Condroprotectores para perros. ¿Sirven contra la artrosis?

Cuidados del Perro

Si tu perro cojea, le cuesta subirse a la cama o al sofá o se mueve de manera extraña, podría sufrir alguna enfermedad articular, como artrosis o artritis. Las lesiones en las articulaciones también pueden deberse a un exceso de ejercicio o a otras dolencias o trastornos. Es recomendable que acudas al veterinario, para poder establecer un diagnóstico correcto.

Los problemas en las articulaciones son relativamente frecuentes en los perros. Una buena opción para disminuir sus síntomas y prevenir el avance de las enfermedades articulares es la administración de condroprotectores.

¿Cuáles son los síntomas si mi perro tiene algún problema en sus articulaciones?

Las articulaciones conectan dos o más huesos entre sí. La mayoría de las articulaciones del cuerpo son móviles y se unen por una capa de tejido fibroso que contiene el líquido sinovial, necesario para lubricar la articulación. Los extremos de los huesos están cubiertos por una capa de cartílago que, junto al líquido sinovial, reduce la fricción en la articulación, permitiendo que ésta se mueva suavemente.

Cuando el perro envejece o sufre algún problema articular, el cartílago se deteriora, volviéndose quebradizo. En estos casos, el cartílago puede incluso separarse del hueso, produciéndose una inflamación que causa dolor y más daño al cartílago. A medida que la degeneración avanza, la articulación se vuelve más inestable. También se pueden formar tejidos cicatrizados y crecimientos óseos que empeoran la situación.

El síntoma más evidente de que tu perro tiene un problema articular es la cojera. Sin embargo, también pueden aparecer otros síntomas que indican que sufre dolor artrítico, como:

  • Tu perro se tumba y se levanta con dificultad.
  • No quiere subir o bajar escalones y tiene dificultades para entrar en el coche.
  • Es más lento en los paseos, no corre, no juega y no quiere caminar mucho.
  • Camina de forma extraña, con las patas de atrás muy juntas, o incluso cruzándolas.
  • Muestra dolor cuando lo tocas o cepillas, llegando a quejarse.
  • Se lame mucho las patas y articulaciones.
  • Lleva su cabeza o cola más bajas de lo normal.
  • Sus patas están rígidas o inflamadas por la zona de las articulaciones.

Si tu perro presenta alguno de estos síntomas o parece sentir dolor, es recomendable acudir al veterinario. En caso necesario, será él quien te recomiende el condroprotector más adecuado para tu perro. Aunque los condroprotectores no suelen producir efectos secundarios, parece ser que la glucosamina puede aumentar el riesgo de glaucoma y la condroitina puede tener efecto anticoagulante, por lo que es importante considerar su posible interacción con otros medicamentos y tener un control veterinario adecuado.

¿Qué son los condroprotectores?

Los condroprotectores son sustancias de origen natural que ayudan a proteger las articulaciones, por lo que resultan muy útiles para frenar la progresión de la artrosis y otros problemas articulares. Los más utilizados son el sulfato de condroitina, la glucosamina y el ácido hialurónico.

Los condroprotectores no son medicamentos. Lo que hacen es ayudar a tu perro a conseguir las materias primas que necesita para formar los tejidos de las articulaciones y cartílagos. No curan las enfermedades degenerativas, pero sí alivian sus síntomas, retrasan su avance o previenen su desarrollo.

¿Cómo actúan los condroprotectores para perros?

Parece ser que los condroprotectores previenen la descomposición del cartílago. Esta descomposición es el primer paso en el desarrollo de una enfermedad articular degenerativa. Los condroprotectores son más eficaces cuando se utilizan al principio de la enfermedad.

Los condroprotectores contribuyen a la hidratación y nutrición de los cartílagos de tu perro, ayudando a su regeneración. También parecen retrasar la aparición de enfermedades articulares degenerativas, como la artritis o la artrosis.

Los condroprotectores disminuyen la inflamación y la rigidez, aliviando el dolor que siente el perro. Por ello, su movilidad mejora y sus articulaciones y cartílagos se recuperan.

Existen distintos tipos de condroprotectores:

Polisulfato de glucosaminoglicano.

Es un condroprotector que se administra por via intramuscular dos veces a la semana durante cuatro semanas o más. Suele emplearse como preventivo en perros con alto riesgo de desarrollar una enfermedad articular degenerativa, como los que padecen displasia de cadera.

Nutracéuticos.

La palabra “nutracéutico” proviene de la unión de “nutriente” y “farmacéutico”. Se refiere a productos que parecen tener beneficios fisiológicos y se presentan como alternativa farmacéutica.

En el caso de los condroprotectores, la mayoría de estos productos contienen glucosamina y sulfato de condroitina, entre otros productos. Se administran por vía oral como terapia de continuación del polisulfato de glucosaminoglicano o como prevención o tras una cirugía, un traumatismo u otras situaciones en las que sea posible que se presente un daño articular. El uso combinado de sulfato de condroitina y glucosamina ha demostrado ser eficaz a la hora de frenar la pérdida de cartílago.

¿Cuáles son los componentes más habituales de un condroprotector y cómo funcionan?

Los condroprotectores se elaboran a partir de sustancias naturales que han demostrado ser eficaces en la prevención de los problemas articulares.

Al no existir una regulación estricta para los condroprotectores, no siempre se etiquetan con precisión ni se indica la procedencia de sus componentes, por lo que es importante asegurarse de que son de buena calidad y adecuados para el problema que queremos resolver.

Por ello, es recomendable acudir al veterinario antes de administrárselos a nuestro perro.

Las sustancias naturales más frecuentes en los condroprotectores para perros son:

Sulfato de condroitina.

El sulfato de condroitina se encuentra en los cartílagos de los animales. Para su uso comercial suele obtenerse de cartílago de tiburón o vaca, aunque también puede fabricarse en laboratorio. Parece ser que retrasa la degeneración del cartílago, por lo que se utiliza para combatir la artrosis. Generalmente, va acompañado de glucosamina y/o ácido hialurónico.

Glucosamina

Es el componente principal del cartílago de las articulaciones. Su administración mejora la movilidad de las articulaciones y alivia el dolor provocado por el desgaste del cartílago.

Se obtiene a partir de fuentes vegetales o de conchas marinas. También puede fabricarse en laboratorio. Suele utilizarse en forma de sulfato, clorhidrato o N-acetilglucosamina.

Es importante leer bien las etiquetas del condroprotector para saber en qué forma se encuentra, ya que no todas son iguales. Por ejemplo, el sulfato de glucosamina parece ser efectivo en el tratamiento de la artritis, mientras no hay pruebas clínicas de que la N-acetilglucosamina funcione en estos casos. Una vez más, tu veterinario es el profesional más adecuado para recomendarte el mejor condroprotector para tu perro.

La glucosamina y el sulfato de condroitina suelen utilizarse combinadas, ya que su uso conjunto parece retrasar la degenaración del cartílago. La glucosamina regula la síntesis de colágeno y tiene efectos antiinflamatorios leves, mientras que el sulfato de condroitina inhibe las enzimas destructivas del cartílago. Ambos contribuyen a la síntesis de glicoaminoglicanos y proteoglicanos, que son elementos básicos para la formación del cartílago.

Ácido Hialurónico

También está presente en el organismo de manera natural. Se encuentra fundamentalmente en los fluidos oculares y en las articulaciones.

Actúa como amortiguador y lubricante en las articulaciones e interviene en el mantenimiento del líquido sinovial, por lo que es esencial para recuperar la movilidad de las articulaciones y reparar el cartílago afectado, disminuyendo el dolor y reduciendo la inflamación.

Para su uso comercial, se extrae de las crestas de los gallos o se fabrica en laboratorio. Es muy utilizado en el tratamiento de la osteoartritis.

Colágeno tipo II

Es una proteína fibrilar que proporciona fuerza y elasticidad al cartílago. Cuando hay problemas articulares, esta proteína se degrada.

El principal problema del cartílago es su desgaste. Como no tiene vascularización, los nutrientes no llegan a través de la sangre, sino que se difunden por el tejido conectivo circundante, lo que hace que sus lesiones se curen más lentamente. En algunos casos, estas lesiones son irreversibles, debido a la degradación del colágeno de tipo II.

Por ello, la utilización de colágeno de tipo II es eficaz para reducir el dolor y la inflamación asociados a la artritis canina. Si tu perro sufre artritis u otros problemas articulares, es recomendable que busques un condroprotector que tenga colágeno.

Ácidos grasos Omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 son eficaces antiinflamatorios, por lo que también son un ingrediente habitual en los condroprotectores.

Vitamina E

Es un antioxidante que protege el cartílago. Además, tiene propiedades antiinflamatorias.

Perna Canaliculus (extracto de mejillón de labio verde)

El mejillón de labio verde de Nueva Zelanda, también llamado Perna Canaliculus, es una gran fuente de glicosaminoglicanos, ácidos grasos Omega-3, aminoácidos, vitaminas y minerales, y se ha comprobado su eficacia como antiinflamatorio así como para ayudar en la regeneración, la nutrición y la protección del cartílago articular.

Se han realizado algunos estudios que parecen mostrar alivio del dolor en perros con dolor ortopédico crónico. Al no detectarse efectos secundarios, se cree que podría ser una buena alternativa a los antiinflamatorios no esteroideos.

Boswellia Serrata

La Boswellia Serrata, también conocida como incienso indio, es una resina que se obtiene de un árbol originario de la India y Oriente Medio. Varias investigaciones han confirmado que es beneficiosa para combatir los dolores articulares, ya que tiene un efecto antiinflamatorio, y ralentiza el desgaste articular gracias a sus propiedades antioxidantes.

¿La curcumina y la cola de caballo son eficaces en estos casos?

La curcumina tiene propiedades antiinflamatorias que parecen ser efectivas para combatir los dolores de la artritis y problemas en las articulaciones. Por ello, puede ser un buen suplemento para tu perro si sufre de estas dolencias. Además, es buena para la digestión y ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Añade una cucharada pequeña a su comida.

La cola de caballo es otro potente antiinflamatorio natural que puedes administrar a tu perro, ya que contiene sales de silicio, que contribuyen a mantener las articulaciones y aumentar la elasticidad de los tejidos. También favorece el sistema inmunológico. Prepara una infusión y dásela a tu perro en varias tomas (una taza al día es suficiente).

¿Cuándo debo administrar un condroprotector a mi perro?

Como acabamos de ver, los condroprotectores caninos son útiles para prevenir problemas articulares o mejorar la calidad de vida de los perros que padecen este tipo de dolencias. Los condroprotectores se usan habitualmente para:

  • Fortalecimiento de las articulaciones. Algunas razas de perros tienen más predisposición a padecer problemas articulares que otras. Por ejemplo, las razas grandes tienen un crecimiento rápido que hace que las posibilidades de desarrollar displasia u otras afecciones articulares sean elevadas. En estos casos, la administración de condroprotectores durante la etapa de crecimiento puede ayudar a prevenir el problema.
  • Displasia de cadera. Es un problema articular muy frecuente en perros, especialmente en razas medianas y grandes. Se trata de una enfermedad ósea hereditaria y degenerativa, producida por una malformación que hace que la cabeza del fémur no encaje bien en la articulación de la cadera. Esto provoca que los ligamentos y músculos de la zona se inflamen, causando dolor al perro. Además, la fricción provocada desgasta el cartílago y el hueso, produciendo cojera y sobrecarga en las patas delanteras.
  • Artrosis canina. Es una enfermedad articular degenerativa y crónica, producida por el desgaste del cartílago de las articulaciones. Puede aparecer en una o varias articulaciones y a cualquier edad, aunque es más frecuente en perros mayores. La artrosis produce una sobrecarga en el cartílago, el cual pierde elasticidad y va desgastándose, perdiendo su capacidad de amortiguación y provocando la fricción entre los huesos, lo cual es muy doloroso.
  • Artritis canina. Es una enfermedad degenerativa que provoca la inflamación de la membrana sinovial. Esta membrana contiene un líquido cuya función es lubricar y proteger la articulación. Su inflamación afecta al cartílago y al hueso. El perro sufre dolor y no puede caminar correctamente.
  • Cirugía articular o traumatismos. Si tu perro ha sido sometido a una cirugía articular o sufrido un traumatismo, la administración de condroprotectores puede contribuir a su mejoría.

Algunos de los mejores condroprotectores para perros

Animigo Hip Flex

Condroprotector con Ácido Hialurónico, MSM, Vitamina C, Glucosamina y Condroitina. Se trata de un producto rico en vitaminas y minerales que ayuda a cuidar los huesos y articulaciones de tu perro. Recomendado para perros que sufren displasia de cadera u otros problemas articulares.

Condrovet Force

Condroprotector muy adecuado para perros de edad avanzada, que acaban de pasar por una cirugía articular o que presentan algún problema de articulaciones. Contiene sulfato de condroitina y vitamina E.

Cosequin

Es uno de los condroprotectores para perros más populares, debido a su eficacia. Contiene glucosamina, sulfato de condroitina y ácido hialurónico. Se recomienda para perros con artrosis, displasia de cadera u otros problemas articulares. También es eficaz para prevenir el desgaste del cartílago en perros que realizan ejercicio físico intenso o que sufren sobrepeso.

Hyaloral

El Hyaloral es un condroprotector recomendado para prevenir el desgaste articular y la displasia. También se recomienda su uso en caso de que tu perro sufra artrosis, artritis, algún tipo de inflamación o haya pasado una intervención quirúrgica o inmovilización. Contiene ácido hialurónico, glucosamina y sulfato de condroitina, colágeno y antioxidantes.

Luposan Gelenk

Se trata de uno de los mejores condroprotectores naturales del mercado. Su principal ingrediente es el extracto de carne de mejillón de labio verde (Perna Canaliculus), el cual asegura el suministro de glucosaminoglicanos, sulfato de condroitina, omega 3 y otros ingredientes que protegen los cartílagos de tu perro.

Conclusiones

  • Si tu perro sufre un problema articular, la cojera es uno de los síntomas más evidentes.
  • Los condroprotectores son eficaces para combatir los síntomas y frenar la progresión de los problemas articulares.
  • Generalmente, los problemas en las articulaciones se deben a la degeneración del cartílago.
  • Los condroprotectores caninos más utilizados son el polisulfato de glucosamina, la glucosamina, el sulfato de condroitina y el ácido hialurónico.
  • El Omega 3, la vitamina E, el Perna Canaliculus y la Boswellia Serrata también tienen propiedades antiinflamatorias y se utilizan como agentes condroprotectores.
  • La curcumina y la cola de caballo son antiinflamatorios muy eficaces que puedes administrar a tu perro.
  • Los condroprotectores se utilizan para fortalecer las articulaciones de tu perro.
  • También se administran para combatir los síntomas de la displasia de cadera, artrosis canina, artritis canina y tras una cirugía o traumatismo.
  • Consulta a tu veterinario antes de administrar un condroprotector a tu perro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2020-07-12 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo