Todo sobre el Glen of Imaal Terrier: cría, cuidado y adiestramiento

Sobre Razas de Perros
Todo sobre el Glen of Imaal Terrier: cría, cuidado y adiestramiento

El Valle de Imaal (Glen of Imaal) se encuentra en la costa oriental irlandesa, al sur de Dublín, en el Condado de Wicklow. De este mágico lugar procede y toma el nombre el Glen of Imaal Terrier, también conocido como Wicklow Terrier o, simplemente Glen.

Se trata de un perro robusto y de baja estatura, de aspecto simpático, menos nervioso que otros Terrier, pero igualmente valiente y lleno de energía.

Aunque hay pruebas de que se trata de una raza antigua, es conocida desde hace relativamente poco tiempo. La raza se desarrolló para trabajar en las granjas, eliminando las alimañas y cazando animales como zorros, tejones, nutrias o visones. También se utilizaban como perros “turnspit”.

La historia del Glen of Imaal Terrier

En el montañoso condado de Wicklow la vida era dura y sus perros tenían que resistir estas condiciones. El Glen se desarrolló para cazar tejones y realizar trabajos ocasionales en la granja. Es conocido también como perro “turnspit”. El turnspit es un asador giratorio. Básicamente, el perro corría sobre una rueda que hacía girar la carne, logrando que se cocinara de manera uniforme. Sus patas delanteras arqueadas y sus poderosos cuartos traseros eran ideales para ello.

Es posible que la raza proceda del cruce de perros autóctonos irlandeses con los sabuesos de los soldados flamencos y de las tierras bajas, enviados a Irlanda por la reina Isabel I en la década de 1570.

Todo lo que tiene de pequeño, lo tiene también de corpulento y enérgico. Se trata de un perro muy apreciado por sus dueños, que lo llevaron a América en 1930, aunque allí la raza no se afianzó hasta la década de 1980. El Glen of Imaal Terrier Club of America se fundó en 1986.

La raza fue reconocida por primera vez por el Irish Kennel Club en 1934 y por el Kennel Club de Inglaterra en 1975. En los Estados Unidos, no fue reconocido plenamente por el American Kennel Club hasta el 2004.

La raza estuvo a punto de extinguirse, volviendo a revitalizarse en el siglo XX. Sin embargo, se encuentra catalogada como raza vulnerable.

Esta raza aún posee rasgos antiguos, comunes a muchos de los primeros Terrier, como las orejas en media caña, las patas delanteras arqueadas con los pies vueltos y su característica silueta.

Características principales del Glen of Imaal Terrier

  • El Glen of Imaal Terrier es un perro de raza pequeña, que no sobrepasa los 32 centímetros.
  • Sin embargo, es corpulento, ya que pesa alrededor de 16 kilos.
  • Su esperanza de vida se estima entre 10 y 14 años.
  • Es fuerte y bien musculado, con tendencia a cavar y hacer agujeros, ya que ha sido desarrollado para sacar a los tejones (más grandes que ellos) de sus madrigueras.
  • Es un perro muy trabajador al que siempre se le ocurren ideas para desarrollar su trabajo.
  • No se excita tanto como otros Terrier, pero se trata de un perro muy activo (recuerda hacer ejercicio, jugar mucho con él y utilizar piensos para perros con gran actividad).
  • Es bondadoso y amable con los miembros de su familia.
  • Disfruta jugando con los niños, pero puede mostrarse dominante con los más pequeños.
  • Destaca en las pruebas de tierra, diseñadas para perros de caza. Como buen Terrier, es un excelente rastreador de olores, que seguirá sin descanso, hasta descubrir la madriguera de su presa y trabajar para sacarla de ella.
  • Puede ser agresivo con otros perros.
  • No se trata de un perro muy ladrador y cuando trabaja, lo hace en silencio.

¿Cuál es el estándar de la raza?

El estándar de una raza es el conjunto de directrices que describe las características, temperamento y apariencia de una raza. Los criadores deben seguirlas en todo momento para evitar condiciones que perjudiquen la salud, bienestar o solidez de la raza. Según el American Kennel Club, Las características principales del Glen of Imaal Terrier son las siguientes:

  • Aspecto general. El Glen of Imaal Terrier es un perro de trabajo de cuerpo alargado y con doble manto de pelo. Se trata de un perro muy fuerte con impresión de máxima sustancia. Cabeza con orejas de media caña y cuartos delanteros arqueados con los pies girados. Los machos deben tener dos testículos aparentemente normales, completamente descendidos en el escroto.
  • Tamaño y proporciones. La altura máxima es de 35,5 centímetros, no pudiendo ser inferior a 31,75 centímetros, medida desde el punto más alto de las escápulas. La longitud del cuerpo, desde el esternón hasta las nalgas, y la altura desde el punto más alto de los hombros hasta el suelo deben guardar una proporción aproximada de 5:3.
  • Temperamento. Juguetón y enérgico, con gran coraje cuando se le exige. Por lo demás, es apacible y dócil. Se excita menos que otros Terrier, pero siempre está dispuesto para la acción. Cuando trabaja, es activo, ágil y silencioso.
  • Cabeza y cráneo. La cabeza es poderosa y fuerte, de aspecto tosco y en equilibrio con el tamaño y la simetría del perro. El cráneo es ancho y ligeramente abombado, estrechándose ligeramente hacia las cejas. La cabeza de botella o la frente estrecha son indeseables. Stop pronunciado.
  • Ojos. Ojos marrones, de tamaño medio, redondos y bien separados. Los ojos claros son indeseables.
  • Orejas. Pequeñas y rosadas, semiseparadas cuando el perro está alerta y echadas hacia atrás cuando está en reposo. No son deseables las orejas caídas ni tampoco erguidas (en punta).
  • Hocico. El hocico es potente, fuerte y bien rellenado por debajo de los ojos, estrechándose hacia la nariz. La relación entre la longitud del hocico y la del cráneo es de 3 a 5. Su nariz es negra.
  • Boca. Mandíbula fuerte y dientes sanos, regulares y de buen tamaño. Dentadura completa. Mordida en tijera, perfecta, regular y completa. Es decir, los dientes superiores se superponen estrechamente a los inferiores y están colocados en ángulo recto con las mandíbulas.
  • Cuello. Musculoso y de longitud moderada. Línea superior recta y ligeramente ascendente hacia el lomo.
  • Cuerpo. Cuerpo profundo, largo y bien musculado, ligeramente más largo que la altura a la cruz. Lomo fuerte y bien musculado, con caída en la grupa. Pecho amplio, fuerte y profundo. Costillas bien arqueadas, sin aspecto plano ni de barril.
  • Patas. Hombros bien caídos, anchos y musculosos. Los miembros delanteros son cortos, arqueados y con buenos huesos. El antebrazo se curva ligeramente alrededor del pecho. La longitud del brazo (húmero) es casi igual a la de los omóplatos (escápula). Los miembros posteriores son fuertes y bien musculados, con hueso amplio y en equilibrio con los cuartos delanteros. Buena inclinación de la rodilla y muslo bien definido. Los corvejones son cortos, bien descendidos y perpendiculares al suelo, ni se meten ni se sacan.
  • Pies. Los pies delanteros giran hacia afuera de manera leve, pero perceptible a partir de las cuartillas. Son compactos y fuertes, con almohadillas redondeadas. Los pies traseros son como los delanteros, pero apuntan hacia adelante.
  • Cola. Cola encastrada hasta aproximadamente la mitad de su longitud, en equilibrio con la parte superior, que es lo suficientemente larga como para permitir un buen agarre. Fuerte en la raíz, bien colocada y llevada alegremente.
  • Marcha o movimiento. Movimiento libre y uniforme, cubriendo el terreno con poco esfuerzo. Buen alcance delante y buen impulso detrás. Debe tener la agilidad, libertad de movimiento y resistencia necesarias para realizar el trabajo para el que fue desarrollado.
  • Pelaje. Longitud media, textura áspera, con un subpelo suave. Puede arreglarse para presentar una silueta característica de un Terrier de trabajo, pero el recorte excesivo es indeseable.
  • Color. Trigo, azul o atigrado. El trigo incluye todas las tonalidades, desde crema hasta rojo trigo. El azul puede ir desde el plateado hasta pizarra, pero no negro. El atigrado puede ser de cualquier tono, pero el más frecuente es el azul atigrado, con una mezcla de pelo azul oscuro, azul claro y fuego, en cualquier combinación o proporción.
  • Penalizaciones. Cualquier desviación de los puntos anteriores se considera una falta y la gravedad se calcula teniendo en cuenta el grado de desviación al estándar y las consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro, así como sobre su capacidad para realizar su trabajo tradicional.

Inteligencia del Glen of Imaal Terrier

Se trata de un perro inteligente y trabajador, que aprende rápidamente, aunque no siempre está dispuesto a obedecer. Le gusta tomar sus propias decisiones y es un perro al que se le ocurren ideas para desarrollar su trabajo.

¿Cuál es la personalidad del Glen of Imaal Terrier?

El Glen of Imaal Terrier es un perro amable y bondadoso, muy leal a su familia. También es independiente y testarudo. Se trata de un perro inteligente y amigo de arreglárselas solo y tomar sus propias decisiones. Es muy trabajador y sabe arreglárselas solo.

Puede ser un perro muy tranquilo, pero su naturaleza terrier está bien desarrollada. Si tiene que salir tras una presa, lo hará. Si otro perro le provoca, luchará hasta el final. Si otro perro le ignora, él lo ignorará también.

La socialización temprana es importante en esta raza, para que no desarrolle una desconfianza excesiva hacia los extraños o hacia otros animales. De lo contrario, podría convertirse en un perro excesivamente agresivo y poco equilibrado.

¿Cuáles son los problemas de salud más frecuentes en el Glen of Imaal Terrier?

El Glen of Imaal Terrier es un perro sano, pero al igual que otras razas, presenta propensión a sufrir ciertos problemas de salud, algunos de ellos muy característicos de la raza.

Aunque no todos los Glen of Imaal Terrier padecerán alguna o todas estas enfermedades, es importante conocerlas si estás considerando esta raza para detectar los posibles síntomas a tiempo. Las más frecuentes son las siguientes:

Enfermedades dentales

Los perros pequeños tienen mayor propensión a las enfermedades dentales que los grandes y los Glen no son una excepción, por lo que debes cepillar sus dientes regularmente, para evitar la acumulación de sarro y las infecciones (utiliza un cepillo de dientes para perros y una pasta de dientes adecuada para tu perro).

Luxación rotuliana

Es una afección frecuente en los perros pequeños, que se produce cuando las tres partes de la rótula, que son el fémur (hueso del muslo), la rótula (tapa de la rodilla) y la tibia (pantorrilla) no están bien alineadas, provocando cojera al perro. El roce causado por la luxación puede degenerar en artritis. Si la luxación es grave, el perro presentará las patas arqueadas y puede ser necesaria una intervención quirúrgica para realinear la rótula y evitar que se salga de su sitio.

Displasia de cadera

Se produce cuando la cabeza del fémur no encaja adecuadamente en la articulación de la cadera. Puede provocar cojera al perro y con el tiempo, es frecuente que derive en artritis. Tenemos un artículo genial para la prevención de la displasia de cadera y toda una serie de piensos para tratar la displasia de cadera.

Displasia de codo

Afección hereditaria que se presenta con frecuencia en las razas grandes de perros, aunque puede afectar a cualquier perro. Se produce debido a los diferentes ritmos de crecimiento de los tres huesos que componen el codo del perro, provocando laxitud en la articulación. Puede ser dolorosa y provocar cojera al perro. En algunos casos requiere intervención quirúrgica.

Enfermedad de Cushing o Hiperadrenocorticismo

Mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales, por lo que se produce un exceso de hormona esteroidea. La afección se desarrolla lentamente, por lo que es fácil que no observemos los primeros síntomas, entre los que se incluyen beber y orinar en exceso, aumento de apetito y reducción del nivel de actividad. Al avanzar la enfermedad, malestar intestinal, piel fina y pérdida de pelo. Sus síntomas se pueden controlar mediante medicamentos. En algunos casos se puede solucionar de manera definitiva extirpando el tumor suprarrenal.

Cataratas

Opacidad del cristalino. Se observa una película de aspecto lechoso o nebuloso en sus ojos y sensibilidad a la luz. Es una causa frecuente de ceguera. Pueden eliminarse mediante cirugía.

Distiquiasis

Se produce cuando crece una línea de pestañas dentro del párpado, denominada distiquia, que roza la superficie del ojo, irritándolo. Es doloroso y puede causar úlceras en la córnea. Existen diferentes modos de tratamiento y el pronóstico es bueno.

Atrofia Retiniana Progresiva

Es una enfermedad hereditaria consistente en la pérdida de fotorreceptores. Comienza con ceguera nocturna y suele comenzar a los tres o cinco años de edad. No tiene cura y termina en ceguera, pero eso no es impedimento para que tu perro lleve una vida feliz.

Estenosis aórtica

Enfermedad hereditaria consistente en la obstrucción parcial del flujo sanguíneo al salir del corazón. Esto hace que el corazón tenga que trabajar más para bombear suficientemente sangre al cuerpo. En casos graves, el perro puede desmayarse o tener dificultades para respirar.

Glomerulonefritis o Síndrome nefrítico

Enfermedad de carácter hereditario que daña los riñones del Glen, provocando su fallo. Suele producirse a edad temprana. Es progresiva y no siempre se conoce su causa, aunque en general se debe a la inflamación de los glomérulos, que son los pequeños vasos que filtran los productos de desecho en los riñones.

¿Mi Glen of Imaal Terrier necesita cuidados especiales?

  • Ejercicio físico. El Glen of Imaal Terrier necesita hacer ejercicio, pero ha de ser moderado. Sus pequeñas patas no le hacen un buen compañero para correr, pero disfrutará de los paseos contigo.
  • Entrenamiento. El entrenamiento del Glen of Imaal Terrier requiere grandes dosis de paciencia. Es inteligente y aprende con rapidez, pero como buen Terrier, no es muy amigo de recibir órdenes y tiende a tomar sus propias decisiones. Tienes excelentes libros sobre adiestramiento canino a tu disposición que te serán de gran ayuda con esta raza.
  • Alimentación. Alimenta a tu Glen of Imaal Terrier con productos de alta calidad. Consulta a tu veterinario para saber cuál es la ración adecuada para tu perro, así como para seleccionar el mejor pienso para él. El Glen puede presentar tendencia al sobrepeso y esto puede afectar a sus articulaciones, su metabolismo y su corazón, además de aumentar la propensión a sufrir diversas enfermedades. Ten cuidado con las golosinas. Un pienso para perros con sobrepeso será ideal para prevenir esta afección.
  • Cuidado del pelo. El Glen of Imaal Terrier tiene doble manto y su pelo tiene que ser cepillado entre dos y tres veces por semana, para evitar que se enrede, sobre todo alrededor de las orejas, el cuello, las patas y el vientre. También es importante retirar el pelo muerto, al menos dos o tres veces al año. Si no lo has probado aún, un guante quita pelo te encantará ya que es muy cómodo de usar y facilita mucho esta tarea. Infórmate acerca de una mesa de aseo si no quieres llenar toda la casa de pelos o si sufres de problemas lumbares. Pero si no tienes tiempo para peinar a tu perro regularmente, te recomendamos adquirir una aspiradora para evitar que el pelo muerto se acumule por las esquinas de casa.
  • Higiene dental. Para prevenir las enfermedades periodontales, deberías cepillar los dientes de tu Glen of Imaal Terrier dos o tres veces por semana. De esta manera, podrás eliminar el sarro y evitar infecciones. Echa un vistazo a la amplia variedad de cepillos dentales y pastas de dientes específicas para perros.
  • Uñas. Si tu Glen of Imaal Terrier no desgasta las uñas de manera natural, recórtalas una o dos veces al mes con un cortauñas adecuado para perros. Si las oyes golpear contra el suelo, quiere decir que están demasiado largas. Acude a tu veterinario para que te enseñe a hacerlo o llévalo para que te lo haga él o un peluquero canino profesional.
  • Comprueba el estado de salud de tu Glen of Imaal Terrier. Comprueba las patas de tu Glen of Imaal Terrier con frecuencia y mira dentro de su boca y orejas. Si observas algún indicio de problema en general, como llagas, sarpullidos, enrojecimiento o sensibilidad de la piel, inflamaciones, problemas en la nariz, boca y ojos, etc., acude a tu veterinario. Los ojos del Glen of Imaal Terrier deben estar claros, sin enrojecimientos ni secreciones. Asimismo, los oídos deben oler bien y no presentar demasiada cera o suciedad.

¿Cómo se lleva el Glen of Imaal Terrier con los niños y con otros animales?

El Glen of Imaal Terrier se lleva muy bien con los niños y le encanta jugar con ellos. Sin embargo, puede hacer daño a los más pequeños, ya que a pesar de su tamaño, se trata de un perro fuerte que puede actuar con brusquedad. Por ello, es importante que supervises sus interacciones y que enseñes a los niños a comunicarse con el perro (este y de otras razas), para interpretar correctamente sus señales y evitar problemas.

Enseña a tus hijos y sus amigos cómo deben acercarse al perro y tocarlo, y a no molestarle si este envía una señal de advertencia. Generalmente, un perro bien adiestrado no muerde a no ser que todos sus avisos previos hayan sido ignorados.

Como todos los Terrier, puede ser agresivo con otros perros, especialmente con los de su mismo sexo. Si otro perro le ataca, responderá con contundencia.

Dado su naturaleza cazadora, no es un buen compañero de otros animales más pequeños, ya que puede considerarlos una presa. Con un gato puede llegar a convivir, pero los hámsters o roedores son vistos como un bocado apetitoso para él.

La cría de la raza Glen of Imaal Terrier

Si has decidido adoptar un Glen of Imaal Terrier, estarás dando una nueva oportunidad a un adorable perrito que necesita un hogar y una familia que le proporciones cuidados y cariño. La adopción siempre es una buena opción para proporcionar a un perro abandonado una nueva vida, feliz y con gente que le quiera.

Sin embargo, se trata de una raza rara, catalogada como vulnerable (menos de 300 registros de cachorros por año) y es poco frecuente encontrarlo en adopción.

El precio de un cachorro suele estar entre 1200 y 1800€. En España es difícil encontrar ejemplares, por lo que no podemos establecer una relación de precios que resulte fiable.

Si quieres comprar uno, te recomendamos no acudir a una tienda de mascotas y buscar un criador profesional y responsable. Estos criadores se preocupan por mantener el buen estado de la raza y te garantizan que el perro ha pasado todas las revisiones necesarias, además de estar en perfectas condiciones sanitarias. También debe proporcionarte la documentación que muestra que sus padres han sido autorizados para la cría, con el fin de prevenir los problemas genéticos asociados a esta raza.

No dudes en informarte acerca del temperamento del perro, su estado de salud y los problemas que puede sufrir. Un criador profesional podrá orientarte y aconsejarte acerca de si se trata del perro adecuado para ti.

Investiga previamente sobre la raza, para tener información acerca de sus características, revisa las instalaciones del criador y verifica que los animales no se encuentran en condiciones insalubres y desconfía de quién no quiera responder a tus preguntas.

Tu veterinario también puede remitirte a un criador de confianza donde adquirir un cachorro sano.

Conclusiones

  • El Glen of Imaal Terrier es una raza antigua y catalogada como vulnerable.
  • Este Terrier es un gran trabajador, menos excitable que otros Terrier, aunque siempre está dispuesto a actuar.
  • Es un perro inteligente y muy fuerte, además de bondadoso y amable.
  • Se lleva muy bien con los niños, pero puede resultar brusco en sus juegos.
  • Puede ser agresivo con otros perros.
  • Además de las enfermedades comunes que todo perro puede tener, existen algunas para las que el Glen presenta predisposición genética.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo