Cuidados del Perro

Mi perra está triste después del celo

Foto de una perra muy triste tras su epoca de celo

Es posible que tras el período de celo, tu perra se muestre triste, apática o deprimida. Esto puede ser una consecuencia natural del propio período de celo, ya que durante las diferentes fases del ciclo se producen hormonas que influyen en el estado de ánimo y provocan cambios de humor. Desde el comienzo del período de celo, tu perra podrá experimentar cambios en su comportamiento, que pueden ir desde la apatía hasta la hiperactividad. Al final del proceso, debido al descenso de progesterona, puede suceder también que tu perra experimente tristeza o apatía.

Además, durante el celo tu perra puede experimentar momentos de dolor, que sin duda influirán en su humor.

También es posible que la tristeza de tu perra tras el período de celo se deba a que está experimentando un embarazo psicológico o pseudogestación. O tal vez esté preñada.

Fases del celo en las perras

Las perras presentan su primer celo entre los 6 y 12 meses de vida, aproximadamente. La actividad ovárica comienza a descender a partir de los 6 años de edad y cesa hacia los 10.

El período de celo se produce cada cinco o nueve meses, dependiendo de cada perra.

El celo, o ciclo estral, se divide en cuatro fases. Las dos primeras, proestro y estro, son las que solemos identificar con el período de celo, que dura unos 21 días.

  • Proestro. Es la fase inicial del ciclo. Dura una media de nueve días (aunque se establece el margen entre 3 y 17) y se manifiesta con una secreción sanguinolenta por la vulva. Además, la vulva se presenta inflamada. Durante esta fase, se segregan feromonas, destinadas a atraer a los machos. Sin embargo, durante los primeros días, la hembra no mostrará interés por los ellos. Hasta el final del proestro la hembra no será receptiva a la monta.
  • Estro. Esta segunda fase constituye el período receptivo y dura generalmente entre siete y nueve días (el margen considerado normal es entre 2 y 20). La vulva se ablanda para permitir la penetración. Durante esta fase tiene lugar la ovulación, con el consiguiente aumento de progesterona y de estrógenos, cuya concentración irá aumentando hasta llegar a su punto álgido, momento en el que desciende vertiginosamente. Ambas hormonas influyen en los estados de ánimo. Cuando esta fase finaliza, la hembra rechaza al macho.
  • Diestro. También conocida como fase lútea, comienza cuando la hembra rechaza el apareamiento. El macho también pierde interés. Dura unos 60 días. Si la perra queda preñada, el diestro se ve seguido del parto.
  • Anestro. Se trata de un período de inactividad sexual con bajos niveles de progesterona. Un bajo nivel de progesterona puede inducir estados depresivos. Esta fase dura entre 130 y 150 días y finaliza cuando comienza el ciclo siguiente.

Efectos hormonales en el estado de ánimo de las perras

Las variaciones hormonales influyen sin duda en el estado de ánimo de nuestra perra.

  • Efecto de los estrógenos en el estado de ánimo. Los estrógenos son unas hormonas femeninas que influyen en los cambios de humor, el cansancio y los estados depresivos.
  • Efecto de la progesterona en el estado de ánimo. La progesterona ayuda a eliminar el estrés y cuando sus niveles son bajos, puede acarrear síntomas como fatiga, ansiedad o depresión. Por ello, al final del celo, cuando sus niveles son muy bajos, es fácil que tu perra experimente estos síntomas.

Las hormonas pueden provocar, por tanto, cambios de comportamiento en tu perra, que tal vez se muestre apática, duerma más de lo normal, deje de jugar y pase mucho tiempo tumbada o experimente una pérdida de apetito. Otras veces se volverá hiperactiva o agresiva.

Gestación

Durante las primeras semanas de la gestación, hay pocos síntomas de que ésta se haya producido. Ocasionalmente, la perra puede presentar náuseas matinales durante la tercera o cuarta semana, debida a los efectos de la progesterona. Además, puede mostrarse apática y con falta de apetito. También puede ser que vomite de vez en cuando.

La falsa gestación puede presentarse con síntomas de tristeza o depresión

La falsa gestación, también conocida como pseudogestación o pseudociesis, es un fenómeno bastante común en el que la perra actúa como si estuviera preñada sin estarlo. Esta afección se debe a la progesterona y la perra puede presentar algunos o todos los signos de una auténtica gestación, incluyendo la distensión abdominal, el aumento de las glándulas mamarias e incluso producción de leche. Algunas preparan el nido para sus cachorros y a veces cogenjuguetes u otros objetos como sustitutos de los cachorros “esperados”, protegiéndolos incluso con agresividad. En ocasiones, la perra vomita intermitentemente y muestra síntomas de tristeza o depresión. Además, las glándulas mamarias pueden endurecerse y provocarle dolor.

Generalmente no necesita tratamiento, ya que desaparece por sí sola en 12 semanas o menos, aunque las perras que presentan un comportamiento agresivo pueden ser tratadas con hormonas.

¿Entonces es normal que mi perra esté triste después del celo?

Sí, es normal que tu perra se muestre apática o triste durante el celo y después de él, incluso que duerma más de lo normal. Sin embargo, si ves que está muy triste o presenta además otros síntomas, como diarrea o segregación de una especie de pus amarillento, verdoso o secreción sanguinolenta, acude a tu veterinario para descartar posibles enfermedades.

¿Qué puedo hacer en caso de que mi perra muestre síntomas de tristeza debido al celo?

  • Ante todo, no dejes de prestarle atención. Agradecerá tus caricias y cariño y se sentirá mejor.
  • Si presenta pérdida de apetito, ofrécele piensos diferentes o incluso prueba con comida casera.
  • Juega con ella y sigue sacándola a pasear diariamente.
  • Acude al veterinario si no se levanta nunca, no come o está excesivamente apática.
  • Si sus heces son extrañas o segrega un flujo vaginal verdoso o sanguinolento, acude a tu veterinario.

Conclusiones

  • El celo es un proceso que implica una serie de cambios hormonales muy importantes.
  • Los cambios hormonales tienen una gran repercusión en los estados de ánimo.
  • Los estrógenos provocan cambios de humor frecuentes.
  • Los bajos niveles de progesterona pueden acarrear episodios depresivos, por eso tras el celo tu perra puede mostrarse triste.
  • La gestación puede acarrear signos de apatía en sus primeras semanas.
  • La falsa gestación es una afección bastante frecuente que se asocia a estados depresivos.
  • Estos síntomas debidos al celo son normales y desaparecen por sí solos.
  • Si la tristeza perdura, consulta a tu veterinario.
  • Si observas síntomas preocupantes, como pérdida absoluta de apetito, apatía excesiva o secreciones extrañas, acude a tu veterinario.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo