Guía sobre la raza Husky: características, cría y consejos

Sobre Razas de Perros
Guía sobre la raza Husky: características, cría y consejos

El Husky es una de las razas más antiguas del mundo. Es un perro con apariencia de lobo, hermoso e independiente, que no resulta muy adecuado para dueños primerizos.

Debido a su belleza, algunas personas eligen este perro como compañero, sin conocer su temperamento. Al no lograr mantener el liderazgo, terminan con un animal rebelde que pesa alrededor de 30 kilos y se ha hecho con el control. Si te gusta este perro, dedica tiempo a informarte sobre sus características. Si eres un dueño firme y capaz de educarlo, disfrutarás mucho con él.

La historia del Husky Siberiano

El Husky es un magnífico perro de trineo, que llama la atención por su salvaje belleza. Las pruebas de ADN establecen que se trata de una de las razas de perros más antiguas del mundo.

Su origen se sitúa en Siberia. Allí, en la zona más cercana a Alaska, la tribu nómada de los Chukchi desarrolló la raza con el fin de transportar cargas ligeras en los trineos. Los Chukchi sólo hacían criar a los machos alfa, para mantener una línea pura apta para el trabajo. Las mujeres y los niños se encargaban de su cuidado, por lo que se trata de una raza acostumbrada a relacionarse con las personas.

El Husky jugaba con los niños y dormía a menudo con ellos, protegiéndoles del frío, por lo que actualmente tienen una buena disposición con los pequeños de la casa.

En 1908 el Husky fue llevado a Alaska, donde se utilizó como perro de trineo durante la fiebre del oro.

Características de la raza Husky

  • El Husky es un perro de tamaño mediano, que pesa entre 20 y 35 kilos y mide 50-60 centímetros a la cruz. Su esperanza de vida es de 12 a 15 años.
  • La raza presenta varios colores, desde el negro hasta el blanco puro. Sus ojos pueden ser marrones, azules, o uno de cada color. Su rostro suele llevar una máscara que realza su mirada.
  • El Husky muda de pelo un par de veces al año (o más en climas cálidos).
  • No se trata del mejor perro para vivir en un piso, aunque si lo entrenas bien y te aseguras de que realice mucho ejercicio físico, no tendrás problema.
  • El Husky es un experto en escapadas. Puede saltar vallas, soltarse del arnés e idear cualquier otra manera de escapar. Tendrás que estar atento.
  • Cuando lo saques de paseo, es conveniente que lo lleves atado, para evitar que se escape. Tiene un fuerte impulso de presa que le hará perseguir a otros animales.
  • Necesita hacer ejercicio físico. Puede ser un gran compañero para salir a correr. Evita las horas de calor, ya que no lo tolera bien. El senderismo y el deporte al aire libre le hace muy feliz.
  • Es un perro inteligente que disfruta trabajando. Proporciónale retos mentales y tendrás un Husky feliz y equilibrado.
  • El Husky aulla, pero rara vez ladra.
  • No es un buen guardián, porque no te avisará de la llegada de extraños. Le gusta la gente y se muestra amistoso con todo el mundo.
  • Es un perro afectuoso que se lleva bien con los niños. No obstante, es importante que enseñes a tus hijos a comportarse con un perro.

La personalidad del Husky

El Husky no es un perro para cualquiera. Mucha gente lo busca atraída por su belleza, pero es importante conocer también su personalidad para saber si seremos capaces de convivir con este perro excepcional. La falta de información lleva muchas veces a sorpresas que terminan con el perro en una perrera, y esto no debería ser así.

El Husky es un perro de gran temperamento que necesita ser bien adiestrado y socializado para tener un carácter equilibrado.

El Husky es un perro muy inteligente e independiente. Es cariñoso, pero no se trata de un perro que busque atención continua. No es agresivo y suele llevarse bien con otros perros y con los niños. Sin embargo, no se trata de una raza que se preocupe demasiado por complacer a su dueño y su alta independencia le convierte en un animal difícil de entrenar.

No resulta adecuado para dueños primerizos o de suave carácter, ya que el Husky necesita un dueño seguro y con experiencia, que sepa establecer las reglas y mantener el liderazgo. De lo contrario, se convertirá en el alfa de la manada. Se trata de un perro con alta conciencia de manada, por lo que si te muestras como un líder eficiente, te respetará. De lo contrario, disputará tu posición e intentará tomar el control. Debes ser consciente de que el perro te pondrá a prueba de vez en cuando y es necesario saber afirmarte como líder.

Además, el Husky es famoso por su tendencia a escaparse. Por ello, deberás revisar a menudo tu patio o jardín y colocar vallas que el perro no pueda saltar. También debes asegurarte de que no pueda cavar túneles.

Si educas bien a tu Husky, tendrás un compañero maravilloso que no cambiarás por ningún otro perro. Los amantes de esta raza adoran su naturaleza independiente y saben que, bien adiestrados, son compañeros divertidos y sociables.

Los problemas de salud de un Husky

El Husky es un perro saludable. Sin embargo, al igual que todas las razas, muestra propensión a determinados problemas de salud, siendo los más frecuentes:

Hipotiroidismo.

El Hipotiroidismo se genera cuando la producción de la hormona tiroxina es insuficiente. Esta hormona interviene en el metabolismo y afecta al crecimiento, la reproducción y diversos órganos del cuerpo. Un síntoma muy característico de la enfermedad es la pérdida de pelo.

Cataratas.

El cristalino pierde transparencia. Cualquier zona opaca en el cristalino, sea del tamaño que sea, es técnicamente una catarata. Tiene el aspecto de una película de color gris lechoso detrás de la pupila. Se corrigen mediante cirugía.

Distrofia corneal.

Se produce en los dos ojos y es hereditaria. Aparece como un oscurecimiento del cristalino, que presenta un color blanco grisáceo o un aspecto opaco. La progresión rápida puede provocar ceguera. En otras ocasiones, se mantiene del mismo tamaño. No existe un tratamiento eficaz. En caso de que la ceguera sea irreversible, aquí tienes unos cuantos datos para ayudar a tu perro a llevar una mejor vida.

Atrofia progresiva de la retina (PRA).

Generalmente se debe a un gen recesivo, que produce la destrucción de los fotorreceptores en ambos ojos, ocasionando pérdida de visión. No existe tratamiento. El síntoma inicial es la ceguera nocturna, que va progresando hasta terminar en ceguera.

Deficiencia de cinc.

Por razones genéticas, el Husky no absorbe bien el Zinc de los alimentos. No tiene cura y los síntomas más característicos son prurito, caída del pelo y heridas en las patas, el hocico y los genitales.

Dermatitis nasal o Nariz de Husky.

A causa de la deficiencia de Zinc, el Husky sufre dermatitis nasal, que se caracteriza por enrojecimiento de la zona, caída del pelo en la zona de la nariz y lesiones nasales.

Acude a la clínica veterinaria siempre que observes que tu Husky presenta síntomas de alguna enfermedad.

¿Qué cuidados necesita un Husky?

  • Alimentación. Es importante que la dieta diaria de tu Husky sea de alta calidad. Se trata de un perro que no consumirá grandes raciones, ya que la raza ha sido desarrollada para poder llevar cargas ligeras a grandes distancias, a un ritmo rápido, baja temperatura y con la menor ingesta de comida posible.
  • Pelo. El Husky tiene una doble capa de pelo que mudará dos veces al año. Es importante cepillarlo bien al menos una vez a la semana y diariamente durante la muda. Retira el pelo muerto con un peine diseñado específicamente para ello.
  • El Husky es un perro muy limpio. Se toma su tiempo para asearse, de manera similar a los gatos. No huele mal y rara vez necesita un baño, a no ser que se revuelque en algo maloliente o se dedique a saltar en el barro. Utiliza un champú específico para perros cuando lo bañes.
  • Cepilla los dientes del Husky dos o tres veces a la semana, para eliminar el sarro y las bacterias. También puedes hacerlo diariamente.
  • Si no las desgasta de forma natural, tendrás que cortarle las uñas al menos una o dos veces al mes. Recuerda que las uñas de los perros tienen vasos sanguíneos, no las cortes demasiado para evitar hemorragias. Si nunca lo has hecho, pide a tu veterinario que te enseñe o que lo haga él o ella.
  • Revisa sus oídos semanalmente para evitar infecciones. Limpia solamente el oído externo. No introduzcas nunca nada en el canal auditivo. Si observas enrojecimiento o mal olor, acude al veterinario.

¿Cuál es la causa de los hermosos ojos azules del Husky?

En el año 2018 se publicó un estudio sobre las causas del color azul en los ojos de los perros (Boyko, Adam; Sams, Aaron. Direct-to-consumer DNA testing of 6,000 dogs reveals 98.6-kb duplication associated with blue eyes and heterochromia in Siberian Huskies PLOS Genetics).

Para ello, estos investigadores compararon el ADN de más de 6.000 perros. El objetivo del estudio era identificar las razas de perros que tenían ojos azules y analizar su causa.

Algunas razas de perros, como el Border Collie, el Corgi o el Pembroke, presentan ojos azules debido a la existencia de un gen recesivo, pero esto no explica todos los casos de ojos azules. El pelaje Merle o albino también están relacionados con los ojos azules.

Sin embargo, al examinar los datos de más de 3.000 perros de la base de datos de Embark Veterinary Inc, encontraron que el color azul de los ojos de los Huskies Siberianos está asociado a una mutación del gen ALX4, en el cromosoma 18. Esta mutación parece causar una disminución de la pigmentación del ojo, haciendo que aparezca azul.

En el caso de los seres humanos, se cree que los ojos azules responden a un mecanismo de adaptación. Sin embargo, no se sabe si esto es así también en el caso de los perros procedentes de altas latitudes, como los perros de trineo.

En el Husky Siberiano, el ojo azul parece ser un rasgo común y dominante, incluyendo el azul sólido y el heterocromatismo (un ojo azul y otro marrón). Esta mutación es también la causa del ojo azul en el Pastor Australiano que no es Merle.

La cría de la raza Husky

Si has decidido adoptar un Husky, estarás dando una nueva oportunidad a un adorable perrito que necesita un hogar y una familia que le proporcione cuidados y cariño. La adopción siempre es una excelente opción para proporcionar una nueva vida a un perro abandonado, dándole la oportunidad de ser feliz con una familia que le quiera.

Si quieres comprar uno, te recomendamos no acudir a una tienda de mascotas y buscar un criador profesional y responsable, con licencia para ello.

Estos criadores se preocupan por mantener el buen estado de la raza y te garantizan que tu perro ha pasado todas las revisiones necesarias, además de estar en perfectas condiciones sanitarias.

No dudes en informarte acerca del temperamento del perro, su estado de salud y los problemas que puede sufrir. Un criador profesional podrá orientarte y aconsejarte acerca de si se trata del perro adecuado para ti.

Investiga previamente sobre la raza, para tener información acerca de sus características, revisa las instalaciones del criador y verifica que los animales no se encuentran en condiciones insalubres y desconfía de quién no quiera responder a tus preguntas.

Tu veterinario también puede remitirte a un criador de confianza donde poder adquirir un cachorro sano.

He oído hablar del Husky Siberiano y del Husky de Alaska. ¿Se trata de la misma raza?

El Husky Siberiano y el Husky de Alaska son dos razas diferentes.

El Husky de Alaska es el preferido en las carreras de trineos de perros de larga distancia (en corta distancia, se prefieren los siberianos). Se trata de un perro de trineo que ha sido criado por su habilidad de trabajo, por lo que su apariencia no es tan importante. Debido a ello, no existe un estándar para la raza. Como sus criadores buscan el mejor perro de trabajo, lo cruzan con otras razas para potenciar sus características, por lo que presentan variaciones en su apariencia. Esta es la razón de que el AKC (American Kennel Club) y el CKC (Canadian Kennel Club) no la tengan registrada. Es un perro muy inteligente, capaz de recorrer largas distancias tirando de cargas pesadas a gran velocidad.

El Husky de Alaska es de constitución más delgada que el Siberiano y suele tener los ojos marrones. Sus patas son largas y son más altos que los Huskies Siberianos, aunque, debido a los distintos cruces, su altura varía.

El Husky Siberiano tiene los ojos azules o cualquier combinación de ojos azules y marrones. La raza está registrada y se utiliza como perro de trabajo y como perro de exhibición.  

Ambas razas son difíciles de entrenar, porque se trata de perros independientes y voluntariosos. También tienen en común su fuerte impulso de presa y su habilidad para escapar. Ambos son perros de trineo, han nacido para correr.

¿El Husky se lleva bien con los niños?

El Husky es un gran amigo de los niños. Se muestra muy tolerante con ellos, lo que no quiere decir que no debas supervisar sus interacciones. Recuerda que se trata de un animal que ronda los 30 kilos.

Es importante que enseñes a tus hijos cómo deben comportarse con los perros. Enséñales etología y a interpretar su lenguaje, será muy productivo para ellos y lograrán establecer un vínculo excelente con el Husky, desarrollando una hermosa relación de respeto mutuo.

Tus hijos deben comprender que no deben tirar de las orejas o la cola, ni molestar al perro cuando esté comiendo o les advierta con un gruñido o algún gesto que muestre su malestar. A menudo, los mordiscos y ataques llegan después de una serie de señales de advertencias que no han sido atendidas.

¿Es tolerante el Husky con otros animales?

El Husky tiene un fuerte impulso de presa, ya que en sus orígenes tenía que cazar lo que se le pusiera por delante. No olvidemos que debía sobrevivir en un entorno muy duro, donde la comida no era fácil de encontrar.

Actualmente, este impulso de presa le hace perseguir animales pequeños, como ardillas, conejos o gatos, con sangrientos resultados.

Sin embargo, muchos Huskies conviven bien con otros animales, especialmente cuando se crían juntos. Como medida preventiva, es buena idea mantenerlos separados cuando estás ausente.

Conclusiones

  • El Husky es una de las razas más antiguas que existen.
  • Es un perro de trineo independiente y muy inteligente.
  • El Husky es originario de Siberia. De allí, se trasladó a Alaska durante la fiebre del oro.
  • Es un perro de raza mediana, con ojos azules o mezcla de azul y marrón.
  • Tiene un fuerte temperamento, por lo que necesita un dueño experimentado que sepa mantener el liderazgo.
  • El Husky disputará el puesto de líder de la manada de vez en cuando.
  • Apenas ladra, es un perro que aulla para comunicarse.
  • Es afectuoso y se lleva bien con los niños.
  • Tolera bien a otros animales si convive con ellos, pero tiene un fuerte impulso de presa.
  • Es capaz de correr grandes distancias y tiene tendencia a escaparse.
  • El Husky es un perro muy limpio.
  • Sus ojos azules se deben a la mutación del gen ALX4.
  • El Husky Siberiano es diferente del Husky de Alaska.
  • Aunque se trata de un perro que goza de buena salud, existen algunas enfermedades típicas de esta raza.
  • Consulta a tu veterinario si muestra síntomas de enfermedad.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo