Qué hacer cuando te encuentras con un perro abandonado

Curiosidades Sobre Perros
Qué hacer cuando te encuentras con un perro abandonado

Los perros son unos excelentes compañeros para los seres humanos, pero desgraciadamente, existen muchos casos en los que se ven abandonados. Las supuestas razones son variadas: es posible que el perro ladre más de lo esperado, que sea demasiado activo o que al crecer ya no resulte tan adorable a ojos de su “dueño”. Desafortunadamente, mucha gente compra o adopta perros sin informarse primero ni de las características de la raza ni de las del perro en particular, y con el tiempo se encuentra con “sorpresas”. Los perros son seres vivos y tienen necesidades que su dueño debe satisfacer. Pero el mundo está lleno de gente cruel y es un hecho que muchos perros son abandonados, viéndose obligados a deambular por las calles y tratar de sobrevivir.

En este caso, has de saber que existen asociaciones sin ánimo de lucro que trabajan todos los días para tratar de dar una segunda oportunidad a estos animales. Si te encuentras un perro en este estado, tú mismo podrías convertirte en su nueva familia o, al menos, deberías contactar con una protectora, para sacarle de la calle y ayudarle.

Sin embargo, si ves a un perro solo por la calle, aunque es posible que se trate de un perro abandonado, también puede ser que se haya perdido o escapado, por lo que, una vez que logres acercarte a él, tendrás que tratar de localizar a su dueño. El acercamiento puede ser difícil, porque es posible que el perro esté asustado, tenga hambre o sed, tenga frío, vuelva a escaparse y corra el riesgo de ser atropellado o provocar un accidente. Por todo ello, es importante que trates de ganarte su confianza y ayudarle.

¿Cómo se siente un perro abandonado?

El abandono es siempre una experiencia traumática. Cuando un perro ha sido abandonado o maltratado, arrastra una serie de secuelas psicológicas que irán apareciendo cuando llegue a su nuevo hogar. Al igual que nos sucedería a nosotros, se ha visto sometido a una situación en la que los seres en los que más confiaba le han abandonado, por lo que sus emociones estarán alteradas y puede llevar algo de tiempo ganarse su confianza.

Al principio, pueden mostrarse asustadizos y buscar refugio en alguna esquina, o mostrarse nerviosos al salir de casa. Puede tener miedo a viajar en coche, a otros animales, a la gente. Tal vez se muestre agresivo o busque refugio en ti, y no es recomendable soltarlo en exteriores hasta que se sienta parte de la familia.

Si lo llevas a tu casa, hasta que llegue el momento en que se sienta cómodo y seguro, puede mostrar signos de ansiedad y mordisquear muebles y cojines o hacer sus necesidades en cualquier lugar.

Sin embargo, a medida que va ganando confianza, se convierte en un perro agradecido y alegre, que te mostrará una fidelidad infinita. El tiempo que esto tarde en suceder, depende de cada perro.

¿Qué pasos tengo que dar si me encuentro con un perro abandonado?

  • Recuerda que no todos los perros que caminan solos están abandonados, sobre todo en urbanizaciones o pueblos, donde los perros están acostumbrados a moverse libremente por la zona. En ese caso, llama a la puerta de alguna casa y pregunta si conocen al perro.
  • Intenta capturar al perro y evitar que se vaya. Acércate a él con cuidado, sin hacer movimientos bruscos, hablando con una voz tranquila y suave. Recuerda que es muy posible que el perro se encuentre asustado y desorientado, y podría mostrar una actitud agresiva. Puedes utilizar comida para lograr que se acerque a ti. Coloca la comida alejada de ti, a un metro de distancia, y siéntate a esperar. Es importante que te sientes o te mantengas en una posición agachada, nunca de pie ni tratando de acercarte, ya que es fácil que el perro se asuste. Si el perro tiene miedo, mantente en silencio. A medida que gane confianza, es posible que el perro se vaya acercando. En ese momento, puedes intentar poner comida en tu mano, para ver si se acerca. Si hace calor, también puedes ofrecerle agua.
  • Cuando esté a tu lado, continúa hablando con suavidad, trata de acariciarle si es posible, hasta que puedas abrazarlo y contenerlo. Si tiene un collar, puedes atar una cuerda a él o sostenerlo agarrando dicho collar. De lo contrario, puedes utilizar una cuerda, anudando un extremo alrededor de su cuello, con mucho cuidado y respeto. Llévalo a tu casa o, temporalmente, a tu coche, siempre que esté bien ventilado y no haga demasiado calor.
  • Si no logras que se acerque y el perro se va, síguelo a distancia, sin asustarle, para no perderle de vista.
  • Ponte en contacto con las autoridades o con una protectora. Si el perro huye o se muestra agresivo, no trates de capturarlo. Llama a las autoridades o a una protectora y diles dónde fue visto el perro por última vez. En caso de que necesite primeros auxilios, si sabes cómo manipularlo, hazlo. De lo contrario, espera hasta poder llevarle a un veterinario.
  • Busca una identificación. Si has conseguido contener al perro, comprueba si lleva alguna chapa identificativa. En ese caso, trata de comunicarte con el dueño para informarle de que su perro ha sido localizado y está seguro en tu hogar, acordando un lugar de encuentro para devolvérselo. Si no tiene chapa identificativa, acude a cualquier clínica veterinaria para que comprueben si tiene microchip. En caso afirmativo, se pondrán en contacto con el dueño, que podrá ir a recoger al perro a la clínica o al lugar que acordéis.
  • Si no lleva microchip, puedes llevarlo a un refugio de animales, ya que si el dueño lo está buscando, es posible que acuda a ellos. El hecho de que un perro no tenga microchip no indica necesariamente que esté abandonado, pero reduce las posibilidades de encontrar a su dueño, por lo que, pasado un tiempo prudencial, el perro se considera abandonado. Si se lo entregas a la policía y esta lo lleva a una perrera municipal, es posible que el perro sea sacrificado, una vez que pase un tiempo prudencial, si nadie ha ido a buscarlo. En el caso de que entregues el perro a una protectora, estará seguro, ya que no lo sacrificarán y vivirá en sus dependencias hasta que le encuentren un dueño. También puedes adoptarlo tú si lo deseas.
  • Coloca anuncios. Si decides llevar al perro a tu casa en régimen de acogida, también puedes facilitar la localización del dueño haciendo una foto del perro y colocando anuncios en el área donde le has encontrado. Distribuye también estos flyers por las clínicas veterinarias de la localidad, anúncialo en las redes sociales y pide a la gente que comparta el anuncio para aumentar la posibilidad de que alguien conozca al perro o al dueño y pueda ponerse en contacto contigo.
  • Si decides quedártelo, una vez pasado un tiempo prudencial para dar la oportunidad a que su posible dueño aparezca, acude a un veterinario para que le haga un chequeo, por si tuviera alguna infección o enfermedad que fuera necesario tratar. En la clínica recogerán tus datos y elaborarán un pasaporte y una cartilla para el perro, haciendo constar que tú eres el dueño. A continuación, dirígete a tu ayuntamiento para empadronarlo.

¿Es lo mismo una perrera municipal que una protectora?

No, no son lo mismo. Una perrera municipal, denominada también Centro Zoosanitario, es un centro de recogida de animales abandonados gestionado por la Administración Pública, mientras que las protectoras son asociaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la recogida de animales.

En las perreras municipales suelen sacrificar al perro cuando el dueño del perro no aparece en un plazo prudencial y tampoco aparece un adoptante, mientras que las protectoras se preocupan de buscar un adoptante o una casa de acogida y no sacrifican a los animales (salvo casos excepcionales, como es el de un animal muy enfermo que está sufriendo y no tiene curación). En las protectoras, el perro puede vivir indefinidamente en sus instalaciones.

El problema es que muchas de estas protectoras están saturadas y no pueden hacerse cargo del perro. Si no deseas quedártelo pero puedes proporcionarle una casa de acogida, comunícaselo a la protectora para que distribuyan la información sobre el perro, ya que esto puede ayudarte a encontrarle un dueño.

¿Qué pasa si el perro ha sido tratado con crueldad?

La crueldad animal es un delito, tanto en España como en muchos otros países, pero desgraciadamente, se produce con demasiada frecuencia.

Si eres testigo de algún acto de crueldad o negligencia contra un animal, tu responsabilidad es denunciarlo a la policía. De esta manera, protegerás al perro y le darás la oportunidad de tener una vida mejor.

Si te encuentras con un perro abandonado que ha sido maltratado, es posible que tardes en ganarte su confianza.

Existen varias señales indicativas de abuso o negligencia contra los animales, entre ellas:

  • Mala higiene y comportamiento traumático. El perro se ve sucio, con el pelo descuidado, mal aspecto y, posiblemente, llagas abiertas o heridas. También puede estar infestado de pulgas o garrapatas. La zona en la que vive está llena de heces y escombros. Por lo general, se ve excesivamente delgado y tal vez cojee o camine con dificultad. Sus ojos están congestionados, la mirada es triste y su mala situación física es manifiesta. Si encuentras un perro en este estado, necesita atención veterinaria.
  • Está hambriento o sediento. Un perro abandonado puede tener dificultades para encontrar comida y agua. Un perro maltratado también puede verse en esta situación. A causa del hambre y la sed, puede mostrar un comportamiento agresivo. También podría estar aletargado.
  • No tiene dónde refugiarse. El perro se ve obligado a pasar el día a la intemperie, expuesto a las inclemencias del tiempo. Muchos animales mueren por verse expuestos a condiciones de sol extremo, pasar muchas horas solos en un coche cerrado o pasar demasiado frío. Si ves un perro encerrado en un coche y parece estar mal, llama inmediatamente a la policía.
  • Abandono en una casa o patio. Existen casos en que los perros se ven abandonados dentro de una casa o patio que parece vacía o sin actividad habitual, sin comida ni agua. También es posible que se encuentre atado o enjaulado, sin espacio para moverse libremente. Si ves un perro en esta situación, llama a la policía.
  • El perro ha sido utilizado para peleas. Muchos perros, especialmente los de determinadas razas, son entrenados para pelear. Si te encuentras uno de estos perros, es posible que observes señales de traumatismo, incluyendo cicatrices, heridas abiertas, infecciones o falta de algunas partes de su cuerpo, como las orejas o la cola.
  • El comportamiento del perro es extraño. Es posible que un perro que ha sido maltratado se muestre excesivamente agresivo o, por el contrario, excesivamente tímido, escondiéndose o mostrando signos de miedo.

Si te encuentras un perro abandonado con signos de haber sufrido maltrato, acude al veterinario para que cure sus heridas y establezca un tratamiento para posibles traumatismos.

Si observas actos de crueldad o negligencia contra algún animal, denúncialo inmediatamente. Es tu responsabilidad detener ese abuso, aunque te veas obligado a establecer numerosas denuncias.

Conclusiones

  • Muchos perros son abandonados todos los días, viéndose obligados a sobrevivir en la calle.
  • Es posible que un perro que esté solo por la calle se haya perdido, por lo que es muy importante tratar de localizar al dueño.
  • En pueblos y urbanizaciones los perros suelen moverse libremente, por lo que deberías preguntar en alguna de las casas si lo conocen, antes de considerarlo abandonado y llevártelo.
  • El abandono es una experiencia traumática que causa secuelas psicológicas al perro.
  • Si encuentras un perro abandonado o perdido, trata de acercarte a él, con suavidad y mucha paciencia.
  • Una vez que lo tengas a tu lado, averigua si tiene chapa identificativa.
  • En cualquier clínica veterinaria tienen lectores de microchip.
  • Ponte en contacto con una protectora si no puedes hacerte cargo del perro abandonado.
  • Si, una vez que has confirmado que no tiene dueño, decides quedártelo, realiza todos los trámites legales.
  • Con el tiempo, el perro se sentirá seguro y recuperará la alegría de vivir, convirtiéndose en un compañero fiel y agradecido.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo