Qué puedo hacer para que mi perro no se escape y salga a la calle

Adiestramiento del perro
Qué Puedo Hacer Para Que Mi Perro No Se Escape Y Salga A La Calle

Una finca bien cercada parece el lugar ideal para cualquier perro, con mucho espacio para correr, olfatear cosas interesantes y jugar al aire libre. Sin embargo, de vez en cuando, tu perro se escapa. Y cada vez que lo hace, te preocupas mucho (y con razón), pues sabes que las consecuencias pueden ser trágicas.

Tu perro podría ser atropellado por un coche o resultar herido. También es posible que se pierda o alguien se lo lleve y no vuelvas a verlo nunca más. Sin olvidar que serás responsable de cualquier daño o lesión que tu perro pueda causar durante su escapada.

Para evitar que tu perro se escape, es necesario que averigües cómo logra salir a la calle y, lo más importante, por qué lo hace. A continuación, deberás establecer barreras físicas que tu perro no pueda sortear. Finalmente, unas buenas sesiones de adiestramiento te ayudarán a modificar su conducta.

Mi perro se escapa porque se siente solo, aburrido o frustrado

Es posible que tu perro se escape porque se aburre. Las causas que provocan el aburrimiento de tu perro son diversas. Tal vez se ve obligado a pasar largos períodos de tiempo en soledad, en un entorno monótono y sin juguetes divertidos ni compañeros con los que jugar. Quizás tu perro es un cachorro al que no se le proporcionan oportunidades para disipar su energía. O bien se trata de un perro pastor o de naturaleza activa que necesita desempeñar un trabajo útil o disponer de distracciones interesantes para sentirse feliz.

También es posible que tu perro sea muy territorial y haya visto algo fuera de sus límites que considera una amenaza. En este caso, hará todo lo posible por salir para eliminar la amenaza y proteger su territorio y a su manada.

¿Qué puedo hacer para evitar que mi perro se aburra?

En caso de que tu perro se aburra, es importante que dinamices su entorno y pases más tiempo con él realizando actividades que le hagan sentirse feliz. De esta manera, se sentirá más tranquilo y no tendrá necesidad de escapar:

  • Pasea a tu perro diariamente y aprovecha el paseo para que haga ejercicio físico, estimularlo mentalmente y realizar alguna sesión de adiestramiento. Esto le mantendrá entretenido y será muy beneficioso para ambos.
  • Sácalo a pasear antes de irte de casa durante un período de tiempo prolongado, para que se canse y te espere relajado.
  • Enseña a tu perro algunas órdenes o trucos. Adiéstralo en obediencia y practica todos los días lo aprendido.
  • Proporciónale juguetes interesantes, como pelotas, puzzles o juguetes interactivos, para que se mantenga ocupado y no necesite salir en busca de nuevas distracciones.
  • Deja a tu perro dentro de casa cuando no puedas supervisarlo.

Mi perro se escapa porque está en época de celo

El deseo sexual es un impulso muy fuerte que puede hacer que tu perro salga a la calle en busca de compañía. Para evitar que tu perro se escape en estas ocasiones, sácalo a pasear con una correa cuando vayas por la ciudad y déjalo dentro de casa si necesitas salir y el perro no va a estar vigilado. Esto también redundará en su seguridad.

Los miedos y fobias hacen que los perros se escapen

Los miedos y fobias pueden provocar la huida de tu perro. En el momento que sale corriendo, su estado cognitivo se encuentra desactivado y no atenderá a tu llamada. Esta situación se produce frecuentemente cuando el perro se ve sometido a ruidos fuertes, como tormentas eléctricas, petardos o fuegos artificiales.

Para evitar que tu perro se escape a causa de algún miedo o fobia, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Identifica qué es lo que le asusta y trabaja para eliminar el miedo. Es posible que tengas que recurrir a un adiestrador profesional para que te ayude a modificar la conducta de tu perro.
  • Mantén a tu perro en el interior de tu casa cuando se produzca el fenómeno que provoca su miedo o su fobia.
  • Proporciona a tu perro un lugar seguro al que pueda acudir cuando se sienta asustado o ansioso, una jaula acomodada con un colchón y cubierta por una manta puede ser ideal (incluso puedes utilizar un parque plegable con jaulas para tu perro)
  • Permanece al lado de tu perro y tranquilízalo.

Mi perro tiene ansiedad por separación y cuando le dejo solo, se escapa

Si tu perro sufre ansiedad por separación, es posible que se escape poco después de que tú te hayas ido de casa. Sabrás si tu perro sufre ansiedad por separación si, además de escaparse, muestra otros comportamientos que reflejan una alta dependencia, como seguirte continuamente, saludarte con ansiedad o reaccionar con nerviosismo cuando observa tus preparativos para irte.

Por lo general, un perro que se escapa debido a un problema de ansiedad por separación, permanece cerca de su casa. Es fácil que le localices rápidamente.

Para resolver el problema, deberás trabajar con tu perro en la modificación de esta conducta. Es posible que necesites la ayuda de un adiestrador profesional. Mientras tanto, los chalecos antiansiedad para perros pueden ser de gran ayuda.

¿Cómo se escapan los perros de una finca cerrada?

Algunos perros saltan las vallas, y pueden aprovechar cualquier cosa que se encuentre al lado de la misma para escalarla. También pueden cavar debajo de la cerca, romper el alambrado con los dientes o aprender a abrir la puerta.

Si tienes un perro escalador o saltador, puedes añadir una extensión a tu cerca. Haz que se incline hacia dentro en un ángulo de unos 45 grados. Asegúrate de que no hay estructuras colocadas cerca de la valla, que puedan servir para que tu perro se suba y salte más fácilmente.

Si tu perro, en cambio, se convierte en un experto excavador, tendrás que impedir que pueda cavar y salir por debajo de la valla. Una posibilidad es colocar piedras grandes en la base, enterrar parte de la valla o poner hormigón o alguna estructura que impida que acceda a la tierra que hay junto a la cerca.

Saber cómo se las arregla tu perro para escaparse te permitirá obstaculizar su huida, pero es muy importante que detectes las causas por las que decide escaparse. Solo así podrás trabajar con él y disminuir o eliminar su motivación para hacerlo.

Qué NO debes hacer si tu perro se escapa

Existen varias acciones erróneas que debes evitar a la hora de entrenar a tu perro para que no escape:

  • No le llames para castigarlo. El perro asociará el castigo con lo que hace en el momento en que se produce, es decir, con acercarse a ti. Por ello, no solo el castigo no eliminará el comportamiento de escape. Al contrario, es probable que el perro deje de acudir a tu llamada.
  • Si la fuga está relacionada con una fobia, miedo o ansiedad por separación, no le castigues cuando regrese. Esto hará que tu perro tenga aún más miedo y empeorará el problema.
  • Tampoco refuerces el comportamiento acariciándolo y haciéndole ver que está bien.
  • No encadenes a tu perro para mantenerlo confinado. Con esto, le impides totalmente el movimiento. Mantener a un perro atado todo el día es cruel y, además, puede generar comportamientos agresivos.

Qué alternativas tengo para evitar que mi perro se escape y salga a la calle

Perros escaladores y saltadores

  • No es necesario que coloques una valla más alta. Simplemente, añade una sección en su parte superior que tenga una inclinación hacia el interior. Esto impedirá que tu perro salte.
  • Retira todo aquello que pueda ayudar a tu perro a escalar: montones de madera, mesas, sillas, rocas…
  • Planta un seto de arbustos por el interior de la valla. Además de ser agradable a la vista, tu perro no podrá saltar tan fácilmente.

Perros excavadores

  • Coloca piedras en la parte inferior de la valla, que impidan a tu perro excavar cerca. También puedes verter hormigón a lo largo de todo el perímetro, enterrando la parte inferior de la valla en él.
  • Coloca un pie en L en la parte inferior de la valla, mirando hacia dentro. Puedes utilizar alambre de gallinero. Asegúrate de que no tenga partes cortantes que puedan herir a tu perro.

Para perros territoriales que controlan sus fronteras

  • Bloquea la vista del exterior. Puedes utilizar un seto natural, enredaderas, rollos de bambú o cierres de plástico. Cualquier cosa que impida que tu perro vea lo que hay en el exterior, con el fin de eliminar el estímulo que le impulsa a salir.

Para todos ellos

  • Instala una segunda valla. De esta manera, tu perro se encontrará con un obstáculo adicional que dificultará su huida. Tras pasar la primera valla, una segunda barrera se interpondrá en su camino.
  • Si necesitas dejar a tu perro en el exterior, puedes recurrir a una guía de cable de acero fijada en el suelo y atar la correa de tu perro mediante un mosquetón, para que pueda moverse en semilibertad sin pegar tirones a la cadena, lo que podría hacerle daño. Sin embargo, no es conveniente mantener a tu perro atado continuamente.
  • Haz que la finca sea un lugar divertido. Proporciónale juguetes, agua fresca y algo de sombra. Si tu perro está entretenido y acompañado, es más difícil que se escape en busca de estímulos.
  • No dejes a tu perro solo durante largos períodos de tiempo. Si además de estar a su lado, juegas con él de vez en cuando y aprovecha para realizar alguna sesión de entrenamiento, es difícil que necesite escaparse.
  • Si le sacas a pasear por zona urbana o el exterior de tu finca, llévalo atado. Además de ser obligatorio, evitarás que pueda escaparse, con el consiguiente peligro de perderse o ser atropellado.
  • Mantén a tus perros en el interior de la casa cuando no estés.
  • Equipa a tu perro con un collar de rastreo GPS para localizarlo rápidamente en caso de que se escape.

Cómo entrenar a mi perro para que no se escape

Como hemos visto, un perro puede tener distintas razones para escaparse. Pero la razón principal de que lo haga es solamente una: que puede hacerlo. Si obstaculizas su huida mediante impedimentos físicos, lograrás que tu perro se quede en casa.

Además, es importante que tu perro esté tan feliz dentro de su territorio, que no tenga razones para huir.

Debemos trabajar con los miedos y fobias que pueda tener, además de adiestrarlo adecuadamente para que no salga corriendo en persecución de otros perros o posibles amenazas, sea capaz de activar el cognitivo y acuda rápidamente a tu llamada.

Para entrenar a tu perro, necesitarás golosinas como premio, tiempo y mucha paciencia. También te será útil una correa de entrenamiento con la que puedas mantenerlo bajo control en caso de que decida intentar huir mientras duran los ejercicios.

Trabaja en sesiones cortas, de entre cinco a diez minutos. Si las sesiones son demasiado largas, es posible que la capacidad de atención de tu perro disminuya.

Busca un entorno tranquilo y libre de distracciones. Un ejemplo de sesión de entrenamiento podría ser el siguiente:

  • Pasea con tu perro por el lugar de entrenamiento.
  • Sepárate un poco de él y llámalo. Di su nombre seguido de la palabra “Ven”.
  • Si viene, dale un premio, caricias y alabanzas.
  • Juega con él.
  • De vez en cuando, interrumpe el juego y repite el proceso.
  • Comienza a soltarlo y deja que juegue y corretee. De vez en cuando, llámalo y prémialo si acude a la llamada.
  • Repite el entrenamiento varios días, hasta que tu perro entienda que debe acercarse a ti siempre que lo llames.

Qué sucede si mi perro no viene cuándo le llamo

Si tu perro no acude a tus llamadas, debes enseñarle a hacerlo. Tal vez lo has llamado muchas veces y cuando acudió, no obtuvo nada a cambio. O se ha acostumbrado a obedecer solamente cuando el quiere, porque seguirás llamándole hasta que lo haga.

Un buen programa de entrenamiento no solo enseña a los perros lo que queremos que hagan, sino también la razón por la que deben hacerlo.

Es importante que tu perro tenga buenas razones para acudir a tu llamada. Debe aprender que obedecer es algo positivo que acarrea sorpresas agradables. Para lograrlo, enséñale una golosina y di su nombre seguido de la orden “Ven”. Dale el premio únicamente si obedece.

Es una buena idea entrenar también a tu perro para que obedezca las órdenes “Quieto” y “Siéntate”. Si no acude cuando le dices “Ven”, estas dos órdenes pueden inhibir su huida y hacerle frenar. Una vez que esté parado y sentado, acércate a él alabándole con alegría y suavidad, repitiendo “Quieto” o “Siéntate” si hace amago de levantarse. Cuando estés a su altura, prémiale y átale con la correa.

Si tu perro se niega a acudir a tu llamada porque el juego le resulta divertido, cada vez que le llames y no acuda estarás reforzando su desobediencia. El perro ha encontrado un entretenimiento en no acercarse a ti. O tal vez no acuda a la llamada por temor al castigo.

Que un perro ignore las órdenes de su dueño es indicativo de que el entrenamiento no se está realizando bien. Debes actuar rápidamente, ya que cada vez que permites que tu perro desobedezca, le estás recompensando por no acudir. Es decir, estás entrenando pasivamente a tu perro para que sea desobediente.

Lo primero que debes hacer si tu perro se escapa es atraparlo. Una vez que se encuentre a salvo con la correa, no lo sueltes hasta que consigas adiestrarlo para que acuda a tu llamada, sin importar las distracciones que se encuentre alrededor.

Puedes aprovechar los momentos de juego para que tu perro aprenda la orden “Ven”. De vez en cuando, mientras tu perro está jugando, llámale. Si acude inmediatamente, prémiale con alabanzas y caricias y dile “A jugar”, permitiendo que se reanude la sesión de juego. Esto se convertirá en una gran recompensa para tu perro, ya que aprenderá que, si acude a la llamada, el juego se reinicia, pero si no acude, se interrumpe.

Si tu perro no acude a la llamada, vuelve a llamarle, sin gritar, pero con más contundencia. En caso de que acuda a la segunda llamada, elógialo y muéstrale una golosina, pero no se la des, ya que has tenido que llamarle dos veces. Enséñasela y retrocede un par de pasos. Vuelve a llamarle. Si se acerca, dásela y dile “A jugar”. Si no se acerca a la primera, repite el recordatorio hasta que lo haga bien.

Entrena esta orden de vez en cuando durante el juego de tu perro. Lograr que obedezca a la primera es difícil al principio, pero con paciencia conseguirás que el perro entienda que debe acudir a tu llamada y comenzará a hacerlo bien.

No dejes nunca de entrenar estas órdenes básicas regularmente, ya que es importante que el perro no se relaje y deje de obedecerlas. Su seguridad está en juego.

Conclusiones

  • Algunos perros se escapan y salen solos a la calle, con el consiguiente riesgo de pérdida o atropello.
  • Tú eres responsable de los problemas que tu perro pueda ocasionar si se escapa.
  • Es importante averiguar las causas por las que tu perro huye y sale corriendo a la calle.
  • Existen numerosas razones por las que un perro puede huir, como soledad, aburrimiento, época de celo, miedos, fobias o territorialidad.
  • Puedes colocar un GPS a tu perro para poder rastrearlo y localizarlo con rapidez.
  • Algunos perros saltan fácilmente las vallas. Otros las escalan y otros cavan y salen por debajo.
  • Coloca barreras físicas para evitar que tu perro escape en un momento de distracción.
  • No le dejes solo en el exterior. Es mejor que espere en el interior de la casa hasta tu llegada.
  • Sácalo a pasear con correa.
  • Entrena a tu perro para que acuda a tus llamadas.
  • Si es necesario, recurre a la ayuda de un adiestrador profesional.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

10 comentarios

  1. ivan 29 junio, 2021 a las 23:59 Responder

    yo tengo un perro pastor aleman de 3 años, es me regalon siempre esta conmigo. pero en el terreno de al lado legan unos familiares los fines de semana, y el pasa todo esos dias con ellos sin aserme caso a mi a mis padres.
    ya no se que hacer, porque el tiene la maña que le gusta que le lancen piedras y hoy un chico del terreno de al lado comenzo a jugar con el mientras no lo veia y cuando se estaba llendo, mi perro iba detras del…

    espero que me ayuden…gracias

  2. Pilar 22 marzo, 2021 a las 20:07 Responder

    Tenemos un perrito mediano , son dos hermanos pero el se escapa toooodos los dias , ya no sabemos que hacer , tienen de todo , estan educados , son muy buenos y como llevan chapita me llaman enseguida , vivimos en el campo y no le falta de nada , ya no encontramos remedio.

  3. Lola 2 febrero, 2021 a las 11:58 Responder

    Mi perro se escapa de la parcela a pesar de haberle tapado mil veces, rompe maderas, alambradas, etc. Sobre todo lo hace en épocas de celo de perras también que están en fincas. El problema es que un vecino cercano que tiene perra, y no tiene alambrada su finca, dice que mi perro va y se mea en los alrededores de su casa. Puede denunciarme por ello, o está obligado a tener cerrada su parcela?

  4. juan ramon 21 octubre, 2020 a las 08:46 Responder

    no se quien ha escrito esto pero tiene la inteligencia justa para andar y no cagarse encima a la vez…. entiende más de perros mi hija la pequeña.

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo