Foto con el microchip que se coloca a los perros en primer plano donde se puede ver que tiene el tamaña de un grano de arroz

El microchip es un sencillo dispositivo que permite localizar a tu perro en caso de que se pierda. Además de ser obligatorio ponérselo, se trata de un mecanismo eficaz de control que hará que puedas recuperar fácilmente a tu amigo. Además, no es doloroso ni nocivo para él.

Es de pequeño tamaño y se implanta mediante una inyección en la parte lateral del cuello. El chip tiene un número de serie que puede leerse con los dispositivos adecuados, accediendo a una base de datos que permite saber a quién pertenece el perro. Es altamente recomendable ponérselo. Recuerda que si tu perro se pierde y no tiene microchip, se considerará que no es de nadie, pudiendo ser dado en adopción y haciendo muy difícil que puedas recuperarlo.

Qué es el microchip y para qué sirve

El microchip es un dispositivo electrónico del tamaño de un grano de arroz que se le implanta al perro mediante una sencilla inyección subcutánea en la parte lateral del cuello. No es necesaria anestesia y su vida media es de unos 50 años, por lo que tendrás que colocárselo una sola vez en su vida.

El chip contiene un número de serie de 15 dígitos al que puede accederse mediante un lector de microchips del que disponen tanto veterinarios como los cuerpos de seguridad. Con ese número, se entra a una base de datos donde figura la información que permite localizar al dueño del perro. Viene a ser como el DNI de tu perro.

Sin el microchip, las posibilidades de que el perro pueda regresar a su casa en caso de pérdida disminuyen drásticamente.

Cuánto cuesta poner el chip a un perro

Foto de una veterinaria colocando el microchip a un perro mediante una inyección

El chip es un dispositivo muy económico. El veterinario se lo inyectará a tu perro por un precio que oscila entre 30 y 40€. Puedes consultar otros gastos en nuestro artículo sobre la póliza de responsabilidad y también sobre el coste de las vacunas en los perros.

Suele colocarse cuando el perro tiene entre 3 y 6 meses, aunque puedes ponérselo en cualquier momento de su vida.

Además, el microchip no tiene baterías ni sustancias nocivas que puedan afectar a tu perro. Se trata de un dispositivo estéril e innocuo que no tiene efectos secundarios ni molestará al perro en ningún momento. El momento del pinchazo puede resultar algo molesto, porque la aguja es algo más gruesa que la de las vacunas, aunque hay perros que ni siquiera se quejan.

¿Qué pasa si no le pongo el microchip a mi perro?

Si tu perro no tiene microchip y lo pierdes, te será difícil demostrar que es tuyo en caso de que logres localizarlo. Además, si alguien lo encuentra y le instala el microchip, el perro será suyo a efectos legales.

Actualmente, es obligatorio poner el chip a todo animal de compañía. La multa por tener un perro sin microchip puede ser de 600€ o más si se trata de una raza peligrosa (que por cierto está obligado a contratar una póliza de seguros).

¿Qué puedo hacer si mi perro se pierde?

Foto de un perro esperando a su dueño pero que se ha perdido en medio del bosque durante un paseo

Si tu perro se pierde, ponte en contacto con tu veterinario para que de la notificación al registro de animales de tu comunidad. Si crees que puede haber sido robado, comunícaselo inmediatamente a la Policía o al Seprona para que puedan actuar.

Asimismo, si localizas un perro perdido, llévalo a cualquier veterinario y pídele que lea su chip y se ponga en contacto con su dueño.

¿Si cambio de domicilio puedo modificar la información del chip?

Lógicamente, si cambias de domicilio, debes comunicárselo a tu veterinario para que se lo notifique al registro, o bien ponerte en contacto directamente con el registro de animales de tu comunidad, con el fin de que modifiquen la información que figura en la base de datos. Consulta la página de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía.

En el caso de que cambies de Comunidad Autónoma, deberás darte de baja en la original y de alta en la nueva. Tendrás que rellenar y firmar unos papeles. Este trámite tiene un coste, ya que supone papeleo. Si te olvidaste de darlo de baja en la comunidad original, tu nuevo veterinario podrá realizar todo el papeleo.

Si te vas a vivir al extranjero, tu nuevo veterinario leerá su microchip y realizará los trámites necesarios para registrarlo en el nuevo lugar de residencia. Salvo determinados países que no cuentan con el sistema ISO, no tendrás que poner otro microchip.

Si te vas de vacaciones o a vivir a otro país europeo de manera temporal, puedes consultar en la página www.europetnet.org si tu perro figura en la base de datos.

Te pedirán el número del microchip, que figura en la cartilla sanitaria de tu perro.

Este trámite es gratuito.

Qué son EUROPETNET Y REIAC

Europetnet es un grupo de asociaciones europeas que comparten los registros de identificación de todos los animales de compañía que tienen microchip. Así, si viajamos por el extranjero y nuestro perro se extravía, podemos introducir su número de identificación en la página web y obtener el registro de entidades por las que haya pasado desde que se perdió.

Los países que forman parte de Europetnet son: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, España, Estonia, Dinamarca, Holanda, Hungría, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Reino Unido, República Checa, Rusia, Suecia y Suiza.

Por otro lado, la REIAC es la Red Española de Identificación de Animales de Compañía. Agrupa las bases de datos de los animales con microchip y ofrece un sistema centralizado de consulta y localización.

Foto de un veterinario leyendo el chip que lleva el perro perdido para poder localizar a su dueño

Conclusiones

  • El chip es un dispositivo muy recomendable para tener controlado a tu perro.
  • El chip contiene un número de serie único para cada animal que viene a ser como su DNI.
  • En caso de pérdida de tu perro, podrás localizarlo fácilmente.
  • Poner el chip a tu perro te costará entre 30 y 40€.
  • Es obligatorio poner microchip a los animales de compañía.
  • Si tu perro no tiene microchip y alguien se lo pone, será suyo a efectos legales.
  • Si tu perro se pierde, acude a tu veterinario para que lo notifique al registro de animales de tu comunidad.
  • También puedes acudir directamente al registro.
  • Si sospechas que te lo robaron, denúncialo a la policía y al Seprona. Facilítales el número del microchip.
  • Si encuentras un animal perdido, llévalo a un veterinario para que lea su microchip y localice al dueño.
  • Si necesitas modificar los datos de localización, acude a tu veterinario o ponte en contacto con la REIAC.
  • Europetnet y Reiac son dos redes que disponen de los registros de identificación de los animales de compañía.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo