Qué hacer para que mi perro no coma la basura

Adiestramiento del perro
Qué Hacer Para Que Mi Perro No Coma La Basura

El cubo de la basura supone un interesante foco de atracción para los perros. Es como una caja de sorpresas. Dentro siempre hay restos de comida y su olor hace difícil resistir la tentación de meter dentro el hocico y comenzar a extraer diversos artículos. Para un perro, algo que huele a basura, es potencialmente comestible.

Además, dentro de este cubo se encuentran también artículos de agradables texturas para masticar. Incluso los pañuelos pueden resultar interesantes para tu perro. Los sacará con gran alegría y repartirá trozos por toda la casa, mientras sigue buscando pequeños tesoros en el cubo mágico. Escarbar en el cubo de basura es también un juego muy divertido.

Sin embargo, comer cosas de la basura puede acarrear problemas a tu perro. Desde obstrucciones por cuerpos extraños hasta infecciones derivadas de la ingestión de toxinas. Si tu perro tiene la costumbre de tragar artículos no comestibles, acude al veterinario para descartar posibles problemas médicos.

¿Es peligroso que mi perro coma basura?

Algunos de los restos de comida que se encuentran en el cubo de basura son muy tóxicos para los perros.

Los restos de la basura pueden tener moho o estar podridos. Algunas especies de moho producen toxinas que pueden causar temblores y enfermedades del hígado en los perros.

Además, tu perro encontrará alimentos peligrosos para él, como los granos de café, trozos de cebolla o ajo.

Los restos de carne o huevo pueden contaminarse con bacterias como la salmonella. Tal vez encuentre huesos cocinados que podrían perforar su intestino. Y además de restos de comida, en la basura pueden aparecer otros productos tóxicos que dañarán a tu perro.

Por ello, es importante entender que la basura puede ser muy peligrosa.

¿Qué consecuencias puede sufrir mi perro tras comer restos de la basura?

  • Vómitos y diarrea.
  • Infección por parásitos. La basura puede estar podrida y a menudo contiene bacterias como la Salmonella, la E. Coli y Campylobacter.
  • Gastroenteritis.
  • Hinchazón abdominal, debido a la acumulación de gases.
  • Temblores, causados por algunas bacterias y hongos.
  • Envenenamiento. Algunos alimentos son tóxicos para los perros, como la cebolla. La basura también contiene otras sustancias tóxicas, como blanqueadores, peróxido o etilenglicol.

¿Por qué come mi perro come basura?

El sentido del olfato del perro está mucho más desarrollado que el nuestro. Y el olor del cubo de la basura resulta tentador para él. Dentro hay restos de apetitosa comida. ¿Quién podría resistirse? Debe ser como para nosotros pasar por delante de un bizcocho recién hecho.

Cuando tu perro revuelve en el cubo de basura en busca de algún alimento que llevarse a la boca, no tiene intención de robar ni conciencia de estar haciendo algo mal. Simplemente, ha encontrado un recurso disponible y lo va a coger.

¿Qué puedo hacer para que mi perro no coma la basura?

  • Guarda la basura en un lugar al que tu perro no tenga acceso.

 
  • Asegúrate de que tu cubo tiene una tapa hermética. En el mercado existen cubos de basura “anti perros”, específicos para evitar que nuestros amigos peludos no coman de la basura.

 
  • Algunos perros aprenden a usar el pedal de los cubos. Para ellos, aprender a abrir la tapa puede ser como resolver un puzle. Una vez que descubren que pueden abrir la tapa, volverán a hacerlo.

 
  • Algunas enfermedades, como la diabetes o el Cushing, pueden despertar el apetito de tu perro. También tienen este efecto algunos medicamentos. Si tu perro parece tener hambre constantemente y bebe mucha agua, consulta a tu veterinario.

 

Cómo entrenar a tu perro para que no escarbe en la basura

Paso 1. Enseña a tu perro lo que es aceptable y lo que no. 

En primer lugar, deja restos de comida en el suelo, fuera de su alcance. A continuación, con una correa y técnicas de distracción controlada, enséñale a no cogerla. Para ello, ata a tu perro con la correa y ten a la vista algo de comida, lo suficientemente lejos para que tu perro no pueda llegar a ella. De esta manera podrás controlar sus movimientos. Si tu perro ya está acostumbrado a robar basura, pon la comida en el cubo de la basura y trabaja de la misma manera. Cuando tu perro vaya a coger la comida, enséñale a ignorarla. Debes trabajar la obediencia a la orden “NO” con tu perro, ya que te solucionará muchos problemas.

 Paso 2. Si no estás en casa, no dejes comida a su alcance

Por muy bien entrenado que esté, si tú no estás cerca para controlar la situación y el perro encuentra comida o basura a su alcance, es muy probable que la coja. Al fin y al cabo, es un recurso a su alcance. Es tu responsabilidad como dueño no dejar a su alcance cosas que puedan hacerle daño.

¿Cómo le enseño la orden “NO” a mi perro?

La orden “NO” para evitar que tu perro coja algo que no debe es muy importante, ya que os proporcionará seguridad. La obediencia de esta orden resulta esencial para que tu perro no coja cosas del suelo o de algún otro lugar, como la mesa o la basura.

NO” tiene que significar “no lo toques, no lo comas, ni siquiera mires ese objeto”. De manera radical. Significa ignorar completamente la distracción, desde una golosina hasta un trozo de salchicha tirado en el suelo o alguien que pasa a toda velocidad en bicicleta. El perro debe obedecer al momento.

Para este entrenamiento necesitarás:

El clicker es un instrumento muy efectivo para que tu perro identifique lo que ha hecho bien. En su lugar, también funcionan las alabanzas y los premios.

Para empezar el entrenamiento, lleva a tu perro a un lugar apartado donde podáis trabajar con tranquilidad. El perro va a necesitar toda tu atención y pocas distracciones.

Para realizar este entrenamiento, es conveniente repetir el proceso en varios lugares diferentes. De esta manera, tu perro entenderá que debe obedecer la orden en cualquier lugar. Ten en cuenta que el proceso puede implicar varias sesiones y el dominio de la orden puede llevar mucho tiempo.

Paso 1. Utiliza la correa corta

  • Ata a tu perro con la correa corta.
  • Deja los objetos trampa (las golosinas o premios) en el suelo.
  • Coge a tu perro y pasa con él algo alejado de las golosinas.
  • Cuando tu perro quiera coger alguna golosina, di “NO” tirando de la correa hacia arriba.
  • Llama a tu perro por su nombre y cuando te mire, prémiale con una golosina.
  • Repite el ejercicio pasando cada vez más cerca, hasta lograr pasar justo al lado sin que tu perro intente coger las golosinas del suelo.

Paso 2. Utiliza la correa larga

Repite el ejercicio anterior con una correa larga. Deja que tu perro se acerque a las golosinas, di “No” y tira de la cuerda hacia ti. Permite que se acerque de nuevo. Si tu perro no coge las golosinas, llámalo por su nombre y prémialo. Repite el ejercicio hasta que no intente coger ninguna golosina del suelo.

Paso 3. Repite el ejercicio con el perro suelto

Repite el ejercicio con el perro suelto, hasta que consigas que ignore completamente las golosinas del suelo.

Finalmente, sostén una golosina en tu mano y di “NO”. Si obedece, recompénsalo con la otra mano. El perro aprenderá que no puede coger cosas del suelo ni tampoco las que tú estés comiendo o sosteniendo.

Este ejercicio puede repetirse introduciendo alimentos o golosinas en el cubo de basura, para que tu perro deje de coger cosas de él.

Aunque tu perro esté convenientemente entrenado, recuerda que si no estás cerca y encuentra algo, puede ser que lo coja y se lo coma. Por ello, debes entrenar esta orden regularmente y no bajar nunca la guardia. No pierdas de vista a tu perro. Para evitar accidentes, lo mejor es eliminar la posibilidad de tenerlos.

¿Puedo conseguir que mi perro escupa algo que ya ha cogido?

Para conseguir que tu perro escupa algo que tiene en la boca, debes entrenar de la misma manera. Comienza con algún juguete, cuando lo coja di “ESCUPE” y ofrécele un premio a cambio.

Si intentas quitárselo de la boca, es posible que lo trague rápidamente para evitarlo. En cambio, el cambio por una golosina más atractiva es un método efectivo.

Cuando lo escupa, prémiale. Repite el proceso hasta que tu perro comprenda que tiene que obedecer siempre la orden de “ESCUPE”.

Entrena también esta orden con comida o golosinas. Al igual que la orden de “NO”, la de “ESCUPE” debe ser obedecida al instante.

Conclusiones

  • El cubo de la basura supone una tentación difícil de evitar para un perro.
  • Dentro de él hay restos de comida y objetos interesantes.
  • Sin embargo, robar cosas del cubo de la basura puede ser muy peligroso para la salud de tu perro.
  • El perro no escarba en la basura por desafiarte. Simplemente, está lleno de recursos a su alcance.
  • Es tu responsabilidad mantener el cubo de basura dónde el perro no pueda acceder a él.
  • Entrena a tu perro para que no escarbe en la basura.
  • Es muy importante que tu perro aprenda a obedecer la orden “NO” al instante.
  • También es necesario que enseñes a tu perro a escupir cualquier cosa que ya haya cogido.
  • Acude a tu veterinario si observas síntomas de intoxicación.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo