10 cosas graciosas que hacen los perros y por qué las realizan

Curiosidades Sobre Perros
10 cosas graciosas que hacen los perros y por qué las realizan

Los perros tienen comportamientos que pueden resultar extraños. Si tienes un perro, seguro que estás familiarizado con las cosas graciosas que hacen los perros. Algunas veces, no podrás dejar de observarlo, mientras te preguntas qué estará pasando por su cabeza.

Hemos seleccionado 10 cosas divertidas que hacen los perros, y te explicamos por qué tienen estos comportamientos. Porque las cosas raras que hace tu perro tienen una razón de ser.

#1 Mi perro quiere que le huela el culo

Al olerse los traseros, los perros recogen mucha información que resulta esencial para sobrevivir en la naturaleza. Entre la garganta y la nariz del perro, existe un órgano denominado órgano de Jacobson, que le permite identificar feromonas y otras moléculas de olor que son importantes para obtener información del otro animal, como su edad, su dieta, su estado de ánimo o incluso su salud.

Todo esto ayuda a los perros a saber cómo deben comportarse, solucionando muchos conflictos. Además, es una señal de amistad. Como cuando nosotros nos damos un apretón de manos o un par de besos.

Por ello, es posible que cuando te encuentres tumbado o sentado a su altura, tu perro se acerque y ponga el culo cerca de tu cara. Indudablemente, quiere que se lo huelas. Es una señal de amistad profunda. Pero tal vez tengas que buscar una solución alternativa que os satisfaga a ambos.  

#2 Mi perro ladra a su reflejo en el espejo

Algunos perros encuentran la imagen del espejo desconcertante. Especialmente los cachorros, que se comportan como si se tratara de otro perro y reaccionan ladrando a la imagen o incluso inclinándose e invitándola a jugar.

Con el tiempo, se dan cuenta de que el reflejo en el espejo no tiene ninguna consecuencia y comienzan a ignorarlo.

En el mundo real, los perros se identifican por el olor. Las señales olfativas son muy importantes para ellos, ya que les proporcionan mucha información que resulta importante cuando viven en la naturaleza. Son animales gregarios y tratan de identificar a sus semejantes.

Por eso, se cree que cuando la prueba de olfateo falla, el perro pierde el interés en el reflejo del espejo.

#3 Mi perro parece correr mientras duerme

Diversos estudios han demostrado que el cerebro de tu perro tiene los mismos patrones eléctricos del sueño que los humanos. Es decir, las ondas cerebrales son similares. Esto incluye el movimiento rápido de los ojos que se produce en la fase REM. Los perros representan físicamente sus sueños, lo que probablemente incluya revivir los recuerdos de sus vivencias. Los sueños son la causa de que tu perro corra, ladre y se mueva mientras duerme.

Otra cosa es que tu perro sufra convulsiones (movimientos mucho más rígidos y violentos). En ese caso, acude a tu veterinario.

#4 Mi perro mueve las patas cuando le rasco la barriga

Cuando rascas a tu perro en la barriga, sus patas traseras se mueven involuntariamente. Se trata de un acto reflejo. De hecho, se denomina “reflejo de rascado“.

Cuando le rascas, tu perro siente un cosquilleo similar al que se produce cuando algo le irrita, como un bicho, unas hierbas o algo que roza su barriga. Bajo su piel, existen unas terminaciones nerviosas que están conectadas a la médula espinal. Estas terminaciones transmiten un mensaje a los músculos de las patas de tu perro, para que se rasque y se deshaga del agente irritante.  

Por tanto, debes tener en cuenta que estas patadas indican que a tu perro le molesta lo que estás haciendo, ya que lo percibe como algo irritante. Es mejor que muevas tu mano hacia otra zona que no provoque las patadas.

Los veterinarios pueden utilizar este reflejo para identificar posibles daños o problemas neurológicos. Algo parecido a cuando el médico golpea bajo nuestras rodillas para que levantemos la pierna.

#5 Mi perro duerme en posiciones extrañas

Cuando dormimos, cambiamos varias veces de posición, tratando de buscar una postura cómoda. Los perros también lo hacen. Pero las posturas que eligen a veces resultan un poco extrañas. Seguro que habrás visto muchas veces a tu perro durmiendo con las patas en el aire, boca arriba y con su cabeza en posiciones que pueden parecer incómodas. El caso es que duermen profundamente, así que debe ser una postura perfecta para ellos.

Se cree que puede obedecer a razones de instinto. En la naturaleza, los cánidos se giran al acostarse para revisar el perímetro, por si hay algún peligro. Otra razón es para marcar el espacio en el que duermen.

También habrás observado que tu perro gira realizando círculos antes de echarse a dormir. Se cree que lo hacen para mover su espina dorsal y encontrar la posición correcta antes de tumbarse.

Si tu perro se gira constantemente, de manera compulsiva, es recomendable consultar al veterinario.  

#6 A mi perro le gusta sacar la cabeza por la ventana del coche

Si viajas en coche con tu perro, habrás observado que le encanta asomar su cabeza por la ventana, mientras su lengua y sus orejas aletean. Si sólo abres un poco, sin duda, sacará el hocico. A tu perro le gusta sentir el aire en su cara mientras viaja en coche.

La razón por la que a la mayoría de los perros les gusta sacar la cabeza por la ventana del coche tiene que ver con los olores que transporta el aire. Los perros tienen un sentido del olfato muy desarrollado, su capacidad para procesar olores es entre 10 000 y 100 000 veces mayor que la de los seres humanos. Por ello, durante los viajes, los perros sacan la cabeza por la ventana. De esta manera, pueden disfrutar del infinito número de excitantes olores que pasan por allí.

Sin embargo, permitirlo es arriesgado. Aunque la alegría y el aspecto de tu perro al sacar la cabeza por la ventana del coche pueda resultar cómica, existe el riesgo de que el perro salte del coche, se caiga accidentalmente o sea atropellado o golpeado por otro coche o algún objeto. Además, el viento también transporta pequeñas partículas que podrían dañar el ojo de tu perro. O guijarros y otros objetos más grandes. Por ello, es mejor que viajes con la ventana cerrada.

#7 Mi perro intenta morderse la cola

A menudo, los perros persiguen su cola y dan vueltas para tratar de morderla. Es muy gracioso verlos. Tu perro puede intentar morderse la cola por aburrimiento, para entretenerse. También puede ser por curiosidad. Si tu perro es un cachorro, está explorando su cuerpo y cuando descubre la cola, trata de alcanzarla. Otras veces, se trata de un momento desagradable para tu perro. Es posible que le pique o que algo le esté molestando, como una infestación de parásitos. Además, tu perro puede perseguirse la cola de manera obsesiva. Esto puede deberse al estrés o a alguna causa genética. Podría hacerse daño, por lo que si tu perro se persigue y muerde excesivamente la cola, es recomendable acudir al veterinario.

#8 Mi perro come hierba como si estuviera paciendo

Tu perro puede comer hierba por diversas razones. A veces lo hacen para provocarse el vómito, otras no vomitan. Se cree que muchas veces, comen hierba simplemente porque les gusta.

Es divertido verlos. Algunas veces, soltarás a tu perro entre la hierba y se dedicará a pacer como si fuera una vaca.

No debes preocuparte porque tu perro coma hierba, a no ser que lo haga de manera obsesiva. Por supuesto, debes asegurarte de que la hierba no ha sido rociada con pesticidas tóxicos.

Si tu perro come hierba pero no su comida normal, lo hace de manera obsesiva o este comportamiento es seguido de vómito y se repite varias veces, es recomendable que se lo comentes a tu veterinario.

#9 Mi perro se las arregla para subirse al sofá y encontrar su espacio

Aunque parezca que en el sofá no hay sitio para tu perro, se las arreglará para subir y, poco a poco, hacerse un espacio confortable. Se colocará tras de ti como si fuera una riñonera, o a tu lado, y sin que seas consciente de ello, te irá empujando hasta lograr una posición cómoda. Si le gustan las caricias, moverá tu mano con su hocico para colocártela sobre su cabeza. Te abrazará con sus patas. Todo con tal de conseguir que le hagas caso.

#10 Mi perro se revuelca sobre cosas realmente asquerosas

A los perros les gusta revolcarse en el suelo. Si hace mucho calor, rodar por la hierba puede ser muy refrescante. A veces, buscan diferentes lugares para revolcarse. Es posible que así se den un masaje en el lomo o se rasquen para aliviar algún tipo de picazón.

Pero a veces lo hace para “perfumarse”. A tu perro le gustan olores que tú no considerarías precisamente agradables. Deberás tener cuidado, sobre todo si acabas de bañarlo, porque en cuanto lo sueltes, se revolcará sobre heces, basura o zonas de olor penetrante. Y el baño no habrá servido de nada.

También suelen revolcarse en lugares donde ha habido otros animales. Seguramente es porque intentan eliminar el olor del champú. Se sienten desprotegidos. Han perdido su olor natural y tratan de camuflarse. Al revolcarse en lugares que desprenden un olor intenso, incluyendo basura y animales muertos, disimulan su olor. Esto les protege de los depredadores.

Otra teoría asegura que los perros se revuelcan en sustancias de olor penetrante para atraer la atención de otros miembros de su especie. Aunque no pueda demostrarse, sí parece ser que los perros que se revuelcan en sustancias olorosas llaman la atención de otros perros.

Conclusiones

  • Los perros tienen a menudo comportamientos que nos resultan extraños o divertidos.
  • A menudo estos comportamientos tienen una explicación razonable.
  • A tu perro le gusta oler el trasero de otros perros.
  • Tu perro ladra a su reflejo en el espejo.
  • A menudo tu perro parece correr mientras duerme.
  • Cuando le rascas la barriga, tu perro mueve las patas.
  • Los perros duermen en posiciones extrañas y se mueven.
  • A los perros les gusta sacar la cabeza por la ventana del coche.
  • A veces, tu perro intenta morderse la cola.
  • Tu perro come hierba como si fuera una vaca.
  • Tu perro tiene una habilidad especial para subirse al sofá y acomodarse.
  • A menudo los perros se revuelcan sobre cosas realmente asquerosas.
  • Si estos comportamientos no son compulsivos, no hay motivo de preocupación, pero si observas que tu perro repite estos comportamientos de manera insistente, debes consultar con tu veterinario de confianza.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo