Todo sobre el Malamute de Alaska: cría, cuidado y adiestramiento

Sobre Razas de Perros
Todo sobre el Malamute de Alaska: cría, cuidado y adiestramiento

El Malamute de Alaska, o Alaskan Malamute, es un hermoso perro de aspecto lobuno, lleno de energía y bastante independiente. Se trata además de una raza muy antigua, que mantiene bastante bien su pureza.

No es un perro adecuado para dueños primerizos o con poca capacidad de liderazgo, porque se trata de un animal fuerte, inteligente y testarudo y con tendencia a asumir el liderazgo.

Si se aburre, es muy probable que desarrolle un comportamiento destructivo e incluso agresivo. No hay que olvidar que se trata de un perro orientado a realizar un trabajo a menudo en solitario, por lo que necesita un dueño que sepa entenderle y establecer y hacer cumplir las normas.

La historia del Malamute

El Alaskan Malamute es una de las razas más antiguas del mundo, y se han encontrado huesos de estos perros entre los humanos en osarios que datan del Paleolítico. Es decir, las tribus nómadas del Paleolítico convivieran con los ancestros de nuestro Malamute.

Su nombre se debe a la tribu de los Mahlemuts, que se asentó en el noreste de Seward, península que conecta Siberia con Alaska y se valía de estos perros para transportar pesadas cargas en los trineos, cazar focas y alces y ahuyentar a los osos.

Se trata de un perro de trineo muy fuerte, más orientado a tirar de grandes pesos que a desplazarse a gran velocidad.

Los nativos trataban muy bien a sus perros y los valoraban mucho. No eran únicamente perros de trabajo, sino que también se consideraban parte de la familia. Los perros convivían con las personas, jugaban y calentaban a los niños e incluso se utilizaba su leche para amamantar a los bebés. Probablemente sea esta la causa del carácter afable y amistoso de la raza.

Durante la fiebre del oro de 1896, muchas de las razas de los perros de trineo se cruzaron con los que llevaban los buscadores, pero la raza Malamute se mantuvo bastante pura, ya que los Mahlemuts eran una tribu bastante aislada.

Fueron perros muy populares durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, ya que se trata de excelentes perros de trineo. Pero en la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los perros murieron durante la expedición a la Antártida.

El American Kennel Club reconoció la línea Kotzebue de esta raza en 1935 y en este año se creó también el Alaskan Malamute Club of America.

Características principales del Malamute

  • El macho mide entre 62 y 70 centímetros a la cruz y su peso oscila entre 46 y 51 kilos. Las hembras son más pequeñas, con un tamaño de 56-66 centímetros a la cruz y un peso de 39-46 kilos.
  • La esperanza de vida del Malamute es de 12-15 años.
  • El Alaskan Malamute tiene un porte orgulloso y un hermoso aspecto lobuno.
  • Es un perro atlético que posee una enorme fuerza, energía y resistencia.
  • Tiene un grueso pelaje doble que hace que no soporte bien las altas temperaturas.
  • Estos perros no suelen ladrar y se expresan mediante aullidos fuertes y prolongados.
  • Se trata de un perro muy inteligente, pero también independiente y con tendencia a tomar sus propias decisiones.
  • El ejercicio físico es muy importante para el Malamute, que necesita correr y salir a menudo. Disfrutará mucho de largas caminatas y senderismo en tu compañía.
  • Es muy inteligente y necesita estimulación mental para no aburrirse. De lo contrario, es muy probable que busque su propia manera de entretenerse y esto puede implicar la destrucción de cosas.
  • No es un buen perro guardián, pues aunque resulta imponente por su tamaño y aspecto, tiene un carácter amistoso y le gusta mucho la gente.
  • Si nunca has tenido perro, es posible que esta no sea la raza más adecuada para ti, ya que tiene un carácter equilibrado, pero fuerte y necesita un líder que sepa mantener la jerarquía. De lo contrario, disputará tu liderazgo.
  • Todos los miembros de la familia deben ser capaces de manejar adecuadamente al perro y dejarle claro que están por encima de él en la escala jerárquica.
  • Su fuerte instinto de presa puede hacer que cace y mate a pequeños animales.

¿Cuál es el estándar de la raza?

El estándar de una raza es el conjunto de directrices que describe las características, temperamento y apariencia de una raza. Los criadores deben seguirlas en todo momento para evitar condiciones que perjudiquen la salud, bienestar o solidez de la raza. Según el American Kennel Club, las características principales del Malamute son las siguientes:

  • Aspecto general. Perro fuerte y de constitución robusta, con un pecho profundo y un cuerpo bien musculado. Tiene un porte orgulloso y mirada alerta e inteligente. Es un perro que se caracteriza por su gran resistencia, más que por su velocidad.
  • Tamaño y proporciones. Se trata de una raza en la que los tamaños pueden variar. Como tamaño medio, se establecen 63,5 centímetros a la cruz para los machos, con un peso de 38,5 kilos, y 58,4 centímetros para las hembras, con un peso de 34 kilos. Sin embargo, el tamaño no puede prevalecer sobre el tipo, proporción, movimiento y otras características funcionales. La profundidad del pecho es aproximadamente la mitad de la altura del perro en los hombros. La longitud del cuerpo desde la punta del hombro hasta el punto posterior de la pelvis es más larga que la altura desde el suelo hasta la cruz.
  • Temperamento. Perro afectuoso y amable, se lleva bien con todo el mundo y no es un perro de un solo dueño. Leal y devoto, juguetón, pero muy digno en la madurez.
  • Cabeza y cráneo. La cabeza es ancha y profunda, proporcionada al tamaño del perro. Cráneo ancho y moderadamente redondeado entre las orejas, estrechándose y aplanándose hacia los ojos. Mejillas moderadamente planas.
  • Ojos. Expresión suave y afectuosa. Ojos colocados oblicuamente en el cráneo, almendrados, de tamaño medio y de color marrón. Se prefieren los ojos oscuros. El borde de los ojos es negro.
  • Orejas. Triangulares y ligeramente redondeadas en las puntas. De tamaño mediano, pero pequeñas en proporción a la cabeza. Muy separadas de los bordes externos posteriores del cráneo, en línea con el ángulo superior del ojo. Cuando están erectas, apuntan ligeramente hacia adelante, pero cuando el perro está trabajando, a veces se doblan contra el cráneo.
  • Boca. Labios bien ajustados. Mandíbulas anchas, dientes grandes y mordida en tijera. Hocico grande y voluminoso en proporción al tamaño del cráneo, estrechándose ligeramente hacia la nariz. Nariz y labios negros, aunque el marrón está permitido en los perros rojos. La “nariz de nieve”, con vetas más claras, es aceptable.
  • Cuello. Fuerte y moderadamente arqueado.
  • Cuerpo. Pecho bien desarrollado. Cuerpo compacto, pero no corto. Espalda recta y suavemente inclinada hacia las caderas. Lomo duro y bien musculado.
  • Patas. Los hombros están moderadamente inclinados. Patas delanteras fuertes y musculosas, rectas. Miembros posteriores anchos y fuertemente musculados, con la rodilla ligeramente doblada. Corvejones bien descendidos. Los espolones en las patas traseras son indeseables. La patas son fuertes y con gran poder de propulsión.
  • Pies. Los pies son del tipo raqueta, con dedos apretados y bien arqueados. Almohadillas bien acolchadas, gruesas y resistentes, con apariencia firme y compacta. Crecimiento protector de pelo entre los dedos. Uñas cortas y fuertes.
  • Cola. Implantación moderada, siguiendo la línea de la columna vertebral en su base. Es peluda, con apariencia de penacho ondulado.
  • Marcha o movimiento. Equilibrada, estable y potente. El Malamute es ágil para su tamaño y constitución. Visto de lado, los cuartos traseros muestran un fuerte impulso que se transmite a través de un lomo bien musculado hacia los cuartos delanteros, que lo reciben con una zancada suave. Vistos de frente o de espaldas, los miembros se mueven en línea, ni demasiado juntos ni demasiado separados. En trote rápido, los pies convergen hacia la línea central del cuerpo.
  • Pelaje. La capa de pelo protectora, es decir, la exterior, es gruesa y áspera, nunca larga y suave. El subpelo es denso, de uno a dos centímetros de profundidad, lanoso y aceitoso. Pelaje relativamente corto o medio a los lados del cuerpo, aumentando su longitud en los hombros y el cuello, en la espalda, sobre la grupa y en el pecho y penacho. Pelaje más corto durante el verano.
  • Color. De gris claro hasta negro, pasando por las tonalidades intermedias, el color sable (arena) y sus posibles tonalidades hasta el rojo. Combinaciones de colores aceptables en capas inferiores, puntas y adornos. El único color sólido permitido es el blanco, que en todo caso, es el predominante en la parte inferior del cuerpo, parte de las patas, pies y parte de las marcas de la cara. Una mancha blanca en la frente, cuello o nuca son aceptables y atractivas. Los colores rotos o las salpicaduras desiguales son indeseables.
  • Descalificaciones. Cualquier característica que se aleje del estándar puede ser motivo de penalización, en la medida en que se separe de la descripción establecida para la raza, sobre todo cuando afecte a su capacidad de trabajo. Su función como perro de trineo para transporte de carga pesada debe ser considerada por encima de todo. La marcha forzada o ineficiente será penalizada. Los ojos azules son motivo de descalificación. La falta de solidez en patas y pies es una falta grave. Esto se refiere a pies separados, falta de angulación, marcha inestable, mala proporción, pesadez y otros aspectos que puedan contribuir a una marcha poco equilibrada.

La inteligencia del Malamute

El Alaskan Malamute ocupa el puesto 50 en la clasificación del neuropsicólogo Stanley Coren, muy conocido por sus estudios sobre el comportamiento canino y su vínculo con el ser humano. Esto quiere decir que presenta una inteligencia funcional y de obediencia media. Es decir, necesita entre 25 y 40 repeticiones para aprender una orden y la práctica regular le ayudará a afianzarla. Responde a la primera un 50% de las veces y su respuesta puede ser lenta y menos predecible si el perro se encuentra a distancia.

Esta clasificación se refiere a la inteligencia funcional, es decir, al grado de obediencia de perro. En esta inteligencia influyen tanto la capacidad de aprendizaje como su disposición para acatar las órdenes.

Pero también existe otro tipo de inteligencia, que se denomina inteligencia adaptativa y se refiere a la capacidad del perro para aprender de las situaciones que se le presentan y resolver problemas.

El Alaskan Malamute es un perro con una inteligencia adaptativa muy alta, puesto que ha sido desarrollado para poder tomar sus propias decisiones y resolver problemas en soledad en caso necesario. Por ello, se trata de una raza que tiende a tomar sus propias decisiones y puede mostrarse terca a la hora de obedecer órdenes.

¿Cuál es la personalidad del Malamute?

El Malamute es un perro juguetón y extrovertido, a quien le gusta ser amigo de todo el mundo, por lo que saludará alegremente a los extraños. Esto hace que no sea un buen perro guardián, pero si es extremadamente leal a su familia.

Su inteligencia puede ser un desafío, porque se trata de una raza desarrollada para poder tomar sus propias decisiones y trabajar en soledad cuando fuera necesario. Esto hace que sea un perro independiente y algo testarudo, que interpreta las cosas a su manera.

Necesita un líder firme y contundente (lo que no está reñido con la amabilidad). Es un perro dominante, que disputará la posición de liderazgo y tomará el mando de la familia si se lo permites.

Que sea un perro independiente no quiere decir que al Malamute le guste la soledad (aunque existen formas para acostumbrar a tu perro a estar solo). Por el contrario, este perro está acostumbrado a vivir en manada, crea vínculos muy estrechos con su familia y le gusta compartir las actividades con ella.

Sin embargo, si están mal socializados, mal adiestrados o hacen poco ejercicio físico, pueden volverse agresivos. Averigua más sobre este tema y cómo puedes evitar que tu perro se vuelva agresivo aquí.

No hay que olvidar que la raza fue criada originalmente para defenderse de depredadores y cazar, además de conducir los trineos, y que su genética se ha mantenido bastante pura desde entonces. Aunque es un perro acostumbrado a convivir con los humanos, si se vuelve agresivo, puede ser peligroso, y si ataca, es frecuente que llegue a matar a su presa (incluso si es un ser humano).

También se trata de una raza especialmente posesiva con su comida, ya que en su función original tenía que aprender a guardar sus recursos, por lo que es importante que no se le moleste mientras come.

Un buen adiestramiento siempre es importante, más aún en este tipo de razas, grandes, fuertes e inteligentes. Si es necesario, acude a un adiestrador profesional para que te ayude.

¿Cuáles son los problemas de salud más frecuentes en el Malamute?

El Malamute es un perro con una salud excelente, aunque puede presentar propensión a ciertas enfermedades, entre las que destacan:

Displasia de cadera

Se trata de una enfermedad hereditaria, aunque también puede ser desencadenada por factores ambientales, como un crecimiento demasiado rápido o una lesión producida en un salto o una caída. La displasia de cadera consiste en que el fémur no encaja bien en la articulación de la cadera. Esto puede provocar dolor y cojera al perro, aunque no siempre se aprecian señales de molestia. Existen condroprotectores y otros suplementos que alivian el dolor del perro con displasia. Cuando el perro envejece, puede desarrollar artritis.

Cataratas

El cristalino del ojo sufre una pérdida de transparencia que dificulta la visión del perro. Suelen aparecer entre el año y los 2 años de edad y se trata de un tipo de cataratas que rara vez evoluciona hasta la ceguera.

Condrodisplasia

Trastorno genético que provoca deformaciones en la forma y longitud de las extremidades del perro. Se conoce popularmente como “enanismo”.

Hipotiroidismo.

Producción anormalmente baja de las hormonas tiroideas. Los signos clínicos varían en función de la gravedad de cada caso, pero pueden incluir pelaje seco, áspero y/o escaso, secreción ocular, mucosas pálidas y torpeza mental. El hipotiroidismo se trata con medicación y se controla mediante una dienta equilibrada.

Polineuropatía heredada

Falta de coordinación e inestabilidad que conduce a una marcha dificultosa descrita como una marcha de conejo. La afección varía de leve a grave. Un perro afectado puede caerse, caminar sobre las puntas de los pies, o su marcha puede parecer un poco rara. La aparición suele ser bastante repentina y la mayoría de los casos se observan aproximadamente al año de edad.

Hemeralopía (ceguera diurna)

Suele aparecer cuando el cachorro tiene ocho semanas de edad y los propietarios observadores pueden reconocerla fácilmente. Los perros afectados chocan con las cosas o se tropiezan con ellas. Pueden ser reacios a salir a la luz del sol, prefiriendo permanecer en zonas de sombra. Parecen estar tanteando el terreno cuando negocian los pasos hacia la casa o se desorientan cuando están de cara al sol. Todos estos signos de torpeza desaparecen por la noche. La hemeralopía puede controlarse para que el perro tenga una calidad de vida aceptable.

¿Mi Malamute necesita cuidados especiales?

  • Ejercicio físico. El Malamute es un perro que necesita realizar mucho ejercicio físico, de lo contrario se aburrirá y desarrollará comportamientos destructivos. Le encantará salir contigo a hacer senderismo o a practicar deportes de tiro, como el Skijoring, el Canicross, el Bikejoring o carreras de trineos.
  • Aire libre. El Malamute es un perro que debe vivir en casa con su familia, ya que es un perro de manada y desea estar siempre al lado de los suyos. Pero también necesita disponer de un espacio amplio al aire libre, para correr y jugar. Se trata de un perro al que le encanta cavar, por lo que es una buena idea preparar un arenero o una zona en la que tu perro pueda dedicarse tranquilamente a estas actividades.
  • Socialización temprana. La socialización desde que son unos cachorros es muy importante para estos perros, ya que deben aprender a interaccionar con otras personas y animales.
  • Alimentación. Alimenta a tu Malamute con productos de alta calidad que sean adecuados para perros activos y llenos de energía. Consulta a tu veterinario para saber la cantidad de comida que necesita tu Malamute, ya que depende de su tamaño, edad y nivel de actividad, entre otras cosas. Recuerda, elegir el pienso apropiado para tu perro tiene repercusiones directas sobre su estado de salud.
  • Cuidado con el calor. El Malamute tiene un doble manto de pelo que le permite sobrevivir en climas extremadamente fríos. Son muy sensibles al calor, por lo que si vives en un lugar en el que el clima es caluroso, es muy importante que habilites espacios de sombra, que el perro disponga de agua fresca en todo momento y que pueda tener aire acondicionado para estar cómodo. Un buen toldo para perros, así como una refrescante piscina para perros grandes serán más que bienvenidos.
  • Cuidado del pelo. El Malamute tiene doble manto y muda dos veces al año, aunque si se vive en el interior es muy probable que suelte más pelo. En estos períodos, el pelo se cae en grandes mechones. Es conveniente cepillarlo entre una y tres veces por semana, para mantenerlo limpio y saneado. Utiliza un cepillo de púas y un rastrillo para retirar el pelo muerto. Para mantener tu casa limpia durante todo este período, puedes tomar en consideración una aspiradora robot a prueba de pelos de perro.
  • Baños. El Malamute tiende a mantener su pelo limpio de una manera similar a los gatos y es un perro que no huele mal. Por ello, bastará con uno o dos baños al año, a no ser que vuelva de alguna excursión extremadamente sucio o se revuelque en lugares malolientes.
  • Higiene dental. Para prevenir las enfermedades periodontales, deberías cepillar los dientes de tu Malamute dos o tres veces por semana. De esta manera, podrás eliminar el sarro y evitar infecciones. No te olvides de la pasta de dientes para perros, que elimina el mal aliento y además, es agradable para los perros.
  • Uñas. Si tu Malamute no desgasta las uñas de manera natural, recórtalas una o dos veces al mes. Si las oyes golpear contra el suelo, quiere decir que están demasiado largas. Acude a tu veterinario para que te enseñe a hacerlo o llévalo para que te lo haga él o un peluquero canino profesional. Utiliza una lima profesional o un cortaúñas para perros, que facilitarán esta tarea.
  • Comprueba el estado de salud de tu Malamute. Comprueba las patas de tu Malamute con frecuencia y mira dentro de su boca y orejas. Si observas algún indicio de problema en general, como llagas, sarpullidos, enrojecimiento o sensibilidad de la piel, inflamaciones, problemas en la nariz, boca y ojos, etc., acude a tu veterinario. Los ojos del Malamute deben estar claros, sin enrojecimientos ni secreciones. Asimismo, los oídos deben oler bien y no presentar demasiada cera o suciedad.

¿Cómo se lleva el Malamute con los niños y con otros animales?

El Malamute es un perro muy paciente con los niños y le encanta jugar con ellos y cuidarlos. Esto no quiere decir que no debas tener cuidado, ya que se trata de un perro grande que podría derribar a un niño pequeño durante el juego.

Siempre es importante enseñar a los niños a entender el lenguaje de los perros y a comunicarse con ellos. (Si tu hijo quiere tener un perro, esta es una lección fundamental que debe aprender antes que cualquier otra cosa.) Por lo general, un perro bien adiestrado no muerde a no ser que sus avisos previos hayan sido ignorados, por lo que si los niños saben interpretar sus señales, se evitarán muchos problemas. Aun así, es importante que supervises siempre sus interacciones.

En cuanto a otros animales, el Alaskan Malamute puede llevarse bien con otros perros y gatos, sobre todo si se ha criado con ellos. Pero también tiene un fuerte instinto de presa, por lo que si tienes gato, aunque se lleven bien, es mejor que los separes cuando vayas a estar fuera. Una barrera es ideal si no tienes puertas en casa.

También es muy probable que se lance a la caza de animales pequeños y gatos que no pertenezcan a su manada y si los atrapa, acabará con ellos, ya que para él son un recurso alimenticio.

La cría de la raza Malamute

Adoptar un Malamute, siempre es una buena opción para proporcionar a un perro abandonado una nueva vida, feliz y con gente que le quiera.

Si quieres comprar uno, te recomendamos no acudir a una tienda de mascotas y buscar un criador profesional y responsable. (Si quieres regalar un cachorro de Malamute, aquí tienes unas cuantas ideas para hacerlo de manera original y divertida.) Estos criadores se preocupan por mantener el buen estado de la raza y te garantizan el perro ha pasado todas las revisiones necesarias, además de estar en perfectas condiciones sanitarias. También debe proporcionarte la documentación que muestra que sus padres han sido autorizados para la cría, con el fin de prevenir los problemas genéticos asociados a esta raza.

Los cachorros de Malamute con un buen temperamento son curiosos y juguetones, y están dispuestos a acercarse a las personas y a ser abrazados por ellas. Escoge un cachorro intermedio, ni el que pega a sus compañeros de camada ni el que se esconde en un rincón. La timidez excesiva puede ser un problema en esta raza. Es importante que el criador te permita conocer al menos a uno de los padres, para asegurarte de que tiene un temperamento agradable.

Es importante que los cachorros permanezcan con la madre los primeros 49 días, para que la primera socialización sea adecuada.

No dudes en informarte acerca del temperamento del perro, su estado de salud y los problemas que puede sufrir. Un criador profesional podrá orientarte y aconsejarte acerca de si se trata del perro adecuado para ti.

Investiga previamente sobre la raza, para tener información acerca de sus características, revisa las instalaciones del criador y verifica que los animales no se encuentran en condiciones insalubres y desconfía de quién no quiera responder a tus preguntas. (Aquí tienes unas cuantas pautas que seguir para encontrar la raza de perro adecuada para ti.)

Tu veterinario también puede remitirte a un criador de confianza donde poder adquirir un cachorro sano.

Si decides dedicarte a la cría del Alaskan Malamute, debes tener en cuenta que se trata de una raza basal, es decir, que mantiene su genética original bastante intacta, y esto es algo que tendrás que mantener.

Ponte en contacto con asociaciones o criadores de la raza para informarte adecuadamente y cíñete al estándar de la raza para mantener sus cualidades.

El tamaño medio de una camada es de 6-8 cachorros, aunque en algunos casos podrían llegar hasta 12 (muy raro). La hembra puede tener problemas de parto que obliguen a realizar una cesárea, por lo que resulta esencial que tu veterinario esté informado y te ayude a llevar el parto a buen término.

Conclusiones

  • El Malamute es un perro de trineo más orientado a cargar grandes pesos que a correr.
  • Es fuerte, resistente y de carácter amistoso, aunque puede desarrollar comportamientos agresivos y destructivos si está mal adiestrado.
  • Necesita realizar mucho ejercicio físico, así como estimulación mental.
  • El Malamute es un perro muy fuerte y resistente, acostumbrado a tomar sus propias decisiones.
  • Tiene un fuerte instinto de presa que puede llevarle a cazar pequeños animales y defiende agresivamente sus recursos.
  • Se lleva muy bien con los niños, pero es recomendable la supervisión de un adulto.
  • Si vas a criar esta raza, debes ser fiel a los estándares establecidos.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo