Mejores collares de recuperación inflables para perros

Cuidados del Perro

Cuando un perro tiene una herida o se está recuperando de una operación quirúrgica, su instinto le lleva a lamerse las heridas, puntos calientes o cicatrices, llegando incluso a morder los puntos de sutura. Y solo podrás evitarlo bloqueando el acceso a la zona, por medio de un accesorio que sirva de barrera entre su boca y la herida: un collar de recuperación.

Los collares de recuperación tradicionales se denominan collares o conos isabelinos, y tienen forma de cono truncado. Se colocan en el cuello del perro y son bastante eficientes, pero resultan muy incómodos para él, además de reducir considerablemente su visibilidad.

Como alternativa segura e indudablemente más cómoda, han surgido los collares de recuperación inflables (o hinchables), parecidos a nuestras almohadas de viaje. Con este tipo de collares, el perro no chocará con los muebles al moverse y tendrá mayor visibilidad. Además, cuando el perro se duerme, puede apoyar su cabeza sobre el collar, como si se tratara de una almohada.

Collar inflable
Buen precio
Collar protector inflable para perros pequeños y gatos que se recuperan de una cirugía, evita que los perros muerdan y rasquen, material suave, hebilla ajustable, azul (S)
Calidad-precio
Frifer Collar Hinchable de recuperación de petaca de protección Ajustable Cono de cicatrización Confortable para Perro y Gato, XL (COU: 55cm / 21.6in ou Plus)
Excelente calidad
KONG Cloud E-Collar, Dog Collar, X-Large
Material
PVC y felpa
PVC ecológico + anillo exterior de felpa corta
Felpa y PVC lavable a máquina
Enganche
El cierre de velcro se ajusta a la longitud del cuello del perro
Correa de velcro ajustable
Correa de velcro
Tamaño
de 16 a 26 cm
55 cm
50 - 64 cm
Buen precio
Collar inflable
Collar protector inflable para perros pequeños y gatos que se recuperan de una cirugía, evita que los perros muerdan y rasquen, material suave, hebilla ajustable, azul (S)
Marca
Material
PVC y felpa
Enganche
El cierre de velcro se ajusta a la longitud del cuello del perro
Tamaño
de 16 a 26 cm
Ver en Amazon
Calidad-precio
Collar inflable
Frifer Collar Hinchable de recuperación de petaca de protección Ajustable Cono de cicatrización Confortable para Perro y Gato, XL (COU: 55cm / 21.6in ou Plus)
Marca
Material
PVC ecológico + anillo exterior de felpa corta
Enganche
Correa de velcro ajustable
Tamaño
55 cm
Precio
Ver en Amazon
Excelente calidad
Collar inflable
KONG Cloud E-Collar, Dog Collar, X-Large
Marca
Material
Felpa y PVC lavable a máquina
Enganche
Correa de velcro
Tamaño
50 - 64 cm
Precio
Ver en Amazon

Mi perro se lame continuamente las heridas y no sé por qué

  • Los perros se lamen las heridas de forma instintiva porque este comportamiento les aporta una serie de beneficios.
  • En principio, lo hacen para curarse, ya que su saliva tiene algunas propiedades antibacterianas y antimicrobianas. Por ello, al lamerse la herida, los perros disminuyen el riesgo de sufrir una infección.
  • Se ha demostrado que la saliva de los perros es ligeramente bactericida contra la Escherichia Coli y contra el Streptococus canis, ya que posee unas enzimas que ayudan a destruir las paredes celulares de estas bacterias.
  • Además, contiene algunos compuestos con efecto analgésico, como la opiorfina. Por ello, lamerse las heridas tiene un efecto de reducción del dolor, aunque menos efectivo que la presión que puedes aplicar al realizar un vendaje de manera correcta. (Sin embargo, lo que mejor puede ayudar a tu perro es un medicamento convencional antiinflamatorio para calmar el dolor.)
  • En la saliva hay también compuestos de nitrato que, al encontrarse con la piel, se descomponen en óxido nítrico, inhibiendo el crecimiento bacteriano y promoviendo la curación.
  • La saliva de los perros también ayuda a eliminar la suciedad de la herida. Cuando un perro se lame, lo primeros lametazos ayudan a eliminar los residuos del entorno que pueda tener la herida: polvo, restos de vegetación, etc. Estos residuos pueden dificultar la cicatrización de la herida e incluso, provocar la destrucción del tejido.
  • Con los lametazos, los perros también contribuyen a la desbridación de la herida, es decir, a la eliminación del tejido muerto, que puede infectarse con facilidad.
  • Parece ser que la saliva de los mamíferos contiene una hormona implicada en el crecimiento epidérmico, que favorece el desarrollo de tejidos nuevos y sanos, acelerando el proceso de curación.
  • El proceso de lamido estimula el flujo sanguíneo y tiene efectos curativos.

Los mejores collares de recuperación inflables para perros

Aee Yui

Este collar está realizado con materiales duraderos y resistentes. La tela exterior es una felpa suave y agradable para tu perro, que puede retirarse para proceder a su lavado. Cuando no lo utilices, podrás desinflarlo y guardarlo en cualquier lugar. Se ajusta al cuello del perro por medio de una correa y puede insertarse en el collar habitual de tu perro a través de los lazos que lleva en su interior.

Barley Ears

Collar protector inflable, disponible en varios tamaños. Está fabricado con PVC de alta calidad, seguro para tu perro. La tela exterior es de felpa, suave y adecuada para evitar rozaduras en la piel de su cuello. Este collar no afectará a la visión periférica del perro y facilitará su movimiento, ya que no chocará con las paredes. El cierre de velcro se ajusta a la longitud del cuello del perro. La tela se puede retirar para lavarla.

Bencmate

Este collar de recuperación es suave y ligero y está diseñado para no bloquear el campo de visión de tu perro. Con él, podrá comer, beber, dormir y jugar, y sus heridas estarán seguras, ya que no podrá lamerlas. Cuando no lo necesites, podrás desinflarlo y no ocupará espacio. Está disponible en varias tallas y se ajusta al cuello del perro mediante una correa de velcro. La funda se puede retirar para lavar a mano o a máquina.

El tejido es agradable al tacto y no irritará la piel del cuello del perro. Además, es duradero y resistente a las mordeduras y arañazos.

Frifer

Collar elaborado con materiales suaves y agradables, muy cómodo para tu perro, ya que no irá dándose golpes por las esquinas y es suficientemente ligero para él. La funda se puede retirar para lavarlo. Es adecuado para evitar que tu perro se lama las heridas, aunque debes prestar atención, porque este tipo de collares no es adecuado para todos los perros. La parte interna es de PVC ecológico. El collar se ajusta al cuello mediante una correa. Está disponible en varios tamaños. Una vez que se deshincha, ocupa muy poco espacio.

Kong Cloud Collar isabelino hinchable para perros

En esta selección hemos elegido un modelo para razas grandes, pero la marca tiene collares disponibles para diferentes tamaños de perro. El collar es de alta calidad, se puede lavar a máquina y es resistente a los arañazos y mordiscos. Permite a tu perro moverse con facilidad y no interfiere en su campo de visión. Cuando se guarda, ocupa muy poco espacio.

Nasjac

Este collar está disponible en dos tamaños y la tela exterior es de algodón, suave y cómoda para tu perro. Los materiales son resistentes a las mordeduras y arañados y el collar dispone de una hebilla ajustable, más resistente que el velcro, para colocarlo adecuadamente en el cuello del perro. La tela se puede retirar para proceder a su lavado y la parte interna es de PVC.

Pet SPPTIES

Collar de recuperación inflable, disponible en varios tamaños. Es cómodo y ligero y no interfiere en el campo de visión de tu perro. Está recomendado para evitar que los perros se laman las heridas, así como para los que se recuperan de una cirugía, con el fin de evitar que se laman y muerdan en la zona afectada, pudiendo eliminar los puntos de sutura.

La tela exterior es de felpa, suave y agradable para tu perro, diseñada para evitar las rozaduras en su piel. Además, se puede retirar para proceder a su lavado.

Cuando no lo utilices, podrás desinflarlo y ocupará muy poco espacio.

Yami Cono de recuperación inflable para perros

Este collar está fabricado con con carbón térmico y PVC resistente. Resiste altas presiones y bajas temperaturas. El sellado es muy fuerte. Dispone de una hebilla de correa ajustable y no bloquea la visión de tu perro, además de permitirle comer, beber, dormir y jugar normalmente. Es fácil de lavar, ya que se puede retirar el paño exterior. También es seguro para tu perro y está realizado con materiales no tóxicos. Además, es muy suave y ligero, por lo que tu perro estará cómodo con él. La parte interior es de PVC y la tela exterior puede retirarse para proceder a su lavado.

Cuando no lo utilices, podrás desinflarlo y guardarlo en cualquier lugar, ya que apenas ocupa espacio. El collar dispone de unos lazos en su parte interior, para poder engancharlo al collar habitual del perro (en caso de que lo tenga).

Está especialmente indicado para proteger las heridas de la cabeza, cuello y extremidades anteriores del perro, pero puede ser menos efectivo o inadecuado si tu perro tiene el hocico largo, patas largas o cuerpo largo, como el Afgano, el Dálmata, el Doberman, etc. En estos casos, es muy posible que el perro logre acceder a sus heridas a pesar del collar (esto sucede con todos los collares de recuperación inflables).

Entonces, ¿es bueno que el perro se lama sus heridas?

Aunque lamerse las heridas tiene indudables beneficios, este comportamiento no está exento de riesgos.

Actualmente, la medicina moderna ha superado con creces la eficacia en la curación de las heridas y los productos antisépticos veterinarios son una alternativa mucho mejor, por lo que es recomendable que evites que tu perro se lama las heridas, sobre todo si estas son profundas o si no siéndolo, el lamido es constante y compulsivo.

Aunque el hecho de lamer las heridas puede ofrecer cierta protección contra algunas bacterias, la saliva del perro no es totalmente estéril y también puede provocar infecciones. Si las heridas son profundas puede reabrir las heridas, infectarlas y retrasar la curación.

Si tu perro ha salido de una intervención quirúrgica, es especialmente importante que no se lama el lugar de la cirugía, ya que puede romper los puntos de sutura y abrir de nuevo la herida.

Además, el desbridamiento de la herida es útil para acelerar el proceso de cicatrización en el momento en que se produce la lesión, pero una vez eliminado el tejido dañado, el lamido continuo puede provocar la destrucción del tejido recién formado, retrasando la curación de la herida.

Cuando la herida de tu perro es pequeña, que la lama no suele ser un problema y de hecho, puede acelerar la curación. Sin embargo, el exceso de lamido puede causar irritación, infecciones y lesiones.

Es importante saber que no todas las bacterias de la saliva del perro son beneficiosas, y algunos patógenos dañinos podrían colonizar una herida a consecuencia de los lametazos.

Sabrás que tu perro está lamiéndose demasiado si:

  • Las heridas no se cierran, presentando un aspecto “húmedo”.
  • Las heridas cerradas vuelven a abrirse.
  • El pelo comienza a adelgazar o desaparecer en la zona.
  • Aparecen granulomas en la piel.

El exceso de lamido puede resolverse vendando la herida o rociando productos amargos en la zona afectada, pero si el perro se arranca las vendas o continúa lamiéndose a pesar de dichos productos, tendrás que utilizar un collar de recuperación. Los más efectivos son los isabelinos, pero los inflables son una alternativa más cómoda.

Existen diversos remedios caseros para ayudar a tu perro con pequeñas heridas. Aún así, siempre es mejor acudir al veterinario si no sabes con exactitud qué tipo de afección acecha a tu mascota.

Cómo puedo evitar que mi perro se lama las heridas

Hay varias maneras de evitar que tu perro se lama las heridas:

  • Si la herida está en una pata, puedes colocar un vendaje especialmente diseñado para las patas. Unos calcetines largos también pueden ser de ayuda.
  • Puedes poner a tu perro un traje o chaleco de recuperación. Asegúrate de que no está muy apretado.
  • Utiliza un collar de recuperación adecuadamente ajustado. Es el método más seguro para proteger las heridas de tu perro de los lametazos y permite la llegada de oxígeno del aire, muy necesario para curar la herida, además de garantizar el flujo sanguíneo constante.

Cómo son los collares de recuperación inflables

Los collares de recuperación inflables son una de las opciones que existen en el mercado para evitar que el perro pueda lamerse las heridas de sus patas, espalda o vientre.

Su aspecto es similar al de las almohadas de viaje que utilizamos en los aviones o los coches. Se trata de una vejiga inflable que está cubierta con un material duradero y cómodo. Suele disponer de alguna correa para mantener el collar bien sujeto alrededor del cuello del perro.

Su funcionamiento es similar al de los otros collares de recuperación, como los isabelinos, ya que impide que el perro pueda mover la cabeza hacia atrás lo suficiente como para alcanzar la mayor parte de su cuerpo.

La mayoría de estos collares presentan un diseño muy parecido y sus tallas también son muy similares. Es importante que midas el contorno del cuello de tu perro y lo compares con la talla del collar. Es importante que verifiques las tallas en la información que te proporciona el fabricante, pero como aproximación, podemos decir que las tallas más habituales son las siguientes:

  • Collar muy pequeño: la circunferencia del cuello es de 7,5-13 centímetros
  • Collar pequeño: la circunferencia del cuello es de 13-18 centímetros
  • Collar mediano: la circunferencia del cuello es de 18-28 centímetros
  • Collar grande: la circunferencia del cuello es de 28-46 centímetros

¿El collar de recuperación hinchable es adecuado para cualquier perro?

El collar de recuperación hinchable no bloquea la visión periférica del perro y al ser más pequeño, no afecta a su movilidad, ya que el perro no chocará contra las paredes. Esto hace que el perro esté más tranquilo y cómodo mientras lo lleva.

Por eso, los contemplamos como una alternativa mucho más amable que los conos isabelinos.

Sin embargo, los collares de recuperación inflables no son tan efectivos como los collares rígidos o flexibles, y es posible que no impidan el acceso del perro a las heridas en determinados lugares.

De hecho, no se recomiendan para perros de cuerpo largo, con patas largas u hocicos largos, ya que podrán acceder fácilmente a sus heridas a pesar del collar. Es conveniente que controles a tu perro y evites al máximo que lama sus heridas.

En caso de que estos collares no sean efectivos para tu caso, tal vez debas recurrir a un cono isabelino.

Cómo colocar el collar de recuperación hinchable a tu perro

  • Coloca el collar alrededor del cuello de tu perro.
  • Infla el collar hasta que esté bien lleno de aire, pero no demasiado duro.
  • Aprieta la tira de velcro hasta que quede bien sujeto. Asegúrate de que hay un espacio de unos dos dedos entre el collar y el cuello del perro, para que pueda respirar sin dificultad.
  • Para evitar que el perro muerda la tira de velcro, desliza el collar hasta una posición en que su abertura se encuentre en la parte posterior de la cabeza del perro.
  • Vigila siempre a tu perro cuando esté con el collar, para asegurarte de que no llega a lamerse la herida. Ten en cuenta que algunos perros se las arreglan para “sortear” el collar y poder lamerse.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprar un collar de recuperación inflable a mi perro?

El collar debe ser duradero y resistente

Ten en cuenta que tu perro va a utilizar el collar inflable durante al menos una semana, y que es posible que vaya a ser necesario más de una vez en la vida del perro. Por ello, es importante que sea duradero y resistente.

Si tu perro es muy activo o un mordedor empedernido, será especialmente importante que el collar resista sus mordiscos y arañazos. De lo contrario, acabará rompiéndolo y accediendo a la herida.

El collar tiene que ser cómodo

La comodidad es una de las principales ventajas de este collar frente a los conos de recuperación clásicos. Por ello, debe ser ligero y estar fabricado con tejidos resistentes, pero suaves, que no provoquen lesiones en el cuello del perro a causa de las rozaduras.

Además, el tamaño debe ser adecuado para impedir que se lama las heridas sin obstaculizar su visión ni impedirle comer, beber o dormir mientras lo lleva puesto.

El collar debe ser ajustable

Además de seleccionar el tamaño más adecuado para el cuello de tu perro, es conveniente que disponga de una correa de velcro que permita ajustarlo perfectamente. Asegúrate de dejar holgura suficiente para que el perro no se sienta agobiado y pueda respirar sin dificultad. Es importante que puedas introducir dos dedos entre el collar y el cuello del perro.

El collar tiene que ocupar poco espacio cuando no se utiliza

Esta es otra de las ventajas de los collares inflables. Cuando ya no lo necesites, podrás retirar el aire y doblarlo. De esta manera, ocupará muy poco espacio y podrás guardarlo en cualquier lugar, ya que no son demasiado voluminosos.

Es importante poder lavarlo fácilmente

Si es posible retirar la funda para lavarla, su limpieza será más sencilla. También es importante que tengas en consideración si puede lavarse a máquina.

¿Necesita mi perro un collar de recuperación?

Si la herida de tu perro es pequeña y no parece grave, no suele ser necesario utilizar un collar de recuperación. Los casos en los que este collar es necesario son los siguientes:

Las heridas de tu perro son importantes

Si su perro ha sufrido un corte grande, incluyendo una incisión quirúrgica, tu veterinario te recomendará que le pongas un collar isabelino para evitar que lama la herida y dificulte el proceso de curación.

También es recomendable utilizarlo en el caso de cirugías como la esterilización o castración.

El perro se lame constantemente, impidiendo la curación

Algunos perros desarrollan problemas de comportamiento que los llevan a lamer o masticar un área del cuerpo repetidamente. Esto puede ocasionar granulomas, pérdida de pelo o heridas, que pueden infectarse, por lo que necesitarás un collar isabelino para evitar las consecuencias de este comportamiento mientras trabajas en el tratamiento del problema subyacente.

El perro tiene alergias o problemas dermatológicos que se agravan cuando se lame

Los collares isabelinos suelen ser útiles para evitar que los perros con alergias o problemas de piel laman y rasquen incesantemente su piel. Por supuesto, es importante abordar la raíz del problema, pero el collar isabelino evitará que se haga heridas o se lama las ya existentes mientras tu veterinario y tú trabajáis en la solución del problema.

Tu veterinario te ha recomendado la utilización de un collar de recuperación

Tu veterinario puede recomendar el uso de un collar isabelino para evitar que tu perro lama determinadas partes de tu cuerpo. Es posible que te proporcione uno en la consulta, pero por lo general, será un collar rígido y barato, por lo que es posible que desees comprar una versión más cómoda para tu perro, dado que tendrá que utilizarlo durante varios días (generalmente, entre 10 y 14 días).

Conclusiones

  • Los perros se lamen las heridas de forma instintiva, ya que su saliva ayuda a acelerar la curación.
  • Sin embargo, esto no siempre es recomendable, porque puede provocar infecciones o retrasar la curación de las heridas profundas o quirúrgicas.
  • Utilizar un collar de recuperación es interesante, ya que permite dejar que la herida se airee y evita que el perro la lama continuamente.
  • Los collares de recuperación inflables son una alternativa más cómoda que los conos isabelinos.
  • Son collares ligeros, no interfieren en la visión periférica del perro y evitan que choque con las paredes al tratar de desplazarse.
  • Sin embargo, estos collares no son adecuados para todos los perros.
  • Si vas a utilizar uno de estos collares, es importante que compruebes que tu perro no es capaz de acceder a las heridas.
  • Los perros de cuerpo largo, patas largas y hocico largo se las arreglan fácilmente para lamerse a pesar de llevar un cono de recuperación inflable.
  • En estos casos, a pesar de la incomodidad, son más efectivos los conos isabelinos.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2021-10-16 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Posts relacionados:

2 comentarios

  1. Juan 5 octubre, 2021 a las 14:21 Responder

    Mi perro salchicha de 11 años, tiene pinzamiento en las cervicales y cada 48 horas tengo que darle antiinflamatorios, quisimos hacerle un tratamiento de kinesioterapia y se pone mur nervioso y termina estresado y con más dolor que antes.
    Les consulto si vienen algun tipo de collar tipo isabelino que lo ayude a tener un alivio.
    Saludos
    Juan

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo