Todo sobre el Komondor: Cría, cuidado y adiestramiento

El Komondor, con su distintivo pelaje en forma de rastas y su imponente presencia, es un majestuoso guardián húngaro que se caracteriza también por su firme determinación de proteger tanto su propiedad como a su familia.

Desarrollado en su origen para cuidar los rebaños, el Komondor es un compañero increíblemente leal, dispuesto a defender a sus seres queridos hasta el último aliento.

Su aguda capacidad instintiva le permite detectar rápidamente las amenazas y alertar a sus dueños. Es reservado con los desconocidos y establece vínculos profundos con su familia, brindando muestras de afecto y devoción de manera inigualable.

Este perro no es exageradamente activo, pero necesita hacer ejercicio físico y estimulación mental. Acceder a espacios amplios es esencial para que pueda satisfacer su necesidad de deambular y liberar su abundante energía.

Un vistazo a la historia del Komondor

Con su gracioso aspecto de fregona, este perro ovejero húngaro es una raza grande e imponente, que tiene sus raíces profundamente arraigadas en la historia de Hungría. Reconocido por sus instintos protectores y su lealtad inquebrantable, el Komondor ha desempeñado un papel crucial como guardián del ganado y las propiedades de sus dueños.

La historia del Komondor se remonta a tiempos antiguos, cuando las tribus nómadas vagaban por las vastas llanuras húngaras en busca de pastos fértiles para sus rebaños de ovejas. En este entorno desafiante, surgía la necesidad de un guardián valiente y fiable que pudiera proteger a los rebaños de los depredadores acechantes, como lobos y osos.

El nombre de esta raza, «Komondor», proviene de la palabra húngara «komond», que significa «guardia» o «protector». Este nombre encarna a la perfección la esencia de la raza y su propósito fundamental de ser un defensor incansable de rebaños y propiedades.

Una de las características más distintivas del Komondor es su pelaje en forma de cuerdas o rastas, que se desarrolla de manera natural a medida que el perro se va haciendo adulto. En realidad, este pelaje cumplía una función vital en su papel como guardián de ganado. No solo proporcionaba aislamiento contra las inclemencias del tiempo, sino que también servía como una especie de armadura natural contra los ataques de los depredadores. Así, el pelaje enmarañado ofrecía una protección adicional y, en cierto modo, camuflaje, lo que permitía al Komondor mezclarse con las ovejas mientras vigilaba silenciosamente a su rebaño.

A lo largo de los siglos, el Komondor se ha ganado una excelente reputación, por sus habilidades de guarda y su compromiso inflexible.

A menudo se le confiaba la tarea de proteger a los rebaños de manera independiente, sin un humano a su lado. Su instinto innato para detectar amenazas, unido a su valentía sin igual, lo ha convertido en un aliado indispensable para los pastores y ganaderos de Hungría.

Durante la Segunda Guerra Mundial, estuvo a punto de extinguirse, pero la raza logró recuperarse después de la guerra. El American Kennel Club la reconoció en 1937, pero no fue hasta después de 1962 cuando la raza adquirió más importancia fuera de Hungría.

Características principales del Komondor

  • La altura media se sitúa entre 68 y 79 cm en los machos y entre 63 y 74 en las hembras.
  • Su peso oscila entre 45 y 59 kg en el caso de los machos y entre 36 y 50 en el de las hembras.
  • Su esperanza de vida media está entre 10 y 12 años.
  • Es un perro grande y musculoso.
  • Su pelo en forma de rastas es generalmente blanco, lo que le hace camuflarse entre las ovejas.
  • Posee un fuerte instinto protector y es leal a su familia.
  • Su naturaleza protectora puede derivar en agresividad si no se adiestra correctamente.
  • Es reservado y desconfiado con los extraños, por lo que destaca como perro guardián.
  • Necesita un dueño experimentado que sepa mantener el liderazgo y le transmita seguridad.
  • Su pelaje acordonado requiere un mantenimiento regular.
  • Se trata de un perro de trabajo y le encanta tener tareas que hacer.
  • No debes confundirlo con el Puli. A pesar de su apariencia similar, el Puli es un perro amable y gentil con todo el mundo, mientras que el Komondor puede ser agresivo.

¿Cuál es el estándar de la raza?

El estándar de una raza es el conjunto de directrices que describe las características, temperamento y apariencia de una raza. Los criadores deben seguirlas en todo momento para evitar condiciones que perjudiquen la salud, bienestar o solidez de la raza.

Hemos tomado como referencia el documento del AKC (American Kennel Club) para recordar algunas de las características principales del Komondor. Sin embargo, si necesitas más información puede acudir directamente a esta referencia.

Consideraciones generales

  • Aspecto general. El Komondor se caracteriza por su imponente fortaleza, dignidad y actitud valiente . Es un perro grande y musculoso, con una estructura sólida, cubierto por un inusual y denso pelaje de rastas blancas.
  • Tamaño, proporción y sustancia. Aunque el tamaño grande es importante, el tipo, carácter, simetría, movimiento y robustez son de la mayor importancia y de ninguna manera deben sacrificarse en aras del tamaño solamente. El cuerpo es ligeramente más largo que la altura en la cruz. Cualquier altura por debajo del mínimo establecido se considera una falta.
  • Marcha. Ligera, despreocupada y equilibrada. Zancadas largas, es muy ágil y ligero de pies. La cabeza se lleva ligeramente hacia adelante cuando el perro trota.
  • Temperamento. Se trata de un perro guardián de rebaños, no un pastor. Tiende a razonar de manera independiente y mantenerse cerca de sus protegidos, sin alejarse mucho de ellos. Puede ser testarudo, ya que toma sus propias decisiones y se muestra vigilante, valiente y muy fiel.

Zona de la cabeza

  • Cabeza. La longitud de la cabeza desde la protuberancia occipital hasta la punta de la nariz es aproximadamente dos quintos de la altura del perro en la cruz. La piel alrededor de los ojos y en el hocico es oscura. El cráneo es ancho con arcos bien desarrollados sobre los ojos. La protuberancia occipital está bastante desarrollada y la parada es moderada.
  • Ojos. De tamaño mediano y forma almendrada, sin estar excesivamente hundidos. El iris del ojo es de un marrón oscuro. Los bordes de los párpados son grises o negros. Los ojos claros son una falta. Los ojos azules son una descalificación.
  • Orejas. En forma, la oreja es un triángulo alargado con la punta ligeramente redondeada. De inserción mediana, cuelgan lo suficiente como para llegar a la esquina interna del ojo en el lado opuesto de la cabeza. Las orejas erectas o que se muevan hacia una posición erecta son una falta.
  • Hocico. El hocico es ancho, grueso y truncado. Medido desde la esquina interna del ojo hasta la punta de la nariz, el hocico es dos quintos de la longitud total de la cabeza. La parte superior del hocico es recta y paralela a la parte superior del cráneo. La nariz es ancha y negra y la parte frontal de la nariz forma un ángulo recto con la parte superior del hocico. Las fosas nasales son anchas. Una nariz de color gris oscuro o marrón oscuro no es deseable pero es aceptable. Una nariz de color carne es una descalificación.
  • Boca. La mandíbula inferior está bien desarrollada y es ancha. Los labios son ajustados y de color negro. Idealmente, las encías y el paladar son oscuros o negros. La mordida es en forma de tijera; una mordida nivelada es aceptable. Una mordida claramente prognática o retrognática es una falta. La ausencia de cualquier diente es una falta grave. La ausencia de tres o más dientes es una descalificación.

Zona del cuerpo

  • Cuello. Musculoso, de longitud media, moderadamente arqueado, sin papada. La cabeza erguida.
  • Cuerpo. La espalda es nivelada y fuerte. Pecho amplio y bien musculado. Vientre ligeramente recogido en la parte posterior. Grupa ancha y musculosa, que se inclina ligeramente hacia la raíz de la cola.
  • Cola. Una continuación de la línea de la grupa, colgante y lo suficientemente larga como para llegar a los corvejones. Ligeramente curvada hacia arriba y/o hacia un lado en su extremo. Incluso cuando el perro está en movimiento o excitado, la mayor parte de la cola no se levanta más allá del nivel de la espalda. Una cola corta o rizada es una falta.

Las patas

  • Patas delanteras. Los hombros stán bien colocados y hacia atrás. Las patas delanteras son rectas, bien huesudas y musculosas. Vistas desde cualquier lado, las patas se asemejan a columnas verticales. Los brazos superiores se llevan cerca del cuerpo, sin codos sueltos.
  • Patas traseras. Su fuerte estructura ósea está cubierta por músculos altamente desarrollados. Las patas son rectas vistas desde atrás. Las rodillas están bien dobladas. Los espolones traseros deben ser retirados.
  • Pies. Fuertes, bastante grandes y con dedos cercanos y bien arqueados. Las almohadillas son duras, elásticas y negras o grises. Idealmente, las uñas son negras o grises, aunque se aceptan uñas claras.

El pelo

  • Pelaje. El pelaje de cachorro es relativamente suave, pero muestra una tendencia a formar rizos en forma de cuerdas. El pelaje de un joven adulto, o pelaje intermedio, consta de cuerdas muy cortas cerca de la piel que pueden estar oscurecidas por la apariencia a veces abultada en los extremos exteriores de las cuerdas. El pelaje maduro se compone de un denso y suave subpelo parecido al del cachorro, y un pelaje externo más áspero que es ondulado o rizado. Los pelos más gruesos del pelaje externo atrapan el suave subpelo, formando cuerdas fuertes y permanentes que se sienten como fieltro al tacto. Un perro adulto está completamente cubierto con un denso pelaje de estas cuerdas en forma de borlas, que se forman de manera natural. Debe recordarse que la longitud del pelaje del Komondor es una función de la edad, y nunca se debe penalizar a un perro joven por tener un pelaje más corto. Un pelaje liso o sedoso es una falta. La falta de formación de cuerdas en el pelaje a los dos años de edad es una descalificación. Un pelaje corto y liso en la cabeza y las patas es una descalificación.
  • Color. El color del pelaje es blanco, pero no siempre es el blanco puro de un pelaje cepillado. A veces se puede ver una pequeña cantidad de sombreado en crema o beige en los cachorros, pero esto desaparece con la madurez. En el ejemplar ideal, la piel es gris. La piel rosada no es deseable, pero es aceptable. El color que no sea blanco, con la excepción de pequeñas cantidades de crema o

Faltas

  • Cualquier desviación del estándar será considerada como falta y su gravedad dependerá del grado de desviación y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro.

¿El Komondor es un perro inteligente?

Inteligencia funcional (obediencia)

El Komondor no se caracteriza por su inteligencia funcional (obediencia). La medida de inteligencia funcional de los perros se basa en la clasificación establecida por el neuropsicólogo Stanley Coren, muy conocido por sus estudios sobre el comportamiento canino y su vínculo con el ser humano.  

En esta clasificación, no figura el Komondor, tal vez por ser una raza poco habitual. Sin embargo, podemos decir que se trata de un excelente perro de trabajo que, al estar desarrollado para trabajar en soledad y tomar decisiones por sí mismo, posee una naturaleza voluntariosa e independiente.

Será él quién determine si las órdenes recibidas son dignas de seguir, cuáles no merece la pena repetir y cuáles seguirá ocasionalmente o ignorará sin más. Tiende a aburrirse con facilidad y resulta difícil de adiestrar. Necesita un dueño seguro de sí mismo y asertivo, amable pero capaz de mostrar liderazgo.

Inteligencia adaptativa e instintiva

La inteligencia adaptativa se refiere a la capacidad del perro para aprender de las situaciones que se le presentan y resolver problemas por sí mismo, mientras que la instintiva nos habla de las habilidades especiales para las que ha sido desarrollada la raza.

En este sentido, el Komondor destaca por su capacidad para aprender y responder al adiestramiento, aunque sus fuertes instintos le proporcionen una naturaleza independiente y aparentemente terca. Se trata de un excelente perro de guardia, que protegerá a los suyos con eficacia y lealtad.

En cuanto a su inteligencia adaptativa, se trata de una raza capaz de tomar decisiones y reaccionar a situaciones cambiantes. Esta cualidad es particularmente valiosa en su papel de guardianes de ganado, que le obliga a evaluar las amenazas potenciales y tomar las medidas adecuadas sin esperar una orden.

¿Cuáles son los problemas de salud más frecuentes en el Komondor?

El Komondor es un perro sano, pero al igual que otras razas, presenta propensión a sufrir ciertos problemas de salud. Aunque no todos padecerán alguna o todas estas enfermedades, es importante conocerlas si estás considerando tener uno. Las más frecuentes son las siguientes:

Displasia de cadera

Este problema es bastante común en razas de gran tamaño. Se trata de una afección genética en la que la articulación de la cadera no se desarrolla adecuadamente, lo que lleva a la malformación y eventual degeneración de la articulación. Esta condición puede causar dolor, incomodidad y problemas de movilidad en los perros afectados.

Torsión Gástrica

La hinchazón en perros, también conocida como torsión gástrica o dilatación vólvulo gástrica, es una afección médica grave y potencialmente mortal que afecta principalmente a razas de perros grandes y de pecho profundo.

Esta condición ocurre cuando el estómago del perro se llena de gas y se retuerce sobre sí mismo, lo que bloquea tanto la entrada como la salida del estómago, provocando una acumulación peligrosa de gas y líquidos que hace aumentar la presión dentro del abdomen y reducir el flujo sanguíneo al corazón y otros órganos vitales.

Miocardiopatía dilatada

Enfermedad cardíaca grave que afecta al músculo cardíaco y puede llevar a una insuficiencia cardíaca congestiva. En esta enfermedad, el músculo cardíaco se vuelve más delgado y debilitado, lo que resulta en una disminución de la capacidad del corazón para bombear sangre de manera efectiva.

Entropión

Inversión hacia adentro del párpado, generalmente el inferior. Puede ocurrir en ambos ojos y provoca pérdida de visión e irritación. Generalmente se desarrolla antes de que el perro cumpla un año de edad.

¿Mi Komondor necesita cuidados especiales?

  • Ejercicio físico y estimulación mental. Se trata de una raza grande y activa, que necesita ejercicio regular para mantenerse saludables y felices. Asegúrate de proporcionarle caminatas diarias y tiempo para jugar en un área segura y espaciosa. La estimulación mental también es importante, para que no caiga en conductas destructivas a causa del aburrimiento.
  • Controla su agresividad natural. Los Komondors pueden ser reservados con extraños y tienen un fuerte instinto protector. Es importante socializarlos temprano para que se sientan cómodos en diversas situaciones y con personas y otros animales.
  • Cuidado de su pelo. El pelaje del Komondor es su característica más distintiva y requiere un mantenimiento regular. Para evitar que las cuerdas se enreden y formen grandes masas de pelo, es fundamental separarlas manualmente con los dedos desde una edad temprana. Este procesodebe realizarse con cuidado y paciencia, para evitar la formación de grandes rizos. Además, los baños regulares y el secado adecuado son esenciales.
  • Protege sus ojos. Debido a la naturaleza del pelaje del Komondor, sus ojos pueden estar ocultos o parcialmente cubiertos. Esto puede hacer que sean propensos a la acumulación de secreciones y suciedad. Por ello, tendrás que prestar atención especial a la higiene ocular, limpiando suavemente alrededor de los ojos de tu Komondor con un paño limpio y húmedo para evitar infecciones o irritaciones.
  • Es sensible a las altas temperaturas. A causa de su denso pelaje, el Komondor puede sufrir o verse afectado por las altas temperaturas. Evita el ejercicio extenuante en climas cálidos y proporciona sombra y agua fresca a tu perro en días calurosos
  • Uñas. Si no se desgastan por sí mismas, tendrás que cortárselas una o dos veces al mes. Pregunta a tu veterinario cómo hacerlo o pídele que se las corte él. Acostúmbrale desde pequeño, ya que es posible que no se sienta cómodo cuando le tocan las patas.
  • Orejas. Semanalmente, debes revisar las orejas en busca de señales de enrojecimiento o mal olor, ya que pueden indicar una infección. Límpialas con un algodón humedecido en un limpiador de oídos suave y equilibrado en pH para prevenir infecciones. No introduzcas nada en el canal auditivo, simplemente limpia la parte externa del oído.
  • Higiene dental. La dentadura del Komondor suele ser saludable, pero es importante proporcionarle mordedores adecuados para prevenir infecciones y acumulación de sarro. Puedes cepillarle los dientes al menos dos o tres veces por semana.
  • Comprueba el estado de salud de tu Komondor. Es recomendable que revises con regularidad las patas, boca y orejas de tu Komondor. Si observas signos de problemas generales como heridas, erupciones cutáneas, enrojecimiento, sensibilidad, inflamación, problemas en la nariz, boca u ojos, entre otros, debes acudir a tu veterinario. Los ojos del Komondor deben estar claros, sin enrojecimiento ni secreciones, y sus orejas deben oler bien y no tener una acumulación excesiva de cerumen o suciedad.

¿Cómo se lleva el Komondor con los niños y con otros animales?

El Komondor es un gran compañero de los niños de la familia, pero su carácter de guardián y fuerte instinto protector puede hacer que se muestre agresivo con los niños desconocidos, por lo que has de tener cuidado con los amigos de tus hijos cuando vengan de visita.

Además, la supervisión es importante, pues se trata de un perro guardián, no de “una niñera”, por lo que protegerá a tus hijos, pero no los «pastoreará». Enseña a tus hijos cómo interactuar con tu Komodor (y con cualquier otro perro).

Antes de morder, los perros suelen mostrar su molestia con algún tipo de advertencia, por eso es muy importante que los niños aprendan a interpretar correctamente sus señales. Los niños no deberían acercarse al perro mientras está comiendo o durmiendo y mucho menos quitarle la comida. Sobre todo, si no pertenecen a la familia.

Sin embargo, tiende a ser gruñón, e incluso agresivo, con otros perros, aunque con socialización y entrenamiento, es probable que aprenda a coexistir con gatos. Sin embargo, su papel es guardar el ganado y así actuará con los otros animales de tu hogar. Una vez aceptados como “su ganado”, se ocupará de su protección y convivirá con ellos.

La cría de la raza Komondor

Si quieres adoptar un Komondor

Si has tomado la decisión de acoger a un Komondor, estás ofreciendo una segunda oportunidad a un perro que necesita un hogar, atención y cariño. Adoptar siempre es una maravillosa opción para brindarle a un perro abandonado una nueva y feliz vida junto a una familia que lo ame.

Si quieres comprar un Komondor

Si estás pensando en comprar un Komondor, te recomendamos que evites las tiendas de mascotas. En su lugar, busca un criador profesional y responsable que se preocupe por mantener la calidad de la raza y pueda garantizarte que el perro ha pasado todas las revisiones necesarias y se encuentra en óptimas condiciones de salud.

No dudes en informarte sobre el temperamento de la raza, el estado de salud del perro y los posibles problemas que puedan presentarse. Un criador profesional podrá brindarte orientación y consejos para determinar si el Komondor es la raza adecuada para ti.

Investiga previamente sobre la raza, para tener información acerca de sus características, revisa las instalaciones del criador y verifica que los animales no se encuentran en condiciones insalubres y desconfía de quién no quiera responder a tus preguntas.

Tu veterinario también puede remitirte a un criador de confianza donde adquirir un cachorro sano.

¿Vas a dedicarte a la cría del Komondor?

Si deseas dedicarte a la cría del Komondor, es recomendable que sigas unas pautas que son generales a la cría de cualquier perro. Lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con asociaciones dedicadas a esta raza y aprender a realizar una cría responsable.

Dada la rareza de la raza, es posible que te cueste trabajo encontrar a un criador ético que se preocupe por sus cachorros. Por lo tanto, con la publicidad y la preparación adecuadas, podrías convertirte rápidamente en un reconocido criador de Komondor.

Consulta a los expertos para elegir buenos perros y poder garantizar camadas sanas, ayudando a mantener las características de la raza y eliminando sus defectos.

Cómo son las camadas

El tamaño promedio de una camada de Komondor es de 3 a 10 cachorros por camada. El extremo más grande de esta escala es mayor que el promedio de camadas de la mayoría de las razas de perros, sin embargo, el extremo más pequeño es mucho más bajo de lo normal.

Problemas en el parto (distocia)

La raza Komondor no tiene problemas específicos en el parto. Los cachorros no son demasiado grandes ni anchos para el parto, y el canal de parto de la hembra es lo suficientemente ancho como para permitir un alumbramiento sencillo.

Sin embargo, los problemas siempre pueden surgir, así que asegúrate de tener un veterinario de emergencia al que puedas contactar en cualquier momento del día..

Precio de un cachorro Komondor

El precio de un Komondor en España ronda los 1200-1500€, dependiendo de diversos factores, como la reputación del criador, el pedigrí, la aproximación al estándar o si está registrado o no, lo cual es conveniente, pues garantiza la cría ética.

Conclusiones

  • El Komondor es una raza de perro de impresionante aspecto, originada en Hungría como guardián de ganado.
  • Su pelaje en forma de rastas le proporciona una apariencia única y también actúa como protección contra las inclemencias del tiempo y los depredadores.
  • Es leal y protector, mostrando una devoción inquebrantable hacia sus familias y rebaños.
  • Requiere ejercicio regular y estimulación mental, así como acceso a espacios amplios para quemar energía.
  • Necesita un dueño experimentado que sepa mantener el liderazgo y adiestrarlo correctamente.
  • La crianza ética y la atención a la salud y el bienestar de los perros son fundamentales para el éxito y la reputación de un criador de la raza Komondor.
  • Consulta a tu veterinario ante cualquier duda que puedas tener y asegúrate de que se trata de la raza adecuada para ti.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

1 thought on “Todo sobre el Komondor: Cría, cuidado y adiestramiento”

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo