Cómo hacer que un cachorro no muerda

Adiestramiento del perro
Foto de un perro sobre la cama jugando con su dueño mientras le muerde la mano

Cómo hacer que un cachorro no muerda es una preocupación bastante habitual cuando uno de estos pequeños llega a casa. Los cachorros son unos auténticos supervivientes que están aprendiendo a explorar el mundo y para ello, tienden a morder todo lo que encuentran. Si se lo permites, puede acabar convirtiéndose en una mala conducta e incluso traer problemas de agresividad o generar situaciones peligrosas.

Existen diversos motivos por los que un cachorro puede convertir las mordidas en un mal hábito y debemos conocerlos para solucionar el problema antes de que se convierta en una conducta difícil de eliminar.

Todos los cachorros muerden

Lo primero que debes saber es que todos los cachorros muerden y esto en principio no es nada conflictivo. Se trata de una manera de explorar el mundo y además están en el período en que les salen los dientes, con las consecuentes molestias, y necesitan desarrollar y fortalecer sus encías.

El problema surge cuando no les enseñamos a diferenciar qué pueden morder y qué no. Cuando un cachorro pasa sus dos primeros meses con su madre, ésta le enseña a controlar su boca y la fuerza de la mordida. Si muerde fuerte sus mamas, se levantará y le dejará sin comer. Si muerde fuerte a sus hermanos, éstos se alejarán y aprenderá progresivamente a controlar la mordida. Si molesta a su madre o hermanos con sus mordiscos, éstos le gruñirán o aullarán para enseñarle que no debe hacerlo, y su madre puede cogerle del cuello y alejarlo.

Al llegar a tu casa, eres tú quién debe enseñarle a controlar sus mordiscos. Proporciónale un juguete adecuado para él que pueda morder. Cuando muerda algo inadecuado, frena su actitud y dale a cambio el juguete. Puedes emplear los mismos métodos que usaría su madre, ya que los comprenderá instintivamente.

¿TIENES UN CACHORRO O PERRO QUE ADIESTRAR?

Alfombras de adiestramiento caninas ¡descubre las más vendidas!

Alfonbrillas para entrenar a tu perro

  1. Ideal para cachorros
  2. Superficie de secado rápido con sustancia atrayente incorporada
  3. También para perros más viejos
  4. La alternativa a la calle para los perros de interior
  5. Para perros pequeños, medianos y grandes
Ver en Amazon

 

Establece cortas rutinas de juego de agarre y suelta y control de la presión de la mordida para que aprenda tanto a controlar su fuerza, como a soltar objetos inadecuados y morder solamente sus juguetes.

Generalmente, las mordidas de un cachorro no son señal de agresividad. Entre ellos, utilizan los mordiscos como forma de interacción y aprenden a controlar la fuerza por la reacción de los demás. Es importante que pasen los dos primeros meses con su madre, porque en ese tiempo aprenden a inhibir la mordida. De otra manera, deberás ser tú quién le enseñe a hacerlo.

La mejor manera para lograrlo, es participar en el juego como un cachorro más. Permítele que te muerda la mano y cuando consideres que aprieta demasiado, lanza un par de “ay” o aullidos cortos y retira tu mano, parando el juego. Tras una pausa, vuelve a jugar. Cuando tu cachorro aprenda a frenar, prémiale con caricias y cariño.

Si esto no funciona, tras emitir un aullido y retirar tu mano, levántate y sal unos segundos de la habitación. A continuación, regresa y continúa el juego. Aprenderá que si aprieta demasiado, el juego se acaba y poco a poco controlará su mordida.

Cuando aprenda a morder y soltar, proporciónale un juguete que sí pueda morder, para que aprenda que cuando necesite ejercitar su mandíbula, debe ser ese juguete y no otra cosa lo que debe utilizar.

No le grites ni le golpees. Interpretará los gritos como ladridos de ansiedad y puede pensar que estás feliz jugando y continuar mordiendo. O puede cogerte miedo y actuar de forma defensiva.

Cuándo la mordida del cachorro pasa a ser un problema conductual

Perro mordiendo un juguete especialmente pensado para ellos

Si durante el juego el cachorro gruñe o enseña los dientes mostrando tensión en su cara, esa actitud ya no es parte de un juego y puede acabar convirtiéndose en un problema. Intenta calmar a tu cachorro, y si se pone agresivo, cógele por el cuello y levántalo, llevándolo a otro lugar. Si tu perro es algo mayor, ponlo panza arriba y sujétalo por la boca sin hacerle daño, hasta que saque la lengua y se lama el hocico en señal de calma. Puede ser buena idea tener un buen libro de adiestramiento de perros, pero si finalmente no logras frenar la agresividad, acude a un adiestrador canino para que te ayude a solucionar el problema.

No muevas tus manos o pies delante de su cara, porque lo interpretará como un juego y se tirará a morderlos.

Si te muerde los pies, no los levantes, ya que se lanzará a por ellos. Es mejor que le digas “NO”, frenes la mordida y los dejes quietos, para que no sean una presa interesante. Hay perros, como el Border Collie, que tienden a morder los tobillos porque es parte de su instinto de pastoreo. Deberás enseñarle a no hacerlo con los tuyos.

Adiestra a tu cachorro con paciencia y cariño y no dejes nunca de enseñarle para mantener las pautas de conducta adecuadas.

¿TIENES UN CACHORRO O PERRO QUE ADIESTRAR?

Alfombras de adiestramiento caninas ¡descubre las más vendidas!

Alfonbrillas para entrenar a tu perro

  1. Ideal para cachorros
  2. Superficie de secado rápido con sustancia atrayente incorporada
  3. También para perros más viejos
  4. La alternativa a la calle para los perros de interior
  5. Para perros pequeños, medianos y grandes
Ver en Amazon

 

Las enfermedades o dolencias internas también pueden desencadenar la agresividad de tu cachorro. Consulta a tu veterinario para descartar estos problemas o realizar el tratamiento adecuado.

Conclusiones

  • Los cachorros muerden todo lo que encuentran. Es su manera de interactuar y explorar el mundo.
  • En sus dos primeros meses de vida, su madre les enseña a controlar la mordida.
  • Los dos primeros meses de vida debería pasarlos con su madre. De no ser así, deberás ser tú quién le enseñe a socializar y controlar sus mandíbulas.
  • Emplea los mismos métodos que emplean su madre y hermanos, ya que comprenderá las señales de manera instintiva.
  • No le riñas ni castigues y actúa con paciencia, cariño y refuerzos positivos.
  • Si la mordida se convierte en un problema conductual, frénala y establece tu liderazgo.
  • En caso de no saber cómo hacerlo, acude a un adiestrador profesional.
  • Las enfermedades pueden generar conductas agresivas. Acude a tu veterinario.
  • El juego y el establecimiento de rutinas diarias y rituales que definan la jerarquía son muy adecuados para controlar las mordidas y el comportamiento de tu perro.
  • Controla su conducta y no permitas nunca que tu perro establezca su dominancia sobre ti.
  • Ataja los problemas conductuales cuánto antes ya que si no, te será difícil reconducir su comportamiento.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Posts relacionados:

4 comentarios

  1. ¿Qué tipo de comida se le puede dar a un cachorro? - RedCanina.es 19 marzo, 2019 a las 16:53 Responder

    […] Por tanto, si el cachorro nace en tu casa, deja que mame naturalmente y presta atención a su estado general. Un cachorro sano se ve fuerte y mama vigorosamente, compitiendo por los pezones de su madre. Si lo coges en la mano, intentará succionar de tu dedo. Al alejarlo de la perra, reptará hacia ella para seguir mamando. Se trata de un instinto natural que poseemos todos los mamíferos. Es importante que los primeros meses de vida el cachorro aprenda la conducta de la madre para evitar posteriores problemas como que el cachorro lo muerda todo. […]

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo