Cuidados del Perro

Cómo lavar las orejas a mi perro. Formas, consejos y precauciones

Chica limpiando las orejas de su perro con mucho cuidado

Las orejas de un perro son muy sensibles. Su limpieza es muy importante, pero hay que realizarla con sumo cuidado para no dañar el oído interno. Limpiar las orejas de un perro no es difícil, si sigues una serie de pautas. Pero si tienes alguna duda, consulta a tu veterinario para que te proporcione un buen método o realice la limpieza.

Es muy importante secar bien las orejas del perro después de un baño , así como evitar la presencia de cuerpos extraños que puedan provocar una infección. Por ello, una revisión y limpieza periódica resulta esencial para cuidar la salud de tu perro.

Revisión inicial de las orejas de mi perro

Las orejas del perro son una de las zonas más sensibles de su cuerpo, y constituyen una vía de entrada de numerosas infecciones. Es importante revisar y limpiar las orejas del perro al menos una vez por semana.

Dependiendo de la raza y forma de las orejas, tu perro puede necesitar mayores cuidados. Los perros de oreja colgante, como el Cocker o el Basset Hound, tienen el conducto más cerrado y son más propensos a acumular suciedad y parásitos.

Por otro lado, los perros con pelo en el pabellón auditivo también requieren cuidados especiales, ya que retienen cera y suciedad, pudiendo producirse inflamaciones e infecciones.

Antes de limpiar las orejas del perro, es conveniente realizar una revisión para comprobar su estado de salud:

  • Mi perro se rasca las orejas o sacude la cabeza. Puede ser una señal de otitis u otra infección. Acude al veterinario.
  • El conducto auditivo está inflamado. Cuando está sano, el color del canal interno del oído es rosa pálido. Si está irritado, enrojecido o inflamado, o incluso sangra, es una señal de infección. Acude al veterinario.
  • Al palpar las orejas de mi perro encuentro protuberancias. Puede tratarse de una inflamación. Incluso, podría ser dolorosa. Acude al veterinario.
  • Las orejas de mi perro huelen mal. Un oído sano no huele mal. Por tanto, algo pasa. Acude a tu clínica veterinaria.
  • Mi perro tiene demasiada cera o ésta es de color negruzco. Acude a tu clínica veterinaria.

En general, si observamos cualquier cosa anormal, como mal olor, exceso de cera, cuerpos extraños, dolor, etc, es importante acudir al veterinario para que pueda establecer un diagnóstico y proceder al tratamiento de cualquier enfermedad o infección que tu perro pudiera tener.

¿Cómo puedo limpiar las orejas de mi perro?

Con las manos bien limpias y en un sitio bien iluminado, examinaremos las orejas del perro para localizar la suciedad que pudiera tener.

La parte exterior de las orejas resulta más fácil de limpiar. Con un trozo de gasa impregnada de una solución específica para la limpieza de sus oídos, levantaremos la oreja y la limpiaremos suavemente haciendo círculos. Repetir el proceso en la otra oreja con una gasa nueva.

Para limpiar la parte interior del oído, dejaremos caer unas gotas de la solución dentro del canal auditivo y a continuación limpiaremos con una gasa limpia enrollada en nuestro dedo. Tu perro puede mostrarse menos colaborativo, ya que le molestará. Si no logras mantenerlo tranquilo, es mejor que lo lleves al veterinario para que te enseñe como hacerlo o le realice él la limpieza. Debes introducir el dedo por el canal auditivo con suavidad y con mucho cuidado. Cuando notes resistencia, no sigas, ya que puedes dañar su oído. Limpia con movimientos circulares y de dentro hacia fuera. Repite en el otro oído con una gasa nueva.

Es conveniente no utilizar nunca la misma gasa para ambos oídos, ya que si tiene una infección en uno, se la pasaremos al otro. Siempre, una gasa limpia para cada uno. Si la acumulación de cera es excesiva, es mejor acudir al veterinario, ya que es fácil que los oídos estén infectados o a punto de estarlo.

Los limpiadores óticos pueden comprarse en tiendas de animales o clínicas veterinarias. Vienen con un aplicador que permite rociar la parte interna de la oreja. A continuación, masajea la base de la oreja para extender bien el producto y pasa suavemente la gasa.

Nunca debemos usar bastoncillos, pues podemos provocarle daños irreparables, incluso sordera. Tampoco utilices algodón u otro material que desprenda fibra.

Algunas personas recomiendan utilizar alcohol o vinagre, sin embargo es mejor no emplear alcohol, éter u otro disolvente que pueda resultar irritante, ya que podemos inflamar los tejidos del oído.

Se puede utilizar una mezcla de agua oxigenada y agua. Pero una dosis excesiva podría causarle irritación, por lo que te recomendamos consultar siempre a tu clínica veterinaria antes de utilizar cualquier producto, sobre todo si no se trata de productos específicos para la limpieza del oído canino.

Cómo prevenir los problemas de oído de mi perro

La humedad en el oído puede provocar infecciones a tu perro. Durante el baño, trata de evitar que entre agua en sus oídos. Es muy importante que seques bien las orejas de tu perro tras el baño. Si el agua entra en el oído sécalo suavemente con una gasa. Existen productos con agentes secantes, pero te recomendamos que consultes a tu clínica veterinaria antes de utilizarlos.

Los cuerpos extraños también pueden provocar irritaciones o infecciones en el oído de tu perro. Las semillas, polvo, etc, se enganchan en el pelo que rodea el oído y caen en los conductos. Cepilla bien por debajo de las orejas, sobre todo al regresar de alguna ruta por la naturaleza.

En las peluquerías caninas, es frecuente depilar la zona de los conductos auditivos. Al hacer esto, el contenido de los cuerpos pilosos, que constituye un excelente medio para el crecimiento bacteriano, se introduce en los conductos auditivos. Esta es una de las razones por las que los perros que reciben habitualmente cuidados de peluquería, como los caniches o los schnauzer sufren más infecciones. Pide que no depilen esta zona, a menos que haya una razón médica para hacerlo.

Cómo saber si mi perro tiene otitis

Veterinario revisando las orejas de un perro

La otitis externa es una infección del conducto auditivo, una estructura delicada que se infecta fácilmente. Los perros con orejas largas y caídas son más propensos a estas infecciones, mientras que se las orejas erectas y abiertas se secan con más facilidad, con lo que las condiciones para el crecimiento bacteriano son menos favorables en éstas últimas. Las razas con conductos auditivos estrechos son también propensas a la otitis externa. Además, los perros con un manto espeso que obstruye la circulación del aire, también sufren más de esta dolencia. Otros perros propensos a la otitis son aquellos con enfermedades cutáneas alérgicas, o con seborrea.

Los síntomas habituales de la otitis enlos perros son:

  • el perro sacude la cabeza
  • el perro se rasca y frota la oreja
  • al examinar su oído, observamos enrojecimiento o inflamación de los pliegues cutáneos
  • se observan secreciones ceruminosas o purulentas
  • olor fétido
  • la audición puede verse afectada.

La otitis puede ser causada por seborrea, con la consiguiente acumulación de cera. Otras causas de otitis son las infecciones bacterianas, generalmente causadas por estafilococos, o la micosis (hongos y levaduras), que se produce generalmente tras el tratamiento antibiótico de la otitis bacteriana.

Las infecciones del oído externo progresan fácilmente hasta el medio, por lo que es recomendable acudir rápidamente al veterinario. El tratamiento implica una limpieza y secado de los conductos auditivos, seguida de los cuidados que recomiende el clínica veterinaria. También puede ser necesaria la administración de antibióticos y antimicóticos. En casos graves, puede ser necesaria una operación quirúrgica.

Cómo limpiar las orejas de un caniche

El caniche es un perro con orejas caídas, lo que impide la correcta ventilación del oído. Además, acumula mucho pelo por esa zona. Por todo ello, se trata de una raza propensa a sufrir infecciones del oído y otitis. La limpieza frecuente de sus orejas es fundamental para disminuir el riesgo de sufrir estas dolencias.

Antes de comenzar la limpieza, es conveniente retirar el pelo muerto de la zona. Puedes hacerlo simplemente con los dedos, tirando con suavidad, sin hacerle daño. A continuación, se procede a la limpieza como indicamos anteriormente. Si no te sientes capaz de realizar la limpieza u observas síntomas que puedan indicar una infección, acude a tu clínica veterinaria.

Conclusiones

  • La limpieza de los oído de tu perro es muy importante.
  • Antes de proceder a la limpieza de las orejas de tu perro, es conveniente realizar una revisión para descartar cualquier posible infección o dolencia.
  • Limpiaremos la parte externa de las orejas con una gasa humedecida en un limpiador específico.
  • A continuación, limpiaremos la parte interna con un limpiador, una gasa y mucho cuidado para no dañar a tu perro.
  • Utiliza gasas distintas para cada oreja.
  • Hay razas que son más propensas a infecciones de oído, debido a la forma de sus orejas.
  • Puedes prevenir muchas infecciones manteniendo las orejas de tu perro bien secas y realizando una limpieza periódica.
  • Ante cualquier síntoma de infección u otitis, acude a tu clínica veterinaria.
  • Los perros de orejas caídas o que acumulan pelo muerto por la zona del canal auditivo, como los caniches, schnauzer, cocker, etc, son propensos a infecciones.
  • Retira el pelo muerto y mantén sus orejas secas y limpias.
0 votos

Contestar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo