Mejores bolsas para perros biodegradables, compostables y ecológicas

Higiene del perro
Mejores bolsas para perros biodegradables, compostables y ecológicas

Es muy importante recoger los desechos de nuestros perros, ya que de lo contrario, estaremos contribuyendo a la propagación de diferentes enfermedades. El simple hecho de retirar los excrementos de tu perro de las zonas públicas contribuye a proteger la salud de todos y a mantener limpios el césped y los parques y aceras de la ciudad.

Si además tienes una conciencia medioambiental, querrás utilizar bolsas compostables. De no hacerlo, estarás contribuyendo a la acumulación de toneladas de heces de perro, envueltas en bolsas de plástico individuales y apiladas en vertederos anaerobios que impiden su degradación.

Además de preocuparte por la mejor manera de eliminar los desechos, debes tener en cuenta que no todas las bolsas biodegradables implican una descomposición rápida o adecuada.

Para garantizar que las bolsas son realmente ecológicas, deben cumplir una normativa internacional. Las normas más importantes que determinan el nivel de biodegradabilidad o compostabilidad de los productos son las ASTM D6400 y ASTM D6954 en América y las EN 13432/14995 en Europa.

El problema de los residuos plásticos

Los residuos plásticos tardan varios cientos de años en degradarse y además, muchos de ellos, al descomponerse, generan microplásticos y residuos tóxicos que afectan gravemente a los ecosistemas. Muchos de estos plásticos terminan en el océano (se estima que 8 millones de toneladas al año, aunque posiblemente sean muchas más), por lo que resulta esencial concienciarse con este grave problema y tratar de reducir nuestro consumo de este tipo de productos.

Las bolsas para recoger los excrementos de los perros no son ajenas a este problema, ya que su consumo es muy elevado a nivel mundial. Lo que hacemos básicamente al utilizar estas bolsas es recoger materia orgánica e introducirla en una bolsa de plástico, enviándola a un vertedero anaerobio, donde no se puede descomponer, debido a la ausencia de oxígeno. Y esto lo hacemos al menos una vez al día con cada perro.

Por otro lado, la recogida de los excrementos es importante, ya que estas heces pueden contener elementos patógenos dañinos para el ser humano y para otros animales. Es evidente que no podemos dejar los desechos de nuestros perros allí donde defecan, pues generaríamos un problema de insalubridad muy grande.

Se estima que hay unos 900 millones de perros en el mundo y algunos de ellos tienen enfermedades que se propagan por las heces, como lombrices, E.Coli, Giardia… Aproximadamente, los excrementos de 1 de cada cinco perros son recogidos en bolsas de plástico, a menudo no ecológicas, y eliminadas en los contenedores de las ciudades, para acabar en los vertederos sin posibilidad de descomponerse.

Tampoco resulta conveniente tirar las heces de los perros por el inodoro y, si las enterramos sin más, aunque sea en bolsas compostables, debemos hacerlo lejos de huertos, plantas comestibles y agua, ya que terminarían en los alimentos, los ríos y el mar, lo que produciría una peligrosa propagación de posibles patógenos.

Una de las mejores maneras de deshacerse de estos incómodos excrementos es el compostaje. Para ello, es necesario recoger los excrementos con una pala o por medio de una bolsa compostable y realizar una correcta gestión de los residuos, incluyendo una temperatura de compostaje adecuada para matar las posibles bacterias, como las responsables de la toxoplasmosis.

Por tanto, si tienes la posibilidad, es aconsejable que instales un sistema de compostaje doméstico. Estos sistemas consisten en un contenedor que se alimenta con un biodigestor para comenzar a descomponer los residuos orgánicos. Posteriormente, podrán ser utilizados de una manera eficiente, por ejemplo, como abono natural.

¿Cómo afectan al medio ambiente las bolsas de excrementos para perros?

No todas las bolsas para recoger los excrementos de los perros son iguales. Las bolsas convencionales no son ecológicas ni biodegradables, y pueden tardar muchísimo tiempo en descomponerse, por lo que se acumulan en los vertederos y son parte del problema de los residuos plásticos que sufrimos en nuestros días.

Incluso las bolsas biodegradables pueden tardar mucho tiempo en deshacerse. Además, la mayoría de los vertederos son anaeróbicos, es decir, en ellos la descomposición de los residuos se produce en ausencia de aire, por lo que las bolsas pueden permanecer en el medio ambiente durante muchísimo tiempo.

En la fabricación de bolsas de excrementos para perros aparecen un montón de etiquetas que pueden resultar engañosas, ya que no siempre las bolsas ecológicas son una opción segura para el medio ambiente. Una de las cosas que tendrás que aprender es la diferencia entre bolsas biodegradables y bolsas compostables.

Bolsas biodegradables

Las bolsas biodegradables se descompondrán naturalmente con el tiempo. El problema es que no podemos establecer la duración de dicha descomposición. Hay bolsas biodegradables que tardan dos años en degradarse y otras 20. Y ambas llevarán la etiqueta “biodegradable”.

Bolsas compostables

La compostación implica una degradación que transforma los residuos en productos orgánicos que actúan como nutrientes para el suelo, al convertirse en dióxido de carbono, biomasa, compuestos inorgánicos y agua. La compostación no deja microplásticos ni residuos tóxicos visibles o distinguibles.

Para poder llevar la etiqueta “compostable”, las bolsas de excrementos para perros deben cumplir las directrices de la ASTM International o la normativa europea, que son muy estrictas. Si las cumplen, podrán entrar en una de estas clasificaciones:

  • ASTM D6400. En esta categoría entran los productos más “eco-friendly”. Para satisfacer estas normas, las bolsas de excrementos deben biodegradarse rápidamente en cualquier entorno.
  • ASTM D6954. En esta categoría se incluyen los productos “razonablemente ecológicos”. El producto debe biodegradarse en menos de 2 años sin producir ningún residuo tóxico o contaminante durante su descomposición.
  • EN13432/EN14995. En Europa la normativa vigente es la certificación EN13432/EN 14995, que asegura que el producto puede ser compostado (tanto el plástico como el resto de los componentes del producto). Al menos el 90% del material orgánico debe convertirse en dióxido de carbono en un plazo de 6 meses y tras 3 meses de compostaje en una instalación semi industrial con un tamiz de 2 mm, no puede quedar más de un 10% de residuos. Además, debe superar determinadas pruebas químicas y de ecotoxicidad, donde se mide la presencia de metales pesados y el efecto del compost resultante en el crecimiento de las plantas.
  • Aditivos EPI. Algunas bolsas de excrementos para perros contienen aditivos EPI, que aceleran o catalizan la velocidad de degradación de 100 a 1000 veces, permitiendo que la descomposición se produzca en poco tiempo. El tiempo de descomposición puede ser de unas semanas o hasta de dos años, dependiendo de la fórmula utilizada. Sin embargo, no te garantizan que no vaya a haber presencia de microplásticos o residuos tóxicos tras la descomposición del producto.

Incluso estas bolsas tendrán dificultades para descomponerse en un ambiente anaerobio, como el de los vertederos. Por ello, la mejor solución es hacer compostaje de las bolsas o manejarlas de manera respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, su descomposición siempre es más rápida y menos perjudicial que la de las bolsas convencionales, por lo que siempre resulta recomendable utilizar este tipo de bolsas.

¿Qué tengo que comprobar cuando compro bolsas biodegradables y ecológicas para perros?

Además de buscar bolsas compostables, que son mejores que las biodegradables, deberás considerar algunos otros aspectos:

  • Calidad de la bolsa. Evita las bolsas baratas y delgadas, ya que si se rompen fácilmente no resultarán útiles. Asegúrate de que tienen el grosor y resistencia adecuados. No sacrifiques la calidad por el precio, ya que hay posibilidad de comprar buenas bolsas con un presupuesto ajustado.
  • Si utilizas un dispensador de bolsas, es mejor que las bolsas vengan empaquetadas en rollos, para poder utilizarlas con el dispensador. Ten en cuenta el tamaño de las bolsas para asegurarte de que son compatibles con él.
  • Tamaño de la bolsa. Elige bolsas suficientemente grandes para recoger los excrementos con facilidad.
  • Ten en cuenta el número de bolsas que te ofrecen. Al tratarse de un producto de consumo diario, puede merecer la pena comprar suficiente cantidad para que te dure unos meses. Ahorrarás en gastos de envío.
  • Etiquetas y certificados. Si vas a comprar bolsas de excrementos para perros compostables, asegúrate de que cumplen con los certificados que garantizan el cumplimiento de la normativa existente. De lo contrario, no podrás verificar que se trate de productos realmente ecológicos.

El problema de la eliminación de los residuos de los perros.

Es importante comprobar que las bolsas cumplen la normativa que garantiza su capacidad de degradación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que muchos plásticos biodegradables no se descomponen en los vertederos, debido a la ausencia de aire, por lo que además de comprar bolsas de excrementos para perros ecológicas y respetuosas con el medio ambiente, hay que proceder a su desecho de manera correcta.

Esto implica una serie de recomendaciones a la hora de tirar las bolsas:

  • No tires las bolsas de excrementos en la basura normal, ya que terminarán en un vertedero anaerobio.
  • No las utilices para abonar el jardín de tu casa directamente, porque los residuos animales contienen agentes patógenos que pueden ser perjudiciales para los seres humanos.
  • En algunas ciudades no se permiten residuos de animales en los contenedores convencionales, por lo que deberás informarte al respecto.
  • Utiliza un contenedor de compostaje específico para los desechos de los perros. Una vez compostado puedes utilizarlo como fertilizante.
  • Antes de tirar los residuos de tu perro por el inodoro, consulta las normas municipales de aguas residuales.
  • Nunca tires estos residuos en una fosa séptica.
  • Si vives en una zona rural y decides enterrar las bolsas compostables con los residuos, asegúrate de hacerlo lejos de huertos y fuentes de agua.
  • Es mejor que utilices un sistema de eliminación de residuos que los convierta en compost, como el Doggie Dooley.


Las mejores bolsas biodegradables, compostables y ecológicas para los excrementos de tu perro

Alpha Pets Bolsas compostables certificadas

Bolsas compostables con certificación EN 13432 y ASTM D6400, lo que garantiza que son seguras para el compostaje doméstico e industrial. No llevan perfume. Están realizadas con almidón de maíz y se descomponen en menos de 12 meses, sin microplásticos ni residuos tóxicos. Las bolsas son muy grandes, de 25,5×36 centímetros, con asas, gruesas y resistentes. Cada paquete contiene 320 bolsas. La caja dispensadora es de cartón reciclable.

Bags On Board Bolsas compostables certificadas

Bolsas 100% biodegradables y compostables, que disponen de las certificaciones europea EN 13432, americana ASTM D6400 y australiana AS 4736-2006. Las bolsas se descomponen en 90 días, produciendo agua, dióxido de carbono y biomasa, sin microplásticos ni residuos tóxicos. El embalaje y el núcleo de cartón están realizados con material reciclado. Las bolsas no llevan perfumes ni tintas. El paquete contiene 140 bolsas, en 10 rollos con 14 bolsas de 23×30 centímetros.

Biook Bolsas compostables certificadas

Bolsas compostables que cumplen con la normativa europea EN 13432. Las bolsas están unidas por una línea microperforada que permite que se separen fácilmente. Cada bolsa mide 23×32 centímetros y está realizada con polímeros biodegradables PLA y PBAT de alta calidad. No contiene polietileno y se descompone en agua y dióxido de carbono en unos 180 días, mediante un compost casero o en un vertedero. No libera microplásticos ni productos químicos nocivos. Se recomienda utilizarlas en los 9 meses siguientes a la compra. El paquete incluye 300 bolsas, en 20 rollos con 15 bolsas cada uno y un dispensador que también es biodegradable.

Cycluck Bolsas compostables certificadas

Bolsas 100% biodegradables, realizadas con almidón de maíz. El paquete contiene 300 bolsas, en 20 rollos de 15 bolsas, con un tamaño de 23×33 centímetros. Las bolsas son gruesas y resistentes, a prueba de fugas. Cumplen la certificación EN 13432, lo que garantiza su compostabilidad, sin eliminación de microplásticos ni productos tóxicos. Todo el producto, incluyendo el paquete, es ecológico.

Galgof Bolsas compostables certificadas

Bolsas 100% compostables. El paquete incluye 300 bolsas, en 20 rollos de 15 bolsas, con un tamaño de 22×32 centímetros. Están fabricadas con almidón de maíz y bioplásticos, y cuentan con la certificación BPI, que garantiza que cumple la normativa europea EN13432 y la americana ASTM D6400. Están perfumadas y son resistentes e impermeables.

MyAlphabet Bolsas compostables certificadas

Bolsas compostables de 23×33 centímetros. El paquete incluye 120 bolsas, en 8 rollos con 15 bolsas cada uno. Son bastante gruesas y resistentes, además de impermeables. Estas bolsas cumplen con los estándares Vincotte para compostaje de jardín, además de las certificaciones EN 13432 y ASTM D6400. Están fabricadas con almidón de maíz y polímeros biodegradables (PBAT). Las bolsas se descomponen en 90 días. Al estar fabricadas con componentes vegetales y seguros para el medio ambiente, pueden utilizarse como compost.

Pet N Pet Bolsas compostables certificadas

Bolsas 100% compostables y biodegradables, que cumplen la normativa europea EN 13432 y la americana ASTM D6400. Están fabricadas con material biológico de maíz, sin polietilenos. Las bolsas tienen un tamaño de 23×33 centímetros y el paquete contiene 120 bolsas, en 8 rollos de 15 bolsas. La descomposición de las bolsas se produce en 90-180 días. Al ser de base vegetal, son seguras para el medio ambiente y no dejan microplásticos ni residuos tóxicos.

PupRepublic Bolsas compostables certificadas

Bolsas compostables sin perfume, resistentes e impermeables. Cumplen la normativa EN 13432 y la ASTM D6400. El paquete incluye 120 bolsas, en 8 rollos de 15 bolsas, con un tamaño de 22×33 centímetros. Las bolsas se descomponen en 90 días, produciendo dióxido de carbono, biomasa y agua, sin microplásticos ni productos tóxicos. Están fabricadas con almidón de maíz y polímeros biodegradables.

Aixmeet Bolsas biodegradables

Bolsas con tecnología EPI, que permite su degradación en unos 18 meses. Sin embargo, es posible que el proceso se alargue en los vertederos, debido a que en ellos la degradación es anaerobia. El paquete incluye 600 bolsas, en 15 rollos de 40 bolsas. Cada bolsa mide 22×32 centímetros y se trata de bolsas resistentes e impermeables. No incluye certificados de cumplimiento de la normativa existente para garantizar su descomposición.

Dumi Bolsas biodegradables

Bolsas biodegradables gruesas y resistentes, a prueba de fugas. Están realizadas con almidón de maíz y polímeros biodegradables. El paquete incluye 140 bolsas, en 28 rollos de 15 bolsas. Cada bolsa mide 23×33 centímetros. No incluye certificados que garanticen el cumplimiento de la normativa.

Yorja Bolsas biodegradables

Bolsas realizadas con almidón de maíz y polímero biodegradable PBAT. Son resistentes e impermeables, fáciles de separar gracias a la línea microperforada. Cada paquete contiene 510 bolsas, en 34 rollos con 15 bolsas de 23×33 centímetros. La caja está realizada con materiales reciclados. Se trata de bolsas ecológicas, pero no lleva certificados que garanticen el cumplimiento de la normativa existente.

Conclusiones

  • Los residuos plásticos constituyen un grave problema medioambiental
  • Las bolsas de excrementos para perros son parte de este problema y a menudo van dirigidas directamente a los vertederos.
  • En los vertederos la degradación de los residuos se produce de forma anaerobia, lo que impide la correcta descomposición de los plásticos.
  • Las bolsas para excrementos convencionales tardan en descomponerse y generan microplásticos y residuos tóxicos.
  • Las bolsas biodegradables se descomponen con el tiempo, pero no siempre lo hacen rápidamente.
  • Las bolsas compostables pueden utilizarse para generar abono orgánico y no dejan ningún residuo tóxico ni microplásticos.
  • Para asegurarte de que las bolsas son 100% compostables, comprueba que disponen de los certificados que garantizan el cumplimiento de las exigentes normativas europeas y americanas, entre otras.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Lamentamos que no te guste el artículo

¡Ayudanos a mejorar este artículo!

Cuéntanos como mejorar el artículo

Última actualización el 2021-01-18 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Posts relacionados:

1 comentario

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo