Mejores alimentos, dietas y piensos para perros con el hígado graso

Alimentacion del perro
Mejores alimentos, dietas y piensos para perros con el hígado graso

La lipidosis hepática o esteatosis hepatocelular, conocida popularmente como enfermedad del hígado graso, se produce por la acumulación de triglicéridos en el hígado. Los triglicéridos son los componentes principales de la grasa corporal. Puede deberse a causas fisiológicas o patológicas, que producen alteraciones en el metabolismo de los lípidos, lo que implica una serie de trastornos que conducen a la lipidosis hepática.

Se trata de una enfermedad poco común en los perros, aunque en algunos casos se produce, siendo los perros de raza toy los más propensos a sufrirla (recuerda nuestro análisis de piensos para perros de raza pequeña)

Si tu perro tiene el hígado graso, puede ser beneficioso alimentarlo con una dieta rica en proteínas, que ayudará al hígado a recuperar su funcionamiento. Recuerda que es importante alimentar a tu perro con una buena dieta o con las mejores marcas de pienso para perros.

Nuestra elección
Farmina - Farmina Vet Life Canine Hepatic - 1099-12 Kg.
Mejor precio
ROYAL CANIN Alimento para Perros Hepatic HF16-1.5 kg
Excelente calidad
Monge Vetsolution Perro Hepatic kg. 12 Comida Seca para Perros, Multicolor, única
Características
Proteína de alta calidad procedente de pescado
Pienso adecuado para perros con diferentes afecciones hepáticas
Pienso con proteína de origen vegetal, en especial guisante
Antioxidantes de origen natural
Contenido moderado de proteína, procedente de soja
Contiene vitaminas y oligoelementos
Buena relación calidad-precio
Precio muy asequible
Buenas valoraciones por parte de los usuarios
Nuestra elección
Farmina - Farmina Vet Life Canine Hepatic - 1099-12 Kg.
Características
Proteína de alta calidad procedente de pescado
Antioxidantes de origen natural
Buena relación calidad-precio
Precio
Ver en Amazon
Mejor precio
ROYAL CANIN Alimento para Perros Hepatic HF16-1.5 kg
Características
Pienso adecuado para perros con diferentes afecciones hepáticas
Contenido moderado de proteína, procedente de soja
Precio muy asequible
Precio
Ver en Amazon
Excelente calidad
Monge Vetsolution Perro Hepatic kg. 12 Comida Seca para Perros, Multicolor, única
Características
Pienso con proteína de origen vegetal, en especial guisante
Contiene vitaminas y oligoelementos
Buenas valoraciones por parte de los usuarios
Precio
Ver en Amazon

¿Qué es la lipidosis hepática o hígado graso y cómo afecta a los perros?

La lipidosis hepática es una acumulación de grasa en el hígado, debido a un funcionamiento anómalo del metabolismo de los lípidos. El cuerpo del perro se ve incapaz de eliminar el exceso de grasa, pudiendo producirse un fallo hepático.

Esta enfermedad suele estar asociada al ayuno o la anorexia, pero también puede producirse si tu perro tiene diabetes mellitus (también analizamos los piensos para perros con diabetes), durante el embarazo o la lactancia o debido a deficiencias nutricionales.

Los perros jóvenes de raza toy son más propensos a sufrir esta enfermedad, y entre ellos, las razas más afectadas son:

En determinadas situaciones que puedan provocar estrés a los perros, estos pueden sufrir un período de anorexia. Los perros jóvenes de raza toy corren un riesgo alto de desarrollar hipoglucemia en estos casos, ya que son poco resistentes al ayuno. Esto puede provocar diversos síntomas, como vómitos, diarrea, estreñimiento, babeo, debilidad muscular, ataxia, somnolencia, convulsiones, síntomas neurológicos, coma…

Mejores piensos para perros con hígado graso

Farmina Vet Life Hepatic

Pienso desarrollado para perros con insuficiencia hepatica. Contiene una cantidad moderada de proteína de alta calidad, además de ácidos grasos Omega 3 y 6 y carbohidratos de fácil asimilación. Su índice glucémico es bajo. La proteína es de pescado y contiene espelta, aceite de pescado, avena, remolacha y levadura de cerveza entre sus ingredientes. También lleva vitaminas del grupo B, además de A, C, D y E, metionina, taurina y carnitina. Es rico en tocoferoles de origen natural, que actúan como antioxidantes. Su concentración en cobre es baja. Tiene casi todas las vitaminas recomendadas para perros.

Hill’s  L/D Liver Care

Este pienso está pensado para ayudar a tu perro a metabolizar los alimentos. Ha sido desarrollado por veterinarios para alimentar a perros con problemas hepáticos, aportando todos los nutrientes que necesita, con carbohidratos, proteínas y grasas fáciles de digerir, para reducir la producción de toxinas. Lleva maíz, soja, huevo, carnitina, arginina, triptófano, vitaminas y antioxidantes entre sus ingredientes.

Monge Vet Solution Hepatic

Alimento adecuado para perros con insuficiencia hepática, cuya receta incluye ingredientes que ayudan a prevenir el estrés oxidativo. Su ingrediente principal es el guisante, que proporciona proteína de origen vegetal. También lleva tapioca, almidón de patata, grasa de pollo, atún deshidratado y pollo deshidratado en su composición, entre otros ingredientes. Tiene carnitina, taurina, oligoelementos y vitaminas A, D3 y E.

Purina Pro Plan Veterinary Diets Hepatic

Pienso desarrollado para alimentar a perros que sufren insuficiencia hepática. Su formulación ayuda a reducir la acumulación de toxinas y de cobre. Contiene Omega 3, proteína de huevo y de soja y antioxidantes, vitaminas C y E y prebióticos. Se trata de un alimento de alta digestibilidad.

Royal Canin Hepatic

Este pienso está recomendado para diversas enfermedades hepáticas. Es bajo en calorías y está pensado para reducir el trabajo metabólico. Se trata de un alimento bajo en sodio y que minimiza la acumulación de cobre. Incluye carnitina y antioxidantes. Su contenido en proteínas es moderado. La proteína procede de la soja y de hidrolizado de proteína animal. Está disponible en sacos de 1,5 kilos, 6 kilos y 12 kilos.

Trovet HLD Hepatic

Alimento pensado para perros con problemas digestivos o con alguna insuficiencia hepática, ayudando a que se restablezca su buen funcionamiento, al contribuir a mejorar el metabolismo de las grasas, por ejemplo, mediante la adición de L-carnitina. Es un pienso con bajo contenido en cobre. Sus ingredientes son de alta digestibilidad y no contiene lactosa. Lleva arroz, proteínas y grasas animales y aceites vegetales. Incluye vitaminas y minerales en su formulación.

¿Qué dieta es la más adecuada para un perro con el hígado graso?

Si tu perro tiene el hígado graso, es probable que tu veterinario te recomiende un cambio de dieta. Es muy importante que acudas a tu veterinario si crees que tu perro podría sufrir esta enfermedad, ya que podría deberse a alguna afección subyacente, como la diabetes mellitus. Además, es posible que tengas que añadir algún suplemento a la dieta de tu perro.

Grasas y carbohidratos

La dieta de un perro con lipidosis hepática debe ser baja en grasas, con un contenido de carbohidratos limitado, porque las altas concentraciones disminuyen la oxidación de los ácidos grasos, haciendo que se acumulen en el hígado.

Sin embargo, el consumo de grasa proporciona a tu perro las calorías y energía que necesita. Es importante que los alimentos de tu perro contengan la cantidad adecuada de grasas y que estas sean fácilmente digeribles, como el aceite de coco.

Los carbohidratos proporcionan fibra a tu perro y ayudan a eliminar el amoníaco del sistema digestivo. El arroz blanco y la avena son carbohidratos adecuados para él.

Proteína de alta calidad

Las proteínas son muy necesarias para tu perro, pero debes tener en cuenta que si tiene insuficiencia hepática, puede producirse un exceso de amoníaco que podría resultar muy perjudicial para él (es una de las toxinas que provocan la encefalopatía hepática).

Tu veterinario podrá recomendarte la cantidad adecuada de proteína para tu perro, que debe ser de alta calidad y fácilmente digerible.

La reducción de proteína no es apropiada para todas las enfermedades hepáticas y los piensos específicos para ellas suelen tener un contenido bajo o moderado de las mismas, por lo que es posible que tengas que complementar un pienso específico para estas enfermedades con un aporte extra de proteína, como el requesón. Probablemente, tu veterinario evalúe periódicamente a tu perro, para aumentar las proteínas lo máximo posible sin dañar su hígado.

Para los perros con insuficiencia hepática es frecuente utilizar proteína vegetal y láctea.

Las proteínas cárnicas ricas en purinas son perjudiciales para estos perros.

Tampoco son recomendables las proteínas animales con alto contenido en cobre, por lo que debes evitar el salmón, el pato, el cordero o el cerdo.

Entre las fuentes de proteínas que puede consumir tu perro se encuentran algunos lácteos, los huevos, el pescado blanco y la soja.

La carne de vacuno, el pavo y el pollo también pueden ser fuentes de proteína adecuadas.

Hidratos de carbono y fibra

Si tu perro sufre una enfermedad hepática, puede sufrir hipoglucemia y aumentar el catabolismo de las proteínas para obtener energía. Para prevenir esto, es recomendable alimentar al perro varias veces al día con pequeñas raciones.

Por otro lado, es importante añadir fibra que acelere el tránsito por el colon, para prevenir el estreñimiento e impedir que las toxinas sean absorbidas.

Hay que tener en cuenta que las bacterias presentes en el colon pueden hacer que fermenten algunos tipos de fibra, disminuyendo el pH y favoreciendo la conversión del amoníaco en amonio, que resulta más difícil de absorber, por lo que se excreta en las heces. La fijación bacteriana de nitrógeno también hace que disminuya la cantidad disponible para producir amoníaco.

Vitaminas y antioxidantes

Los perros con el hígado graso pueden presentar deficiencia en vitaminas del grupo B, A, C,D, E y K. Las vitaminas C y E actúan como antioxidantes, reduciendo la presencia de radicales libres.

Otros nutrientes

El zinc puede ayudar a fijar el cobre y evitar su excesiva acumulación, además de actuar como antioxidante.

También suelen añadirse arginina, taurina y carnitina.

Dieta casera para un perro con enfermedad hepática.

Si vas a elaborar una dieta casera para tu perro con lipidosis hepática, consulta con tu veterinario para asegurarte de que la receta es apropiada para tu perro.

  • Una receta que suele resultar apropiada para estos casos consiste en mezclar un 25% (1/3) de pescado blanco con un 75% (2/3) de patata cocida. A medida que el perro se acostumbre a esta dieta, podrás añadir zanahoria cocida, calabaza, calabacín y judías verdes, y huevos revueltos, siempre en la proporción 25% de proteína-75% de vegetales. Consulta a tu veterinario para añadir un suplemento vitamínico adecuado.
  • También podría resultar adecuada una combinación de pollo con avena, huevo cocido, queso cottage o queso de Burgos y calabaza.

Los alimentos que puedes añadir a la dieta de tu perro si tiene alguna enfermedad hepática son:

  • Lácteos: requesón, queso cottage, queso de Burgos, queso de cabra, queso ricota, yogur.
  • Proteína de alta calidad y fácilmente digerible, como pollo o pavo sin huesos, pescado blanco, huevo.
  • Fibra soluble: avena, arroz blanco, cebada, calabaza.
  • Omega 3: aceite de pescado
  • Aceite de coco
  • Fruta: arándanos, higos, sandía sin semillas (como puede ser un pienso para perros con frutas)

¿Cómo debo realizar el cambio de dieta de mi perro?

El cambio en la dieta de un perro debe hacerse de manera gradual, para no dañar su estómago.

Si tu perro sufre una enfermedad hepática, ofrécele raciones más pequeñas y aliméntalo entre 4 y 5 veces al día, para facilitar el proceso de la digestión y disminuir la cantidad de nutrientes que su hígado tiene que procesar en cada comida.

Consulta siempre a tu veterinario sobre la comida que vas a dar a tu perro, tanto si es casera como comercial, para asegurarte de que la proteína, cereales y almidones que le ofreces no afectarán a su hígado.

Si eres partidario de la dieta raw (cruda), consulta también a tu veterinario. Tal vez sea recomendable que cocines un poco la comida, o que evites alguno de los alimentos que consume habitualmente tu perro por otros que no sean perjudiciales para su hígado.

Conclusiones

  • La lipidosis hepática o enfermedad del hígado graso se produce por la acumulación de triglicéridos en el hígado.
  • Se trata de una enfermedad poco frecuente en los perros.
  • Los perros jóvenes de raza toy son más propensos que otras razas a sufrir esta enfermedad.
  • La enfermedad se asocia a episodios de ayuno o anorexia y también a la diabetes mellitus.
  • Consulta siempre a tu veterinario antes de cambiar la dieta de tu perro.
  • Es posible que tengas que combinar la administración de un pienso hepático con un suplemento proteínico, ya que estas dietas pueden ser demasiado bajas en proteínas para perros con el hígado graso.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2021-10-16 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Posts relacionados:

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo