Ehrlichiosis canina. Qué la causa, tratamiento y cómo prevenirla

Cuidados del Perro
Ehrlichiosis canina. Qué la causa, tratamiento y cómo prevenirla

La Ehrlichiosis canina es una enfermedad rickettsial relativamente común. Es transmitida por las garrapatas, fundamentalmente por la garrapata marrón. Otras especies de garrapatas también podrían transmitir esta enfermedad. La Ehrlichiosis canina está extendida por prácticamente todo el mundo.

Esta enfermedad se descubrió por primera vez en los perros militares que volvían del Vietnam en los años 70. Estos perros morían por una infección que parecía eliminar sus células sanguíneas, denominada Pancitopenia Canina Tropical.

Los Pastores Alemanes, junto con los Dobermann Pinscher, son las dos razas más propensas a contraer una forma severa de esta enfermedad, por lo que la Ehrlichiosis canina comenzó a estudiarse cuando un gran número de Pastores Alemanes se infectaron de la enfermedad.

La Ehrlichiosis canina es conocida también por otros nombres, como Enfermedad del Perro Rastreador, Pancitopenia Tropical Canina, Ricketsiosis Canina o Tifus de la Garrapata Canina.

¿Qué son las rickettsias?

Las rickettsias son unos parásitos similares a las bacterias que viven en el interior de los glóbulos blancos y causan enfermedades infecciosas. Su ciclo vital incluye un insecto vector, un huésped permanente y un animal que actúa de reservorio, como el perro.

La Ehrlichiosis canina suele deberse a la especie rickettsial Ehrlichia Canis, aunque también puede ser causada por otras cepas. La Ehrlichia vive dentro de los glóbulos blancos de sus huéspedes y su ubicación intracelular hace que sean difíciles de eliminar, ya que la mayoría de los antibióticos no penetran en el interior de las células.

¿Cómo se transmite la Ehrlichiosis canina?

La Ehrlichiosis canina se transmite por la picadura de la garrapata marrón.

Al tratarse de una enfermedad crónica, se ven casos de Ehrlichiosis canina durante todo el año, no solo durante la estación de la garrapata. Las garrapatas contraen esta enfermedad al alimentarse de la sangre de un huésped infectado.

¿Cuántas fases tiene la Ehrlichiosis canina y cuáles son sus síntomas?

Esta enfermedad tiene tres fases:

Fase aguda.

Se trata de la fase temprana de la enfermedad. En las zonas donde la Ehrlichiosis Canina es común, se ven muchos perros en esta fase. El perro presenta diversos síntomas, como:

  • fiebre
  • depresión
  • falta de apetito
  • jadeos y dificultad respiratoria
  • hemorragias y sangrados espontáneos
  • inflamación de los ganglios linfáticos
  • en algunos casos, pueden producirse alteraciones neurológicas, pudiendo desarrollar meningitis.

Esta fase se produce entre 1 y 3 semanas después de que la garrapata muerda al perro. Durante este período de tiempo, la Ehrlichia Canis se replica y se adhiere a las membranas de los glóbulos blancos. El recuento de plaquetas disminuye, ya que se produce una destrucción de las mismas, ocasionada por el sistema inmunológico. A pesar de que el perro pueda parecer bastante enfermo, durante esta fase la infección no suele ser mortal. Con el tratamiento adecuado, el perro eliminará fácilmente el parásito durante esta fase. Sin embargo, si el perro no recibe tratamiento, pasará a la fase siguiente.

Fase subclínica.

Esta fase tiene lugar entre dos y cuatro semanas después del desencadenamiento de la fase aguda. Durante esta fase, el perro está infectado, pero no hay signos externos de la enfermedad. En algunas ocasiones, el perro pasa la fase aguda sin que su dueño llegue a ser consciente de la infección, por lo que progresa a la fase subclínica. Esto es peligroso, pues en estos momentos la enfermedad no presenta síntomas, pero el parásito se aloja en el bazo, donde permanece escondido. Esta fase puede durar meses o incluso años. Su único síntoma es que el recuento de plaquetas es algo reducido y que la globulina en sangre es alta. Pero como se necesita un análisis de sangre para detectarlo y el perro parece normal, es fácil que durante esta fase la Ehrlichiosis permanezca sin detectar. Cuando un perro está en la fase subclínica de la Ehrlichiosis Canina pueden pasar dos cosas: que sea capaz de eliminar la infección o que la enfermedad progrese a la fase siguiente, la fase crónica.

Fase clínica o crónica.

En este caso, tenemos una infección de larga duración. Puede aparecer entre uno y cuatro meses después de la picadura de la garrapata, pero el perro también puede pasar años en la fase subclínica, por lo que la fase crónica puede tardar en manifestarse.

Durante esta fase, el perro vuelve a presentar síntomas. Aproximadamente el 60% de los perros que llegan a la fase clínica tendrá hemorragias anormales, debido a la reducción del número de plaquetas.

Cuando el perro llega a la fase clínica de la enfermedad, es porque su sistema inmunológico no ha sido capaz de eliminar el parásito. En este caso, la enfermedad puede llegar a atacar la médula ósea (lugar de producción de las células sanguíneas), por lo que el perro no podrá fabricar ninguna de las células sanguíneas necesarias para la vida (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas).  Durante la fase clínica, el perro puede presentar diversos síntomas, como:

  • pérdida de peso
  • fiebre
  • anemia
  • hinchazón de las extremidades
  • hemorragias espontáneas y nasales
  • cojera
  • problemas oculares (incluyendo hemorragias y ceguera)
  • inflamación de las articulaciones
  • problemas neurológicos.

Algunas razas, como el Pastor Alemán y el Dobermann Pinscher, son más propensas a sufrir la fase crónica de esta enfermedad.

Durante esta fase, la tasa de mortalidad es elevada.

Diagnóstico de la Ehrlichiosis canina

El sistema inmunológico del perro puede tardar entre 2 y 3 semanas en responder a la presencia del organismo y desarrollar anticuerpos, por lo que la enfermedad puede ser difícil de diagnosticar durante las primeras etapas de la infección.

Como la presencia de los anticuerpos contra la Ehrlichia Canis es la base más frecuente de las pruebas de diagnóstico, es posible que tu perro se encuentre infectado en las primeras etapas de la enfermedad y, sin embargo, las pruebas sean negativas. Por ello, tu veterinario podría repetir las pruebas unas semanas más tarde.

En algunas ocasiones, el parásito puede verse en frotis de sangre o en muestras de células provenientes de los ganglios linfáticos, del bazo o de los pulmones. Sin embargo, esto no es muy frecuente, por lo que el principal criterio de diagnóstico es la detección de anticuerpos, junto con los síntomas pertinentes.

También realizarán análisis de sangre a tu perro, para comprobar el número de células sanguíneas. Si el perro tiene Ehrlichiosis canina, puede presentar un bajo recuento de plaquetas (trombocitopenia), un bajo recuento de glóbulos rojos (anemia) y/o altos niveles de globulina en sangre.

Actualmente, también se le puede realizar un ensayo PCR a tu perro. Hay que tener en cuenta que la prueba PCR puede dar positivo aunque la infección se haya eliminado, ya que al perro le lleva un tiempo eliminar los organismos muertos de su cuerpo, y la prueba PCR no distingue entre organismos vivos y muertos

Tratamiento de la Ehrlichiosis canina

En caso de anemia grave o problemas de hemorragia, el perro puede necesitar una transfusión de sangre. Sin embargo, esto no sirve para tratar la enfermedad.

Algunos antibióticos, como la tetraciclina y la doxiciclina, son muy eficaces contra las rickettsias. El tratamiento es largo (generalmente dura al menos cuatro semanas) y es fácilmente accesible y bien tolerado por el perro. La mejoría en la fase aguda comienza en uno o dos días. Si el perro se encuentra en la fase aguda o en la subclínica, es fácil que se cure.

Un protocolo común es el tratamiento de doxiciclina durante 28 días y una prueba de PCR dos semanas después.

Si la prueba es negativa, se repite a los 2 meses.

Si la prueba es positiva, se administra doxiciclina durante 28 días más y se repite el PCR a las dos semanas. Si esta segunda prueba PCR sigue siendo positiva, hay que recurrir a otro medicamento, como el cloranfenicol o el imidocarb por vía intravenosa.

Dependiendo del estado clínico del perro y de sus parámetros sanguíneos, se podrían utilizar esteroides como medicamentos de apoyo.

El pronóstico de recuperación es excelente durante las dos primeras fases de la enfermedad.

Durante la fase crónica de la enfermedad, el tratamiento es más complicado, ya que el perro está más enfermo y debilitado. Si el perro presenta depresión de la médula ósea, el pronóstico es grave. Es posible que necesite transfusiones de sangre y que la tasa de mortalidad sea mucho mayor que en las otras fases.

Los perros supervivientes pueden volver a infectarse, ya que la inmunidad a la Ehrlichia no es de por vida.

¿Cómo puedo prevenir la Ehrlichiosis canina?

La base de la prevención es el control de las garrapatas, por lo que un buen collar antiparasitario es clave para evitar que tu perro contraiga esta y otras enfermedades.

También los tratamientos preventivos como las pipetas o aerosoles son medios eficaces de prevención.

Además, las garrapatas no infectan a los perros hasta que han permanecido fijadas a ellos entre 5 y 20 horas, por lo que un examen visual del perro después de una excursión para eliminar rápidamente las garrapatas que pueda tener, puede ayudar a prevenir esta y muchas otras infecciones.

Evitar las áreas infestadas de garrapatas también es un medio eficaz de prevención de la enfermedad. Si tu perro está en una finca, mantén el césped bien segado y ten cuidado con las zonas en las que haya maleza.

Los perros que viven en zonas donde la enfermedad es endémica pueden protegerse administrándoles una dosis baja de tetraciclina o de doxiciclina por vía oral.

Los medicamentos deben ser recetados siempre por un veterinario.

¿Mi perro puede contagiarme la Ehrlichiosis canina?

Tu perro no te contagiará la Ehrlichiosis canina.

Sin embargo, podrías contraerla por las picaduras de garrapatas. Es decir, la enfermedad no se transmite directamente de los perros a los humanos, pero si tu perro tiene garrapatas o estás en una zona en la que adviertas su presencia, debes tener cuidado, pues este parásito sí puede transmitirte esta y otras enfermedades.

Los mejores collares antigarrapatas para mi perro

El uso de un buen collar antiparasitario mantendrá a tu perro protegido de las picaduras de garrapatas, insectos y otros parásitos. Entre los mejores collares del mercado para que tu perro se vea libre de garrapatas, están los siguientes:

Canishield Collar antiparasitario

El principio activo de este collar es la Deltametrina. Es resistente al agua y protegerá a tu perro de las garrapatas durante 6 meses. También protege contra los flebótomos y las pulgas. Lleva poco tiempo en el mercado, pero su principio activo es efectivo.

Magichome Collar Antiparasitario

Collar antiparasitario que protegerá a tu perro de garrapatas, pulgas, piojos y mosquitos. Contiene Imidacloprid, el mismo principio activo que el Seresto. Además, lleva Flmetrina, un piretroide eficaz contra los piojos. Tiene una eficacia de 6 meses. Su principio activo se libera lentamente, repeliendo, matando y esterilizando a los parásitos. Es resistente al agua.

Seresto Collar Antiparasitario

El collar Seresto es uno de los mejores del mercado. Ha demostrado ser muy efectivo contra las pulgas y las garrapatas. Es de la casa Bayer y protege a tu perro de pulgas, garrapatas y piojos. Va liberando el producto activo poco a poco, por lo que es seguro para tu perro y puede ser utilizado en cachorros a partir de las 7 semanas. Está disponible en varios tamaños. El principio activo es el Imidacloprid. Es resistente al agua. Proporciona hasta 8 meses de protección.

Conclusiones

  • La Ehrlichiosis canina es una enfermedad transmitida por las garrapatas.
  • Si no se trata rápidamente, puede ser peligrosa para tu perro.
  • Es importante que prestes atención a los síntomas y realices tratamientos de prevención contra las garrapatas.
  • Si crees que tu perro puede tener Ehrlichiosis canina, acude rápidamente al veterinario.
  • La enfermedad presenta tres fases: aguda, subclínica y clínica o crónica.
  • Durante la fase subclínica, el perro no presenta síntomas.
  • Durante las dos primeras fases, el pronóstico es bueno si el perro recibe tratamiento.
  • El pronóstico es grave si el perro llega a la fase crónica, con elevadas tasas de mortalidad.
  • El Pastor Alemán y el Dobermann Pinscher son las dos razas más propensas a llegar a la fase crónica de esta enfermedad.
  • Los perros no transmiten la enfermedad a los humanos, sin embargo, sí podemos contraerla si nos pica una garrapata.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2020-09-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo