Albendazol para perros: Para qué sirve y qué daños y toxicidad tiene

Cuidados del Perro
Albendazol para perros. Para qué sirve y qué daños y toxicidad tiene

El albendazol es un producto antiparasitario de amplio espectro, eficaz contra una gran variedad de lombrices, tenias y algunos trematodos. Se utiliza para tratar este problema en el ganado y, con menos frecuencia, en otros animales domésticos.

En el caso de los perros, existen otros antiparasitarios que son más utilizados que el albendazol. En todo caso, es tu veterinario quien debe recetar el antiparasitario más adecuado para tratar la infestación de tu perro.

Al igual que otros benzimidazoles, se recomienda su administración con los alimentos, ya que aumenta su eficacia. Estos productos matan los parásitos en pocas horas, pero no ofrecen ninguna protección contra una nueva infestación.

Qué es el albendazol y cómo actúa

El albendazol es un producto antihelmíntico, es decir, se utiliza para tratar las infestaciones por helmintos (gusanos). Los productos antihelmínticos actúan sobre el metabolismo de estos parásitos, matándolos o incitando en ellos una conducta de huida que disminuye la carga parasitaria hasta un nivel tolerable.

El albendazol pertenece a la familia de los benzimidazoles y es uno de los medicamentos más utilizados para tratar los parásitos de los animales domésticos. En el caso de los perros, ha sido utilizado para combatir algunas infecciones, pero existe controversia acerca de la seguridad del tratamiento.

Los benzimidazoles son eficaces contra un amplio espectro de nematodos, principalmente contra gusanos redondos larvales y adultos. Algunos de estos productos son ovicidas. En general, pueden utilizarse contra nematodos gastrointestinales y pulmonares, tenias y trematodos.

Su mecanismo de acción consiste en causar alteraciones degenerativas en las células de la piel o el intestino del parásito. El albendazol se une a una proteína estructural de los parásitos, denominada beta-tubulina, inhibiendo la absorción de glucosa, lo que lleva a que el parásito vacíe sus reservas de glucógeno. Esto bloquea el mecanismo de gestión de la energía del parásito, que se paraliza y muere o es expulsado del cuerpo del perro.

¿Para qué se utiliza el albendazol en los perros?

El albendazol se utiliza para tratar infestaciones parasitarias graves de diversos parásitos. Los más frecuentes en los perros son:

  • El Paragonimus kellicotti, que es un trematodo que puede producir quistes en los pulmones de tu perro. Puede tratarse la infestación con albendazol.
  • La Capillaria Plica, o gusano de la vejiga, que es un nematodo que también responde bien al tratamiento con albendazol.
  • Las infestaciones de Filaroides y Giardia también responden a este tratamiento.

Los riesgos del albendazol en los perros

Los veterinarios son muy cautelosos a la hora de prescribir este tratamiento, ya que el albendazol presenta algunos riesgos potenciales para tu perro, como son:

Daños en la médula ósea.

Se cree que el albendazol puede reducir temporalmente el número de glóbulos blancos y rojos de tu perro, lo que puede ocasionar daños a la médula ósea. Una vez que tu perro deje de tomar albendazol, la médula ósea se regenerará, pero durante el tratamiento puede causar problemas.

Perros con problemas hepáticos.

El albendazol es procesado en gran medida por el hígado, por lo que no debe utilizarse en perros que tengan alguna afección hepática.

Perras embarazadas.

El albendazol puede causar bajo peso al nacer o paladar hendido en los cachorros, por lo que no debe utilizarse en perras preñadas.

Perros con el sistema inmunitario debilitado.

Hay que evitar el uso de albendazol en el caso de tener un perro inmunocomprometido, ya que puede reducir el número de glóbulos blancos.

Perros con alergias.

Algunos perros tienen reacciones alérgicas a los benzimidazoles, por lo que si tu perro posee antecedentes alérgicos, debes comunicárselo a tu veterinario.

Reacción con otros medicamentos.

Si tu perro está tomando algún medicamento, coméntaselo a tu veterinario, ya que algunos fármacos interactúan con el albendazol, reduciendo su eficacia.

¿Cómo se administra el albendazol en los perros?

El albendazol debe ser prescrito siempre por un veterinario. Al ser insoluble en agua, se presenta generalmente en forma de polvo, pasta, cápsulas o incluso jarabe. Tu veterinario seleccionará la forma más adecuada para tratar la infestación de tu perro.

Uno de los problemas del albendazol es que es procesado rápidamente por el perro, abandonando su sistema en menos de 12 horas. Esto quiere decir que deberás administrarle dosis más altas para que sea eficaz, lo que aumenta el riesgo de efectos secundarios.

Es muy importante utilizar el tipo y dosis de albendazol recomendada por el veterinario, ya que una sobredosis puede ser tóxica.

En la actualidad, se tiende a utilizar otros antiparasitarios para los perros, que tienen la misma o mayor eficacia que el albendazol y no presentan los riesgos asociados a este producto.

Cómo darle el albendazol a tu perro

Administración de medicación en cápsulas

Si el albendazol se presenta en cápsulas, puedes hacer una especie de albóndiga envolviendo la pastilla en un poco de comida enlatada para perros, queso, una salchicha o algo que le guste. Coloca la pastilla en el centro, dásela a tu perro y comprueba que la traga entera, ya que podría escupirla.

Si tu perro mastica la albóndiga y escupe la píldora, puedes probar a introducirla con cuidado en su boca. Para ello, debes seguir estos pasos:

  • Para que la píldora no se pegue en la boca o garganta del perro y facilitar su deglución, puedes untarla ligeramente con un poco de margarina, aceite o mantequilla.
  • Sostén la cabeza de tu perro hacia arriba, sujetando su mandíbula superior entre el pulgar y el índice, con la mano izquierda si eres diestro.
  • Inclina su cabeza ligeramente hacia atrás. La mandíbula inferior del perro no se abrirá lo suficiente como para colocar la píldora, por lo que tendrás que hacerlo tú, utilizando tus dedos meñique y anular y presionando suavemente hacia abajo el labio inferior y los dientes delanteros.
  • Sostén su mandíbula superior con los dedos índice y medio y dobla suavemente su labio superior sobre los dientes, al tiempo que le abres la boca, presionando suavemente hacia abajo el labio inferior y los dientes delanteros.
  • Coloca tu pulgar en el cielo de la boca el perro y recuerda mantener su labio superior doblado sobre los dientes. No es imprescindible, pero reduce la posibilidad de que te muerda.
  • Sostén la cápsula o píldora en tu mano derecha, entre el pulgar y el dedo índice. Abre su mandíbula inferior con el dedo medio de tu mano derecha y mantén el dedo medio sobre los dientes incisivos (nunca sobre los colmillos, que están afilados).
  • Deja caer la píldora en su boca, lo más atrás posible sobre la lengua, cierra su boca y espera a que trague. Es mejor que dejes caer la píldora sin introducir los dedos en la boca del perro, para no provocarle náuseas.
  • Si la píldora se coloca en la parte posterior de la boca, lo más atrás posible, el perro se verá obligado a tragarla. Mantén su boca cerrada mientras vuelves a colocar su cabeza en una posición normal.
  • Puedes soplar ligeramente sobre la nariz de tu perro o frotar suavemente su garganta, para estimular la deglución.
  • Normalmente, el perro se lamerá la nariz cuando trague la píldora.
  • Sus labios aún están doblados sobre los dientes superiores para proteger tu mano. Suéltalos cuando haya tragado la píldora y prémiale por el buen trabajo realizado, con alguna golosina o juego.

Administración de un jarabe a un perro

Puedes darle a tu perro el jarabe insertando el medicamento en su mejilla con una jeringa (sin aguja) o gotero. Mantén su boca cerrada y acaríciale el cuello o sóplale bruscamente en la nariz para incitarle a tragar. Para evitar que el líquido entre accidentalmente en la tráquea del perro NO inclines su cabeza hacia atrás.

¿Qué efectos secundarios puede tener el albendazol en los perros?

El albendazol puede provocar algunos efectos secundarios a tu perro. Si observas alguno de estos síntomas tras la administración del albendazol, consulta a tu veterinario:

Conclusiones

  • El albendazol es un antiparasitario de amplio espectro.
  • Es eficaz contra gusanos, lombrices, tenias y algunos trematodos.
  • En el caso de los perros, el albendazol se utiliza para tratar infestaciones graves de distintos parásitos.
  • En la actualidad, se prefiere la administración de otros productos antiparasitarios para los perros.
  • Si no se administra la dosis adecuada, el albendazol puede provocar daños en la médula ósea del perro.
  • El albendazol no debe utilizarse con perros que sufran una enfermedad hepática, perras preñadas o perros con el sistema inmunitario deprimido.
  • Algunos perros son alérgicos a los benzimidazoles, grupo al que pertenece el albendazol.
  • Si tu perro escupe el medicamento, debes aprender a administrárselo con seguridad.
  • El albendazol debe ser recetado siempre por un veterinario, que supervisará el tratamiento y las posibles reacciones de tu perro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

6 comentarios

  1. Mirta Coquibus 4 abril, 2021 a las 13:58 Responder

    Desparasite mí perra con abendazol y ahora tiene ojos envías y orejas amarillas vomita y no come que le doy ?? Que paso ??

      • Scoryah 17 febrero, 2021 a las 16:47 Responder

        Una pregunta rescate unos perros como de 3 meses aproximadamente y note que tienen gusanos en sus excrementos tengo una duda no se cuanto darles de medicamento son unos perros que pesan aproximadamente 500 gramos o talvez más

    • Kate 2 julio, 2021 a las 12:31 Responder

      Mi veterinaria recetó albendazol a mi perro y ahora está con diarrea fulminante, pérdida del apetito y decaimiento ¿Qué debo darle para parar está situación?

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo