Por qué mi perro me sigue a todos lados

Adiestramiento del perro

Los perros son animales sociales y por ello, pueden experimentar reacciones intensas cuando se les deja solos. En estado natural, los cánidos que son expulsados de una manada y se ven obligados a vivir en solitario, tratarán de establecer una nueva manada y ampliar su familia. De no conseguirlo, se verán obligados a vagar de un lado a otro hasta morir.

La soledad es algo negativo para los animales que viven en manadas, ya que su supervivencia se ve gravemente amenazada. Por ello, aunque algunos perros aprenden a quedarse solos, a otros se les hace muy difícil sobrellevar la soledad y la separación.

Como ves, existen muchas razones por las que tu perro se ve impulsado a seguirte. Sin embargo, esta situación puede volverse conflictiva y constituir un indicio de ansiedad por separación o algún otro trastorno de conducta que debes resolver para que tu perro tenga una vida feliz.

El perro es un animal social y vive en manada

Al igual que el lobo, el perro es un animal social que necesita vivir en manada. La cooperación entre los miembros de una manada resulta esencial para la supervivencia. Los individuos más hábiles para relacionarse y colaborar son los que tienen más posibilidades de aparearse y transmitir sus genes. De esta manera, la selección natural va logrando que se desarrollen distintas habilidades y la especie evolucione.

En una manada de cánidos existen patrones específicos de comportamiento. La manada más pequeña posible está constituida por dos individuos: un macho y una hembra. Puede suceder que en algún momento se encuentren dos machos juntos o uno solo, pero tan pronto como puedan, se incorporarán a otro grupo más grande y buscarán alguna hembra para tener descendencia.

El estudio del comportamiento de los lobos nos ha aportado mucha información para poder comprender a los perros, ya que ambos presentan los mismos patrones de estructura de la manada, aunque en el caso de los perros, son menos extremos.

Por tanto, cuando llevas un perro a tu casa, debes comprender que eres parte de su manada. En una manada, los individuos se necesitan los unos a los otros y se prestan apoyo para desarrollar el trabajo y las rutinas diarias. Existen rituales que son importantes para mantener los vínculos de la manada y establecer la jerarquía. Debes dejar claro a tu perro que el líder eres tú y, en caso de tener un perro dominante que de vez en cuando trate de escalar en la jerarquía, demostrarle que nada ha cambiado y que las posiciones de dominancia y sumisión se mantienen intactas.

Asimismo, si tienes un perro demasiado dependiente, necesitarás reconducir su conducta para que se sienta más seguro de sí mismo y se convierta en un perro equilibrado, manteniendo contigo una relación de confianza sana y adecuada.

¿Por qué me sigue mi perro a todos los lugares a los que voy?

Es muy agradable pasear y que tu perro te sigua feliz, siempre dispuesto a jugar e interaccionar contigo. Sin embargo, en algunas ocasiones esta situación puede convertirse en un problema, sobre todo si tienes que ir a algún lugar al que no puedes llevar a tu perro y la soledad se convierte en algo traumático para él.

Es importante comprender por qué tu perro busca constantemente tu compañía para poder actuar al respecto. Las principales razones por las que un perro sigue a su dueño son las siguientes:

  • Impronta filial. Si tienes un cachorro, es posible que esté desarrollando una impronta filial contigo. Este mecanismo de apego se produce porque el cachorro reconoce las características de su madre como parte importante de su proceso de aprendizaje. Las crías siguen a su madre a todas partes para aprender y protegerse de los depredadores. El cachorro que ha sido separado de su madre tomará a su dueño como referente para poder desarrollarse adecuadamente.
  • Refuerzo positivo. Si tu perro ha aprendido que estar cerca de su dueño va a proporcionarle cosas positivas, como golosinas, comida, caricias y juegos, es muy probable que le siga feliz a todas partes.
  • La raza del perro influye en sus relaciones sociales. Algunas razas han sido creadas para trabajar con las personas. Por ello, buscarán estar continuamente al lado de su dueño. Estos perros que siguen a su dueño a todas partes se denominan perros velcro. Su tendencia a seguir al dueño es totalmente normal, aunque en algunos casos se puede tornar conflictiva. Generalmente este tipo de perros son ideales para personas mayores.
  • Sentimiento de manada. Los perros son animales de manada. Una manada es, por definición, un grupo de animales que se mantienen juntos para sobrevivir. En el caso de los perros domésticos, se presentan los mismos patrones de estructura de manada que en los lobos. En el proceso de domesticación, se ha logrado que los perros muestren preferencia por la compañía de su dueño humano, pero sigue existiendo una jerarquía que se respeta fielmente. Tu perro te sigue a todas partes porque te considera el líder de su manada.
  • Compañerismo. Tu perro busca crear una estrecha relación contigo. Para él, es muy importante estar cerca de ti, participar en tu vida, seguirte y compartir experiencias. Será un compañero muy fiel y tratará de interpretar tus señales para reforzar el vínculo contigo.
  • Ansiedad por separación. Si tu perro no ha aprendido a sobrellevar la soledad y la separación, comienzan los problemas. Algunos perros sienten miedo y manifiestan comportamientos destructivos. Tu perro puede mostrar su aversión a la separación siguiéndote a todas partes. Puedes considerar una cama relajante para perros que son geniales para la ansiedad porque les proporcionan una sensación de estar arropados en estas camas.

La relación con tu perro es muy beneficiosa para ambos

Los perros generan un vínculo muy fuerte con sus dueños. De esta relación, extraen muchas cosas positivas. Comida, golosinas, caricias, paseos, actividades divertidas y la compañía de la persona más importante en su vida. Estar cerca de ti aporta muchas satisfacciones a tu perro.

Además, aunque no siempre seas consciente de ello, tu perro examina cada uno de tus  movimientos y reacciones. Cada día que pasa te comprende mejor e interpreta el significado de tus acciones. Al igual que tú aprendes a interpretar sus gestos, ellos lo hacen con los tuyos, estableciendo una comunicación intensa.

Tu perro entiende rápidamente cuándo se acerca el momento del paseo, cuándo vas a darle de comer, si estás preparándote para salir y si vas a ir con él o no. Es un experto en el lenguaje humano y su capacidad para comprender tus señales y establecer una comunicación contigo le ha convertido en tu mejor amigo.

De la misma manera, tú obtienes altos beneficios de estar con tu perro. Desde que compartes tu vida con este alegre compañero, la soledad ha desaparecido.

El perro te hace sentirte querido y necesitado y sabes que es un compañero fiel que jamás te abandonará, pase lo que pase.

Por otra parte, existen estudios que demuestran que las interacciones con los perros, aunque sean breves, reducen la ansiedad y los estados depresivos. Por ello, se utilizan en terapias asistidas, con el fin de mejorar el estado psicológico de personas con depresión, autismo u otras situaciones.

Tu perro también te obliga a hacer ejercicio con regularidad, mejorando tu salud y reduciendo el estrés. Está siempre dispuesto a jugar contigo y ambos os beneficiáis tanto física como psicológicamente de esta relación.

Finalmente, su capacidad para comprender tus señales y establecer una comunicación contigo, ha convertido a tu perro en tu mejor amigo.

¿Qué sucede cuando mi perro me sigue constantemente y esto se convierte en un problema?

Esta tendencia a seguirte a todas partes puede convertirse en un problema si tu perro no es capaz de soportar la soledad. Especialmente, cuando tu perro interactúa únicamente contigo y tiene miedo o evita a otras personas.

En este caso, existe un problema de socialización y tu perro corre el riesgo de desarrollar ansiedad por separación, agresividad u otros problemas de comportamiento.

¿Cómo sé si mi perro sufre ansiedad por separación?

Los perros, como animales sociales que son, no son amigos de separarse de su dueño. Esta situación, que en principio es normal, puede convertirse en un problema si tu perro sufre ansiedad por separación.  En este caso, es frecuente que el perro te siga a todas partes, además de mostrar una alta dependencia y excitarse exageradamente cuando regresas a casa tras una ausencia prolongada.

Algunos de los síntomas de la ansiedad por separación son:

  • Comportamiento destructivo. El perro puede comportarse de forma brusca, ladrar sin cesar y destruir cosas. Los daños suelen localizarse cerca de los puntos de entrada y salida, como puertas y ventanas. Al intentar salir, también pueden provocarse lesiones a sí mismos.
  • Depresión. Los perros que sufren ansiedad por separación pueden volverse retraídos e inactivos. Su depresión les conduce a un estado de apatía que provoca incluso pérdida de apetito y les hace dejar de participar en cosas que antes disfrutaban.

Si tu perro sufre ansiedad por separación, tendrás que entrenarlo para modificar su conducta. En caso necesario, acude a un adiestrador profesional. Esto es importante, ya que un mal adiestramiento puede potenciar los comportamientos inadecuados y generar otros problemas.

¿Es lo mismo un “perro velcro” que uno que sufre ansiedad por separación?

No es lo mismo tener lo que se denomina un perro velcro que uno que sufre ansiedad por separación.

La ansiedad por separación es un trastorno de apego que puede requerir ayuda profesional. Un perro velcro no tiende a desarrollar las conductas destructivas de uno que sufre ansiedad por separación, aunque también debe ser correctamente educado para desarrollar una relación relajada con su dueño y a la vez, ser autosuficiente y no sentirse abandonado cuando éste tenga que ausentarse.

Un perro velcro es aquel que sigue a su dueño a todas partes y trata de estar a su lado en todo momento.

Algunas razas parecen ser más propensas a presentar este comportamiento, ya que en la crianza selectiva se ha reforzado este sentimiento de apego. Por ejemplo, los perros falderos han sido criados para depender fuertemente de su dueño. Los perros de trabajo también presentan este tipo de comportamiento, puesto que es muy importante la vinculación con el dueño para que puedan desempeñar eficazmente sus funciones.

Este comportamiento, que en principio es normal, puede llegar a desencadenar lo que se conoce como síndrome del perro con velcro. Si tu perro lo sufre, llegará a experimentar falta de alegría y estrés cuando tiene que separarse de ti.

Para reducir la excesiva dependencia de tu perro, es importante que no le permitas seguirte continuamente, sin dejar de ser cariñoso con él.

No humanices tampoco a tu perro. Es tu compañero, pero no es un ser humano y tiene sus necesidades, propias de su naturaleza perruna.

Qué puedo hacer si mi perro me sigue a todas partes

Si necesitas reducir la dependencia que tiene tu perro de ti, puedes hacer varias cosas:

Antes de irte de casa

  • No te despidas de tu perro. Entenderá que comienzas a interaccionar con él para irte de repente.
  • Ignora a tu perro antes de irte. Bastan unos quince minutos sin hacerle caso.
  • Coloca juguetes interactivos en los lugares donde provoca destrozos.
  • Sal a dar un paseo con tu perro o agótalo físicamente antes de realizar una salida larga.
  • Juega con tu perro y entrénalo durante las salidas. La estimulación física y mental entretienen a tu perro y le cansan lo suficiente como para que aguarde tranquilo hasta tu regreso.
  • Ponle comida antes de irte.

Cuando regreses

  • No hagas caso a sus saludos excesivos. Ignórale un rato y espera para hacerle caso.
  • Retira los juguetes interactivos que utilizas para entretenerlo durante tu ausencia.

Mientras estás en casa. Ejercicios de entrenamiento para la separación

  • Enseña a tu perro a quedarse solo en estancias donde tú no estés. Comienza distanciándote unos pasos y vete aumentando poco a poco la distancia. Premia siempre sus avances. Una barrera o valla de seguridad puede ser útil durante las primeras sesiones de entrenamiento. Gracias a ellas, tu perro no podrá acercarse a ti, pero sí que te verá.
  • Utiliza una alfombra o una jaula para que sea el lugar de tu perro. Deja algún juguete interactivo o que le entretenga durante largo rato. Recompénsale cuando se quede allí.
  • Simula salidas, preparándote como si fueras a ausentarte. Ponte el abrigo, coge las llaves y sal. Vuelve en poco tiempo (1 ó 2 minutos).
  • Vete alargando la salida unos minutos cada día.
  • No permitas que te siga a todas partes, contracondicionándolo si es necesario.
  • Si cada vez que te levantas, tu perro lo hace también, ordénale que se siente o se tumbe y que permanezca quieto hasta que tú se lo ordenes.
  • Levántate del sofá y no hagas nada, o da vueltas sin ir a ningún sitio. Esto hará que tu perro pierda el interés.
  • No permitas que duerma en la cama contigo, ya que fomenta su dependencia. Si tu perro tiene tendencia a desarrollar un comportamiento muy dependiente, es mejor que duerma en su lugar (jaula, colchoneta, alfombra…).
  • No permitas que tu perro se tumbe siempre a tus pies o a tu lado. Fomenta la existencia de momentos en que tu perro se aleje de ti para aumentar su independencia.
  • Si muestra mucha ansiedad, enseña a tu perro a quedarse tumbado hasta que se relaje.
  • Entrénalo con juegos que le obliguen a distanciarse. Por ejemplo, esconde algo y haz que tenga que buscarlo y entregártelo.
  • Haz trabajar a tu perro. Ofrécele tareas interesantes que le estimulen física y mentalmente y le hagan sentirse útil.
  • No premies sus actitudes de dependencia con golosinas o juegos.

Conclusiones

  • Los perros son animales sociales y necesitan integrarse en una manada.
  • La manada de tu perro es tu familia y puede constar únicamente de dos miembros: tú y él.
  • Tu perro te seguirá fielmente a todas partes, al considerarte el líder de su manada.
  • Si tienes un cachorro, es posible que te siga porque está estableciendo una impronta filial contigo.
  • Tu perro puede seguirte por refuerzos positivos, sentimiento de manada o compañerismo.
  • Algunas razas son más propensas a mantenerse al lado de su dueño que otras.
  • La ansiedad por separación puede provocar que tu perro te siga a todas partes.
  • La ansiedad por separación es un trastorno de apego que debe ser reconducido.
  • Si es necesario, recurre a un adiestrador profesional, ya que este problema puede desencadenar agresividad, fobias o comportamiento destructivo.
  • Un perro velcro es aquel que sigue a su dueño a todas partes, pero no debe ser confundido con uno que sufre ansiedad por separación.
  • Entrena a tu perro para reconducir su conducta y convertirlo en un compañero sano y feliz que disfruta también con su independencia.
  • La estimulación, tanto física como mental, es imprescindible para tener un perro equilibrado.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

9 comentarios

  1. Anónimo 1 enero, 2021 a las 14:28 Responder

    Tengo tres dos son mamá e hija de 11 y 9 años, la tercera tiene 13 años. A mi me gusta que sean apegados son Velcro dependientes mamonas las adoro. Cuando las saco al parque son otras, amigueras a veces una de ellas le gusta la pelea se van a divertirse al rato vienen a mi y me veo como la mamá pato y sus paticos voy caminando y ellas detrás todo el tiempo que hago mi caminata como ya son viejitas las consiento mucho, ellas a pesar de todo son muy obedientes a las 10 de la noche por ahí 30 minutos nos acostamos las 4 luego se pasan a la cama de ellas y a las 5 de la madrugada se pasan a mi cama son una gran compañía y mucho trabajo

  2. Anónimo 15 diciembre, 2020 a las 18:35 Responder

    Tengo 4 niño de 4 patas. Ahora ya no me siguen. Pero al principio estaban siempre detrás mío. Ahora uno o dos están detrás mío por comida o cariño. Además que ya saben mi rutina.

    • Yamila 14 agosto, 2021 a las 14:53 Responder

      Tengo especie de bichón habanero velcro total, como hago para visitar gente, volver a trabajar o estudiar o una cena donde no pueda también ir y más aún que socialice (con los canes grandes en el patio) y no domine ( ni marque territorio ni a la gente) donde esté.

  3. Anónimo 3 noviembre, 2020 a las 08:21 Responder

    Este artículo me vino muy bien…mi perro camina todo el tiempo a mi alrededor…va al patio y vuelve enseguida para ver q hago…lo reto xq me mareos….no para…lo mando a la cucha y apenas me distraigo allí esta otra vez…para mí tiene las 2 cosas es velcro y ansioso….antes de la cuarentena cuando salía…estaba acercándome a casa y lo escuchaba aullar….AY DIOS Q VOY A HACER CON CHUBY

  4. Anónimo 16 septiembre, 2020 a las 03:24 Responder

    A mi poodle lo recibi cuando tenia un mes y medio estaba trabajando todo bien hasta que apareció la pandemia y ya mi perro tiene dos años y estamos todo el dia juntos y se comporta ahora muy mamon….que pasará con el cuando vuelva a trabajar?

    • Yamila 14 agosto, 2021 a las 15:00 Responder

      Si conseguís ponerle remedio te pido me pases el dato (mi marido tiene vida mientras q yo estoy y no comprende) ni trabajo y debo retomar estudio, ver a sobrinos, cenas, así como trabajar luego de esta pandemia…

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo