Cuidados del Perro

Mi perro tiene diarrea. ¿Qué hago?

Foto de un perro débil en el suelo con problema de diarrea

Hoy el día empieza mal. Vas con prisa y tu perro ha hecho sus necesidades en casa. No le ves alicaído, sin embargo las heces son líquidas y abundantes. Además, el número de deposiciones es más elevado de lo habitual. No te enfades con él, no le regañes. No ha podido evitarlo: tiene diarrea.

Ante todo, no te asustes. Recuerda que la diarrea es uno de los problemas más frecuentes que se nos puede presentar y a menudo no reviste gravedad. No obstante, debemos analizar las deposiciones y tomar las medidas pertinentes, que incluyen una visita al veterinario en caso necesario.

¿Por qué se produce la diarrea?

La diarrea no es una enfermedad, sino un síntoma de otros problemas. Consiste en la deposición de heces informes y líquidas. A menudo se produce un gran volumen, o bien un aumento sobre la frecuencia normal, en las deposiciones. A veces se acompañan de flatulencias, arcadas o fiebre. Tu amigo peludo puede estar bajo de ánimo o no, dependiendo de las causas.

Las dos causas fundamentales de la diarrea son:

  • Alteración de la dieta o intolerancia alimentaria
  • Parásitos intestinales

Muchas infecciones terminan también desencadenando una diarrea.

Cómo procesa el perro la comida y por qué puede producir diarrea.

La comida tarda aproximadamente ocho horas en atravesar el intestino delgado de nuestro perro. En este proceso, se produce la absorción de la mayor parte del alimento y del 80% del agua que contiene. El resto llega al colon, dónde se concentra, y al final se produce la evacuación de unas heces bien formadas, sin sangre, ni olores extraños y fuertes, ni mucosidades.

Pero si el tránsito a través del intestino es rápido, la comida llega al recto en estado líquido, produciéndose una evacuación informe y suelta. La mayoría de las diarreas pasajeras de los perros se producen por esta causa.

La alteración de la dieta podría producir un tránsito rápido, siendo una de las causas frecuentes de diarrea en el perro, ya sea por intolerancia a alguno de los nuevos componentes, por comer con ansiedad o por otras causas. Es por ello que se recomienda la introducción de los nuevos alimentos de una manera lenta y controlada.

Parásitos

Por otro lado, existen distintos tipos de parásitos que pueden infestar a tu mascota por diversas causas (excrementos de otros animales, comer tierra…) y que pueden provocar una diarrea, como veremos más adelante.

¿Por qué mi perro tiene diarreas de manera relativamente frecuente?

Los perros son carnívoros pero no presentan los instintos depredadores de los cazadores. Son más bien carroñeros y, por ello, unos grandes oportunistas. Si encuentran un recurso alimenticio, darán cuenta de él en previsión a pasar días sin alimento. Además, consideran a otros perros y animales como competidores potenciales en el consumo de los recursos alimenticios, por eso defienden fieramente su comida.

Por tanto, no te extrañe que devoren lo que encuentran rápidamente. Se trata de evitar que se lo quiten, sin preocuparse de si hay sustancias que no pueden digerir. Comen basuras, alimentos en descomposición, hierbas y plantas a veces tóxicas, papel, plástico, trozos de tu camiseta… Algunos de estos productos los eliminan parcialmente mediante el vómito. Otros van alegremente camino de sus intestinos.

¿Y pueden tener intolerancias alimentarias?

Por supuesto que sí. Existen muchos alimentos susceptibles de provocar intolerancias a nuestro peludo compañero.

Si un alimento produce intolerancia, su consumo provoca un tránsito rápido que se traduce en una diarrea. No debemos confundir la intolerancia alimentaria con la alergia. Esta última provoca dermatitis, pero rara vez diarrea.

La intolerancia puede ser producida por muchos tipos de alimentos: desde algún tipo de carne hasta huevos, especias, frutas, maíz, trigo, soja, grasas… Incluso algún componente de piensos comerciales podría provocarlo. Esta es una de las razones por las que los veterinarios recomiendan introducir lentamente las nuevas fórmulas de alimentación. Y también por ello, es buena idea recurrir a piensos de alta gama, que cuidan la calidad de sus componentes y no abusan de materia grasa ni subproductos.

Ten mucho cuidado con la leche y los productos lácteos: provocan frecuentemente intolerancia alimentaria, debido a la falta de lactasa (enzima intestinal que descompone la lactosa en azúcares de cadena corta). Esto también nos sucede a muchos seres humanos.

¿La diarrea puede deberse a parásitos intestinales?

Sí, una de las causas más comunes de la diarrea son, como decíamos, los parásitos intestinales. En los perros, los más comunes son los nematópodos, los anquilostomas, los tricocéfalos, las triquinas y algunos protozoos.

Todos los perros se infestan con parásitos en algún momento de su vida, pero la mayoría desarrolla una inmunidad que los mantiene a raya. Sin embargo, algunas veces, por estrés o falta de salud, la inmunidad puede perderse, aunque sea temporalmente.

Si crees que tu perro puede tener parásitos, acude a tu veterinario para establecer un diagnóstico y suministrarle la medicación adecuada.

¿Existen más causas posibles de la diarrea de mi perro?

Otras causas probables de la diarrea son los efectos secundarios de algunos medicamentos, situaciones de excitación, estrés o angustia, cambios en la dieta, deshidratación

Si la diarrea se produce por un cambio en la dieta, es recomendable regresar a la antigua y reestablecer los cambios paso a paso, con el fin de descubrir la causa.

La sobrealimentación también puede ser causa de diarrea, ajusta su dieta con precisión.

Entonces, ¿cómo sé qué es lo que provoca la diarrea de mi perro y si es grave o puedo tratarla en casa?

Las características de la diarrea y el estado general del perro nos ayudarán a establecer las pautas a seguir.

Su color, olor y frecuencia pueden ser una pista para saber si se origina en el intestino delgado o en el grueso.

Dependiendo de su duración, la diarrea puede ser aguda (aparece de repente y dura poco) o crónica (aparece gradualmente y se prolonga durante tres semanas o más, o bien es recurrente y se manifiesta cada ciertos períodos de tiempo).

La diarrea aguda no es grave, mientras que la crónica requerirá investigación veterinaria para averiguar sus causas. Esto puede incluir exámenes fecales para localizar parásitos, bacterias u hongos, inmunoensayos, pruebas de absorción fecal, colonoscopia…

El color, consistencia, olor, frecuencia y estado del perro son también determinantes en el establecimiento del diagnóstico.

¿Qué puedo hacer yo en casa?

  • El tracto gastrointestinal necesita descansar. Establece un período de ayuno de 24 horas.
  • Intenta que tu perro beba agua frecuentemente con el fin de evitar la deshidratación.
  • Si la diarrea persiste, podría ser adecuado suministrarle un suero oral.
  • Tal vez sea necesario un antidiarreico para disminuir la motilidad intestinal. Pero consulta a tu veterinario antes de medicarle.
  • La diarrea aguda suele remitir en 24 horas. Reintroduce los alimentos con una dieta baja en grasas (por ejemplo, arroz y pollo cocidos). Dale 3-4 comidas pequeñas diarias durante dos días y regresa lentamente a la dieta habitual.

¿Cuando lo llevo al veterinario?

  • Si la diarrea dura más de 24 horas.
  • Si las heces contienen sangre o son negras y alquitranadas.
  • Si también vomita.
  • Si está débil, deprimido, con fiebre.
  • En el caso de perros de edad avanzada, la diarrea que dura más de tres días puede indicar una enfermedad renal o hepática, de páncreas, mala absorción, parásitos… Tu veterinario es el mejor profesional a quién acudir.
  • Los cachorros sufren deshidratación muy rápido, así que es mejor acudir al veterinario rápidamente ante los primeros síntomas.
  • Si observas sangre, gusanos o mucosidad, acude también al veterinario. Recuerda siempre que es el mejor profesional a quién puedes acudir. Estos artículos son meramente informativos y te ayudan a conocer mejor a tu perro, pero nadie como él o ella para establecer un diagnóstico adecuado.

Conclusiones y algunos consejos

  • La diarrea es un síntoma de un problema intestinal. A menudo no es grave y remite en unas 24 horas. Si dura más tiempo o es recurrente, consulta con tu veterinario.
  • Observa a tu perro y considera su estado de ánimo y el color de las heces. Si tienen sangre, son negras y alquitranadas o tienes alguna duda, llama al veterinario.
  • Presta atención a los alimentos que consume, a menudo son la causa de su diarrea. Compra piensos de calidad y no lo sobrealimentes.
  • Presta atención cuando le saques a pasear por dónde defecan otros animales. Los excrementos pueden contener parásitos.
  • Educa a tu perro para que no coja comida del suelo ni la acepte de nadie que no seas tú. Es la mejor manera de controlar su alimentación y prevenir enfermedades, intolerancias y alergias.
  • Cuidado con la basura.
  • Evita que consuma plantas tóxicas. Si tienes un jardín, infórmate acerca de las plantas que tienes y toma las precauciones necesarias.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo