Alimentacion del perro

Cómo elaborar una buena dieta BARF para tu perro

Perro-viendo-fresas

Si has decidido seguir la dieta BARF con tu perro, es importante que aprendas como elaborarla: qué proporciones necesitas de los diferentes alimentos para conseguir el equilibrio nutricional, qué carne utilizar, recetas básicas para comenzar, las bases nutricionales para diferentes perros, etc.

Lo primero que tendrás que hacer es calcular las cantidades de alimento que necesita tu perro. Dependiendo de su edad, raza, peso y condiciones de salud, debes escoger los ingredientes más convenientes para él. Algunos tipos de alimento pueden sentarle mal. Debes tener en cuenta que no todos los Como siempre, te recomendamos que consultes a tu veterinario para que te ayude a preparar esta dieta de la manera correcta.

Una dieta natural con ingredientes de calidad y bien equilibrada es un alimento excelente para tu perro. Hay quien sigue la dieta BARF cocinando los alimentos para evitar infecciones. Si decides llevar una BARF estricta, con alimentos crudos, extrema las precauciones. La salud de tu perro es muy importante.

¿Cómo calculo las cantidades para darle una dieta BARF a mi perro?

La dieta BARF se compone básicamente de:

  • 60% de huesos con carne y músculo
  • 25% de carne magra (puede ser pescado)
  • 15% de fruta y verduras crudas, huevos y vísceras
  • no contiene conservantes
  • no contiene cereales

Puedes obtener aquí más información y consejos sobre la alimentación casera para perros.

Es importante que consultes a tu veterinario a la hora de calcular las cantidades más adecuadas para tu perro. Aquí vamos a darte algunas pautas, pero recuerda que se trata de una aproximación que puede variar, dependiendo de las necesidades de cada perro. Asegúrate de que el tuyo no sufrirá ninguna deficiencia en su dieta ni tendrá problemas de salud.

Basándonos en las proporciones indicadas arriba, el primer paso es calcular las cantidades en base al peso de tu perro. Por ejemplo, un perro que pese 25 kg y tenga un nivel de actividad medio, sin problemas de salud, debería consumir alrededor de un 3% de su peso. El 3% implica una ración de 750 gramos al día (generalmente, en una, dos o tres tomas). Si hacemos el cálculo de porcentajes para los 750 gramos, obtenemos:

  • 450 gramos de hueso con carne y músculo
  • 187,5 gramos de carne magra
  • 112,5 gramos de vísceras y verduras

Entre las carnes más utilizadas, están: pollo, cordero, cerdo, pato, conejo, buey, ternera, pavo, pescado. Entre los pescados, son muy utilizados la sardina y el salmón. Las sardinas enlatadas al natural son una fuente excelente de omega 3. Mejor que sean con aceite de oliva. En este caso, no tendrás problemas con las espinas.

Perro-comiendo-un-hueso1

Las vísceras son importantes, porque aportan una gran cantidad de nutrientes. Varía entre hígado, riñón, corazón, mollejas.

Recuerda que debes tener cuidado con los parásitos, como el Anisakis o la E. Coli. Otras enfermedades parasitarias que pueden infectar a tu perro al consumir alimentos crudos son la triquinosis o los trematodos. Puedes optar por cocinar estos alimentos o, si deseas seguir una dieta BARF estricta, preparar las recetas y congelarlas durante unos días antes de dárselas a tu perro.

Los huevos crudos también pueden ser peligrosos, ya que pueden estar contaminados por Salmonella. La salmonella no muere por congelación, pero sí a partir de 70ºC. Por ello, es recomendable cocinar los huevos. La salmonella es una bacteria fecal y suele encontrarse en la cáscara de los huevos. No es recomendable lavarlos, ya que podemos hacer que penetre al huevo por los poros de la cáscara.

La carne también puede contener Salmonella.

Hay muchas verduras que puedes dar a tu perro: zanahorias, guisantes, espinacas, calabaza. Es mejor que estén un poco cocidas y bien trituradas.

Naturalmente, las cantidades variarán dependiendo de tu perro. No necesita las mismas cantidades un perro con alta actividad física que uno sedentario, o con sobrepeso, o un cachorro, o una perra que amamanta a sus cachorros. Además, si tiene alguna enfermedad, deberás tenerlo en cuenta a la hora de establecer sus raciones y alimentos. Existen cursos online de dietética y nutrición canina en los que puedes aprender más sobre el tema.

Receta básica de una dieta BARF

Una vez calculada la cantidad diaria que debe consumir tu perro, procederemos a seleccionar los ingredientes. Es buena idea preparar la cantidad necesaria para un mes y congelarla en trozos. Para ello tan solo tienes que saber cuántas veces al día come tu perro y multiplicar esta cantidad por el número de días que hay en el mes. Si un mes utilizas, por ejemplo, cerdo y pollo, al mes siguiente podrías elegir ternera y pavo, para alternar diferentes carnes y lograr así un mayor equilibrio nutricional.

Huesos con carne.

Estos nunca deben ser cocinados. Puedes elegir entre:

  • carcasas de pollo o pato, alas y cuello
  • carcasas de conejo y muslo
  • pecho o costilla de ternera
  • espinazo o costilla de cerdo
  • cuello de cordero

Carne magra.

Podemos utilizar carne magra (es decir, sin grasa) o pescado. Puedes elegir entre ternera, caballo, cerdo, cordero, pollo, sardinas, salmón, atún…

Frutas y verduras.

Evita las semillas, que pueden resultar tóxicas para tu perro. Puedes utilizar manzana, pera, melocotón, plátano, zanahorias, calabaza, brócoli (en pequeñas cantidades), …

Órganos y vísceras.

En cantidades bajas.

Perro-comiendo-calabaza

A continuación, prepara la receta. Selecciona varios de estos alimentos, en las proporciones indicadas. Asegúrate de incluir todos los grupos. Si quieres añadir otros ingredientes diferentes de los que damos aquí, asegúrate de que son buenos para la dieta de tu perro. Descongela totalmente la porción que vas a dar a tu perro. Consulta a tu veterinario, ya que los porcentajes que te damos responden a las cantidades básicas, pero dependiendo de la raza de tu perro, de su actividad física, su edad o sus problemas de salud, podría necesitar cantidades diferentes.

Un ejemplo de receta para una dieta BARF es el siguiente:

Un pollo entero de kilo y medio, aproximadamente

100 gramos de remolacha

100 gramos de calabaza

100 gramos de zanahoria

100 gramos de espinacas

100 gramos de manzana sin pepitas (son tóxicas)

2 cucharadas de aceite de oliva.

Trocea el pollo y el resto de ingredientes y añade el aceite. Revuelve y guárdalo todo en el congelador durante unos cinco días. Vete sacando las raciones que necesitas y asegúrate de que se descongelan completamente antes de dárselas a tu perro. Si tienes miedo a las astillas de los huesos, tritúralo bien.

¿Es mejor que alimente a mi perro con una dieta BARF casera que con una comercial?

Si decides preparar la dieta BARF de tu perro en casa, asegúrate de comprar alimentos de calidad. Aunque existen algunas marcas que fabrican pienso de calidad, la ventaja de preparar la comida de tu mascota en casa es que puedes seleccionar bien los ingredientes. Busca un carnicero de confianza que trabaje con ganaderos que no abusen de los antibióticos y compra los trozos enteros. Puedes comprar cantidad para varios días y congelarla en trozos. Si lo deseas, pueden picártela en el momento. No compres carne que esté ya picada, ya que no puedes saber si se trata de carne de calidad o está mezclada con grasas, huesos, piel y sangre.

Si compras carne ya picada (en la carnicería o de la preparada para perros) y deseas saber la cantidad de grasa que contiene, puedes hervir un trozo durante unos 15 min y dejarlo enfriar. La grasa flotará y al enfriarse, solidificará, por lo que podrás saber cuánta había. Pero no sabrás los tipos de carne que tiene realmente, ni la cantidad de huesos, piel o sangre que contiene. Por ello es mejor seleccionar los trozos que deseas y pedir que te lo piquen en el momento, delante de ti.

Cuidado con las astillas de los huesos, sobre todo si provienen del pollo u otras aves. Si tu perro no los mastica bien, aunque se los des con carne, es mejor que los tritures. Las astillas pueden provocar obstrucciones intestinales, desgarro de la mucosa intestinal u otros problemas que requerirán cirugía.

Las espinas del pescado también son muy peligrosas. Pero si las trituras, el peligro se elimina.

¿Qué suplementos añado a la dieta BARF de mi perro?

Puedes complementar las recetas básicas de la dieta BARF con una serie de suplementos que serán muy beneficiosos para tu perro, como por ejemplo:

  • Levadura de cerveza. La levadura de cerveza es una de las mejores fuentes de vitamina B que existen. Es un excelente antifúngico, que actuará también contra parásitos externos, como las pulgas o las garrapatas, debido a su alta concentración de vitamina B. Interviene en el proceso de absorción de la glucosa, la asimilación de grasas y el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Además, su alto contenido en fibra mejora el tránsito intestinal y es rica en proteínas. Puedes añadir a su comida una cucharada de postre por cada 10 kg.
  • Cúrcuma. Contiene carbohidratos, vitaminas B, C, E y K, calcio, fósforo, magnesio, hierro, potasio, sodio, proteínas y fibra. Es un antiinflamatorio natural, con propiedades antioxidantes. Favorece la digestión y es anticancerígena. Consulta a tu veterinario antes de suministrársela.
  • Cola de caballo. Es antiinflamatoria y tiene propiedades antibióticas. No debes dar mucha cantidad a tu perro. Si tu perro tiene problemas de tensión, del corazón o cálculos, puede ser perjudicial. Consulta siempre a tu veterinario antes de dársela.
Perro-mirando-cerveza

¿Puedo dar una dieta BARF a mi perro si tiene algún problema médico?

Si tu perro sufre algún problema de salud, la dieta BARF podría no ser la más adecuada. Es posible que debas tener cuidado con algunos alimentos o cocinarla primero para dársela a tu perro. Siempre es importante consultar al veterinario antes de comenzar una dieta BARF. Este consejo se hace más necesario en caso de que tu perro deba seguir una dieta especial, ya que debes evitar las carencias nutricionales, al tiempo que le proporcionas una dieta específica y saludable. Las croquetas comerciales pueden ser una buena opción si satisfacen las necesidades nutricionales de tu perro.

Mi perra se ha quedado embarazada. ¿Puedo continuar con la dieta BARF?

Tu perra puede seguir consumiendo la dieta BARF sin problemas. Como siempre, se recomienda extremar las precauciones contra los parásitos. A medida que el embarazo avance, las necesidades nutricionales de tu perra aumentarán. Posiblemente tengas que darle entre un 3 y un 5% de su peso en alimentos, en varias tomas y a demanda. Además, tu perra necesitará Calcio, que obtiene de los huesos, así que es posible que debas aumentar algo la cantidad de hueso, o bien administrar un suplemento, dependiendo de las recomendaciones de tu veterinario. Si consume vísceras, posiblemente sus necesidades de ácido fólico estén cubiertas. También es necesario aumentar la cantidad de omega 3. Dale pescado azul o un buen suplemento.

Mi perra ha tenido cachorros y está en el período de lactancia. ¿Qué dieta BARF es más adecuada para ella?

Durante la lactancia, tu perra seguirá comiendo a demanda. Tal vez necesite algo más de grasa. Es posible que tenga alguna diarrea, sobre todo si se come la placenta. Esta diarrea es normal.

¿A partir de qué edad puedo darle una dieta BARF a un cachorro? ¿Qué dieta BARF le doy?

Cuando comienza el destete, aproximadamente al mes de edad, ya podemos ir dando a nuestro cachorro una dieta BARF. La comida óptima para un perro adulto puede no ser la más adecuada para un cachorro. Es necesario estar informado sobre cuál es el mejor tipo de comida que se le puede dar a un cachorro. En el caso de seguir una dieta elaborada con ingredientes caseros, comienza con una carne y una fuente vegetal, todo muy triturado. Al principio, puedes mezclarlo con un poco de agua. A medida que el cachorro vaya creciendo, iremos añadiendo otros ingredientes (vísceras, huesos, etc). Siempre muy triturado.

Cachorro comiendo una patata

Mi perro tiene cáncer y quiero darle una dieta BARF.

La dieta para un perro con cáncer debe ser alta en proteínas de calidad y baja en carbohidratos, tal y como explicamos en nuestro artículo de croquetas y piensos para perros con cáncer . Muchas recetas de la dieta BARF incluyen queso cottage, que es similar al queso de Burgos. Se trata de una buena fuente de proteína con bajo contenido en grasas. Suele recomendarse una dieta a base de proteína de origen animal (pollo, conejo, ternera, pescado), hígado de pollo, huevos y espinacas. Dependiendo del tipo de cáncer, puede que esta dieta no sea la mejor para tu perro, por lo que es importante que sigas las recomendaciones de tu veterinario.

El sistema inmunológico de los perros con cáncer está debilitado, por lo que las bacterias de los alimentos crudos pueden ser muy perjudiciales. En este caso, es mejor cocinar los alimentos antes de proporcionárselos a tu perro.

Mi perro tiene problemas digestivos. ¿Puede consumir una dieta BARF?

Si tu perro tiene alguna alergia o intolerancia, deberás tener cuidado con determinados alimentos. Es importante determinar los problemas digestivos de tu perro antes de seguir la dieta BARF, para preparar las recetas adecuadamente.

Mi perro tiene sobrepeso. ¿Cómo preparo su dieta BARF?

En este caso, deberás utilizar carnes magras y reducir los carbohidratos. Tal vez debas comenzar con cantidades elaboradas en base a un 2% de su peso e ir ajustando según recupera su estado ideal. Consulta a tu veterinario para saber las cantidades adecuadas. Para ayudar a tu perro a recuperar su peso ideal, no te pierdas nuestro artículo “Los mejores piensos y croquetas para perros con sobrepeso”.

Mi perro tiene insuficiencia renal y deseo darle una dieta BARF.

Los perros con insuficiencia renal deben consumir dietas bajas en proteína, en fósforo y en sodio, y con un aporte extra de vitaminas. Podría ser conveniente cocinar sus alimentos primero. Utiliza carne de pavo y huevo y evita los huesos y el pescado, para no hacer trabajar excesivamente sus riñones.

Mi perro tiene problemas de piel. ¿Puede seguir una dieta BARF?

En este caso, la dieta BARF suele dar muy buenos resultados, ya que suele ser beneficiosa contra alergias e intolerancias. Consulta con tu veterinario para saber cuales son los ingredientes más adecuados para tu caso y no tendrás ningún problema. En caso de no tener siempre disponibilidad para prepararla, existen piensos y croquetas hipoalergénicas especialmente pensadas para ofrecer los mejores resultados a tu mascota.

Conclusiones

  • Calcula la cantidad de alimento diario que necesita tu perro en base a su peso y características.
  • Tu veterinario puede ayudarte a establecer la dieta BARF adecuada.
  • Si decides utilizar los alimentos crudos, extrema las precauciones para evitar los parásitos.
  • Existen dietas BARF comerciales de gran calidad, aunque es fácil prepararlas en casa.
  • Asegúrate de incluir todos los ingredientes necesarios y variar el tipo de carnes y vegetales para asegurar una dieta nutricionalmente completa.
  • La levadura de cerveza, la cúrcuma y la cola de caballo son suplementos importantes para tu perro.
  • Según las características o problemas de salud de tu perro, deberás variar los ingredientes y cantidades utilizados.
  • Consulta siempre a tu veterinario para que tu perro tenga una alimentación equilibrada y esté sano y feliz.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

2 comentarios

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo