Cómo saber si un perro tiene fiebre y cómo tratarla

Cuidados del Perro
Cómo saber si un perro tiene fiebre y cómo tratarla

Es posible que hayas oído que, para saber si un perro tiene fiebre, hay que tocar su nariz. Si está húmeda y fría, el perro está bien. Si está caliente y seca, es probable que tenga fiebre.

Sin embargo, aunque este método puede ser indicativo del estado de tu perro, no siempre funciona ni es definitivo. La “prueba de la nariz” podría no ser determinante para saber si tu perro tiene fiebre o no.

La fiebre es la respuesta del sistema inmunológico del perro para luchar contra alguna enfermedad o infección, por lo que es frecuente que se presente junto a otros síntomas, que es importante que reconozcas para conocer el estado de salud de tu perro.

¿Cuál es la temperatura normal en un perro?

Mientras que los humanos, cuando no tenemos fiebre, oscilamos entre 36.5 y 37.5ºC, la temperatura normal del perro es algo más alta. Un perro sin fiebre tiene una temperatura de entre 37.8 y 39ºC.

Cuando tiene fiebre, su temperatura supera los 39 ºC y a partir de los 41ºC puede resultar crítica para tu perro.

Cuando la fiebre es ligera, puede controlarse en casa. Como la temperatura puede variar de un perro a otro, para saber con exactitud que es “normal” para tu perro, puedes tomar su temperatura cuando se encuentre bien o preguntar a tu veterinario cuando le toma la temperatura en las revisiones. Así, sabrás cuál es la temperatura habitual de tu perro y podrás saber rápidamente si está o no en su rango habitual. De todas maneras, una temperatura por encima de los 39ºC siempre indica fiebre.

También debes tener en cuenta que la temperatura puede variar a lo largo del día. Al igual que en el caso de los humanos, la temperatura del perro sube un poco por la noche. Por eso, es importante hacer un seguimiento de la temperatura del perro a varias horas del día durante varios días para saber que es normal para él.

Tanto si tu perro tiene una temperatura demasiado alta (hipertermia) como demasiado baja (hipotermia), debes acudir a tu veterinario.

Termómetros para perros

En el mercado existen numerosos termómetros diseñados para medir la temperatura de tu perro. Entre ellos están los que te proponemos. Hemos seleccionado diferentes tipos de termómetro para que puedas hacerte una idea de la variedad de modelos disponibles.

Aurynns Termómetro Digital veterinario

Termómetro rectal para medir la temperatura de cualquier animal. Tiene pantalla LCD y función de memoria. Es fácil de leer. Dispone de una alarma que sonará si se excede la temperatura. Puedes medir la temperatura en grados centígrados o farenheit.

CocoBear Termómetro infrarrojos sin contacto

Termómetro digital por infrarrojos, sin contacto, que puedes utilizar con tu perro. Es seguro y preciso. La pantalla LCD permite que la lectura resulte simple y clara. Puede utilizarse con animales, humanos y objetos. También es adecuado para medir la temperatura de una habitación. Tienes que seleccionar entre el modo cuerpo, modo sala y modo objeto antes de realizar la medida. Dispone de una memoria que puede almacenar 32 datos.

Sykasm Termómetro veterinario electrónico

Termómetro electrónico para animales. Su sonda de goma es suave al tacto y no daña el recto del perro. Es fácil de utilizar y proporciona una lectura rápida y precisa. La pantalla emite un pitido cuando termina la lectura. Es fácil de transportar.

Wildlead Termómetro veterinario

Termómetro rectal de alta precisión que dispone de una pantalla grande para que sea fácil de leer. Es impermeable y se puede desinfectar con alcohol. Emite un pitido automático al finalizar la lectura.

ZZQ Termómetro infrarrojo

Termómetro doméstico de alta precisión que mide la temperatura rápidamente sin necesidad de contacto con el perro. Puedes obtener la medida en grados centígrados o farenheit. También puede utilizarse con personas.

¿Qué es la fiebre y cómo se produce en los perros?

La fiebre, también conocida como pirexia, es un aumento de la temperatura corporal por encima de lo normal (hipertermia), debido a un aumento del punto de ajuste de la termorregulación del cuerpo.

Se trata de la respuesta que tiene el sistema inmunológico del perro para combatir una enfermedad o infección. El cuerpo reacciona para alcanzar la temperatura de ajuste más alta, produciendo calor (que se puede acompañar de escalofríos), además de tomar medidas para evitar la pérdida de calor (desviando la sangre lejos de la piel).

La regulación de la temperatura corporal se controla en el hipotálamo del cerebro.

Los agentes productores de fiebre se denominan pirógenos, y son sustancias que actúan sobre los centros termorreguladores del hipotálamo, produciendo la fiebre.

Los pirógenos pueden ser exógenos (agentes infecciosos, drogas) o endógenos (por ejemplo, las citoquinas, que son las proteínas que regulan la función de las células del sistema inmunológico)

La fiebre tiene varios efectos en el cuerpo de tu perro, entre ellos el aumento de la actividad de los leucocitos (glóbulos blancos) que combaten las bacterias o virus invasores. También puede inhibir el crecimiento de algunas bacterias.

Al igual que en nuestro caso, la fiebre de un perro puede deberse a diferentes causas:

Infecciones.

Las infecciones son una de las causas más frecuentes para la fiebre en los perros, y pueden deberse a una enfermedad viral o bacteriana en curso, infecciones de oído, dientes, tracto urinario, etc, mordeduras, rasguños, cortes infectados…

Ingestión de algún elemento tóxico o venenoso.

Los perros son muy aficionados a probar todo lo que encuentran, y es fácil que se produzcan envenenamientos debidos a la ingestión de plantas tóxicas, medicamentos que se encuentran a su alcance, venenos (como los raticidas), anticongelante, alimentos humanos que son tóxicos para ellos… Por eso es muy importante guardar todos estos elementos en un lugar que no sea accesible para tu perro.

Vacunas.

Tras la administración de una vacuna, el perro puede experimentar una subida de temperatura en un rango de 24 a 48 horas después de la vacunación. No suele ser peligroso, pero debes estar atento a los síntomas.

Hipertermia por insolación.

La temperatura corporal de tu perro puede elevarse si se encuentra expuesto a temperaturas externas elevadas o realiza ejercicio excesivo en condiciones de mucha humedad o alta temperatura.  En este caso, la temperatura del perro puede subir considerablemente. Recuerda que si la fiebre de tu perro supera los 41ºC, puede sufrir serias complicaciones.

Fiebre de origen desconocido.

No siempre se puede determinar la causa de la fiebre de un perro. En estos casos, se habla de Fiebre de Origen Desconocido y sus causas más probables son fallos en el sistema inmunológico u otras causas, como problemas de la médula ósea, infecciones no diagnosticadas o cáncer.

¿Cuáles son los síntomas de la fiebre en un perro?

La primera señal de que algo no va bien con tu perro es que su comportamiento cambia perceptiblemente. Como la fiebre es la respuesta a alguna enfermedad, infección o problema que sufre el perro, suele ir acompañada de otros síntomas. Los síntomas más comunes que pueden indicar que tu perro tiene fiebre son:

  • Ojos rojos o vidriosos. Acompañan habitualmente a la fiebre y pueden ser síntoma de irritación, infecciones, alergias o alguna enfermedad.
  • Letargo, falta de energía o estado deprimido. La sensación de cansancio o apatía puede ser un síntoma de fiebre o de alguna enfermedad. Si se mantiene durante largos períodos de tiempo y tu perro no parece recuperar la energía, es importante que acudas al veterinario. Los perros que sufren hipotermia suelen estar letárgicos, temblar y estremecerse. Los que sufren hipertermia también jadean para eliminar el exceso de calor corporal y sus encías pueden volverse de color rojo oscuro.
  • Nariz caliente y seca. También podría ser un síntoma de fiebre, sobre todo si va acompañado de otros de los síntomas aquí descritos.
  • Temblores y escalofríos. Los temblores y escalofríos son un síntoma frecuente en perros con fiebre elevada.
  • Pérdida de apetito. A menudo, la fiebre va acompañada de pérdida de apetito. Si tu perro pierde la apetencia por comer, es recomendable que acudas al veterinario.
  • Tos. La tos puede deberse a muchas causas, como tos de la perrera, infecciones virales o bacterianas o alguna otra enfermedad. La fiebre podría ser uno de los síntomas de estas enfermedades y algunas de ellas son graves, por lo que es conveniente que tu veterinario puede determinar la causa.
  • Secreción nasal. La secreción nasal puede deberse a la fiebre y también a otras causas, como irritación por alergias, tos de las perreras u otras enfermedades.
  • Vómitos. La fiebre puede ir acompañada de vómitos y la causa puede ser una infección viral o bacteriana, la ingestión de algún elemento tóxico, obstrucción intestinal o alguna otra enfermedad.

Si tu perro tiene alguno de estos síntomas, acude a tu veterinario para determinar la causa y proporcionarle el tratamiento adecuado.

¿Cómo puedo medir la temperatura de mi perro?

Para medir la temperatura de tu perro, debes utilizar un termómetro rectal. Actualmente existen termómetros digitales diseñados para uso veterinario, que pueden registrar la temperatura en unos 60 segundos.

Es recomendable lubricar el termómetro con un poco de vaselina antes de utilizarlo. A continuación, introdúcelo suavemente en el ano de tu perro, aproximadamente 2.5 centímetros, y retíralo tan pronto como obtengas una lectura.

Existen termómetros de infrarrojos que permiten medir la temperatura de tu perro sin contacto, por lo que son menos invasivos y bastante fiables. Lo que hacen es medir las radiaciones infrarrojas que emite el cuerpo del perro, calculando su temperatura y registrándola en la pantalla. Tarda unos segundos en realizar la medición. Parece ser igual de preciso que los tradicionales.

Para ponerle un termómetro rectal a tu perro, puedes seguir estas pautas:

  • Tranquiliza a tu perro o pide ayuda a otra persona para que lo inmovilice mientras le colocas el termómetro.
  • Desinfecta previamente el termómetro con alcohol.
  • Puedes utilizar un poco de vaselina o algún lubricante específico para perros para facilitar la tarea.
  • Levanta la cola de tu perro e introduce la punta del termómetro por el orificio anal. Hazlo lentamente y con suavidad. Mantén el termómetro durante unos 30 segundos o hasta que suene la señal acústica.
  • Premia a tu perro con alguna golosina. Se lo merece.

¿Cuándo debo acudir al veterinario si mi perro tiene fiebre?

La fiebre es una señal de que el sistema inmunológico del perro está funcionando. Se considera que un perro tiene fiebre cuando supera los 39ºC de temperatura.

Si tu perro tiene una fiebre ligera, que no supera los 39.4ºC, y su comportamiento es normal, no debes preocuparte demasiado. Puedes controlarlo en casa, observando a tu perro y asegurándote de que está bien hidratado. Intenta que beba pequeñas cantidades de agua regularmente.

Si la fiebre dura más de uno o dos días o va acompañada de otros síntomas preocupantes, acude al veterinario.

Una temperatura de más de 41ºC puede dañar los órganos internos de tu perro y resultar fatal para él, por lo que es importante que reciba ayuda veterinaria urgente si se encuentra en esta situación.

No siempre resulta sencillo diagnosticar la causa de la fiebre en un perro. Es importante que informes a tu veterinario si el perro ha sufrido alguna lesión reciente, ingerido plantas u otros elementos tóxicos, si le ha picado algún insecto o cualquier otra situación fuera de lo normal que se haya presentado. Las vacunas, cirugías, alergias, medicamentos o enfermedades anteriores también pueden ocasionar la fiebre de tu perro.

Comenta también con tu veterinario cuando advertiste por primera vez que tu perro tenía fiebre y cualquier síntoma que se haya presentado, para facilitar el diagnóstico.

Solo tu veterinario está capacitado para administrar medicación a tu perro. No le des ningún analgésico ni antiinflamatorio si no te lo receta.

En algunos casos, en la consulta veterinaria realizarán otras pruebas a tu perro, como análisis de orina, sangre, o cualquier otra prueba específica que pueda ayudar al diagnóstico si tu veterinario sospecha de alguna enfermedad.

No siempre se puede determinar la causa de la fiebre, pero siempre es necesario bajar la temperatura del perro para evitar problemas.

¿Cómo puedo reducir en casa la fiebre de mi perro?

  • Puedes reducir la fiebre de tu perro aplicando agua fría por su pelo, especialmente alrededor de sus patas y orejas, utilizando una toalla o paño empapado, hasta que la fiebre baje de 39.4ºC.
  • También puedes utilizar aire frío del secador de pelo o un ventilador para ayudar a bajar su temperatura, una vez que el pelo está húmedo.
  • Un baño en agua templada, ni muy fría ni muy caliente, también puede contribuir al descenso de la temperatura corporal del perro.
  • Si la fiebre es alta, dura más de dos días o el perro muestra otros síntomas de enfermedad, acude al veterinario. Puedes llevarlo en el coche utilizando la toalla húmeda para controlar su temperatura durante el viaje.
  • No le des medicamentos para humanos a tu perro, como aspirina o ibuprofeno, pues pueden ser extremadamente tóxicos para él. Existen medicamentos específicos para perros, pero deben ser recetados por un veterinario.

Recuerda que nuestros artículos son informativos y lo único que pretenden es mantenerte informado para que conozcas los síntomas y posibles causas de las enfermedades de tu perro, con el fin de que sepas cómo actuar. Pero en ningún caso podemos sustituir al diagnóstico de tu veterinario, que es el profesional que mejor conoce a tu perro y puede ayudarte a seguir un tratamiento seguro y eficaz.

Conclusiones

  • La temperatura normal de un perro oscila entre 38 y 39 grados centígrados.
  • Tu perro tiene fiebre si su temperatura supera los 39ºC.
  • Una temperatura mayor de 41ºC es peligrosa para tu perro y requiere atención veterinaria urgente.
  • La fiebre es una respuesta del sistema inmunológico del perro para luchar contra infecciones y enfermedades.
  • Es frecuente que vaya acompañada de otros síntomas.
  • La fiebre puede deberse a alguna enfermedad, infección, intoxicación o insolación.
  • La administración de una vacuna puede ocasionar la fiebre de tu perro en las siguientes 24-48 horas.
  • En algunos casos, resulta imposible determinar la causa de la fiebre canina.
  • Es importante que un perro con fiebre se mantenga bien hidratado.
  • Para medir la fiebre de tu perro, puedes utilizar un termómetro rectal o uno de infrarrojos sin contacto.
  • Para disminuir la fiebre en casa, puedes utilizar paños húmedos y baños en agua templada.
  • No mediques nunca a tu perro sin consultar a tu veterinario.
  • Las medicinas humanas pueden ser muy tóxicas para tu perro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2020-08-05 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo