerir.
  • El vómito procede del estómago y de la parte superior del intestino. Su textura, color y olor son muy característicos. El propósito del vómito es deshacerse de material tóxico. Puede ser agudo o crónico y las razones para que se produzca son muy variadas: ingestión de algún tóxico o alimento inadecuado, alergia o sensibilidad alimentaria, reacción a un medicamento, parásitos, estrés o mal funcionamiento de algún órgano, entre otras causas. Lo más frecuente es que se produzca un episodio de vómitos y tu perro vuelva a la normalidad, pero en otras ocasiones los vómitos son continuos y es recomendable que acudas al veterinario.

Qué puedo hacer si mi perro vomita

Si tu perro está vomitando, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar las molestias. Por lo general, se trata de técnicas bastante eficaces, pero si no funcionan, es preciso que llames al veterinario y le comentes lo que sucede.

Pon a tu perro en ayunas

De esta manera, su tracto gastrointestinal no tendrá que trabajar demasiado y el perro se recuperará más rápidamente. Al desaparecer la comida, el perro debería vomitar menos. Normalmente, basta con un ayuno de 24 horas para un perro adulto o de 12 para un cachorro.

El hecho de tener el estómago vacío también puede hacer que tu pero vomite bilis amarilla.

Alimenta a tu perro con una dieta blanda

Tras el periodo de ayuno, los vómitos deberían haber cesado. Para que su sistema digestivo comience a trabajar poco a poco, retira su comida habitual y sustitúyela por pollo y arroz hervidos o por un alimento específico para estómagos sensibles.

Continúa con esta dieta hasta que el perro mejore y a continuación, comienza a introducir su comida habitual gradualmente.

Hidrata a tu perro

Es muy importante que t perro se mantenga hidratada durante este tiempo. Si no puede retener el agua, ofrécele trozos de hielo, que tienen menos probabilidades de provocar vómitos. Puedes intentar ofrecerle agua más tarde.

Si tu perro pasa 24 horas sin beber agua ni comer trozos de hielo, acude al veterinario inmediatamente.

Para saber si tu perro está deshidratado, puedes pellizcar suavemente la piel del omóplato o la espalda, formando una pequeña tienda de campaña. Si esta tienda se derrumba rápidamente al soltar la piel, quiere decir que el perro está bien hidratado. Pero si permanece levantada durante unos segundos o más tiempo, es preciso que llames a tu veterinario con urgencia, ya que podría necesitar administración de líquidos bajo la piel o por vía intravenosa.

Comprueba sus encías

El color normal de las encías debe ser rosado. Presiona con el dedo sobre la encía. La marca del dedo debería volverse blanquecina y luego volver rápidamente al rosa. Si la encía tarda unos segundos en volver a ser rosa, acude al veterinario, porque podría tratarse de un síntoma de anemia, torsión gástrica o ingestión de un producto tóxico.

Si las encías están pálidas, blanquecinas, grisáceas o moradas, deberías acudir al veterinario, porque puede tratarse de algo grave.

Remedios caseros para un perro que tiene vómitos

Si tu perro tiene náuseas o vómitos leves, puedes darle algún antihemético para combatirlas. Los antiheméticos naturales más eficaces y adecuados para tu perro son los siguientes:

Jengibre

El jengibre es un eficaz antihemético, que bloquea los receptores de serotonina en el intestino, eliminando así las náuseas. Para dárselo a tu perro, bastará con una cucharada de raíz de jengibre fresca y picada. Pon una taza de agua a hervir e introduce en ella el jengibre, dejándola hervir durante 10-15 minutos. Cuando se enfríe, dáselo a tu perro en cucharaditas (1 cucharadita por cada 7 kilos de peso corporal).

Hinojo

Prepara una infusión con una cucharadita de semillas de hinojo molidas y una taza de agua hirviendo. Déjalo infusionar durante 20 minutos y dale una cucharadita por cada 7 kilos de peso corporal.

Manzanilla

La manzanilla es muy adecuada para combatir los espasmos, pues calma el tracto digestivo y alivia las náuseas. Utiliza una infusión preparada con una cucharada de manzanilla en una taza de agua hirviendo. Deja enfriar y dale una cucharadita por cada 7 kilos de peso corporal.

Menta

Al igual que la manzanilla, la menta es antiespasmódica. Utiliza una infusión preparada con una cucharada de menta en una taza de agua hirviendo. Deja enfriar y dale una cucharadita por cada 7 kilos de peso corporal.

Electrolitos

Si tu perro es capaz de ingerir líquidos, existen productos que ayudan a restaurar los electrolitos perdidos con el vómito. Consulta a tu veterinario antes de administrárselos a tu perro.

Probióticos

Además de aliviar el estómago de su perro cuando tiene náuseas, los probióticos promueven un intestino sano.

Qué puedo darle a mi perro si tiene vómitos frecuentes

Si tu perro vomita frecuentemente, es importante que te asegures de que está bien hidratado y que le proporciones las sales o electrolitos que pierde en estos episodios.

Si los vómitos se prolongan demasiado, acude a tu veterinario, pues es posible que tu perro necesite la administración de líquidos por vía intravenosa.

Algunos de los síntomas de que tu perro está deshidratado son los siguientes:

  • Letargo
  • Ojos vidriosos
  • Encías secas

Para aliviar las náuseas puedes utilizar jengibre, hinojo, manzanilla o menta.

Cuando los vómitos son crónicos, es importante acudir al veterinario para descartar enfermedades del riñón y del hígado, así como tumores. La mayoría de los perros con vómitos crónicos tienen un agotamiento del ácido clorhídrico y es probable que no absorban bien los nutrientes.

La sensibilidad a los alimentos, la disminución de las bacterias beneficiosas y los alérgenos domésticos y ambientales pueden causar vómitos crónicos.

Los probióticos y prebióticos también pueden aliviar los vómitos y náuseas de tu perro, fortaleciendo su sistema inmunológico.

¿Es grave que mi perro vomite?

Existen diferentes causas por las que tu perro puede vomitar, siendo las más frecuentes las que detallamos a continuación.

Causas que no revisten gravedad

Comer en exceso o con demasiada rapidez

Si tu perro vomita una pequeña cantidad después de cada comida, puede ser porque come demasiado rápido o demasiada cantidad. Considera la posibilidad de comprar un cuenco diseñado en forma de laberinto, para que el perro se vea obligado a comer con lentitud. También deberías optar por servirle raciones más pequeñas varias veces al día.

El perro está estresado

En este caso, es importante que determines la causa del estrés o ansiedad de tu perro y trates de evitar los factores que lo causan.

El perro está mareado

Baja un poco las ventanillas del coche (sin que el perro pueda sacar la cabeza fuera) y llévalo mirando hacia adelante. Si es necesario, habla con tu veterinario para que te recete algún medicamento contra el mareo.

Puedes optar por una solución natural, dándole jengibre en forma de infusión, pastilla o golosina, pero coméntalo previamente con tu veterinario. Limitar el consumo de alimentos en las horas previas al viaje también debería ser de ayuda.

Cambios bruscos de dieta

Un cambio brusco de dieta puede hacer que tu perro vomite. Es recomendable introducir los nuevos alimentos de manera gradual.

Si tu perro sufre algún tipo de alergia alimentaria, es buena idea utilizar piensos hipoalergénicos, que suelen incluir una única fuente de proteína, hasta determinar el alimento que le hace daño.

Causas que revisten gravedad

 Si junto a los vómitos aparece algún síntoma preocupante o fuera de lo normal, llama rápidamente a tu veterinario. Lo más probable es que no sea nada grave, pero si no fuera así, un diagnóstico temprano puede ser determinante para tu perro. Algunas de las causas que requieren atención veterinaria son las siguientes:

  • Parvovirus. Se trata de un virus potencialmente mortal que ataca sobre todo a los cachorros que aún no han sido vacunados. Va acompañado de síntomas como diarrea con sangre (a menudo maloliente), letargo y pérdida de apetito.
  • Pancratitis. Inflamación del páncreas que puede producirse después de ingerir una comida demasiado grasa. Un período en ayunas favorecerá a tu perro, pero es preciso que tenga atención veterinaria.
  • Gastroenteritis. Los síntomas incluyen vómitos, diarrea con sangre, pérdida de apetito y letargo. No siempre se encuentra la causa subyacente.
  • Obstrucción intestinal. Las astillas de los huesos o la ingestión de un cuerpo extraño pueden provocar una obstrucción intestinal, uno de cuyos síntomas es el vómito.
  • Hinchazón. Distensión repentina del estómago que puede ir acompañada de vómitos. El estómago hinchado puede indicar la presencia de distintas enfermedades, como artritis, peritonitis, gases, parásitos intestinales o torsión/dilatación gástrica, entre otras posibles causas. Algunas de estas enfermedades son muy graves, por lo que debes acudir al veterinario.
  • Torsión/Dilatación gástrica. Si tu perro tiene el abdomen hinchado e intenta vomitar, pero no expulsa nada, acude urgentemente al veterinario, pues puede sufrir torsión/dilatación gástrica, una afección extremadamente grave y potencialmente mortal.
  • Intoxicación alimentaria. El consumo de algún alimento tóxico para el perro, como chocolate, cebolla, uvas, venenos, etc., puede ser la causa de los vómitos. Acude inmediatamente al veterinario.
  • Enfermedad renal o hepática. El problema también puede estar fuera del sistema digestivo. Los perros que padecen enfermedades hepáticas graves, enfermedades renales o trastornos autoinmunes pueden vomitar material teñido de sangre.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal. Se trata de la inflamación del aparato digestivo, como consecuencia de una lesión, infección o irritación. Es parecida a la úlcera de estómago, ya que también se produce un exceso de ácido estomacal erosiona el revestimiento gastrointestinal del estómago y provoca un dolor intenso, inflamación e hinchazón. También es posible que su perro tenga una enfermedad preexistente que le provoque vómitos con sangre. El veterinario te recetará algún antiinflamatorio.
  • Úlcera estomacal Las úlceras de estómago se producen cuando un un exceso de ácido estomacal erosiona el revestimiento del estómago. Son dolorosas y pueden ir acompañadas de pérdida de apetito y cansancio excesivo. Los perros con úlcera estomacal suelen vomitar material teñido de rosa, o pueden toser mucosidad con aspecto sanguinolento. También pueden vomitar algo parecido a los posos del café, lo que indica que la úlcera ha estado sangrando durante un tiempo. Las úlceras estomacales también pueden provocar una diarrea oscura y con aspecto de alquitrán. Si observas este tipo de vómito, debe llamar inmediatamente a su veterinario para que examine a su perro.
  • Presencia de parásitos. Si tu perro ha comido algo que no debía, podría estar irritando u obstruyendo el tracto digestivo, lo que puede dar lugar a vómitos con sangre. Los parásitos intestinales, incluidos los anquilostomas y los ascárides, provocan vómitos con sangre en los perros. En particular, los anquilostomas pueden ser especialmente perjudiciales para el revestimiento del tracto intestinal. Afortunadamente, puedes proteger a tu perro de la mayoría de los parásitos intestinales con un simple desparasitante mensual de amplio espectro de tu veterinario.

Algunos productos que pueden aliviar los vómitos de tu perro

A continuación, te ofrecemos una selección de productos que pueden aliviar los vómitos de tu perro. Se trata de productos naturales que, en principio, no le harán ningún daño, pero recuerda que se trata de un artículo meramente informativo y no podemos saber si alguno de ellos puede ser perjudicial para tu perro en particular. Consulta previamente a tu veterinario para tener la seguridad de que son adecuados para él.

Animigo Probióticos y Prebióticos

Probioticos Naturales Para Perros con Estómago Sensible. La fórmula contiene 5 cepas bacterianas que fomentan el crecimiento natural de la flora intestinal del perro y refuerzan su sistema inmunológico, facilitando la digestión. Incluye una serie de enzimas digestivas que mejoran la absorción de los nutrientes.

Healthy Dog Probióticos y Prebióticos

Producto natural elaborado con cáscara de psyllium de primera calidad, carbonato de calcio, linaza molida, prebióticos y probióticos para un sistema digestivo naturalmente saludable.

Los prebióticos y probióticos ayudan a equilibrar la flora bacteriana del intestino, mejorando la digestión y fortaleciendo el sistema inmiunitario del perro.

Vetgastril Protector estomacal

Probiótico etomacal con Hidróxido de Aluminio y Glucosa, adecuado para perros y gatos. Se trata de un producto en forma de gel que se adhiere a las proteínas de las membranas de las células de la mucosa, protegiendo las paredes del estómago frente a la acción de los jugos gástricos.

Conclusiones

  • Si tu perro vomita, es importante que aprendas a determinar cuando debes acudir al veterinario y cuando puedes actuar por tu cuenta.
  •  No es lo mismo regurgitar que vomitar.
  • Si tu perro vomita, puede aliviarle estar unas horas en ayunas, seguido de dieta blanda.
  • Cuando tu perro vomita, debes asegurarte de hidratarlo convenientemente.
  • Si tu perro vomita frecuentemente, tendrás que restaurar los electrolitos que pierde.
  • Hay algunos remedios naturales que pueden ayudar a frenar el vómito del perro.
  • Si tu perro vomita con frecuencia o muestra otros síntomas, es importante que acudas al veterinario.
  • El vómito puede no revestir importancia, pero también puede ser un síntoma de algo grave que requiere atención médica.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo