Sobre Razas de Perros

Razas de perros para vivir con gatos

Si tienes un gato en casa y estás pensando en adoptar un perrito y quieres saber cuáles son las mejores razas de perros para vivir con gatos, aqui te dejo unos cuantos consejos:

 

Perros y gatos

Razas de Perros para vivir con Gatos:

No hay razas específicas de perros para vivir con gatos, pues si los presentas adecuadamente y ambos están bien socializados, es decir, acostumbrados a convivir con otras mascotas, no tendrán ningún problema de adaptación.

CÓMO HACER LAS PRESENTACIONES:

  • Cuando llegues con el perro a casa, deja a éste en su transportín cerrado y deja que ambos se huelan.
  • Mantén a las dos mascotas en habitaciones contiguas pero sin que puedan verse para que se acostumbren a los olores.
  • Pasada una semana ya puedes juntarlos. No los dejes solos los primeros días para evitar trifulcas o arañazos.
  • Anímalos a jugar juntos, es la mejor forma de conseguir un acercamiento pacífico. Cuando vean lo bien que lo pasan no pararán de jugar.
La socialización desde pequeños es muy importante para ambos

Si bien es cierto que cualquier raza de perro podría adaptarse bien a una nueva vida con un gato, también hay que tener en cuenta que hay razas de perros que por su fuerza en las mandíbulas quizá no sea muy recomendable juntarlos con gatos, como el pitbull o el rottweiler, porque una simple pelea puede terminar muy mal, pero esto es sólo una recomendación porque todo dependerá de cómo esté el perro educado. Si adoptas un perro adulto de un albergue de animales, pregunta a los responsables si el perro está acostumbrado a convivir con gatos.

Si ambos están acostumbrados a convivir con otras mascotas seguro que se hacen compañeros inseparables

Si el perro que piensas adoptar es un cachorro, deja que el gato se acerque y lo huela. No dejes que el perro le quite su sitio para dormir al gato para que éste no se sienta desplazado. Los gatos son  muy territoriales, y si se han criado solos desde pequeños sentirán su territorio amenazado con la llegada de una nueva mascota.

Mi experiencia personal:

Mi caso fue al contrario: tenía una perrita de raza pequeña y 6 meses de edad (Kira). Era muy juguetona y yo no podía dedicarle las horas de juego que necesitaba. Tampoco tenía ganas de volver a empezar a educar a otro cachorro porque el piso era nuevo y ya tenía unas cuantas manchas de pipí en el suelo imposibles de quitar.

Así que decidimos adoptar un gatito de tres semanas (Homer). El primer día hubo bufidos. Kira estaba deseosa de jugar con él así que a los dos días eran los mejores amigos. Ambos se pasaban el día jugando, y al final Kira adoptó comportamientos del Homer (da unos saltos increibles, y se sube a dormir a los lugares más altos de la casa, también hace pipí en la caja de tierra del gato) y Homer adoptó comportamientos del Kira, como pedir a la hora de comer y recibirnos cuando llegamos a casa con la panza para arriba igual que el perro.

Aunque Kira respeta mucho a Homer, también es cierto que cuando la salimos a pasear, ésta ladra a los gatos de la calle y los quiere perseguir. Imagino que es innato en los perros, ¡Qué le vamos a hacer!

 

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Tagsgatos

2 comentarios

  1. Yols 8 septiembre, 2014 a las 16:33 Responder

    Hola, que sugieres cuando los gatos ya vivian con otro perro, pero ya no esta y se da casa temporal a un perro perdido que es muy nervioso y por lo mismo es “agresivo” por momentos, por el mismo nerviosismo

    Gracias por tu orientación

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo