Cómo enseñar a un Perro a no Orinar en Casa

Cuando adoptamos un perro, uno de nuestros mayores dilemas es cómo adiestrarlo para que no se haga pipí en casa (sobre todo si tenemos suelos de madera o mármol…).
Aquí van unos cuantos consejos para conseguir que tu perro aprenda a hacer sus cositas en la calle cuanto antes:

Perro haciendo pipi

Si no enseñas a tu perro desde pequeño, éste hará sus necesidades donde le venga bien

No le riñas en casa hasta que no aprenda a hacerlo en la calle:

  • Antes de empezar a reñirlo en casa, debe aprender a orinar en la calle, pues el perro puede asociar que no debe hacer pipí en tu presencia, y puede que cuando salga a la calle tampoco lo haga. Una vez se haya enseñado a hacerlo en la calle, ya podrás reñirle cuando lo haga dentro de casa.

Cuando llegues a la puerta de casa, da media vuelta:

  • Los perros tienden a hacer sus necesidades en sitios donde se sienten seguros y le son familiares, así que puede que después de pasar un largo rato en la calle (con su consecuente desespero tuyo porque no hace sus cosas), nada más entrar en casa, el perro se haga pipí. Para solucionar esto, puedes engañar al perro: Dirígete hacia casa, y cuando estéis en la puerta, da media vuelta y vuelve otra vez a la calle. Como el perro ya se habrá preparado para hacer pipí en casa, ya no podrá aguantar las ganas, y no tendrá otro remedio que hacerlo fuera. Cuando lo haga, prémiale con alguna golosina para perros. De esta forma reforzarás su conducta.

Mantén siempre los horarios de las salidas y las comidas:

  • Acostumbra a tu perro a salir siempre a las mismas horas. Unos cambios continuos en los horarios de salir a la calle pueden provocar que el perro no controle sus necesidades y las haga donde pueda. También darle de comer siempre a las mismas horas puede regular su organismo.

Sé paciente:

  • Los cachorros, hasta los 6 meses de edad, no son capaces de retener sus ganas de orinar, por lo que tendrás que tener un poco de paciencia cuando son pequeños, o, si tienes tiempo, salir unas 6 -8 veces a la calle. Después, con 3 ó 4 veces salidas al día será suficiente.

Mi consejo personal:

  • Desde muy pequeñita enseñé a mi perrita a hacer sus cositas en una caja con tierra para gatos que tengo en la terraza. Cada vez que hacía pipí fuera de la caja, yo la regañaba (siempre verbalmente, nunca pegándole o restregando su hocico en el pipí) e inmediatamente después la metía en la caja y le decía: “pipí aqui”. Ahora, por las mañanas y antes de dormir, cuando quiero que haga pipí, sólo tengo que abrir la puerta de la terraza y decir: “pipi”. Automáticamente se mete en la caja y hace sus necesidades. Fue costoso, pero ahora es un lujo tener un perro tan educado en casa!!

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.