Displasia de codo en los perros: Qué hacer para prevenirla y cómo curarla

Cuidados del Perro
Displasia de codo en los perros. Qué hacer para prevenirla y cómo curarla

La displasia de codo es una de las causas más frecuentes de cojera en las patas delanteras de los perros. Aunque no todos los descendientes de una línea afectada la sufren, la herencia genética es el mayor factor de riesgo.

Como otras enfermedades óseas y articulares, como la artritis o la displasia de cadera, suele tener una base genética.

El codo es una articulación compleja, porque implica el encaje de tres huesos, que si no se acoplan perfectamente, como resultado de un desarrollo anómalo, provocan tensiones con consecuencias clínicas importantes.

¿Qué es la displasia de codo canina?

La palabra “displasia” significa “desarrollo anormal de un tejido u órgano”. Por tanto, si tu perro tiene displasia de codo, quiere decir que se ha producido un desarrollo anormal de esta articulación.

Como consecuencia, los tres huesos de la articulación (el húmero, el radio y el cúbito) no encajan perfectamente, lo que da lugar a zonas de presión de contacto anormalmente altas.

Si no se trata, la displasia de codo podría derivar en artritis.

Por lo general, la displasia de codo se desarrolla a partir de las siguientes condiciones, o de una combinación de ellas:

  • Fragmentación de la apófisis coronoides del cúbito. Una de las dos protuberancias óseas del extremo del cúbito sufre una fisura y se separa del resto del hueso.
  • Osteocondritis disecante el húmero. Durante el crecimiento, el cartílago se convierte en hueso, quedando solo cartílago en los extremos del hueso para formar las articulaciones. Cuando no se forma, hay una capa más gruesa de cartílago en la articulación del codo.
  • Los cartílagos de crecimiento se cierran durante el crecimiento del perro, fusionando las partes del hueso. Si esta fusión no es correcta, puede derivar en una displasia de codo.

Se trata de una afección que se produce con mayor frecuencia en perros jóvenes de raza grande y rápido crecimiento, aunque los pequeños también pueden verse afectados.

¿Qué puede provocar la displasia de codo en un perro?

Existen varios factores principales que conducen al desarrollo de la displasia de codo canina:

  • Genética. La displasia de codo tiene una base genética, aunque no todos los descendientes de una línea con propensión a ella la sufrirán. Se trata de una enfermedad poligénica, es decir, está controlada por más de un gen. De hecho, se han determinado más de cien genes que codifican la displasia de codo. Por ser una enfermedad hereditaria que empeora progresivamente con la edad, se recomienda no utilizar para la cría a los perros que la sufren.
  • Nutrición. Una dieta muy alta en calorías durante la crianza puede afectar negativamente a la displasia de codo, porque la ganancia rápida de peso aumenta el estrés en las articulaciones. Está demostrado que la tasa de crecimiento excesivamente rápida, el exceso de peso y una mala nutrición pueden agravar la predisposición genética a sufrir displasia de codo. Existen piensos especiales para cachorros de raza grande, que ayudan a prevenir el crecimiento acelerado, para que sus articulaciones se desarrollen sin ser sometidas a un esfuerzo excesivo, ayudando a prevenir la displasia de codo y otros problemas óseos y articulares. La obesidad también es un factor de riesgo, ya que somete a las articulaciones del perro a un gran esfuerzo.

Puedes encontrar más opciones de alimentación para cachorros en nuestro artículo sobre piensos especiales para cachorros entre uno y tres meses.

  • Ejercicio inadecuado. Otro potencial agravante de la displasia de codo es el ejercicio físico, tanto por exceso como por defecto. Durante el período de crecimiento óseo, un ejercicio inadecuado puede provocar la displasia de codo. Si tu perro es joven o sufre esta afección, debes evitar que salte de mucha altura o a lugares elevados (por lo que una rampa o escalera para perros puede serte de gran ayuda).

¿Qué síntomas tiene un perro con displasia de codo?

Los síntomas de la displasia de codo varían según el perro y la gravedad de la enfermedad, el grado de inflamación y otros factores. Incluso, es posible que no se presenten o pasen inadvertidos.

Entre los síntomas más frecuentes que pueden hacerte sospechar que tu perro tiene displasia de codo están:

  • Cojera de las patas delanteras. Esta cojera puede darse en una sola pata o en las dos. Es frecuente que el perro cojee al levantarse, la cojera disminuya al hacer ejercicio y vuelva a cojear después.
  • Si observas a tu perro, verás que eleva la cabeza cuando se coloca sobre la pata dañada y la inclina cuando se apoya sobre la buena.
  • No hay cojera, pero sí una marcha inusual, a pequeños saltos.
  • Disminución de la actividad física.
  • Dificultad o reticencia para subir alturas, saltar, correr, subir escaleras, etc.
  • Dolor (hasta que tu veterinario encuentre la causa del dolor de tu perro, puede que te recomiende darle a tu perro alguno de estos medicamentos para el dolor).
  • Rigidez

¿Cómo se diagnostica la displasia de codo canina?

El diagnóstico precoz de la displasia de codo es importante, para evitar que derive en una artritis. Sin embargo, este diagnóstico temprano es difícil, porque el perro solo muestra signos leves o intermitentes de cojera.

Presta atención a estos síntomas y si observas alguno de ellos en tu perro, acude a tu veterinario:

  • El perro cojea de vez en cuando, sobre todo después de hacer ejercicio o al ponerse de pie.
  • Una o ambas patas delanteras giran hacia dentro, con los codos girando hacia fuera.
  • La articulación del codo parece rígida o incapaz de moverse libremente.
  • Se oye un crujido cuando mueve la articulación del codo.
  • Tu perro no quiere salir a pasear, correr o perseguir pelotas.

Para realizar el diagnóstico, el veterinario te preguntará por el historial y las circunstancias de los síntomas, rotará la articulación para comprobar el engrosamiento y la amplitud del movimiento y hará una radiografía para poder analizar el estado de la articulación. También es posible que haga una tomografía, para identificar la causa y el alcance del problema. Es muy probable que examine los dos codos, porque la enfermedad puede desarrollarse en ambas patas al mismo tiempo.

¿Cuál es el tratamiento para la displasia de codo canina?

Hay bastantes opciones de tratamiento para la displasia en los perros, que van desde las modificaciones del estilo de vida hasta la cirugía.

Tratamiento no quirúrgico

Si la displasia de su perro no es grave, o si, por razones médicas o económicas, tu perro no es un candidato a la cirugía, tu veterinario podría recomendarte una serie de pautas, como las que te indicamos a continuación:

  • Reducción del peso, mediante ejercicio controlado y una alimentación adecuada, para aliviar la tensión sobre las articulaciones. (Algunos piensos adecuados son los piensos con bajo contenido en grasa, para perros con dificultad de movimiento o artritis.)
  • Restricción del ejercicio, sobre todo en superficies duras. Tendrás que evitar algunos ejercicios inadecuados, como saltos y giros en el aire. Si tu perro sufre displasia de codo, es importante que haga ejercicio, pero debes evitar que corran, salten y jueguen mientras sientan dolor.
  • Si le gusta nadar, se trata de un ejercicio excelente para mejorar su masa muscular y su flexibilidad articular sin forzar excesivamente sus extremidades. Puedes hacerle nadar tirándole una pelota al agua, a una distancia que tu perro pueda cubrir sin dificultad.
  • La hidroterapia es un ejercicio acuático controlado que ayudará a tu perro a desarrollar los músculos de las patas sin lesionarse. El perro debe caminar en una cinta de correr que se encuentra dentro de un tanque de agua caliente. El calor del agua contribuye a que los músculos se relajen. Si no puedes llevar a tu perro a hidroterapia, recuerda que puedes hacerle nadar en algún río o lago, donde también se ejercitará sin dañar sus articulaciones.
  • Fisioterapia
  • Suplementos para las articulaciones o condroprotectores
  • Antiinflamatorios no esteroideos o, en algunos casos, corticoesteroides
  • El uso de un arnés puede ayudar a tu perro si tiene displasia de codo y le cuesta caminar.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento de esta afección depende de la edad del perro, del grado de cojera y del estado de la articulación. Es frecuente recomendar una intervención quirúrgica y la intervención temprana en perros jóvenes suele dar buenos resultados.

Tras la cirugía, el pronóstico es bueno. El perro suele recuperarse sin problemas, si no se ha desarrollado una enfermedad articular degenerativa.

Existen varias opciones quirúrgicas para un perro que sufre displasia de codo, dependiendo de las causas y la gravedad:

  • Extracción artroscópica del fragmento. En algunos casos, el problema se limita a un fragmento aislado de la parte superior del cúbito. En este caso, se procede a la extirpación del fragmento, con una notable mejoría del estado del perro, que se mantendrá a largo plazo. El pronóstico depende del grado de osteoartritis en el resto de la articulación del codo.
  • Liberación del bíceps cubital. A veces, se produce una fractura por estrés de la apófisis coronoides del cúbito (zona triangular que sobresale en la parte superior del cúbito). Aunque el tendón en sí no está enfermo, ejerce fuerza sobre una geometría ósea mal ajustada, que provoca tensiones y contribuye a las microfracturas y a la fragmentación del hueso. La liberación quirúrgica artroscópica de esta rama permite neutralizar estas fuerzas. El resto de la inserción del bíceps en el radio no se ve afectada.
  • Osteotomía coronoidea subtotal. Una osteotomía es un corte quirúrgico controlado de un hueso. En este caso, se trata de la eliminación de la mayor parte de la apófisis coronoides del cúbito. El perro experimenta una gran mejoría, que en muchos casos se mantiene a largo plazo. La osteoartritis es progresiva y continuará tras la extracción de fragmento, pero la cojera no será notable y los ejercicios de rehabilitación son positivos.
  • Osteotomía cubital proximal. En algunos casos, la fractura por estrés de la apófisis coronoides del cúbito está causada por la presencia de un radio relativamente corto. Para corregirlo, se procede a cortar el cúbito por debajo de la articulación del codo. El corte del hueso en este punto no impide el uso normal de la extremidad y la curación del hueso se produce en una nueva posición, que proporciona una articulación del codo más congruente.
  • Osteotomía cubital proximal abductora. Osteotomía cubital que se fija con una placa y tornillos para estabilizar el hueso mientras se cura en la nueva posición. La cirugía pretende descargar el compartimento medial del codo, reduciendo así el dolor y mejorando el uso y la función de la extremidad.
  • Osteotomía humeral deslizante. En algunos perros con displasia de codo avanzada, hay una osteoartritis secundaria grave, en la que el cartílago está gravemente dañado o ausente en el aspecto medial (interior) de la articulación pero parece relativamente sano en el aspecto lateral (exterior). Esta cirugía es un procedimiento avanzado que actualmente sólo se ofrece en unos pocos hospitales veterinarios de todo el mundo. Consiste en cortar el húmero (hueso de la parte superior del brazo) y fijarlo en una nueva posición mediante una placa ósea escalonada especial y tornillos.
  • Reemplazo unicompartimental de codo canino. Alternativa a la osteotomía humeral que se realiza en perros seleccionados y maduros que sufren la enfermedad del compartimento medial. Este procedimiento quirúrgico avanzado consiste en la reconstrucción de la parte del codo medial (interior) que soporta el peso, donde no hay cartílago.
  • Reemplazo total del codo. Cuando la artrosis del codo es extremadamente grave, con poco o nada de cartílago sano, se puede sustituir toda la articulación del codo por una prótesis. En la actualidad, hay muy pocos lugares en los que ofrezca este procedimiento, ya que requiere un equipo especial y ha de ser realizada por un especialista en ortopedia.

¿Cómo se puede prevenir la displasia de codo canina?

La displasia de codo puede ser dolorosa y debilitante, por lo que se recomienda seguir una serie de pautas para reducir su incidencia, como:

Cría selectiva

Al tratarse de una afección generalmente debida a causas genéticas, la cría selectiva puede reducir considerablemente su incidencia. La OFA (Fundación Ortopédica para Animales, organización sin ánimo de lucro con sede en Columbia, Missouri) recomienda seguir un programa de cría que incluya radiografías a los perros de razas de riesgo.

Suplementos para las articulaciones

Los suplementos para las articulaciones de los perros con displasia son otra forma de ayudar a prevenir la displasia de codo. Suelen recetarse para mejorar la función, reducir la inflamación y retrasar la progresión del daño articular.

  • La glucosamina y la condroitina son dos ingredientes habituales de los condroprotectores (suplementos articulares), que se utilizan tanto en humanos como en perros. Estos suplementos actúan reduciendo la inflamación, favoreciendo la cicatrización y aumentando la retención de agua en el cartílago, lo que proporciona más amortiguación a la articulación.
  • El mejillón de labios verdes (GLM) es otro ingrediente de suplemento para las articulaciones de probada eficacia tanto en humanos como en perros y contiene nutrientes beneficiosos como ácidos grasos omega-3, glicosaminoglicanos y antioxidantes. Se trata de un potente antiinflamatorio, que puede ayudar a disminuir el dolor y preservar la función articular.
  • Existen suplementos articulares que incluyen estos tres componentes (glucosamina, condroitina y GLM) y que se utilizan tanto como intervención temprana como durante la progresión de la osteoartritis, porque son seguros para el uso a largo plazo en la mayoría de los pacientes.
  • A los perros con displasia de codo también les va muy bien una cucharadita de cúrcuma de buena calidad en su comida. La cola de caballo también es muy efectiva. Puedes darle las dos cosas con su ración diaria de alimento.

¿Hay razas más propensas que otras a sufrir displasia de codo?

La displasia de codo se da con más frecuencia en perros de raza mediana o grande, debido a que su peso ejerce mayor estrés sobre las articulaciones.

Entre las razas de perro más afectadas por la displasia de codo están:

Las razas de menor tamaño también pueden verse afectadas, pero es menos probable que se manifiesten los síntomas.

Algunos cachorros, sobre todo los de raza grande, tienen tendencia a crecer demasiado rápido y esto puede provocar diversos trastornos articulares, como crecimiento de los huesos a distinto ritmo, que deriva en displasia de codo o de cadera, entre otras afecciones.

En estos casos, es una buena idea alimentar a estos cachorros con piensos formulados específicamente para ellos, que ayudarán a ralentizar su crecimiento, permitiendo que sus articulaciones se desarrollen sin someterse a esfuerzos excesivos.

Conclusiones

  • La displasia de codo es una causa frecuente de cojera en las patas delanteras del perro.
  • La displasia de codo canina tiene una base genética importante.
  • Aunque puede darse en cualquier perro, es más frecuente en razas medianas o grandes, y algunas razas presentan mayor predisposición genética a sufrirla.
  • El sobrepeso, crecimiento acelerado y ejercicio que fuerce las caderas influyen en la aparición de la displasia de codo canina.
  • Los condroprotectores pueden ayudar a tu perro si sufre una displasia de codo que no reviste una gravedad excesiva.
  • La cúrcuma y la cola de caballo también son bastante efectivas.
  • La displasia de codo se debe a un desarrollo anormal de la articulación del codo.
  • Si la displasia de codo no es grave, bastará con que tomes unas medidas preventivas para mejorar la calidad de vida de tu perro.
  • La administración de antiinflamatorios y condroprotectores (que contienen condroitina y glucosamina) ayudará a tu perro a combatir la displasia de codo.
  • La cúrcuma y la cola de caballo son efectivas para aliviar la displasia de codo.
  • El diagnóstico más fiable consiste en una radiografía.
  • En caso de gravedad, es posible que tu veterinario recomiende una intervención quirúrgica.
  • Para prevenir la displasia de codo canina, evita el crecimiento excesivamente rápido del cachorro, trata de que tu perro no fuerce las caderas y recurre a la cría selectiva.
  • Acude a tu veterinario si crees que tu perro puede sufrir displasia de codo.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo