Guía sobre la raza Pug: características, cría y consejos

Sobre Razas de Perros
Guía sobre la raza Pug: características, cría y consejos

El Pug, también conocido como Carlino o Doguillo, es un perro pequeño, cariñoso y juguetón. Su cabeza es grande y redonda, con una cara achatada y ojos saltones. Presenta profundas arrugas o pliegues en su piel.

El término Carlino hace referencia al actor italiano Carlo Antonio Bertinazzi, conocido como Carlin, que interpretaba a Arlequín en París. Parece ser que el antifaz negro de la raza recuerda a este personaje.

El Pug un perro afectuoso, pero también testarudo, por lo que su entrenamiento puede resultar complicado. Se lleva muy bien con otros animales y con los niños.

El Pug o Carlino en la historia

La historia del Pug se remonta a la dinastía china Han. Debido a su tamaño, te sorprenderá saber que parece estar relacionado con el imponente Mastín Tibetano.

El Pug era muy apreciado por los emperadores chinos, que los tenían como perros de compañía en sus lujosos palacios.

A finales del siglo XVI, China comienza a realizar actividades comerciales con países europeos. Parece ser que los primeros Carlinos que entraron en Europa lo hicieron con los comerciantes holandeses, que denominaron Mopshond a la raza.

Rápidamente, se hicieron populares en las casas reales europeas y su fama fue extendiéndose progresivamente. A lo largo de Europa, recibió nombres diferentes: en Francia se le denominó Carlin. En España, Doguillo. En Alemania, Mops. En Italia, Caganlino…

Maria Antonieta, Josefina Bonaparte, William Hogarth o Goya tuvieron Carlinos y muchos personajes famosos mostraron su predilección por esta raza. Hogarth y Goya retrataron a estos perros en sus pinturas.

El estándar de la raza se estableció a principios del siglo XIX, en dos líneas: la Morrison, basada en los perros de la reina Carlota, esposa de Jorge III, y una segunda desarrollada por Lord y Lady Willoughby, basada en los perros importados de Rusia y Hungría.

Mientras tanto, en China, el Pug continuó siendo criado por las familias reales. Cuando los británicos invadieron China en 1860, trajeron algunos Carlinos con ellos. Estas líneas chinas puras fueron criadas para dar lugar al Pug que conocemos actualmente.

En los Estados Unidos, la raza fue reconocida por el American Kennel Club en 1885.

Actualmente es un perro muy popular. Ha aparecido en varias películas, como Men in Black, donde el Pug era un extraterrestre.

Características físicas principales de la raza Pug

  • El Pug es un perro de raza pequeña, de tipo molosoide, que mide unos 30-40 centímetros a la cruz. Su peso oscila entre 6 y 8 kilos y su esperanza de vida ronda los 12-15 años.
  • Al ser braquicéfalo, puede tener problemas respiratorios. Es habitual que este perro resople y ronque. Además, el Pug o Carlino no soporta bien las altas temperaturas o la humedad, debido a que el aire no se enfría antes de llegar a los pulmones.
  • Aunque lo tenga corto, el Pug muda mucho de pelo. Sin embargo, si tu Pug presenta calvas o una caída excesiva de pelo, acude a tu veterinario.
  • Sus grandes y prominentes ojos implican la aparición de diversos problemas de salud.
  • El Pug tiene tendencia al sobrepeso. Deberás controlar bien sus raciones, ya que es un glotón empedernido.

La personalidad del perro Pug

El Pug o Carlino es un perro de compañía. Es muy tranquilo y le encanta sentarse en tu regazo mientras lees o ves la televisión. También es juguetón y divertido, por lo que disfrutarás mucho de su compañía.

Su temperamento afectuoso hace que sea un gran compañero para toda la familia. Sin embargo, también es testarudo y necesita un entrenamiento consistente y socialización temprana para convertirse en un perro de carácter equilibrado. Su adiestramiento no es sencillo, debido a su temperamento obstinado.

El Pug buscará siempre tu compañía. No tolera bien la soledad y te seguirá a todas partes. También puede hacerse el sordo si está ocupado con sus asuntos.

El Carlino o Pug se lleva muy bien con los niños. A pesar de ser una raza de tamaño pequeño, es un perro compacto que no resulta muy delicado, por lo que será un buen compañero de juegos para ellos.

Las interacciones entre los niños y los perros deben ser supervisadas siempre por un adulto y es importante enseñar a los niños a comunicarse con los perros y a entender su lenguaje, para que se establezca un vínculo adecuado entre ellos y los juegos se desarrollen en un entorno de seguridad y respeto.

Los problemas de salud del Pug o Carlino

Aunque se trata de una raza saludable, es propensa a sufrir determinadas enfermedades o problemas de salud, entre las que destacan las siguientes:

Síndrome del perro braquicéfalo.

El Pug es un perro braquicéfalo, por lo que sus orificios nasales son estrechos, presenta anomalías en la faringe y tiene un paladar blando (alargado). Debido a esto, el perro tiene problemas respiratorios.

La cirugía puede mejorar el problema.

Encefalitis del Pug (PDE).

Es una enfermedad cerebral exclusiva de la raza Pug. Se trata de una inflamación del cerebro que causa la muerte. No se sabe la causa de su desarrollo y no tiene tratamiento.

El diagnóstico sólo puede hacerse mediante el análisis del tejido cerebral después de su muerte. Suele afectar a perros jóvenes. El Pug da vueltas, tiene convulsiones, se vuelve ciego, cae en coma y muere. Esto puede suceder en pocos días o semanas.

La encefalitis del Pug tiene un componente genético y existen varios proyectos de investigación acerca de ella.

Actualmente existe una prueba para el marcador genético de la PDE. Un buen criador debe proporcionar información acerca de si el cachorro está afectado por esta enfermedad en su ascendencia.

Lesiones en la córnea.

Los prominentes ojos del Pug son uno de sus puntos débiles, ya que pueden lastimarse con facilidad, ocasionando lesiones en la córnea, como abrasiones o úlceras, extremadamente dolorosas.

Acude a tu veterinario, ya que las úlceras responden bien a los tratamientos, pero si no se tratan, pueden causar ceguera o pérdida del ojo.

Queratoconjuntivitis sicca (Ojo seco) y queratitis pigmentaria.

Son dos problemas que aparecen frecuentemente en los Carlinos. Pueden darse al mismo tiempo o individualmente.

El ojo seco se refiere a una producción insuficiente de lágrimas, por lo que la córnea se seca.

En la queratitis pigmentaria la melanina se deposita en la córnea, causando manchas que dificultan la visión y pueden provocar ceguera.

Otros problemas oculares.

Debido a sus grandes ojos, tan prominentes, los Carlinos son propensos a sufrir muchos problemas oculares, como la proptosis (trastorno muy grave que consiste en el desplazamiento del globo ocular fuera de la órbita); la distiquiasis (crecimiento de una doble hilera de pestañas que se dirigen hacia adentro); atrofia progresiva de la retina (degeneración de las células visuales de la retina) y entropión (el párpado se enrolla hacia dentro, causando irritaciones o lesiones en la córnea).

Pioderma de los pliegues cutáneos.

Este tipo de dermatitis es frecuente en el Pug. Al rozarse entre sí, las superficies cutáneas se humedecen e inflaman, creando un entorno ideal para el crecimiento de las bacterias.

Los síntomas son irritación, inflamación y mal olor.

Mancha demodéctica o demodicosis.

Es una enfermedad causada por el ácaro Demodex. No se transmite al humano o a otros perros. La enfermedad es transmitida por la madre a sus cachorros en los primeros días de vida.

Este ácaro vive en los folículos pilosos y normalmente no causa problemas. Pero si el perro tiene el sistema inmunológico débil, puede desarrollar sarna demodéctica.

Se recomienda que los perros que la desarrollan sean esterilizados, ya que existe un vínculo genético.

Hemivértebras.

Los perros braquicéfalos, como es el caso del Pug, pueden tener vértebras mal formadas.

A veces, sólo algunas vértebras están afectadas y el perro puede llevar una vida normal, incluso sin síntomas.

En otros casos, el problema es más grave y el perro se tambalea o no puede coordinar su caminar. Su estado empeora progresivamente e incluso puede derivar en parálisis.

Suele ocurrir cuando el cachorro tiene entre 4 y 6 meses de edad.

Se desconoce la causa y no existen pruebas para detectar la enfermedad. A veces, la cirugía ayuda a corregirla.

Displasia de cadera.

Esta enfermedad de la articulación de la cadera afecta a razas de distintos tamaños. El Pug o Carlino presenta una predisposición alta a esta enfermedad, aunque por lo general no es necesario realizar una cirugía de reemplazo de cadera y el perro puede llevar una vida normal y saludable, con atención veterinaria.

Enfermedad de Legg-Perthes.

Afecta a la articulación de la cadera y es frecuente en perros de raza pequeña o toy.

Se debe a un escaso suministro de sangre a la cabeza del fémur, lo que provoca una necrosis y atrofia del músculo de la pierna.

En comparación con otras razas, el Pug o Carlino presenta mayor predisposición a sufrir esta enfermedad.

El síntoma principal es la cojera y suele aparecer cuando el cachorro tiene entre 4 y 6 meses de edad.

Puede corregirse mediante cirugía, tras la cual el Pug tendrá una vida relativamente normal, aunque con mayor probabilidad de padecer artritis.

Luxación rotuliana.

Dislocación de la articulación de la rodilla, que se desliza fuera de su lugar, causando dolor. A veces no presenta gravedad y no requiere ninguna acción.

En caso de gravedad, se puede recurrir a una intervención quirúrgica.

Problemas dentales.

El Pug presenta prognatismo, es decir, su mandíbula inferior está más adelantada.

Al igual que otras razas de tamaño pequeño, puede suceder que retenga los dientes de leche, por lo que los permanentes no tienen espacio y se desalinean, produciendo una maloclusión o mala mordida.

El tratamiento consiste en la extracción de los dientes retenidos del cachorro para dejar espacio a los permanentes.

Derivación portosistémica.

Es una enfermedad vascular hepática frecuente en la raza Pug que impide que el hígado elimine correctamente las toxinas. Es posible que requiera tratamiento mediante una costosa cirugía.

Cuidados del Pug o Carlino

  • El Pug es juguetón y alborotador, pero no requiere muchos cuidados. Se trata de una raza pequeña y tranquila, que no se muestra muy activa cuando está en el interior.
  • No necesita realizar mucho ejercicio físico, pero es importante que le saques 1 ó 2 veces al día. También puede realizar recorridos largos, pero a ritmo tranquilo.
  • El Pug es sensible al calor y a la humedad, por lo que debes protegerle de estas situaciones.
  • Es habitual que el Pug ronque y presente dificultades respiratorias, debido a su naturaleza braquicéfala.
  • El Pug o Carlino es propenso a sufrir sobrepeso. Mide sus raciones y dale comida de alta calidad.
  • Es suficiente con un baño mensual, a no ser que se haya ensuciado mucho.
  • Es una raza que presenta doble capa de pelo. Aunque su pelaje es corto y liso, se produce mucha caída de pelo en época de muda.
  • Cepilla su pelo regularmente (una o dos veces a la semana) y elimina el pelo muerto con un peine específicamente diseñado para ello.
  • El Pug o Carlino no suele desgastar sus uñas, por lo que tendrás que cortárselas. Tu veterinario también puede hacerlo si te da miedo cortárselas tú.
  • Revisa sus orejas regularmente y procura que estén limpias y secas.
  • Las arrugas faciales o pliegues del Pug requieren una atención especial, ya que en los pliegues puede acumularse humedad o suciedad, lo que constituye un ambiente ideal para hongos y bacterias. Sécalas muy bien después del baño. Puedes utilizar algodón o toallitas para bebés para limpiar los pliegues de tu Pug.
  • También es importante tener mucho cuidado con los ojos saltones del Pug. Son muy vulnerables a las lesiones y también pueden irritarse fácilmente con el jabón del baño u otras sustancias.
  • Como todas las razas pequeñas, el Pug es propenso a sufrir infecciones de las encías. Cepilla sus dientes regularmente con un cepillo suave y pasta de dientes para perros.

Es buena idea aprovechar el momento del aseo para comprobar que tu Pug se encuentra en perfecto estado de salud. Si observas llagas, sarpullidos, enrojecimiento, inflamación, caspa, calvas, secreciones oculares o cualquier otro síntoma extraño, acude a tu veterinario.

La cría de la raza Pug o Carlino

Si has decidido adoptar un Pug, estarás dando una nueva oportunidad a un adorable perrito que necesita un hogar y una familia que le proporciones cuidados y cariño. La adopción siempre es una buena opción para proporcionar a un perro abandonado una nueva vida, feliz y con gente que le quiera.

Si quieres comprar uno, te recomendamos no acudir a una tienda de mascotas y buscar un criador profesional y responsable, con licencia para ello.

Estos criadores se preocupan por mantener el buen estado de la raza y te garantizan que la compra es legal y que tu perro ha pasado todas las revisiones necesarias, además de estar en perfectas condiciones sanitarias. También debe proporcionarte la documentación que muestra que sus padres han sido autorizados para la cría, con el fin de prevenir los problemas genéticos asociados a esta raza.

No dudes en informarte acerca del temperamento del perro, su estado de salud y los problemas que puede sufrir. Un criador profesional podrá orientarte y aconsejarte acerca de si se trata del perro adecuado para ti.

Investiga previamente sobre la raza, para tener información acerca de sus características, revisa las instalaciones del criador y verifica que los animales no se encuentran en condiciones insalubres y desconfía de quién no quiera responder a tus preguntas.

Tu veterinario también puede remitirte a un criador de confianza donde poder adquirir un cachorro sano.

La controversia sobre los perros braquicéfalos

Antes de decidirte por un perro de estas características, es importante que tengas en cuenta que los perros braquicéfalos presentan muchos problemas respiratorios, digestivos, oculares y de columna vertebral, además de otras anormalidades genéticas.

A menudo, su vida es corta o está asociada a diversos grados de sufrimiento.

Algunas personas consideran los ronquidos de estos perros una característica normal de la raza, pero un perro que ronca, hace ruidos cuando respira, no puede correr y se derrumba con el calor, no es un perro normal.

Esto ha llevado a muchos veterinarios a posicionarse en contra de la cría de estas razas, a través de sus Asociaciones.

Algunos criadores poco éticos han contribuido a la aparición de perros con rasgos exagerados. Es por ello que actualmente encontramos numerosos ejemplares con la lengua colgando, roncando ruidosamente o condenados a continuas visitas al veterinario para someterse a costosos y complicados procedimientos de cirugía mayor que mejorarán ligeramente su vida, pero tampoco constituyen una solución al problema que padecen.

Conclusiones

  • El Pug o Carlino es un perro de raza pequeña y braquicéfalo.
  • El Pug procede de China, donde fue muy apreciado por los emperadores.
  • Entró en Europa con los comerciantes holandeses.
  • Es un perro sedentario y afectuoso que se lleva muy bien con los niños.
  • La raza es propensa a sufrir distintas enfermedades, algunas de ellas asociadas a su condición braquicéfala.
  • El Pug no requiere muchos cuidados.
  • Es importante que mantengas sus dientes limpios y los pliegues de su piel secos y sin polvo.
  • Debes tener mucho cuidado con sus prominentes ojos, ya que pueden sufrir lesiones e infecciones.
  • Algunos veterinarios se han posicionado contra la cría irresponsable de las razas braquicéfalas, debido a los numerosos problemas asociados a su malformación genética.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo