¿Cada cuánto tiempo tengo que bañar a mi perro? Guía de higiene canina

Cuidados del Perro

En realidad, no hay una norma escrita que establezca la frecuencia con la que tienes que bañar a tu perro. Cada raza es diferente y también influye mucho el estilo de vida del perro y su estado de salud.

No obstante, es importante que aprendas a determinar el momento en que tu perro necesita un baño. La higiene es muy importante, pero no deberías una frecuencia excesiva es perjudicial, ya que eliminarás la grasa que tiene en su piel, que le protege. Esto puede afectar a las defensas de tu perro, con los consiguientes problemas problemas dermatológicos.

También es imprescindible que utilices champús específicos para perros, no un champú para humanos, ya que el pH de su piel es diferente al nuestro. Para evitar bañarlo demasiado, puedes alternar las sesiones de baño con otras de lavado en seco, sobre todo si tu perro es de los que se ensucian demasiado.

¿Por qué tengo que bañar a mi perro?

En general, los perros no necesitan bañarse con mucha frecuencia, por eso se recomienda hacerlo cada dos o tres meses.

Sin embargo, no debes tomarte esto como una regla fija, ya que el baño de tu perro depende de muchos factores:

  • Si tu perro huele mal, puedes bañarlo para eliminar el olor. Esto es habitual en las razas que tienen pelo graso, como el Cocker Spaniel o el Basset Hound.
  • Si tu perro es muy activo y pasa mucho tiempo jugando en el exterior, es probable que vuelva sucio a casa.
  • Los perros con el pelo largo o largo y rizado pueden necesitar más baños que los de pelo corto, ya que recogen la suciedad del suelo. En este caso, se recomienda un baño al mes o cada seis semanas, acompañado de uno o dos cepillados semanales para mantener el pelo en buen estado.
  • Las razas de pelo corto suelen requerir menos baños, siempre que estén sanos. Con un baño cada dos ó tres meses será suficiente, salvo en casos especiales en los que el perro se ensucia.
  • Las razas sin pelo carecen de la protección que les proporciona el pelaje, por lo que necesitan un baño semanal.
  • Si tu perro sufre alguna alergia o problema cutáneo, es posible que tu veterinario recomiende un baño regular con un champú específico para su problema.
  • Si tu perro no responde bien a los tratamientos antiparasitarios orales o tópicos, puede necesitar baños regulares para ayudar a mantener las pulgas y garrapatas bajo control.
  • Además, deberías aprovechar para comprobar si tu perro tiene arañazos, golpes, parásitos u otros problemas, ya que al tener el pelo mojado y pegado al cuerpo, son más fáciles de ver.

En la mayoría de los perros, el cepillado regular mantendrá el pelo y la piel en perfecto estado y eliminará la necesidad de baños frecuentes. En todo caso, tu veterinario puede aconsejarte sobre la frecuencia de baño más adecuada para tu perro.

Cómo bañar a mi perro

Antes del baño, desenreda su pelo y elimina los nudos. De lo contrario, estos se apelmazarán al mojarse y serán más difíciles de retirar.

Es muy importante escoger un champú específico para perros, ya que el pH de su piel es neutro y los champús para seres humanos suelen ser ácidos.

Diluye el champú con agua, ya que hará más espuma y podrás extenderlo mejor.

Procura que no le entre agua en las orejas. Al finalizar el baño, asegúrate de secar bien sus orejas y oídos, ya que la humedad en esta zona puede provocar infecciones.

Comienza lavando la cara de tu perro con un paño húmedo. Ten cuidado para qeu no entre agua o jabón en sus orejas, nariz u ojos.

Levanta sus orejas y limpia la superficie interior para eliminar la suciedad, la cera y la piel muerta. No penetres mucho en el oído, limítate a la zona superficial. Si hubiera que limpiar más adentro, acude al veterinario.

Moja completamente a tu perro con la ducha, utilizando agua tibia. A continuación, aplica el champú, frotando con la mano por secciones. Asegúrate de enjabonarlo entero (lomo, costados, cuello, pecho, vientre, patas, pies y cola). Si el pelo está muy sucio, aclara ligeramente y luego repite el enjabonado.

Aclara bien al perro, asegurándote de eliminar completamente el champú. Limpia bien los espacios interdigitales y aclara varias veces hasta que no quede nada de jabón, ya que puede provocar dermatitis, además de dejar el pelo pegajoso y sin brillo.

No utilices vinagre o limón como acondicionadores, ya que son demasiado ácidos y estropearán el pelo. En caso de necesitarlo, existen acondicionadores específicos para perros.

Tras aclarar al perro, deja que se sacuda y sécalo con toallas. También puedes utilizar un secador para perros. Utiliza secadores de mano a la temperatura mínima para no quemar su piel. No salgas con el perro al aire libre hasta que se seque por completo.

Cómo bañar a mi perro con un champú en seco y sin agua

Los champús en seco son recomendables para mantener el pelo limpio entre baño y baño, especialmente para los perros con pelo graso, que acumulan más suciedad.

No quiere decir que por utilizar un champú seco no vayas a tener que bañar nunca al perro con agua, pero constituye una alternativa para aquellos perros a los que no les gusta bañarse, ya que podrás retrasar el tiempo entre baño y baño, alternando con la utilización del champú en seco. También resulta una buena opción para el caso de que necesites limpiar a tu perro con mucha frecuencia.

Puedes preparar un champú casero en seco casero eficaz y con ingredientes que no estropearán el pelo de tu perro ni dañarán su piel. En un recipiente, echa 3 ó 4 cucharadas de harina de maíz o maicena. Añade una pizca de polvos de talco para bebé (sólo un poco, para que no decolore el pelo). Estos ingredientes aportarán limpieza y brillo.

También puedes añadir bicarbonato sódico, que contribuirá a eliminar el mal olor. El tomillo o el romero le aportarán un aroma agradable. Para utilizar este champú, debes aplicarlo sobre el pelo masajeando suavemente. Déjalo actuar unos 20 minutos y retira con un cepillo de cerdas blandas. Un secador de pelo puede ayudar a eliminar los restos de polvo.

Los champús en seco comerciales son sprays que se emplean pulverizándolos por todo el cuerpo, eliminándose después con una toalla. Suelen estar hechos con almidón de maíz, bicarbonato sódico, talco y ácido bórico y su precio oscila entre los 5€ y los 20€.

Antes de aplicar el champú seco a tu perro, cepíllalo bien para eliminar los nudos y pelos muertos.

A continuación, aplica el champú por su cuerpo, masajeando suavemente. Procura que no entre en los ojos, oídos o boca, para evitar irritaciones. Deja actuar unos 20 minutos. Si utilizas un champú comercial, lee la etiqueta para saber el tiempo de aplicación. Tras los 20 minutos, o el tiempo indicado por la marca, cepilla a tu perro con un cepillo de cerda suave, asegurándote de eliminar los restos de champú, la suciedad y el polvo.

Mejores champús y acondicionadores para perros

A continuación, te ofrecemos una relación de champús y acondicionadores seleccionados entre los más valorados, para que puedas mantener a tu perro limpio y sano.

Beaphar Champú en seco

Champú adecuado para todo tipo de pelo. Favorece la hidratación y reduce la caída excesiva de pelo. Se absorbe rápidamente, por lo que no necesita aclarado. Los ingredientes son naturales, procedentes de la agricultura ecológica. Incluye Aloe Vera y agua de frambuesa.

Petuchi Champú para lavado en seco

Se trata de un champú que no necesita aclarado, elaborado con Aloe Vera y Leche de Avena, con un agradable aroma a talco fesco. El pH es adecuado para perros adultos y cachorros. Se aplica rociando sobre el cuerpo y a continuación se cepilla o limpia con una toalla seca. El pelo de tu perro quedará limpio y esponjoso, perfectamente hidratado. Este champú es 100% natural, aprobado por veterinarios.

Artero Acondicionador

Acondicionador que mantiene el pelo de tu perro sano, suave y brillante, evitando que se rompa. Además, ablanda los nudos y ayuda a deshacerlos. Su fórmula repele la suciedad y tiene un efecto hidratante. Es de rápida absorción. Se puede aplicar en seco o en mojado.

101 Love For Pet Acondicionador y desenredante

Este acondicionador te ayudará a desenredar los nudos y mantener el pelo de tu perro en excelente estado. Su fórmula incluye una selección de aceites vegetales que suavizan el pelo y repelen el polvo y la suciedad. Se puede usar solo, con el pelo seco o antes del champú, dejándolo actuar unos minutos. También es adecuado para después del lavado, antes de secar a tu perro. Ideal para todos los pelajes.

¿Puedo bañar a mi perro con detergente?

La respuesta es no. Encontrarás múltiples recetas para elaborar champús para perros con detergente para lavadora o lavavajillas. Sin embargo, no es recomendable utilizarlos, ya que se trata de detergentes muy agresivos que pueden provocar dermatitis, sequedad del pelo, generación de grasa o caspa, picazón y otros problemas.

Los champús específicos para ellos no son demasiado caros y te aseguras estar utilizando un producto especialmente pensado para el cuidado de su piel.

Cómo evitar que mi perro huela mal

El mal olor de un perro puede deberse a la suciedad, presencia de hongos o alguna enfermedad. Si tu perro huele mal habitualmente, acude a tu veterinario para descartar la posibilidad de una enfermedad que requiera tratamiento.

Si no es el caso, sigue las siguientes pautas para mantener a tu perro limpio y con buen olor:

  • Cepíllalo habitualmente para eliminar la suciedad, el polvo y el pelo muerto.
  • Báñalo únicamente cuando sea necesario, ya que el exceso provoca la eliminación de la grasa natural que tienen en la piel para protegerse.
  • Consulta a tu veterinario acerca de la frecuencia de baño adecuada para tu perro, ya que no es lo mismo si tu perro tiene el pelo largo o corto, pelo duro o rizado.
  • Sécalo bien tras el baño, ya que la humedad genera malos olores.
  • Cuida su boca y oídos, ya que son zonas por las que se producen muchas infecciones, con el consiguiente mal olor.

Cómo bañar a un perro dependiendo de su tamaño

Un perro grande puede ocasionar más problemas que uno pequeño, sobre todo si intenta salir de la ducha cuando está mojado. Por ello, es bueno acostumbrarlos al baño desde cachorros. Aún así, puede ser buena idea mantener la puerta del baño cerrada para que no salga corriendo por la casa.

Si decides bañarlo en el exterior, procura que sea un día cálido. Ten en cuenta que el agua será más fría que la que puedes utilizar en la bañera y asegúrate de secarlo bien después con toallas, utilizando un secador específico para perros en caso necesario.

Algunas ciudades tienen servicios de autolavado para perros. Asegúrate de llevar el champú de tu perro, las toallas y una correa.

Los perros pequeños suelen ensuciarse más que los grandes, por lo que la frecuencia del baño será mayor, ya que se verá sucio o con mal olor más a menudo. Sigue siendo importante acostumbrarlo al baño desde pequeño, cepillarlo bien primero, utilizar un champú adecuado y asegurarse de secarlo bien tras el baño.

Conclusiones

  • No es conveniente bañar a un perro con excesiva frecuencia, hazlo solamente cuando esté sucio o tenga mal olor.
  • La frecuencia de baño dependerá de la raza de tu perro y el tipo de pelo que tenga.
  • Antes del baño, cepilla bien su pelo para eliminar nudos. Utiliza un champú específico para perros.
  • Seca bien a tu perro tras el baño.
  • El champú en seco es una buena opción para alternar con los baños con agua.
  • Una correcta higiene y cepillado harán que tu perro no huela mal.
  • Consulta a tu veterinario cualquier duda que puedas tener.
  • Un perro grande necesitará más espacio para el baño que uno pequeño.
  • Acostumbra a tu perro al baño desde cachorro.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Posts relacionados:

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo