Cuidados del Perro

Pasos para lavar a mi perro con agua o en seco

Foto de un perro que se queda quieto mientras lo están bañando

Realmente, no existen reglas acerca de la frecuencia con la que es conveniente bañar a un perro. Y sin embargo, es importante tener una idea acerca de cuántas veces debemos bañar a nuestro perro, ya que la higiene es fundamental para un buen estado de salud, pero una frecuencia excesiva de lavado puede ser perjudicial, al eliminar la capa de grasa que tiene tu perro en la piel, lo que disminuye sus defensas, además de afectar al pH de su piel.

Por ello, una buena opción es alternar las sesiones de baño con agua, con otras de lavado en seco y de cepillado, con el fin de mantener una higiene correcta sin dañar al perro. Utilizaremos siempre champús específicos para ellos, ya que el pH de su piel es diferente del nuestro.

A continuación, te ofrecemos un resumen de las alternativas existentes para bañar a tu perro.

¿Por qué tengo que bañar a mi perro?

Las razones principales para bañar a un perro son la suciedad y eliminación del pelo muerto en época de muda, así como suprimir el mal olor, sobre todo en los perros con pelo graso.

La frecuencia de lavado dependerá de la raza de tu perro. No es lo mismo un perro de pelo largo que uno con el pelo rizado, o suave, o duro. Tu veterinario podrá aconsejarte sobre la frecuencia de baño más adecuada para tu perro.

La rutina del baño no es necesaria para la salud de tu perro ni de su pelo. De hecho, los baños demasiado frecuentes afectarán al lustre natural del pelo, dejándolo áspero y reseco. En la mayoría de los perro, el cepillado regular mantendrá el pelo y la piel en un perfecto estado. Sólo bañaremos a nuestro perro cuando esté sucio o presente mal olor.

Cómo bañar a mi perro

  1. Antes del baño, desenreda su pelo y elimina los nudos. De lo contrario, los nudos se apelmazarán al mojarse y serán más difíciles de retirar. Es muy importante escoger un champú específico para perros, ya que el pH de su piel es neutro y los champús para seres humanos suelen ser ácidos.
  2. Procura que no le entre agua en las orejas. Para evitarlo, puedes ponerle algodón en los oídos. Al finalizar el baño, asegúrate de secar bien sus orejas y oídos, ya que la humedad en esta zona puede provocar infecciones.
  3. Comienza lavando la cara de tu perro con un paño húmedo. Levanta sus orejas y limpia la superficie interior para eliminar la suciedad, la cera y la piel muerta. Moja completamente a tu perro con la ducha, utilizando agua tibia.
  4. A continuación, aplica el champú, frotando con la mano por secciones. Asegúrate de enjabonarlo entero (lomo, costados, cuello, pecho, vientre, patas, pies y cola). Si el pelo está muy sucio, aclara ligeramente y luego repite el enjabonado.
  5. Aclara con la ducha, asegurándote de eliminar completamente el champú. Limpia bien los espacios interdigitales y aclara varias veces hasta que no quede nada de jabón, ya que puede provocar dermatitis, además de dejar el pelo pegajoso y sin brillo.
  6. No utilices vinagre, limón o lejía como acondicionadores, ya que son demasiado ácidos unos y demasiado alcalinos otros y estropearán el pelo. En caso de necesitarlo, existen acondicionadores específicos para ellos.
  7. Tras aclarar al perro, deja que se sacuda y sécalo con toallas. Puedes completar el proceso de secado con un secador para perros. Utiliza secadores de mano a la temperatura mínima para no quemar su piel. No salgas con el perro al aire libre hasta que se seque por completo.

Cómo bañar a mi perro con un champú en seco y sin agua

La utilización de champús en seco es recomendable para mantener el pelo limpio entre baño y baño, especialmente para los perros con pelo graso, que acumulan más suciedad. La utilización de champú en seco no implica no bañar nunca al perro con champú y agua, pero constituye una alternativa para aquellos perros a los que no les gusta el agua, ya que aunque tendrás que bañarlos con agua de vez en cuando, podrás retrasar el tiempo entre baño y baño, alternando con la utilización del champú en seco. También resulta una buena opción para el caso de encontrarte sin champú y necesitar bañarlo.

Podemos preparar un champú casero en seco casero eficaz y con ingredientes que no estropearán el pelo de nuestro perro ni dañarán su piel.

  1. En un recipiente, echa 3 ó 4 cucharadas de harina de maíz o maicena.
  2. Añade una pizca de polvos de talco para bebé (sólo un poco, para que no decolore el pelo). Estos ingredientes aportarán limpieza y brillo al pelo.
  3. También puedes añadir bicarbonato sódico, que contribuirá a eliminar el mal olor. Además puedes complementar con un poco de tomillo o romero para aportar un aroma agradable.
  4. Para utilizar este champú, debes aplicarlo sobre el pelo masajeando suavemente.
  5. Déjalo actuar unos 20 minutos y retira con un cepillo de cerdas blandas. Un secador de pelo puede ayudar a eliminar los restos de polvo.

Los champús en seco comerciales suelen venir en sprays y se emplean pulverizándolos por todo el cuerpo, eliminándose después con una toalla. Suelen estar hechos con almidón de maíz, bicarbonato sódico, talco y ácido bórico y su precio oscila entre los 5€ y los 20€.

Antes de aplicar el champú seco a tu perro, cepíllalo bien para eliminar los nudos y pelos muertos. A continuación, aplica el champú por su cuerpo, masajeando suavemente. Procura que no entre en los ojos, oídos o boca, para evitar irritaciones. Deja actuar unos 20 minutos. Si utilizas un champú comercial, lee la etiqueta para obtener información acerca del tiempo de aplicación. Tras los 20 minutos, cepilla a tu perro con un cepillo de cerda suave, para eliminar los restos de champú, la suciedad y el polvo.

¿Puedo bañar a mi perro con detergente?

Encontrarás múltiples recetas para elaborar champús para perros con detergente para lavadora o lavavajillas. Sin embargo, no es recomendable utilizarlos, ya que se trata de detergentes muy agresivos que pueden provocar dermatitis, sequedad del pelo, generación de grasa o caspa, picazón y otros problemas.

Los champús específicos para ellos no son tan caros y te aseguras estar utilizando un producto especialmente pensado para el cuidado de su piel.

Cómo evitar que mi perro huela mal

Cachorro en una bañera pequena con juguetes y patitos de goma amarillos

El mal olor de un perro puede deberse a la suciedad, presencia de hongos o alguna enfermedad. Si tu perro huele mal habitualmente, acude a tu veterinario para descartar la posibilidad de una enfermedad que requiera tratamiento.

Si no es el caso, sigue las siguientes pautas para mantener a tu perro limpio y con buen olor:

  • Cepíllalo habitualmente para eliminar la suciedad, el polvo y el pelo muerto.
  • Báñalo únicamente cuando sea necesario, ya que el exceso provoca la eliminación de la grasa natural que tienen en la piel para protegerse.
  • Consulta a tu veterinario acerca de la frecuencia de baño adecuada para tu perro, ya que no es lo mismo si tu perro tiene el pelo largo o corto, pelo duro o rizado.
  • Sécalo bien tras el baño, ya que la humedad genera malos olores.
  • Cuida la higiene de su boca boca y limpieza de sus orejas y oídos, ya que son zonas por las que se producen muchas infecciones, con el consiguiente mal olor.

Bañar a un perro grande, bañar a un perro pequeño.

Un perro grande puede ocasionar más problemas que uno pequeño, sobre todo si intenta salir de la ducha cuando está mojado. Por ello, es bueno acostumbrarlos al baño desde cachorros. Aún así, puede ser buena idea mantener la puerta del baño cerrada para que no salga corriendo por la casa.

Si decides bañarlo en el exterior, procura que sea un día cálido. Ten en cuenta que el agua será más fría que la que puedes utilizar en la bañera y asegúrate de secarlo bien después con toallas, utilizando un secador específico para perros en caso necesario.

Algunas ciudades tienen servicios de autolavado para perros. Asegúrate de llevar el champú de tu perro, las toallas y una correa.

Los perros pequeños suelen ensuciarse más que los grandes, por lo que la frecuencia del baño será mayor, ya que se verá sucio o con mal olor más a menudo. Sigue siendo importante acostumbrarlo al baño desde pequeño, cepillarlo bien primero, utilizar un champú adecuado y asegurarse de secarlo bien tras el baño.

Conclusiones

  • No es conveniente bañar a un perro con excesiva frecuencia, hazlo solamente cuando esté sucio o tenga mal olor.
  • La frecuencia de baño dependerá de la raza de tu perro y el tipo de pelo que tenga.
  • Antes del baño, cepilla bien su pelo para eliminar nudos.
  • Utiliza un champú específico para perros.
  • Seca bien a tu perro tras el baño.
  • El champú en seco es una buena opción para alternar con los baños con agua.
  • No bañes a tu perro con detergente.
  • Una correcta higiene y cepillado harán que tu perro no huela mal.
  • Consulta a tu veterinario cualquier duda que puedas tener.
  • Un perro grande necesitará más espacio para el baño que uno pequeño.
  • Acostumbra a tu perro al baño desde cachorro.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo