Tranquilizantes y relajantes para perros. Cómo utilizarlos y cuáles son los más seguros

Cuidados del Perro

Algunos perros muestran comportamientos conflictivos o destructivos. Además, en determinadas situaciones, pueden mostrarse hiperactivos, ansiosos o agresivos, lo que hace que sean difíciles de controlar.

El estrés, el miedo o la ansiedad en los perros puede provocar diversos conflictos, y pueden suponer un peligro para la gente, para otros perros, para el veterinario o incluso para el dueño, ya que en esos momentos abandona el modo cognitivo y no se muestra receptivo a las órdenes.

Un perro agresivo o que tenga mucho miedo o ansiedad puede hacer que los exámenes físicos y su tratamiento sean prácticamente imposibles, por lo que podría ser recomendable la utilización de un sedante.

Los sedantes pueden ayudar a los perros a relajarse, pero no debes administrárselos sin consultar previamente a tu veterinario. Las drogas no siempre son bien utilizadas y, aunque pueden ayudar a tu perro mientras resuelves el problema que le lleva a tener ese tipo de comportamiento, no siempre son la solución adecuada.

¿Qué puede causar un nerviosismo excesivo a mi perro?

Gran parte de los problemas de comportamiento de los perros pueden asociarse a la ansiedad.

La ansiedad es una sensación de nerviosismo, inquietud o aprensión que puede afectar sensiblemente al comportamiento de tu perro. Puede afectar a todas las razas y, aunque todos los perros la sufren de vez en cuando, si alcanza niveles excesivos puede convertirse en un trastorno y provocar graves problemas de comportamiento destructivo y/o agresivo.

Los síntomas más frecuentes de la ansiedad en los perros son:

  • Tensión muscular.
  • Temblores.
  • Jadeos.
  • Ladridos excesivos.
  • Salivación excesiva.
  • El perro huye.
  • Comportamiento agresivo o destructivo.
  • El perro orina o defeca en casa.
  • El perro se agacha o trata de esconderse en un lugar “seguro”.
  • Los ojos del perro están muy abiertos y a veces se ve el blanco de los ojos.
  • Orejas estiradas.
  • Depresión.
  • Inquietud.
  • Comportamientos repetitivos o compulsivos.

Los mejores tranquilizantes sin receta para perros

A continuación te mostramos una selección de tranquilizantes para perros que puedes comprar sin receta, ya que están formulados a base de ingredientes naturales y no son medicamentos (los medicamentos deben ser recetados por un veterinario).

Estos productos son naturales y sus efectos son suaves, por lo que no funcionan en todos los perros de la misma manera. Debes tenerlo en cuenta y hacer la prueba con tu perro, para ver si le produce el efecto deseado y cuánto tiempo debes dárselo antes de enfrentarlo al problema que genera su ansiedad (por ejemplo, los petardos de una fiesta, una visita al veterinario si le causa ansiedad, etc.)

No obstante, te recomendamos que consultes a tu veterinario ante cualquier duda que puedas tener, y que recuerdes que el tranquilizante puede ser útil para resolver un problema en un momento determinado, pero es importante tratar el problema subyacente y enseñar a tu perro a disminuir su ansiedad.

Adaptil Tranquilizante para perros

Tranquilizante a base de L-teanina, L-triptófano y GABA (ácido gama-aminobutírico, un neurotransmisor que interviene en el control de emociones como el miedo o la ansiedad). Sus efectos aparecen en menos de dos horas y no tiene efectos secundarios ni sedantes, por lo que la capacidad de reacción de tu perro no se verá afectada.

Adaptil Collar calmante para perros

Collar calmante para perros. Es ajustable, por lo que puede utilizarse para perros medianos y grandes. También está disponible para perros pequeños. No produce somnolencia. Lleva una copia de la feromona de apaciguamiento canina que liberan las hembras tras el parto para calmar a los cachorros.

Adaptil Transport Antiestrés para perros

Solución en spray con una copia de la feromona de apaciguamiento canina que liberan las hembras tras el parto para calmar a los cachorros. Se recomienda para reducir el estrés del perro durante los viajes. Sus efectos duran entre 4 y 5 horas. No produce somnolencia ni tiene riesgos para el perro.

CaniComplete Relajante con Flores de Bach

Fórmula con una selección de flores de Bach que constituye una alternativa a la valeriana o a la hierba de San Juan. Se trata de un sedante natural que puede ayudar a tu perro a reducir su carga de estrés. También se puede utilizar como somnífero.

C&G Pets Relajante con camomila

Suplemento calmante formulado con ingredientes naturales y controlado por veterinarios. Todos los ingredientes son de origen ético y no contienen leche, trigo ni cereales. Lleva tiamina y triptófano.

Lintbells Suplemento tranquilizante para perros

Suplemento con L-teanina, vitamina B y otros ingredientes de efectos calmantes que contribuyen a reducir la ansiedad de tu perro. Es totalmente natural y no supone ningún riesgo para el perro. Al ser ingredientes naturales, no le provocan somnolencia y el perro no perderá su capacidad de reacción ni dejará de mostrarse activo.

Mint Abrigo antiansiedad para perros

Abrigo para disminuir la ansiedad de tu perro, disponible en varios tamaños. El abrigo aplica una presión suave y constante sobre tu perro, aliviando la sensación de miedo o ansiedad y calmándolo, al hacerle sentirse más seguro. La tela es cómoda y transpirable y puede lavarse a máquina.

Pet Purest Relajante con valeriana

Tranquilizante natural para perros, adecuado para reducir su ansiedad sin recurrir a medicamentos. Contiene valeriana y magnesio, que tienen un efecto calmante a largo plazo. Tarda unos 20 minutos en hacer efecto.

Thundershirt Abrigo relajante para perros

Abrigo antiansiedad basado en la terapia por presión, disponible en varios tamaños. El abrigo ejerce sobre el perro una presión suave y constante que genera un efecto calmante. Puede ser útil para reducir el comportamiento agresivo del perro frente a personas u otros perros y puede utilizarse de forma segura durante largos períodos de tiempo.

¿Qué puedo hacer si mi perro sufre ansiedad?

Lo primero que debes hacer si tu perro tiene problemas de ansiedad es ayudarle a mantener la calma y aplicar técnicas de modificación del comportamiento que le enseñen a disminuir su reactividad ante los factores desencadenantes de la misma.

Sin embargo, en algunas ocasiones los perros encuentran difícil mantener la calma e hiperreaccionan ante los más leves desencadenantes. En estos casos, puede ser recomendable utilizar medicamentos para disminuir la ansiedad hasta que el problema se resuelva.

La sedación del perro se utiliza también cuando debe enfrentarse a situaciones puntuales que pueden provocarle miedo o estrés, como una operación quirúrgica, la aproximación de unas fiestas con petardos u otras situaciones similares.

Existen muchos tranquilizantes de venta libre para tratar la ansiedad leve de los perros, que suelen estar elaborados con ingredientes naturales. No obstante, te recomendamos hablar con tu veterinario si tienes alguna duda al respecto. Estos productos pueden ser de varios tipos:

  • Suplementos nutricionales: a base de proteínas, como la L-teanina o el triptófano, de hormonas como la melatonina, vitaminas, plantas con efectos relajantes, etc.
  • Preparados de feromonas sintéticas: feromonas para apaciguar a los perros o DAP (del inglés Dog Appeasing Pheromone). Son una copia de las feromonas producidas por las perras tras el parto, que ayudan a establecer un vínculo entre la madre y la camada y contribuyen a tranquilizar a los cachorros. Tienen un efecto tranquilizante para el perro y no tienen contraindicaciones. Se aplican mediante sprays, collares o comprimidos.
  • Abrigos corporales, que presionan suavemente el cuerpo de tu perro, generando una tranquilizante sensación de seguridad.

En caso de que la ansiedad de tu perro sea de moderada a grave, estos suplementos naturales no serán suficientes y es probable que tu veterinario recurra a la administración de algún medicamento con receta.

Antes de administrar un sedante a tu perro, el veterinario tendrá en cuenta su estado de salud, ya que algunos medicamentos podrían estar contraindicados para él.

¿Cuáles son los sedantes más utilizados para los perros?

Los medicamentos tranquilizantes más habituales para los perros son las fenotiazinas (generalmente, la Acepromacina) y las benzodiacepinas (diazepam, alprazolam o cloracepato). Estos medicamentos pueden administrarse en forma oral o mediante inyecciones.

Los medicamentos tranquilizantes proporcionan una sedación rápida a tu perro, pero pueden interferir en su conducta y en su aprendizaje. Además, pueden estar contraindicados en el caso de cachorros o en perros de edad avanzada, hembras gestantes o perros que sufran enfermedades cardíacas, renales, hepáticas o epilepsia.

Los sedantes pueden ser recomendables para tranquilizar al perro antes de enfrentarlo a determinadas situaciones, como una fiesta con petardos o un tratamiento médico. También pueden ser necesarios para que el perro esté relajado antes de comenzar una terapia de modificación de su comportamiento orientada a eliminar el problema subyacente que provoca la ansiedad.

Los sedantes son medicamentos y, como tales, requieren una receta de tu veterinario para poder comprarlos.

 Acepromazina

Es uno de los sedantes orales más utilizados para los perros. Pertenece a la familia de la Fenotiazina y actúa bloqueando los receptores de dopamina del cerebro. El problema es que puede tener efectos muy variables, es decir, sus efectos no son iguales en todos los perros. Algunos no parecen afectados por la sedación en absoluto, mientras que otros permanecen postrados e inmóviles tras su administración. El inicio y la duración del efecto son difíciles de predecir.

Por todo ello, es mejor utilizar la forma inyectable de la Acepromazina, que tu veterinario inyectará entre las encías y la mejilla del perro. Así, la medicación de absorbe a través de las membranas mucosas orales y proporciona una sedación más fiable, de moderada a elevada, en unos 20-30 minutos.

Independientemente de cómo se administre la Acepromazina oral, es posible que aparezcan efectos secundarios, como presión arterial baja y convulsiones.

La Acepromazina está contraindicada en caso de enfermedad cardiovascular, renal o hepática. Tampoco se recomienda para perros con traumatismos, cachorros o perros geriátricos.

Gabapentina

La gabapentina es un agente antiepiléptico, ansiolítico y de tratamiento del dolor neuropático, ampliamente utilizado en los seres humanos y más recientemente en la medicina veterinaria para el tratamiento del dolor crónico.

Se desconoce el mecanismo exacto de su efecto analgésico, pero se cree que interactúan con los canales de calcio dependientes de voltaje en la zona dorsal y de la médula espinal, disminuyendo la transmisión sináptica.

Es un sedante fiable y su principal efecto secundario es la somnolencia.

Algunas marcas utilizan xilitol, que puede generar problemas hepáticos o hipoglucemia a los perros, por lo que es importante que compruebes los ingredientes antes de comprarlo.

Suele utilizarse solo o en combinación con la Acepromacina.

La Gabapentina está contraindicada en casos de insuficiencia hepática, con enfermedades críticas o para cachorros.

Trazodona

La trazodona es un antidepresivo clasificado como antagonista de los receptores de serotonina e inhibidor de la recaptación de serotonina. Se utiliza principalmente en el ámbito hospitalario agudo para tratar a perros con ansiedad, así como para facilitar el descanso postquirúrgico en jaula.

También es utilizado como medicamento a largo plazo para perros con trastornos de ansiedad.

Su principal efecto secundario es la somnolencia y se trata de un medicamento muy seguro, pero debe utilizarse con precaución si el perro sufre arritmias, ya que este tipo de medicamento puede aumentarlas.

La trazodona tiene efectos en muchos receptores, por lo que puede producir hipotensión, sobre todo cuando se administra en dosis elevadas.

Sus efectos aparecen aproximadamente a la hora de su administración.

Combinación de varios de estos sedantes

Aunque todos estos medicamentos pueden administrarse como agentes únicos, se recomienda combinarlos en un proceso gradual hasta lograr la sedación deseada para tu perro.

La combinación de gabapentina y acepromazina suele ser muy eficaz en perros agresivos y/o temerosos, permitiendo ponerles un bozal de forma segura o administrarles un sedante adicional por vía intramuscular sin necesidad de causar un gran estrés al perro.

Sin embargo, si se desea una sedación adicional una vez que el perro se encuentre en su hogar, tu veterinario podría considerar la combinación de melatonina (hormona sintetizada a partir del triptófano) y trazodona.

También es frecuente utilizar las siguientes combinaciones de medicamentos tranquilizantes, ya que mejoran la respuesta del perro a la sedación:

  • acepromazina y telazol en polvo (un anestésico)
  • acepromazina y diazepam (un medicamento contra la ansiedad)
  • acepromazina, diazepam y butorfanol (un analgésico opiáceo)
  • acepromazina, fenobarbital y diazepam
  • acepromazina, dexmedetomidina (un analgésico y un medicamento contra la ansiedad), ketamina (un anestésico y un analgésico) y butorfanol. Esta combinación puede ser absorbida a través de las membranas mucosas orales.

Benzodiazepinas

Las benzodiazepinas modulan la neurotransmisión y cuando se administran a los perros por vía oral, pueden proporcionar una sedación suave. Sus efectos cardiorespiratorios son mínimos a dosis típicas, pero tienen varios inconvenientes:

  • Es posible la desinhibición, que puede empeorar el comportamiento agresivo.
  • Puede hacer que el perro se muestre más excitado. Esto es más frecuente cuando se administra en inyección.
  • Puede provocar fallos hepáticos.

Por lo general, se recomienda la utilización de otras opciones para el tratamiento a corto plazo de los problemas de ansiedad y agresividad en los perros.

¿Es mejor utilizar sedantes orales o inyectables para los perros?

Siempre que sea posible, es preferible administrar los sedantes por medio de una inyección, ya que la respuesta del perro es más rápida y predecible. La mayoría de los medicamentos orales mencionados anteriormente pueden utilizarse también en forma inyectable.

Los sedantes inyectables y las combinaciones de sedantes inyectables más populares para los perros incluyen:

  • acepromazina
  • acepromazina y butorfanol
  • diazepam y butorfanol
  • telazol
  • telazol y butorfanol
  • dexmedetomidina (puede invertirse con atipamezole)
  • dexmedetomidina, ketamina y butorfanol (puede invertirse parcialmente con el atipamezol)

No administres nunca sedantes a tu perro sin consultar previamente a tu veterinario. Él es quién puede determinar cuál es el mejor sedante para tu caso, basándose en el problema a tratar y en la salud general de tu perro.

Cuanto tu veterinario le recete un tranquilizante a tu perro, sigue sus instrucciones de dosificación al pie de la letra, no des nunca a tu perro más sedante del recomendado y comenta con tu veterinario cualquier duda que te surja.

¿Qué sedantes naturales son adecuados para mi perro?

Aparte de los medicamentos, que deben ser recetados por un veterinario, existen algunos productos naturales que podrían ayudar a tu perro sin suponer ningún riesgo para él.

No obstante, si no se trata de una situación puntual, sino que tu perro sufre problemas de ansiedad, miedo, fobias o agresividad, es importante que trates también el problema subyacente.

Los sedantes pueden ayudarte a controlar a tu perro mientras resuelves la situación, pero debes adiestrar a tu perro para modificar sus conductas inapropiadas o acudir a tu veterinario para tratar cualquier enfermedad que pueda causar estos comportamientos indeseados en tu perro.

Flores de Bach

Las flores de Bach suelen administrarse en forma de gotas y parecen tener efecto sobre las emociones excesivas, como el miedo. Se utilizan a menudo como tranquilizante para los perros, ya que son totalmente inocuas y no suponen un riesgo para ellos. Deben ser administradas durante un tiempo para que comience a notarse su efecto.

Hierbas relajantes

Las hierbas relajantes como la valeriana, el tilo, la pasiflora y la melisa son tranquilizantes naturales y seguros para tu perro. Su efecto sedante es suave y son adecuadas para disminuir la ansiedad. Pueden tardar una hora en hacer efecto.

Conclusiones

  • Los sedantes son medicamentos o sustancias naturales que ayudan a tu perro a relajarse.
  • No administres nunca un medicamento a tu perro sin consultar previamente con tu veterinario.
  • La ansiedad es la responsable de muchos comportamientos inadecuados en tu perro.
  • Existen suplementos naturales de efectos tranquilizantes para tu perro.
  • Algunos utilizan vitaminas, flores de Bach o hierbas relajantes.
  • El triptófano y la L-tiamina, o las feromonas apaciguantes para los perros también son sedantes naturales efectivos.
  • Los abrigos antiestrés también pueden ser una buena solución para tranquilizar a tu perro.
  • Los medicamentos tranquilizantes más habituales para tu perro son la acepromiazina, la gabapantina, la trazodona y las benzodiazepinas.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2020-11-30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo