Cuidados del Perro

Qué hacer si a tu perro le ha dado un golpe de calor

Perro en un cubo refrescandose para no sufrir el calor

Si crees que a tu perro le ha dado un golpe de calor, debes procurarle un tratamiento inmediato, puesto que se trata de un problema grave que puede provocarle la muerte en pocos minutos.

Como no sudan, los perros no soportan las altas temperaturas del mismo modo que nosotros. Los perros braquicéfalos son más propensos a los golpes de calor, debido a sus dificultades respiratorias , pero cualquier perro puede sufrir este problema y es importante saber reconocerlo y actuar rápidamente.

Los perros regulan su temperatura mediante el jadeo. Por eso, cuando hace calor y la temperatura del aire se aproxima a su temperatura corporal, el perro comienza a jadear intensamente. De esta manera, logra enfriar el aire y mantener su cuerpo a la temperatura adecuada. Si el jadeo es muy acusado y presenta dificultades respiratorias, probablemente tu perro esté sufriendo un golpe de calor. Es posible que también babee excesivamente. A continuación te indicamos qué debes hacer.

Cuándo es más probable que tu perro sufra un golpe de calor

Entre las situaciones más frecuentes para sufrir un golpe de calor, se encuentran:

  • Dejar al perro encerrado en un automóvil en un día caluroso.
  • Hacer mucho ejercicio con tiempo caluroso y húmedo.
  • Ser braquicéfalo. Estos perros son más propensos a los golpes de calor, especialmente el Bulldog, el Pequinés o el Pug.
  • Sufrir una enfermedad cardíaca o pulmonar que afecte a la eficiencia respiratoria.
  • Llevar puesto un bozal mientras se utiliza con él un secador de pelo.
  • Sufrir fiebre alta o convulsiones.
  • Permanecer encerrado en superficies con cemento o asfalto.
  • Tener un historial previo de golpe de calor.

Síntomas del golpe de calor en los perros

El golpe de calor comienza con un jadeo acusado y dificultades respiratorias. La lengua y las mucosas se vuelven de color rojo intenso y la saliva es espesa y consistente. A menudo, el perro llega a vomitar. Su temperatura rectal se eleva hasta los 40ºC o más y puede sufrir una diarrea con sangre.

Si se presenta shock, los labios y las mucosas se tornan grises y se produce colapso, convulsiones, coma e incluso la muerte, por lo que es imprescindible actuar con rapidez.

Tratamiento del golpe de calor en un perro

El tratamiento de un perro que sufre un golpe de calor debe comenzar de inmediato. Lo primero que debes hacer es enfriar al perro. Sácalo de la fuente de calor y si es posible, llévalo a un edificio que tenga aire acondicionado. Toma su temperatura rectal cada 10 minutos. Si es un caso leve, seguramente responda al traslado a un ambiente fresco.

Si la temperatura rectal supera los 40ºC, rocíalo con una manguera o sumérgelo en agua fría durante dos minutos. Una vez mojado, si es posible, coloca al perro delante de un ventilador eléctrico o una fuente de aire fresco. No olvides controlar su temperatura rectal y repetir este proceso hasta que se sitúe por debajo de los 39,4ºC. Una vez alcanzada dicha temperatura, es importante detener el proceso de enfriado y secar al perro. De lo contrario, podría sufrir hipotermia o un shock.

Tras el episodio de golpe de calor, aunque el perro reaccione, llévalo al veterinario lo antes posible, ya que el golpe de calor se asocia frecuentemente al Edema laríngeo, una inflamación de la laringe y las cuerdas vocales que puede provocar un estrechamiento de las vías respiratorias o su completa obstrucción, pudiendo requerir una traqueotomía de urgencia. Una inyección de cortisona antes de la aparición de los trastornos respiratorios puede prevenir que esto suceda.

Otras complicaciones del golpe de calor, que pueden surgir horas o incluso días más tarde, son: fallo renal, hemorragia espontánea, arritmias cardíacas y convulsiones.

Medidas preventivas para un golpe de calor

  • Si tu perro sufre problemas respiratorios, es mejor tenerlo en interiores durante los períodos de calor intenso y humedad.
  • No dejes nunca a tu perro en el coche con las ventanillas cerradas, aunque lo tengas aparcado en la sombra.
  • En los viajes en coche, procura que tu perro vaya bien ventilado.
  • Limita el ejercicio en tiempo caluroso.
  • Proporciona sombra y agua fresca a tu perro cuando se encuentre al aire libre, especialmente si se encuentra atado en una caseta o en suelo de cemento o asfalto.

Qué hacer si mi perro sufre un shock por el golpe de calor

Si el golpe de calor se complica, tu perro podría sufrir un shock, el cual es causado por un insuficiente riego sanguíneo. A causa de esto, el corazón no bombea eficazmente un volumen de sangre suficiente para mantener la circulación y la tensión.

Si tu perro se encuentra en estado de shock, su sistema cardiovascular intentará compensar la falta de oxígeno y riego sanguíneo aumentando los ritmos cardíaco y respiratorio. Esto implica un requerimiento energético suplementario en un momento en que los órganos vitales no disponen de la cantidad de oxígeno necesaria, lo que puede llevar a tu perro a la muerte.

En las primeras fases del shock, el perro jadea, respira aceleradamente, babea y sufre taquicardia. Su pulso se acelera y se congestionan las mucosas de los labios, las encías y la lengua.

En estado de shock avanzado, la piel y mucosas se tornan pálidas, cae la temperatura corporal y el ritmo respiratorio se vuelve lento. El perro muestra apatía, inconsciencia y falta de pulso.

Lo primero que debes hacer cuando tu perro sufre un shock, es comprobar si el perro respira y tiene latido cardíaco. Si no respira, practícale la respiración artificial (es conveniente aprender a hacerlo). Si no tiene latido cardíaco, combina la respiración artificial con masaje cardíaco.

Si el perro está inconsciente, asegúrate de que sus vías aéreas están abiertas y limpia las secreciones de la boca con los dedos y un trozo de tela. Tira de la punta de la lengua hacia delante más allá de los incisivos para facilitar la respiración y mantén su cabeza más baja que su cuerpo mediante mantas o cojines. Llévalo cuanto antes al veterinario.

Mi perro tiene convulsiones. ¿Pueden deberse a un golpe de calor?

Un golpe de calor también puede producir convulsiones, las cuales están causadas por una repentina descarga eléctrica en el cerebro, habitualmente en uno de los hemisferios, pudiendo extenderse a otras áreas.

La convulsión se ve precedida generalmente por un período de comportamiento alterado durante el cual el perro puede mostrarse inquieto y ansioso, gemir y buscar afecto o aislamiento. La verdadera convulsión dura un par de minutos y se caracteriza por colapso con rígida extensión de las patas. El perro deja de respirar unos segundos y a continuación se producen sacudidas rítmicas de las patas. Si el perro está en un lugar peligroso, trasládalo a un sitio seguro, de lo contrario, no lo molestes durante la convulsión ni después. A pesar de lo que dicta la creencia popular, nunca debes introducir nada en su boca ni sacarle la lengua.

Anota la duración de la convulsión y comunícaselo a tu veterinario. Si las convulsiones duran más de cinco minutos, son casos de urgencia.

Conclusiones

  • Las altas temperaturas pueden provocar un golpe de calor a tu perro.
  • Los braquicéfalos son más propensos a los golpes de calor, debido a sus dificultades respiratorias.
  • No dejes nunca a tu perro encerrado en un coche o atado en una superficie de asfalto o cemento.
  • No es conveniente hacer mucho ejercicio en días excesivamente calurosos.
  • Si tu perro jadea excesivamente, babea o tiene convulsiones, puede estar sufriendo un golpe de calor.
  • Trasládalo inmediatamente a un lugar fresco y trata de bajar su temperatura corporal.
  • Cuidado con la hipotermia, que puede sufrir si le bajas demasiado rápido la temperatura.
  • Si está en estado de shock, actúa inmediatamente.
  • Comprueba que respira y mantén sus vías aéreas abiertas.
  • Aprende a realizar la respiración artificial y el masaje cardíaco para poder actuar en una situación de urgencia.
  • Lleva a tu perro al veterinario lo antes posible, incluso si sale del golpe de calor, para prevenir la aparición de otros problemas.
  • Un golpe de calor puede traer complicaciones que no se manifiesten hasta días después.
  • Las convulsiones también pueden ser un síntoma de golpe de calor. Si duran más de cinco minutos, constituyen un caso de urgencia.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo