Adiestramiento del perro

Qué hacer si tu perro ladra a la gente

Cualquiera que tenga un perro se habrá encontrado con situaciones en que éste ladra a algunas personas sin motivo aparente, mientras que se muestra amable y simpático con otras, o quizás ladra a todo el mundo, o a gente con unas características determinadas.

Vamos a intentar comprender que hay detrás de este comportamiento y actuar en consecuencia. Para ello, lo primero de todo será aprender algo acerca del ladrido y las formas de comunicación de que dispone nuestro amigo.

Algunos aspectos acerca de la comunicación auditiva

Los perros emiten sonidos como forma de comunicación, tanto para identificar amenazas como para indicar su estado emocional.

Estos sonidos tienen diferentes grados de vibración: graves (amenaza), neutros (calma) y agudos (excitación). Los sonidos más utilizados por los perros son:

  • Ladridos. Es un medio de comunicación muy frecuente en los perros, aunque algunos apenas ladran y, si lo hacen, es para avisar de situaciones relacionadas con un estado de alerta o emergencia. A veces, los ladridos son una manera de remarcar una señal, para demandar comida, cariño, etc. Es importante familiarizarse con ellos, ya que su tono, frecuencia de tiempo y combinación con gruñidos o gemidos, puede aportarnos mucha información.
  • Gruñidos. Es un sonido defensivo, aunque también lo utilizan para indicar placer. Si enseñan los dientes, implican agresividad.
  • Aullidos. Son señales de comunicación de largo alcance, utilizados para reforzar la identidad del grupo. A veces se utilizan como señal de soledad, para atraer a otros de su especie y reforzar su manada. Es una vocalización típica de los lobos. Los perros la usan de forma ocasional y dependiendo de la raza.
  • Gemidos. Son sonidos agudos utilizados generalmente por los cachorros como llamadas de auxilio. En perros adultos, encontramos gemidos en ejemplares temerosos o especialmente sensibles. También pueden utilizar este sonido para llamar la atención de su dueño o como indicador de dolor, ansiedad o tristeza.
  • Gritos y alaridos. Este sonido se produce cuando sufren un dolor muy intenso.
  • Jadeos. Además de regular la temperatura corporal, pueden indicar un alto grado de excitación o estrés.
  • Suspiros. Indican placer o decepción.

Qué quiere decir mi perro cuando ladra

El ladrido es una forma de comunicación muy importante para tu perro. Con él transmiten gran cantidad de información, como ganas de jugar, deseo, miedo, advertencia, etc. Probablemente, esta habilidad haya sido inducida por el hecho de haber evolucionado junto a los seres humanos.

Existen estudios que demuestran que los perros son capaces de distinguir los ladridos de otros perros y saber si se trata de un perro solo, una pelea, un perro jugando… Esto indica que cuando tu perro dirige un ladrido hacia un ser humano, le está expresando su estado interior. Un sonido bajo o grave indica “aléjate”, mientras que uno alto o agudo quiere decir “acércate”. De hecho, los sonidos bajos y graves producen el efecto de alejarse en los animales, mientras que los altos o agudos provocan su acercamiento.

En general, podemos asegurar que:

  • Se asocian con señales agresivas los sonidos sonidos de tono bajo (graves), la frecuencia descendente y los sonidos atonales (que resultan molestos).
  • Se asocian con señales amistosas, de apaciguamiento o temor los sonidos de tono alto (agudos), la frecuencia ascendente y los sonidos tonales (que son agradables).

Además, habrás observado que los ladridos son contagiosos. Cuando un perro ladra en una zona rural, inmediatamente se genera una cadena de ladridos por todo el vecindario. Podemos enseñar a nuestro perro a prestar atención únicamente a los ladridos de miembros de la familia, pero sí es cierto que existe una inclinación natural a contagiarse de los ladridos de los demás.

Cómo puedo diferenciar un tipo de ladrido de otro

Los tipos de ladrido más representativos son los siguientes:

  • El perro ladra para llamar tu atención o para jugar. Se trata de un perro con actitud de acercamiento. Busca interactuar de forma amistosa, así que este ladrido será corto y agudo. Pueden intercalar pausas para evaluar la respuesta del otro y ver si acepta su petición.
  • Ladridos de excitación. De volumen alto, agudo y muy rápido. Suele acompañarse de mucho movimiento corporal.
  • Ladridos de amenaza. Estos ladridos suelen ser graves, intensos y a menudo combinados con gruñidos enseñando los dientes. La postura es de desconfianza y mostrará señales de intención de ir hacia delante, como orejas erguidas, cola alta y movimiento rígido. El pelo estará erizado y su cuerpo bien erguido, ya que intentará parecer lo más grande posible.
  • Ladrido de amenaza con inseguridad. El ladrido es agudo y de volumen creciente, pudiendo terminar en un aullido. Las señales posturales son parecidas a las del caso anterior.
  • Ladrido de miedo. Son ladridos cortos y agudos, pero no necesariamente rápidos. La cola estará baja o entre las piernas, las orejas aplastadas hacia atrás y el cuerpo con tendencia a estar cerca del suelo. Un perro con miedo puede ser agresivo si siente que no tiene escapatoria, así que hay que tener cuidado.
  • Ladridos de aburrimiento. Pueden ser de tono alto o bajo, pero se caracterizan por ser continuo y monótono. Pueden combinarse con aullidos.

Ten en cuenta que el ladrido es una forma de comunicación compleja y los perros emiten diferentes ladridos en las mismas situaciones, incluso siendo de la misma raza y manada. Algunos perros ni siquiera ladran en una situación en la que otros lo hacen, aunque sí emiten señales corporales.

¿Qué quiere decir mi perro cuando gruñe?

El gruñido se interpreta generalmente como la señal previa a un ataque. Sin embargo, se trata de una vocalización muy rica que comunica al otro individuo una intención, sea esta una queja, una demanda o incluso una sensación placentera. Al igual que con el ladrido, el perro puede emitir diferentes tipos de gruñidos que deberás aprender a reconocer.

Cuando gruñen por algo molesto, su expresión corporal es amenazante, el hocico se arruga y enseña los dientes, pudiendo en este caso ser, efectivamente, una advertencia previa al ataque.

El gruñido es una señal de corta distancia, al contrario que el ladrido o el aullido, por lo que cuando un perro gruñe a un oponente, éste se encuentra cerca.

Hay personas que pasan por alto los gruñidos de sus perros, restándoles importancia y continuando con su conducta. Aunque sean perros muy nobles y mansos, es conveniente escucharlos y respetar su espacio cuando lo piden, para establecer un vínculo de confianza adecuado y evitar ataques “inesperados”.

Entonces, ¿existen diferentes razones por las que mi perro ladra a la gente?

Claro que sí. Las causas más habituales son:

  • La persona a la que ladra tiene miedo. El perro está diseñado para que el fuerte se imponga y, por tanto, le ladrará para mostrar su dominancia.
  • Si tu perro observa un movimiento demasiado brusco o intuye algo que no le gusta en una persona, ladrará de modo amenazante para avisar del peligro potencial.
  • Si la persona se acerca a su territorio o a su manada, el perro también ladrará, ya que son animales territoriales.
  • Quizá huela o vea algo que le molesta, aunque a nosotros nos pase desapercibido. Cuando tu perro ladre a un desconocido de forma amenazante, tenlo en cuenta. Te está avisando de algo que percibe y no le gusta.
  • Puede ser que quiera jugar con esa persona. En ese caso el ladrido no será amenazador.
  • Si alguna vez ha ladrado a un desconocido y tú le has acariciado para intentar calmarle, es posible que hayas reforzado la conducta.

¿Qué puedo hacer si un perro me ladra?

Seguramente hay algo en tu postura corporal o tu manera de acercarte que le intimida:

Trata de agacharte para adoptar una postura más sumisa y no le mires fijamente, sino hacia un lado, hasta que el perro se acerque y te acepte. Pide permiso a su propietario antes de acercarte.

Extiende la mano hacia él y mantenla así, para que pueda acercarse y olerla. Si se acerca, agacha las orejas y la cabeza, te ha aceptado. Si, por el contrario, gruñe y echa las orejas hacia atrás, no te acerques.

Conclusiones

  • Los ladridos y gruñidos son dos importantes formas de comunicación para un perro.
  • Los ladridos graves y descendentes indican agresividad, mientras que los agudos y ascendentes envían señales amistosas, de apaciguamiento o de temor.
  • Es importante aprender a diferenciar los diferentes tipos de ladridos para saber que nos quiere comunicar nuestro perro.
  • Los gruñidos no siempre indican agresividad.
  • Cuando un perro envía señales de amenaza, los ladridos se combinan con gruñidos en los que enseña los dientes.
  • El lenguaje postural del perro también es muy importante.
  • Hay múltiples causas por las que un perro puede ladrar a la gente y es importante que las conozcas.
  • Si tu perro adopta una actitud amenazante ante un desconocido, fíate de él, ya que detectan señales y olores que pueden pasar desapercibidas para tí.
  • Si un perro te ladra, no le mires fijamente y adopta una postura de sumisión.
  • Es bueno extender la mano hacia él y esperar a que se acerque. Si no lo hace y adopta una actitud agresiva, no te acerques.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo