La Borreliosis o Enfermedad de Lyme en los perros: detección y tratamiento

Cuidados del Perro
La Borreliosis O Enfermedad De Lyme En Los Perros: Detección Y Tratamiento

La Borreliosis se conoce también como enfermedad de Lyme, ya que fue en esta ciudad de Connecticut donde se descubrió por primera vez. Se trata de una de las enfermedades transmitidas por garrapatas más frecuentes en el mundo.

La enfermedad sólo causa síntomas en un 10% de los perros afectados. El resto no desarrolla la enfermedad. Los síntomas más frecuentes son la cojera recurrente, depresión, malestar y falta de apetito. Si se complica, puede afectar a los riñones, el corazón o el sistema nervioso, aunque esto no suele suceder.

La bacteria que causa la enfermedad de Lyme se denomina Borrelia Burgdorferi y llega al torrente sanguíneo del perro a través de la mordedura de la garrapata. Desde el torrente sanguíneo, puede desplazarse a diferentes partes del cuerpo y causar problemas en diferentes órganos y articulaciones.

Síntomas de la enfermedad de Lyme en mi perro

La enfermedad de Lyme, también conocida como Borreliosis, está causada por una bacteria espiroqueta denominada Borrelia Burgdorferi. La bacteria se transmite al organismo infectado a través de la mordedura de una garrapata.

En los perros, el síntoma más frecuente es una cojera repentina y recurrente, debido a la inflamación de las articulaciones. Esta cojera puede durar solamente unos días o prolongarse durante meses. Con frecuencia, la cojera desaparece y se repite días o semanas más tarde, ya sea en la misma pata o en otras. Las articulaciones inflamadas se presentan dolorosas al tacto. A menudo, el perro camina rígido con la espalda arqueada. Los ganglios linfáticos cercanos al lugar de la mordedura de la garrapata pueden estar inflamados.

En algunos casos, el perro puede desarrollar insuficiencia renal o anomalías cardíacas– Sin embargo, esto es poco frecuente. Otros síntomas de la enfermedad son:

Diagnóstico de la borreliosis canina o enfermedad de Lyme

Para diagnosticar la borreliosis canina, el veterinario realizará análisis de sangre a tu perro, orientados a determinar la presencia de anticuerpos contra la enfermedad. Los anticuerpos suelen detectarse en la sangre entre 3 y 5 semanas después de que la garrapata infectada muerda al perro, incluso antes de que el perro muestre signos de enfermedad.

También es posible que le realice un análisis de orina, heces y otras pruebas que considere pertinentes.

Tratamiento de la borreliosis canina

Es posible que el perro sea tratado de forma ambulatoria, ya que el tratamiento requiere un seguimiento para estudiar la evolución. Es decir, tu perro tendrá que acudir regularmente al veterinario, aunque pase la noche en tu casa. Solamente será hospitalizado en caso de gravedad (por ejemplo, si sufre insuficiencia renal).

El tratamiento dura aproximadamente 4 semanas e implica el uso de antibióticos muy eficaces. El más utilizado es la doxiciclina. La mejoría debe observarse a partir de los 3 a 5 días. En caso contrario, es posible que el veterinario realice una nueva evaluación de tu perro.

El veterinario podrá recetarte también antiinflamatorios para aliviar el dolor de tu perro.

El tratamiento con antibióticos no siempre elimina la infección por completo, pudiendo reaparecer los síntomas posteriormente. Sin embargo, este tratamiento reduce la probabilidad de que la enfermedad sea crónica.

¿Cómo puedo prevenir que mi perro contraiga la borreliosis canina?

Para transmitir la infección, las garrapatas deben sujetarse a la piel durante al menos 20 horas. Por ello, una o dos inspecciones diarias, retirando las garrapatas que se encuentren, será una buena medida de prevención.

No te olvides que en general es una buena medida tener un buen collar antiparásitos para tu perro.

Busca garrapatas en tu perro (y en ti mismo) cada vez que vuelvas de un paseo por el bosque o por lugares con hierba o presencia de animales. Presta especial atención a sus pies, entre los dedos, los labios, alrededor de los ojos, las orejas (también dentro) y debajo de la cola

Elimina las garrapatas inmediatamente. Aprende como retirarlas adecuadamente, utilizando unas pinzas especiales. Consulta a tu veterinario para que te explique el procedimiento.

Los collares antigarrapatas también son muy efectivos para prevenir esta enfermedad.

Actualmente existe una vacuna, que puede ser recomendable en caso de que tu perro esté en situación de riesgo. Consulta a tu veterinario.

¿Dónde están las garrapatas que pueden contagiar la enfermedad de Lyme?

Las garrapatas portadoras de la Borrelia Burgdorferi abundan en zonas de pasto alto, matorrales espesos, pantanos y bosques. Pueden transmitir la enfermedad entre 24 y 48 horas después de haberse enganchado, por lo que revisar habitualmente a tu perro y retirarlas rápidamente es muy importante.

Los lugares dónde hay animales salvajes, como ciervos, corzos, venados o aves migratorias, son zonas de riesgo.

Las garrapatas no saltan ni vuelan, sino que se instalan en su huésped por contacto directo. Cuando un perro o una persona roza un arbusto, la garrapata se agarra a su piel y se arrastra hasta encontrar una zona caliente y húmeda donde comenzar a alimentarse.

¿Mi perro puede contagiarme la enfermedad de Lyme?

Los perros no transmiten la enfermedad de Lyme a los seres humanos, pero tú también podrías tener garrapatas y contraer la enfermedad. Revisa también tu cuerpo a la vuelta de los paseos por zonas de riesgo.

¿Es importante que vacune a mi perro contra la enfermedad de Lyme?

Existen varias vacunas contra la borreliosis (un gasto que debes tener en cuenta en los gastos de vacunación de tu perro) , que matan a la bacteria mediante anticuerpos que se unen a proteínas de la superficie externa de la bacteria, denominadas OSP, según sus siglas en inglés. Como existen diferentes cepas de espiroquetas de la Borrelia Burgdorferi y cada una produce diferentes proteínas, las vacunas se elaboran con diferentes combinaciones de proteínas y pueden ser de tres tipos:

Vacuna basada en la proteína OspA

La proteína OspA es producida por las espiroquetas en ambientes pobres en nutrientes, por ejemplo, una garrapata que no se ha alimentado aún. La OspA aparece en todas las cepas de Borrelia Burgdorferi. Si tu perro recibe una vacuna basada en esta proteína, los anticuerpos de OspA que circulan por su sangre atacarán a las espiroquetas en el intestino de la garrapata, antes de que entren en el perro. Por ello, casi todas las vacunas de Lyme incluyen esta proteína. Pero para que sea efectiva, el perro debe tener un alto nivel de anticuerpos circulando por su sangre y hay que considerar cuánto tiempo permanece el perro inmunizado para realizar refuerzos de la vacuna. Como en este caso tu perro no se ve afectado por la espiroqueta, no existe un potencial de memoria inmunológica.

Vacuna basada en la proteína OspC

La OspC se produce en un entorno rico en nutrientes, como es el caso de una garrapata alimentada y llena de sangre, o el de la bacteria en el interior de tu perro. Los anticuerpos de OspC atacarán a las espiroquetas cuando entren en el torrente sanguíneo del perro. La ventaja sobre la vacuna anterior es que existe mayor memoria inmunológica, ya que el sistema inmunológico de tu perro se encuentra con el antígeno real. El inconveniente es que la bacteria accede al perro y si la cepa es diferente de aquella contra la que fue vacunado, el sistema inmunológico no reconocerá la espiroqueta como una amenaza.

Muchas vacunas combinan la OspA y la OspC para tener doble cobertura. Existe incluso una vacuna que combina trozos de siete proteínas OspC diferentes junto con OspA.

Vacuna con la bacteria

El tercer tipo de vacuna contiene la bacteria muerta o inactiva. Dependiendo del cultivo del que proceden las bacterias, es posible que tengan OspC, pero es más probable que tengan OspA.

Es importante tener en cuenta que los perros vacunados contra la enfermedad de Lyme aún pueden infectarse con la bacteria, ya que es posible que se vean expuestos a una cepa diferente de la incluida en la vacuna. También podría suceder en el caso de que se produzca una cantidad insuficiente de anticuerpos en el perro.

Actualmente no existe consenso acerca de la conveniencia de vacunar a los perros contra la borreliosis. Por lo general, la vacuna se recomienda a aquellos perros que tienen un alto riesgo de exposición a garrapatas de Lyme, por vivir en zonas endémicas o pasar mucho tiempo en bosques o terrenos susceptibles de tener garrapatas. Sin embargo, no se recomienda la vacunación a perros enfermos o que ya son proteinúricos.

Aunque la vacuna puede ser muy eficaz, no sustituye a la prevención y debes consultar con tu veterinario para saber si puede resultar recomendable o no para tu perro.

¿Cómo puedo quitar una garrapata a mi perro?

  • Utiliza unas pinzas de punta fina. Existen en el mercado pinzas específicas para extraer garrapatas.
  • Sujeta a la garrapata tan cerca de la piel como sea posible.
  • Tira hacia arriba ejerciendo una presión constante y uniforme.
  • No tuerzas ni gires la garrapata para no romperle la cabeza.
  • El objetivo es extraerla entera.
  • Lava bien la zona con alcohol, agua y jabón.
  • Coloca las garrapatas en un frasco con un poco de alcohol y ciérralo bien antes de tirarlo.

Conclusiones

  • La borreliosis o enfermedad de Lyme se transmite a través de las garrapatas.
  • La bacteria que causa la enfermedad es una espiroqueta denominada Borrelia Burgdorferi.
  • El síntoma más habitual en tu perro es una cojera recurrente que puede desaparecer y reaparecer periódicamente.
  • Otros síntomas incluyen fiebre, debilidad, letargia, pérdida de apetito o incluso dificultad para respirar.
  • En casos graves, la borreliosis puede afectar a diferentes órganos de tu perro.
  • Las pruebas para diagnosticar la enfermedad de Lyme incluyen análisis de sangre y orina.
  • El objetivo es detectar la presencia de anticuerpos contra la enfermedad.
  • El tratamiento consiste en la administración de antibióticos y un seguimiento del estado del perro.
  • Para prevenir la enfermedad, es conveniente que revises regularmente a tu perro y retires las garrapatas que encuentres rápidamente.
  • Aprende a retirar las garrapatas adecuadamente.
  • Las garrapatas se encuentran habitualmente en zonas boscosas, de matorral y con presencia de animales salvajes.
  • Tu perro no te contagiará la enfermedad de Lyme, pero sí puede ser que alguna garrapata pase a tu cuerpo.
  • Existen tres tipos de vacunas contra la enfermedad de Lyme.
  • Consulta a tu veterinario para determinar si es conveniente vacunar a tu perro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo