Cuidados del Perro

Mi cachorro come poco y duerme mucho

Cachorro durmiendo encima de unas zapatillas de andar por casa

Cuando llega un cachorro al hogar, todo cambia. Sabemos que debemos cuidarlo y prestar atención a todo lo que sucede. Si es muy pequeño, no podemos sacarlo de casa hasta finalizar la primera serie de vacunaciones y somos conscientes de que nuestro pequeño perro es muy delicado. Es posible que todo nos asuste al principio, ya que no tenemos experiencia con estos pequeños.

Pero cuando llega tu cachorro a casa, observas que come poco y duerme mucho. Te sorprende, ya que esperabas tener un pequeñín travieso y juguetón que estuviera todo el día correteando. Sin embargo, lo que sucede es que tu nuevo amigo se pasa el día durmiendo. No te preocupes, es perfectamente normal.

También es normal que coman poco, y de hecho, debemos repartir su comida en varias dosis a lo largo del día. Sin embargo, si observas que está apático o pierde peso, debes acudir al veterinario por si tuviera alguna enfermedad.

Mi cachorro duerme mucho. El sueño en los cachorros

Los cachorros recién nacidos pasan durmiendo el 90% del tiempo. Solamente se despiertan para comer. Durante las primeras 48 horas, duermen dando patadas y gimoteando, lo que les ayuda a desarrollar el tono muscular.

A medida que van creciendo, su sueño comienza a pasar por distintas fases, que son parecidas a las del nuestro:

  • Cuando comienzan a adormecerse, están atentos a lo que sucede a su alrededor y responden a los estímulos. Se trata de un estado de transición entre la vigilia y el sueño. Sus ojos se mueven arriba y abajo e incluso pueden abrirse y cerrarse.
  • Al cabo de un rato, pasan a un estado de sueño ligero en el que la frecuencia cardíaca disminuye y el sueño es profundo. Si a nosotros nos despiertan en esta fase, no recordaremos habernos dormido. Se empieza a activar un proceso de inhibición auditiva que impide que el sujeto se despierte.
  • Tras esta fase, comienza otra de sueño profundo en la que el ritmo respiratorio es lento y no se producen sueños. Es en esta fase en la que tiene lugar el descanso reparador, así como los procesos de consolidación de la memoria y el aprendizaje.
  • Finalmente, tiene lugar la denominada fase REM, caracterizada por una gran actividad cerebral que produce sueños. Es un estado similar al de la vigilia. Se producen ondas cerebrales desincronizadas y rápidas y pérdida del tono muscular. Podemos observar que nuestro perro mueve las patas y las orejas. Los ojos se mueven en todas direcciones. De hecho, REM significa Rapid Eye Movement (Movimiento Rápido de los Ojos)

Los cachorros duermen mucho, esto es algo totalmente normal. Durante las primeras 12 semanas de vida pueden dormir entre 18 y 20 horas diarias, despertando únicamente para comer y volver a dormirse enseguida. Esto es así porque su organismo se está desarrollando. A partir de las 12 semanas, el cachorro comienza a tener períodos cada vez más largos de actividad.

Es conveniente que no despiertes a tu cachorro cuando duerme, ya que necesita esas horas de sueño para desarrollarse convenientemente. Ten paciencia, a partir de los tres meses de edad comenzará a mostrarse más juguetón.

Además de dormir mucho, mi cachorro come poco

Si el cachorro es recién nacido y mama poco, es posible que esté enfermo. Estos pequeños maman vigorosamente y compiten por los pezones. Si come poco, observarás que se mueve con dificultad, está frío y gime. Si le pones un dedo en la boca, la succión será débil. La madre suele rechazar a estos cachorros, pero la situación puede revertirse si el cachorro recibe tratamiento y logramos aumentar su temperatura corporal. Coméntalo con tu veterinario para que te de las pautas que debes seguir.

Es importante controlar el peso de los cachorros. Después del nacimiento los cachorros ganan entre 2 y 3 gramos al día. A los 10 o 12 días doblan el peso que tenían al nacer. Si el cachorro no aumenta de peso, debes acudir al veterinario para encontrar el motivo y emprender las acciones necesarias.

Cuando ya se alimentan con papilla o pienso, los cachorros no comen grandes cantidades de una vez. Es necesario suministrarles varias tomas pequeñas al día para que se alimenten adecuadamente. Si tu cachorro gana peso, no debes preocuparte, está alimentándose adecuadamente. Sin embargo, si observas que pierde o no gana peso, gime continuamente, se muestra apático o disminuye su temperatura, acude al veterinario.

Cómo debo alimentar a mi cachorro

Compra un pienso de alta calidad que sea específico para cachorros en crecimiento, ya que sólo así asegurarás el aporte de nutrientes que necesita. El producto debe contener:

  • al menos un 25% de proteínas.
  • al menos un 17% de grasas.
  • al menos un 5% de fibra.
  • entre un 1 y un 1.8% de calcio.
  • entre un 0.8 y un1.6% de fósforo.
  • debe ser digerible en un 80%.
  • debe proporcionar 3500 calorías metabolizables por kilo de peso de comida.

Hasta los 6 meses de edad, debemos darle un mínimo de tres comidas al día con las cantidades diarias recomendadas. Es conveniente que consultes a tu veterinario para ajustar la dosis a tu pequeño, ya que en las bolsas de pienso las cantidades responden a pautas generales.

A partir de los 6 meses de vida, podemos darle dos comidas diarias.

No resulta conveniente dar a los cachorros sobras de comida casera ni chuches entre horas, ya que desequilibraremos su dieta.

Conclusiones

  • Los cachorros duermen mucho y comen poco.
  • Las etapas del sueño de un perro son similares a las nuestras.
  • No despiertes a tu cachorro cuando duerme, ya que el sueño es fundamental para su correcto desarrollo.
  • A partir de los tres meses, el cachorro comenzará a mostrarse más juguetón.
  • Los cachorros recién nacidos maman vigorosamente.
  • Si observas que mama poco, está apático o inerte, gime mucho o su temperatura corporal es baja, llama al veterinario para tratar de revertir la situación.
  • Un cachorro gana entre 2 y 3 gramos de peso diarios. Si no gana peso, llama al veterinario.
  • Un cachorro come pocas cantidades en varias dosis.
  • Los síntomas claros de subalimentación son: no ganancia de peso, gemir mucho, temperatura baja, apatía.
  • Proporciona a tu cachorro un pienso de alta calidad específico para él.
  • Ante cualquier duda, consulta a tu veterinario. Es quién mejor conoce a tu pequeño y podrá ayudarle en caso necesario.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo