¿Pueden los perros comer frutos secos?

Alimentacion del perro
¿Pueden los perros comer frutos secos?

Es posible que te preguntes si los perros pueden comer frutos secos, ya que están llenos de proteínas y grasas saludables que a los seres humanos suelen hacernos mucho bien. Los frutos secos también contienen otros nutrientes importantes, como hierro, calcio, Omega 3 o vitaminas. Además, la fibra que contienen favorece la digestión. Sin embargo, te preocupa la posibilidad de que sean peligrosos para tu perro.

Efectivamente, en el caso de los perros los frutos secos pueden suponer un riesgo para su salud. Aunque no todos los frutos secos son tóxicos para los perros, la mayoría de ellos tienen un alto contenido en grasas, que puede provocar problemas de obesidad en tu perro y enfermedades del páncreas. Tu perro también podría sufrir problemas de retención de líquidos. Otro peligro adicional de los frutos secos es el riesgo de asfixia para tu perro.

Finalmente, debes tener en cuenta que algunos frutos secos pueden ser muy tóxicos para los perros, como por ejemplo, las nueces de macadamia.

Por tanto, es muy importante que conozcas las características de los frutos secos y semillas y analices las ventajas e inconvenientes que puede suponer su consumo para tu perro.

¿Los frutos secos son seguros para mi perro?

Con algunas excepciones, los frutos secos no son tóxicos para tu perro y pueden proporcionarle nutrientes importantes, como ácidos grasos esenciales o vitaminas liposolubles.

Sin embargo, debido a su alto contenido en grasas y calorías, también pueden causarle problemas digestivos y de sobrepeso, además del riesgo de pancreatitis.

Además, como los perros no suelen masticar los alimentos, debes considerar el riesgo de asfixia o la posibilidad de sufrir una obstrucción gastrointestinal. Por ello, es mejor que le des los frutos secos bien triturados.

Las cáscaras de los frutos secos son un peligro adicional para tu perro, pues pueden desgarrar su tejido mientras se desplazan por su tracto digestivo. Si le das frutos secos a tu perro, asegúrate de quitarles la cáscara.

Por ello, debes ser muy consciente de los riesgos que corre tu perro al consumir frutos secos, así como de la posible toxicidad de estos alimentos.

Realmente, tu perro no necesita consumir frutos secos, ya que hay otras golosinas más saludables que no suponen ningún riesgo. Por ello, lo mejor es que, si tu perro consume frutos secos, lo haga en pequeñas cantidades y tomando las precauciones necesarias.

También debes tener mucho cuidado con los frutos secos cubiertos de chocolate, caramelo u otros alimentos, ya que suponen pueden representar un riesgo de toxicidad añadida para tu perro.

Y, por supuesto, nunca debes dar a tu perro un fruto seco enmohecido, pues esto constituirá un riesgo añadido, debido a las toxinas causadas por algunos hongos.

¿Cuáles son los riesgos de consumir frutos secos para mi perro?

Los riesgos principales del consumo de frutos secos para los perros son los siguientes:

Los frutos secos tienen muchas calorías.

Los frutos secos pueden causar problemas de obesidad a tu perro, por lo que debe evitarse su consumo, sobre todo si tu perro ya tiene sobrepeso o tendencia a él. Existen otras golosinas más seguras para tu perro que él encontrará deliciosas, por lo que no merece la pena correr riesgos con este alimento.

En caso de que utilices la mantequilla de cacahuete para que tu perro tome sus pastillas o como premio, debes tener mucho cuidado con las calorías consumidas. Las calorías consumidas con las golosinas (cualquier tipo de golosina) no deberían superar nunca el 10% de las calorías diarias, ya que esto redundaría en una dieta desequilibrada.

El contenido calórico aproximado de algunos de los frutos secos más habituales en nuestros hogares es el siguiente:

  • Almendra cruda: 590 kcal/100g
  • Almendra tostada sin sal: 598 kcal/100g
  • Anacardos crudos: 553 kcal/100g
  • Anacardos tostados sin sal: 574 kcal/100g
  • Cacahuetes crudos: 567 kcal/100g
  • Cacahuetes tostados sin sal: 587 kcal/100g
  • Nueces crudas: 691 kcal/100g
  • Nueces tostadas sin sal: 710 kcal/100g
  • Pistachos crudos: 560 kcal/100g
  • Pistachos tostados sin sal: 572 kcal/100g

Los frutos secos tienen un alto contenido en grasa

El alto contenido en grasa de los frutos secos puede causar trastornos gastrointestinales a los perros con estómago sensible o propensos a desarrollar pancreatitis (inflamación del páncreas). Los síntomas más habituales de estos problemas incluyen pérdida de apetito, vómitos, letargo y diarrea.

Aunque todos los perros pueden sufrir estos trastornos, algunas razas, como el Schnauzer, presentan mayor propensión y una dieta alta en grasas puede desencadenarlos.

Los frutos secos pueden llevar un alto contenido de sal

Si los frutos secos que compras son salados, la proporción de sal en ellos suele ser elevada (incluso para nosotros). Esto puede elevar la presión arterial de tu perro y también es un riesgo añadido para aquellos perros propensos a desarrollar cálculos urinarios o que tienen enfermedades cardíacas o renales subyacentes.

Los frutos secos pueden tener recubrimientos peligrosos para los perros

A veces, los frutos secos están recubiertos de chocolate, caramelo o incluso ajo o pimienta. Estos recubrimientos pueden ser muy tóxicos para tu perro, por lo que si compras este tipo de frutos secos, debes mantenerlos lejos de su alcance.

Los frutos secos más habituales y los riesgos que suponen para los perros

Aunque tu perro pueda consumir pequeñas cantidades de algunos frutos secos, los problemas digestivos y otros riesgos asociados a este alimento hacen que su consumo habitual o excesivo no sea recomendable para él.

Como es posible que tengas una buena selección de frutos secos en tu casa, vamos a analizar las características de los más habituales y los posibles riesgos que implican para él.

Como siempre, te recomendamos consultar a tu veterinario acerca del consumo de frutos secos por tu perro, ya que este profesional conoce bien los riesgos que puede suponer para los perros en general y el tuyo en particular.

Frutos secos que tu perro puede consumir (en pequeñas cantidades)

  • Cacahuetes

Aunque muchas veces son clasificados como frutos secos, en realidad los cacahuetes son legumbres y, siempre que sea en cantidades muy pequeñas y no estén salados ni condimentados, son un alimento seguro para tu perro, tanto crudos como tostados. Asegúrate de dárselos sin cáscara y sin sal.

Aunque los perros pueden ser alérgicos a los cacahuetes, este problema no es tan frecuente ni tan intenso como en los seres humanos.

Sin embargo, no es recomendable que tu perro consuma grandes cantidades de cacahuetes, debido a su alto contenido en grasas, que puede provocarle problemas de obesidad, pancreatitis o molestias estomacales.

La mantequilla de cacahuete, siempre que sea baja en sodio y se la des en pequeñas cantidades, es una golosina segura para tu perro. Asegúrate también de que no contiene xilitol, que es tóxico para ellos.

  • Anacardos

Si tu perro come algún anacardo no le sucederá nada, es decir, puede consumirlos como golosina ocasional. Sin embargo, no debes olvidar que los anacardos tienen un contenido de grasa muy alto y con pocos anacardos, tu perro alcanzará el límite del consumo de grasa recomendado para él.

Al igual que otros frutos secos grasos, demasiados anacardos pueden provocar molestias gastrointestinales, pancreatitis y problemas de obesidad a tu perro.

Es mejor que tu perro los consuma tostados, ya que los anacardos crudos contienen una toxina denominada urushiol, que está presente en la cáscara y puede provocar edemas, inflamaciones y otros problemas dermatológicos que podrían ser severos. Esta toxina es peligrosa tanto para los perros como para los seres humanos. Desaparece a alta temperatura, y esta es la razón de que no se vendan anacardos crudos.

Para extraerlos de la cáscara, los anacardos se someten a un proceso que implica altas temperaturas y permite eliminar la cáscara, a la vez que tuesta el fruto. En realidad, los anacardos que llamamos “crudos” están tostados, pero se denominan así para diferenciarlos de los fritos.

  • Avellanas

Las avellanas son seguras para tu perro. Eso sí, debes tener cuidado si tu perro es pequeño, ya que, debido a la forma y tamaño de este fruto seco, podría correr el riesgo de asfixiarse o sufrir una obstrucción intestinal. Por ello, es mejor que los consuma bien triturados.

Frutos secos que tu perro no debería consumir

  • Almendras

Las almendras no son tóxicas para tu perro y a los perros les encanta su sabor, por lo que puedes darle alguna. Sin embargo, no es conveniente que tu perro coma una gran cantidad de almendras, ya que su contenido en grasa es muy elevado, son difíciles de digerir y pueden provocar trastornos gastrointestinales a tu perro. Además, su páncreas puede tener dificultades para procesarlas, lo que podría derivar en un problema de pancreatitis.

  • Pistachos

Siempre que se los des sin cáscara, los pistachos no son tóxicos para los perros, pero tampoco se recomiendan, al tener un elevado contenido de grasa. Si tu perro come algún pistacho no supondrá ningún problema, pero un consumo excesivo o habitual puede ocasionarle problemas gastrointestinales o pancreatitis.

  • Nueces

El contenido de grasa de las nueces es también demasiado alto. Además, su tamaño es otra fuente de riesgo, ya que los perros no mastican la comida y las nueces grandes son difíciles de digerir y pueden suponer un riesgo de asfixia u obstruir su tracto intestinal. Es mejor que tu perro las consuma trituradas.

Por otro lado, las nueces pueden contener una micotoxina denominada Aflotoxina, producida por el hongo Aspergillus, que está presente en lugares húmedos y con temperaturas que excedan los 20 grados. Este hongo es muy tóxico tanto para los perros como para los seres humanos, y se desarrolla en alimentos mal almacenados.

Las nueces no son las únicas que pueden tener esta micotoxina: aparece frecuentemente en diversos tipos de frutos secos, como almendras, nueces, cacahuetes, etc. Al ser microscópica, es difícil de detectar.

Cuando el alimento se está descomponiendo, pueden observarse unos puntos negros o una especie de pelusa blanca. La Aflotoxina puede causar convulsiones, problemas hepáticos o renales y otros trastornos graves a tu perro.

  • Nuez pecana

Al igual que las nueces, las pecanas son muy altas en grasa y demasiado grandes y difíciles de digerir. Pueden provocar malestar estomacal a tu perro y también obstrucciones en el tracto intestinal.

  • Nueces de macadamia

La nuez de macadamia es, posiblemente, la nuez más tóxica para tu perro, incluso en pequeñas cantidades. Tiene un principio tóxico desconocido que puede provocar problemas neurológicos a tu perro, temblores, mareos e incluso parálisis temporal, además de pancreatitis o trastornos gastrointestinales. No le des NUNCA nueces de macadamia a tu perro.

Conclusiones

  • Los frutos secos constituyen una importante fuente de nutrientes, pero también pueden ocasionar problemas digestivos a tu perro.
  • Con algunas excepciones, tu perro puede consumir frutos secos en pequeñas cantidades.
  • El elevado contenido en grasas de los frutos secos puede ocasionar problemas a tu perro si los consume en grandes cantidades o de modo habitual.
  • La mayoría de los frutos secos no son tóxicos, pero algunos podrían ser peligrosos para tu perro.
  • Es importante que conozcas las características de cada fruto seco antes de dárselo a tu perro.
  • No des nunca frutos secos enmohecidos a tu perro, ni tampoco aquellos que hayan sido almacenados durante mucho tiempo en lugares húmedos y con temperaturas mayores de 20 grados.
  • Los principales riesgos de consumir frutos secos para tu perro se derivan de su alto contenido en grasas, el contenido de sal o el riesgo de asfixia u obstrucción intestinal.
  • Nunca des frutos secos con cáscara a tu perro.
  • Los frutos secos más seguros para tu perro son los cacahuetes, los anacardos y las avellanas (siempre en pequeñas cantidades y, si es necesario, bien triturados).
  • Las nueces de macadamia son altamente tóxicas para tu perro.
  • Consulta a tu veterinario antes de dar frutos secos a tu perro y ante cualquier duda que se te pueda presentar.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo